Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

lunes, 25 de diciembre de 2006

Feliz Navidad




Gaudete! gaudete!
Christus est natus ex Maria virgine,
gaudete!

¡Alégrense! ¡Alégrense!
Cristo ha nacido de María Virgen,
¡alégrense!
Escrito por: Cristian Ahumada - 16:35

miércoles, 20 de diciembre de 2006

Se viene Navidad, ¿por qué un 25 de diciembre?

Ya en las postrimerías de finalización de curso, vino un alumno y en sus preguntas me dijo: "¿Por qué es el 25 de diciembre la Navidad?" En un momento pensé en decir la respuesta que el 25 es el cumpleaños de Jesús, pero entendí que este niño quería saber realmente si Jesús nació un 25 de diciembre, así que le di la siguiente respuesta, que es la más "sana" para comprender los misterios de la fe cristiana.

Los cristianos en los primeros siglos celebraban como eje central de la acción salvadora de Dios entre los hombres el acontecimiento de la Pascua del Señor (Pasión, muerte y Resurrección de Jesús); era -y sigue siendo- el eje fundamental del misterio de la fe. Pero con el proceso de la evangelización a otras culturas se fueron introduciendo otros momentos de celebración en la fe de la Iglesia naciente, uno de ellos la fiesta de Navidad. El 25 de diciembre se celebraba en el imperio Romano la festividad del "DIES SOLIS NATALIS INVICTUS", en que el sol libraba una lucha contra las tinieblas y salía victorioso, naciendo nuevamente (se puede entender bien porque la noche más larga en el hemisferio norte es en esa noche -análogamente nosotros tenemos la fiesta de San Juan Bautista en el hemisferio sur-). Los cristianos con el fin de cristianizar esta fiesta pagana propusieron celebra este día el nacimiento de Jesús "El Sol que Nace de lo Alto", mostrando al mundo romano que el sol que nace victorioso es Jesús.

Pueden pensar que la actitud de los cristianos fue una forma de "inventar" una fecha para Jesús, pero cuando hay una persona que ha cambiado la vida de muchos, queremos dar gracias por su vida entre nosotros, por ello es que recordamos los cumpleaños, y cuando no lo sabemos buscamos un momento que lo represente para recordarlo, es la experiencia que vivieron los cristianos de los primeros siglos y que nosotros seguimos viviendo con alegría y esperanza. Por ello es que este tiempo de preparación previa a la Navidad, el Adviento nos recuerda primero la preparación que debemos tener y vivir siempre: en alerta y vigilia, el Señor viene; y lo segundo es que Jesús ha puesto su morada entre nosotros, naciendo como un niño, uno de los milagros más bellos y de los gestos más delicados de Dios.
Escrito por: Cristian Ahumada - 22:03

viernes, 8 de diciembre de 2006

Un posible "descubrimiento"

Hoy en los periódicos se ha dado la noticia de que arqueólogos han descubierto el sarcófago de San Pablo, debajo del altar de la Basílica que lleva su nombre.

Ante la noticia, me lleva a pensar en todo el trabajo que se ha hecho para encontrar los restos de los dos pilares fundamentales de la Iglesia Romana, hay que recordar que en 1950 fueron los hallazgos de los restos de San Pedro, también bajo el altar mayor de la Basílica de San Pedro. Por ello que se haya dado esta noticia de un posible descubrimiento lleva también a buscar en las raíces mismas de la historia de la fundación de la Iglesia, en un momento de persecución y de calumnias, y que a estos dos apóstoles también se les haya conocido en la Antigüedad como "apóstol Pedro, mártir; apóstol Pablo, mártir". Da para pensar que hoy también se han dado muchos mártires que con su fe han mostrado el amor a Cristo hasta dar la vida por la fe.

El enlace a la noticia está aquí
Escrito por: Cristian Ahumada - 20:36

lunes, 4 de diciembre de 2006

Investigaciones modernas sobre Jesús de Nazaret

De Zenit.org, un muy buen artículo que refleja que los estudios sobre Jesús de Nazaret no dejan de sorprender, y de admirar al Hijo de Dios entre los hombres hecho hombre.
No pueden dejar de no leerlo. El enlace está aquí
Escrito por: Cristian Ahumada - 12:32

domingo, 3 de diciembre de 2006

,

Desde la Visita de Benedicto XVI a Turquía hasta hoy.

Ya hace más de cuatro días que el Papa Benedicto XVI realizó un viaje, que en la génesis de su visita estaría marcado por la polémica de ir a uno de los países con un alto porcentaje de su población que sigue los preceptos del Islam, Turquía (país que recibió también comentarios de Joseph Ratzinger acerca de su incorporación a la Comunidad Europea). Todo era un presagio de alta tensión con una visita, que se pudo haber considerado polémica.

Hoy, puedo decir lo siguiente, y que no quiero que suene a "más papista que el Papa", pero he de reconocer que el viaje ha sido una peregrinación hecha por un maestro, que nos sigue enseñando los pasos que hemos de dar en la Iglesia en este nuevo milenio.

Quiero dar tres pasos para entender el viaje que realizó Benedicto, espero que entiendan que es la visión de un teólogo, y que la teología tiene que ver con la política, con la celebración, y con el ecumenismo, que son los puntos que quiero esbozar en este post.

Aunque el carácter de la visita de Benedicto XVI no era política, tuvo que darse este trasfondo, ya que los problemas que se han dado a algunas interpretaciones a los comentarios hechos durante la visita a la Universidad de Ratisbona, fueron motivo para provocar un odio innecesario. Con su visita, y su oración en la Mezquita Azul, y su oración dirigida hacia la Meca, a los musulmanes esa actitud los dejó sorprendidos. Sin muchas disculpas, pero con grandes gestos de humildad. Recordando que las religiones buscan la unidad del hombre con Dios y el respeto a esa relación.

Otro aspecto fue el diálogo realizado en torno al Ecumenismo, con el Patriarca Bartolomé I, fue una de los encuentros más fuertes, que nos lleva a recordar que el cristianismo todavía tiene heridas milenarias que todavía no cierran. Pero entender que el diálogo teológico nos lleva a ver qué es lo que nos une antes de lo que nos separa, bello fue presenciar las oraciones y las declaraciones en torno a la fe en María, Madre de Jesús y Madre de la Iglesia; y con ello ver la unión en un corazón de ambos padres. Se está dando un cambio en el mensaje del ecumenismo, menos palabras más gestos celebrativos.

La Celebración Ecuménica todavía no es posible, lo que manifiesta plenamente la unidad de la Iglesia es la Eucaristía, y cuando se celebre junto es que se ha llegado a la plena unidad, por el momento Benedicto XVI participó de ella, pero no celebró en ella. ¡Qué belleza es la liturgia ortodoxa!, aunque en algunos momentos no se entienda mucho del porqué de la distribución de la celebración con un biombo o por ejemplo que se dé la comunión con una cuchara, sería bello poder comprender que las liturgias son distintas, y que en ellas también hay algo de la tradición y de la Historia de la Iglesia. Y el respeto que presentó el Papa frente a ella, junto con la profundidad de la oración manifestada, nos da a comprometernos a vivir una espiritualidad que va más allá de las celebraciones, ya que en ella también está Cristo presente. Pero hago el hincapié, que cuando se logre concelebrar será porque las diferencias ya habrán sido superadas.




Escrito por: Cristian Ahumada - 23:17

Adviento

Hoy se inicia en el calendario litúrgico de la Iglesia un nuevo año. Concluimos las 34 semanas del tiempo ordinario, y hoy empezamos a prepararnos nuevamente para la venida del Señor, Adviento (adventus: venida). La enseñanza de la Iglesia, en las celebraciones dominicales nos recordará las figuras proféticas de Isaías y Juan el Bautista con el grito: "Preparad el camino al Señor", y también los anuncios de Jesús a estar siempre atentos a los signos, a levantar nuestra cabeza y mirar hacia el cielo.

Adviento nos va a recordar dos momentos importantes de la vida cristiana: nuestra meta y nuestra razón de ser en el mundo por el misterio de la encarnación. Recordemos que el Adviento nos prepara para la navidad, pero junto con esta solemnidad nos recuerda que nuestra vida no acaba aquí, sino que lleva a una meta, a una finalidad que va más allá de nuestra vida. Nos recuerda que nuestra vida está relacionada con la esperanza, la alegría que nuestra vida está de la mano con el Señor, que a pesar de no tener todo claro vamos caminando hacia un punto de llegada, el encuentro amoroso con el Padre de Jesucristo, nuestro Padre; por ello las lecturas que veremos en estas dos semanas tienen un carácter apocalíptico, junto con el mensaje: estén preparados, ninguno de nosotros conoce el día ni la hora, pero sí tenemos la certeza que va a ocurrir. Después, en la tercera semana de adviento viviremos la experiencia más humana, y más relacionada con la Navidad, la preparación de nuestra vida para acoger nuevamente a Jesús en nuestro corazón, para que hagamos de nuestra vida un Belén, un espacio íntimo, un espacio para escuchar el llanto de un niño recién nacido, las caricias de una madre y la escucha de un padre que cuida a Madre e hijo.

Espero que estas reflexiones en torno al Adviento nos ayuden a comprender que nuestro caminar como cristianos nos llevan a una esperanza activa de nuestra vida, de nuestra sociedad.
Escrito por: Cristian Ahumada - 14:12

sábado, 2 de diciembre de 2006

La Iniciación Cristiana


Normalmente en Chile es común ver en estos meses de noviembre y diciembre que muchos niños realicen sus primeras comuniones, junto con muchos bautizos y confirmaciones. Además de ser el término de un proceso también es bueno recordar que estos tres sacramentos (bautismo, eucaristía y confirmación) forman un todo que son los llamados "Sacramentos de Iniciación Cristiana".

En el origen de las comunidades cristianas estaba el mandato de "ir y bautizar a todos en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo", y junto con el bautismo se celebraba la incorporación a la comunidad de hijos e hijas de Dios, y junto a ello a alimentarse con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, además de reafirmar su fe dando testimonio de Cristo en medio de su vida. Estos tres sacramentos se vivían y celebraban en un momento: Pascua de Resurrección. Con el paso del tiempo y porque el bautismo se fue celebrando para los recién nacidos, la Eucaristía y la confirmación perdieron su unidad.

Por ello es importante en el día de hoy la pedagogía de los sacramentos, y volver a rescatar que bautismo, eucaristía y confirmación forman parte de una gran unidad que son los sacramentos de iniciación. Pertenecemos a una Iglesia por el Bautismo, nos alimentamos con el Cuerpo y Sangre de Jesús, y estamos llamados a anunciarlo, con la ayuda y la asistencia del Espíritu Santo que nos da sus dones y carismas.

Un saludo especial para todos los que han vivido en estos meses la experiencia más hermosa que un niño puede vivir: recibir a Jesús Sacramentado, milagro de amor, infinito y humilde, todo un Dios que alimenta al hombre en un trozo de pan.
Escrito por: Cristian Ahumada - 17:12