Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

domingo, 22 de noviembre de 2009

,

Una fe como la piedra

En estas últimas semanas en que todo se llena con el trabajo diario, corriendo en medio de la vorágine de la vida moderna en que todo es para ayer, y en que surgen de los inconscientes diálogos y discursos de pasillos y de comedor frases como: "Yo creo ciegamente lo que dice la Iglesia, por eso es que no tengo dudas y mi fe es firme como una piedra..." Son pensamientos que en el fondo me asustan grandemente, por lo que se dice y cómo se dicen. ¿No estará queriendo dar a entenderse como una persona que nunca ha dudado de Dios o simplemente que no ha hecho el ejercicio de vivir su fe?
Hablar de una fe firme como piedra me invita a reflexionar sobre la fe como respuesta a la revelación, la experiencia humana en relación a la divinidad es un diálogo que busca un sentido para la vida. ¿Acaso la vida no es dinámica? La relación con Dios no es un constructo terminado o un simple monolito inconmovible. Entrar en el discurso de una experiencia de Dios cerrada, en que lo que se vive es una monotonía monumental causa una experiencia de iglesia encerrada, o de la persona que se cierra a aceptar los cambios.

La fe, encerrada en conceptos, deja de ser fe y pasa a ser una ideología, ya que las ideas encerradas no llevan a un crecimiento, sino que todo lo contrario, se empobrece aquella experiencia primera que llevó al encuentro con Dios. Aquellos hombres y mujeres que pregonan que no tienen dudas de fe, porque todo está claro, son los mejores ejemplos de aquello que llamamos fariseismo (se preocupan más de la forma que del fondo de su fe), pensando que todo aquello que hacen les garantiza una salvación automática.

De ahí que caigan mal algunas de mis reflexiones para los que se consideran conservadores, ortodoxos y/o "momios", como transgresoras y progresistas; y a otras personas estas mismas ideas propuestas se califican de conservadoras o ultra conservadoras. Si es que incomodan, tanto para bien como para mal, me alegro, porque, así como hicieron algunos profetas, lo escrito es para que esa fe inconmovible como piedra tiene que ser un movimiento.

La fe no son contenidos, reitero, es una razón razonable, que busca respuestas, pero también son dudas que buscan una palabra.

Escrito por: Cristian Ahumada - 23:08

domingo, 8 de noviembre de 2009

, ,

Creer que se cree

Hoy en día la fe se ha ido privatizando en la medida de las desilusiones en torno a las instituciones de cualquier tipo. Hoy, se da más bien creer en las convicciones que se dan a partir de las experiencias personales, y de las opiniones que se generan de las mismas. En el fondo se dan una serie de sistemas de creencias a partir de las experiencias, no importando si estas sean ciertas o ficticias.

En estas semanas me he visto invadido por una serie de comentarios de amigos, colegas y alumnos que me expresan con frases como "yo sigo a mi iglesia, pero...", "soy creyente de todo lo que me dicta mis pastores, pero..." es aquella partícula "pero", la que me ha dado para pensar... Así como Octavio Paz daba una cátedra acerca de la partícula "como" como aquella que nos abre el mundo de la analogía en nuestro lenguaje. La partícula pero nos abre al mundo de la disyuntiva y de la esquizofrenia en el orden de las cosas, y en especial cuando hablamos de nuestro sistema de creencias.

El pero nos expresa que no todo está concluso o que hay algo que no convence, que es una especie de espina clavada en la conciencia vital que no nos deja estar tranquilos. Ante tal soliloquio mental ante el cual no encontramos solución seguimos esperando una que otra iluminación divina (que difícilmente verá la luz si es que no abrimos los ojos). Entonces queremos seguir creyendo que creemos.

La base de la teología no es la repetición de artículos o verdades como si fuesen ladrillos monolíticos que están ahí para ser respetados, sino que todo lo contrario, tal como lo dije acerca de los dogmas de fe, siguen siendo dinámicos vitales. La fe tampoco puede ser estanca, lo que sí es ir buscando las verdades conforme el impulso de cada uno de nosotros, nunca conformándose y pensar que por cumplir con normativas se tiene la fe asegurada.

Si alguien esperaba que hablara de Gianni Vattimo, comparando su necesidad deconstrutiva de esquemas de creencias y la frugalidad de la experiencia del ser humano post moderno se equivocó. Simplemente coincido con el título, ya que el ser humano siempre va a buscar algo en qué y en quién creer, a pesar de las desiluciones. El punto es, si se cree por conformismo, o por una búsqueda incesante del sentido para vivir.

Escrito por: Cristian Ahumada - 18:24