Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

viernes, 26 de junio de 2009

,

¿Exagerados?

A partir del fallecimiento de Michael Jackson se han empezado a desarrollar varias tramas para dilucidar las causas de su muerte, más aún cuando estaba a punto de lanzar su carrera dando una cincuentena de conciertos con el fin de llenar sus alicaídas arcas financieras. Más me ha llamado la atención en este último tiempo que se empezase a dar en las encuestas de opinión si la reacción de la gente ha sido exagerada a causa del revuelo mediático y la reacción de sus seguidores. Pues este es un fenómeno que da para pensar desde la teología.

Hace mucho tiempo que no se había dado que un personaje que ha sido objeto de venerable respeto y admiración llegue a un final tan abrupto, más aún pensando que había buscado las formas de conservar su juventud, sea el precio que fuese necesario pagar.

Hoy más que nunca los seres humanos referentes que nos lleven a soñar más alto y más grande, la imagen de este cantante del pop ha llevado a varios a imitar su estilo de baile, canciones, pero también a criticarlo por conductas no muy correctas, que lo llevaron al escándalo público, y por consiguiente, al juicio de los mismos que, a su vez, lo admiran. Pero aún así sigue siendo un objeto de admiración y de culto, cual semidios que puede hacer posible los sueños de miles. Pero la realidad, y la historia de la salvación nos dicen lo contrario.

Muchas de las historias de la Biblia nos hablan de personas que han querido alcanzar el grado de admiración y veneración, incluso pensando que son más grandes y poderosos que Dios. Pero nunca nos hemos percatado de dónde viene este deseo, generalmente en las Sagradas Escrituras este endiosamiento viene de las mismas personas, quienes buscan satisfacer las necesidades más fundamentales, e inician la búsqueda de aquel héroe que lleve a cabo estos sueños. Jesús mismo, en muchas ocasiones rechazó la oferta que le hizo la gente, sabiendo muy claramente que el endiosamiento lleva a la soberbia, y lamentablemente al olvido de sabernos seres humanos (del latín humus que significa tierra), por lo mismo nos recuerdan constantemente la precaución de los ídolos (palabra griega que significa imagen), y una imagen nunca va a superar a la misma realidad.

Exageración es cuando endiosamos nuestros sueños y perdemos el referente de nuestra humanidad, exageración es más bien pensar que los sueños se pierden cuando se muere una persona, sigue y pervive el recuerdo de las cosas buenas que ha hecho por otros. Exagerado es abusar de la memoria de un hombre, que al final de sus vidas se vio obligado, a causa de su endiosada soberbia que no le hizo vivir con moderación, a volver a trabajar y a sobreexigirse como si fuese un joven de 20 años.

La vida sin la muerte no se entiende, y cuando exageramos la vida la muerte nos golpea y duele por ser frustrante, pero cuando exageramos la muerte la vida se ensombrece y pierde perspectiva, y eso es doblemente frustrante.
Escrito por: Cristian Ahumada - 19:40