Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

lunes, 25 de diciembre de 2006

Feliz Navidad




Gaudete! gaudete!
Christus est natus ex Maria virgine,
gaudete!

¡Alégrense! ¡Alégrense!
Cristo ha nacido de María Virgen,
¡alégrense!
Escrito por: Cristian Ahumada - 16:35

miércoles, 20 de diciembre de 2006

Se viene Navidad, ¿por qué un 25 de diciembre?

Ya en las postrimerías de finalización de curso, vino un alumno y en sus preguntas me dijo: "¿Por qué es el 25 de diciembre la Navidad?" En un momento pensé en decir la respuesta que el 25 es el cumpleaños de Jesús, pero entendí que este niño quería saber realmente si Jesús nació un 25 de diciembre, así que le di la siguiente respuesta, que es la más "sana" para comprender los misterios de la fe cristiana.

Los cristianos en los primeros siglos celebraban como eje central de la acción salvadora de Dios entre los hombres el acontecimiento de la Pascua del Señor (Pasión, muerte y Resurrección de Jesús); era -y sigue siendo- el eje fundamental del misterio de la fe. Pero con el proceso de la evangelización a otras culturas se fueron introduciendo otros momentos de celebración en la fe de la Iglesia naciente, uno de ellos la fiesta de Navidad. El 25 de diciembre se celebraba en el imperio Romano la festividad del "DIES SOLIS NATALIS INVICTUS", en que el sol libraba una lucha contra las tinieblas y salía victorioso, naciendo nuevamente (se puede entender bien porque la noche más larga en el hemisferio norte es en esa noche -análogamente nosotros tenemos la fiesta de San Juan Bautista en el hemisferio sur-). Los cristianos con el fin de cristianizar esta fiesta pagana propusieron celebra este día el nacimiento de Jesús "El Sol que Nace de lo Alto", mostrando al mundo romano que el sol que nace victorioso es Jesús.

Pueden pensar que la actitud de los cristianos fue una forma de "inventar" una fecha para Jesús, pero cuando hay una persona que ha cambiado la vida de muchos, queremos dar gracias por su vida entre nosotros, por ello es que recordamos los cumpleaños, y cuando no lo sabemos buscamos un momento que lo represente para recordarlo, es la experiencia que vivieron los cristianos de los primeros siglos y que nosotros seguimos viviendo con alegría y esperanza. Por ello es que este tiempo de preparación previa a la Navidad, el Adviento nos recuerda primero la preparación que debemos tener y vivir siempre: en alerta y vigilia, el Señor viene; y lo segundo es que Jesús ha puesto su morada entre nosotros, naciendo como un niño, uno de los milagros más bellos y de los gestos más delicados de Dios.
Escrito por: Cristian Ahumada - 22:03

viernes, 8 de diciembre de 2006

Un posible "descubrimiento"

Hoy en los periódicos se ha dado la noticia de que arqueólogos han descubierto el sarcófago de San Pablo, debajo del altar de la Basílica que lleva su nombre.

Ante la noticia, me lleva a pensar en todo el trabajo que se ha hecho para encontrar los restos de los dos pilares fundamentales de la Iglesia Romana, hay que recordar que en 1950 fueron los hallazgos de los restos de San Pedro, también bajo el altar mayor de la Basílica de San Pedro. Por ello que se haya dado esta noticia de un posible descubrimiento lleva también a buscar en las raíces mismas de la historia de la fundación de la Iglesia, en un momento de persecución y de calumnias, y que a estos dos apóstoles también se les haya conocido en la Antigüedad como "apóstol Pedro, mártir; apóstol Pablo, mártir". Da para pensar que hoy también se han dado muchos mártires que con su fe han mostrado el amor a Cristo hasta dar la vida por la fe.

El enlace a la noticia está aquí
Escrito por: Cristian Ahumada - 20:36

lunes, 4 de diciembre de 2006

Investigaciones modernas sobre Jesús de Nazaret

De Zenit.org, un muy buen artículo que refleja que los estudios sobre Jesús de Nazaret no dejan de sorprender, y de admirar al Hijo de Dios entre los hombres hecho hombre.
No pueden dejar de no leerlo. El enlace está aquí
Escrito por: Cristian Ahumada - 12:32

domingo, 3 de diciembre de 2006

,

Desde la Visita de Benedicto XVI a Turquía hasta hoy.

Ya hace más de cuatro días que el Papa Benedicto XVI realizó un viaje, que en la génesis de su visita estaría marcado por la polémica de ir a uno de los países con un alto porcentaje de su población que sigue los preceptos del Islam, Turquía (país que recibió también comentarios de Joseph Ratzinger acerca de su incorporación a la Comunidad Europea). Todo era un presagio de alta tensión con una visita, que se pudo haber considerado polémica.

Hoy, puedo decir lo siguiente, y que no quiero que suene a "más papista que el Papa", pero he de reconocer que el viaje ha sido una peregrinación hecha por un maestro, que nos sigue enseñando los pasos que hemos de dar en la Iglesia en este nuevo milenio.

Quiero dar tres pasos para entender el viaje que realizó Benedicto, espero que entiendan que es la visión de un teólogo, y que la teología tiene que ver con la política, con la celebración, y con el ecumenismo, que son los puntos que quiero esbozar en este post.

Aunque el carácter de la visita de Benedicto XVI no era política, tuvo que darse este trasfondo, ya que los problemas que se han dado a algunas interpretaciones a los comentarios hechos durante la visita a la Universidad de Ratisbona, fueron motivo para provocar un odio innecesario. Con su visita, y su oración en la Mezquita Azul, y su oración dirigida hacia la Meca, a los musulmanes esa actitud los dejó sorprendidos. Sin muchas disculpas, pero con grandes gestos de humildad. Recordando que las religiones buscan la unidad del hombre con Dios y el respeto a esa relación.

Otro aspecto fue el diálogo realizado en torno al Ecumenismo, con el Patriarca Bartolomé I, fue una de los encuentros más fuertes, que nos lleva a recordar que el cristianismo todavía tiene heridas milenarias que todavía no cierran. Pero entender que el diálogo teológico nos lleva a ver qué es lo que nos une antes de lo que nos separa, bello fue presenciar las oraciones y las declaraciones en torno a la fe en María, Madre de Jesús y Madre de la Iglesia; y con ello ver la unión en un corazón de ambos padres. Se está dando un cambio en el mensaje del ecumenismo, menos palabras más gestos celebrativos.

La Celebración Ecuménica todavía no es posible, lo que manifiesta plenamente la unidad de la Iglesia es la Eucaristía, y cuando se celebre junto es que se ha llegado a la plena unidad, por el momento Benedicto XVI participó de ella, pero no celebró en ella. ¡Qué belleza es la liturgia ortodoxa!, aunque en algunos momentos no se entienda mucho del porqué de la distribución de la celebración con un biombo o por ejemplo que se dé la comunión con una cuchara, sería bello poder comprender que las liturgias son distintas, y que en ellas también hay algo de la tradición y de la Historia de la Iglesia. Y el respeto que presentó el Papa frente a ella, junto con la profundidad de la oración manifestada, nos da a comprometernos a vivir una espiritualidad que va más allá de las celebraciones, ya que en ella también está Cristo presente. Pero hago el hincapié, que cuando se logre concelebrar será porque las diferencias ya habrán sido superadas.




Escrito por: Cristian Ahumada - 23:17

Adviento

Hoy se inicia en el calendario litúrgico de la Iglesia un nuevo año. Concluimos las 34 semanas del tiempo ordinario, y hoy empezamos a prepararnos nuevamente para la venida del Señor, Adviento (adventus: venida). La enseñanza de la Iglesia, en las celebraciones dominicales nos recordará las figuras proféticas de Isaías y Juan el Bautista con el grito: "Preparad el camino al Señor", y también los anuncios de Jesús a estar siempre atentos a los signos, a levantar nuestra cabeza y mirar hacia el cielo.

Adviento nos va a recordar dos momentos importantes de la vida cristiana: nuestra meta y nuestra razón de ser en el mundo por el misterio de la encarnación. Recordemos que el Adviento nos prepara para la navidad, pero junto con esta solemnidad nos recuerda que nuestra vida no acaba aquí, sino que lleva a una meta, a una finalidad que va más allá de nuestra vida. Nos recuerda que nuestra vida está relacionada con la esperanza, la alegría que nuestra vida está de la mano con el Señor, que a pesar de no tener todo claro vamos caminando hacia un punto de llegada, el encuentro amoroso con el Padre de Jesucristo, nuestro Padre; por ello las lecturas que veremos en estas dos semanas tienen un carácter apocalíptico, junto con el mensaje: estén preparados, ninguno de nosotros conoce el día ni la hora, pero sí tenemos la certeza que va a ocurrir. Después, en la tercera semana de adviento viviremos la experiencia más humana, y más relacionada con la Navidad, la preparación de nuestra vida para acoger nuevamente a Jesús en nuestro corazón, para que hagamos de nuestra vida un Belén, un espacio íntimo, un espacio para escuchar el llanto de un niño recién nacido, las caricias de una madre y la escucha de un padre que cuida a Madre e hijo.

Espero que estas reflexiones en torno al Adviento nos ayuden a comprender que nuestro caminar como cristianos nos llevan a una esperanza activa de nuestra vida, de nuestra sociedad.
Escrito por: Cristian Ahumada - 14:12

sábado, 2 de diciembre de 2006

La Iniciación Cristiana


Normalmente en Chile es común ver en estos meses de noviembre y diciembre que muchos niños realicen sus primeras comuniones, junto con muchos bautizos y confirmaciones. Además de ser el término de un proceso también es bueno recordar que estos tres sacramentos (bautismo, eucaristía y confirmación) forman un todo que son los llamados "Sacramentos de Iniciación Cristiana".

En el origen de las comunidades cristianas estaba el mandato de "ir y bautizar a todos en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo", y junto con el bautismo se celebraba la incorporación a la comunidad de hijos e hijas de Dios, y junto a ello a alimentarse con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, además de reafirmar su fe dando testimonio de Cristo en medio de su vida. Estos tres sacramentos se vivían y celebraban en un momento: Pascua de Resurrección. Con el paso del tiempo y porque el bautismo se fue celebrando para los recién nacidos, la Eucaristía y la confirmación perdieron su unidad.

Por ello es importante en el día de hoy la pedagogía de los sacramentos, y volver a rescatar que bautismo, eucaristía y confirmación forman parte de una gran unidad que son los sacramentos de iniciación. Pertenecemos a una Iglesia por el Bautismo, nos alimentamos con el Cuerpo y Sangre de Jesús, y estamos llamados a anunciarlo, con la ayuda y la asistencia del Espíritu Santo que nos da sus dones y carismas.

Un saludo especial para todos los que han vivido en estos meses la experiencia más hermosa que un niño puede vivir: recibir a Jesús Sacramentado, milagro de amor, infinito y humilde, todo un Dios que alimenta al hombre en un trozo de pan.
Escrito por: Cristian Ahumada - 17:12

martes, 14 de noviembre de 2006

La Justicia en el Antiguo Testamento

Siempre ha sido un tema de discusión la lucha contra el hambre en el mundo, hoy en día el tema del hambre ha sido relacionado con la justa distribución de los ingresos, y de la ayuda que los países desarrollados pueden, y deben hacer ante los países en vías de desarrollo (El llamado también Tercer Mundo), para ello encuentro también necesario poder ver qué es lo que entendemos por justo - justicia, y por esa misma razón quieron entregar qué es lo que entiende el Antiguo Testamento por Justicia.

Sedeq, Mishpat, Sedaqah

El concepto de justicia recorre el Antiguo Testamento. No se trata sin embargo de justicia imparcial en el sentido occidental: la justicia conforme a la norma abstracta de "dar a cada lo suyo". En la Biblia la justicia se refiere más bien y en primer lugar a un contexto concreto de relaciones sociales. Específicamente justicia significa rescatar a la victima, liberar al oprimido. Expresa por lo tanto algún tipo de reinvidicación.
  1. Sedeq (Justicia) es expresión suprema y global de lo que es valioso, justo y correcto en la comunidad; es el Bien. Sedeq es el concepto central que gobierna todas las relaciones sociales. Significa rectificar situaciones entre personas y grupos, vivir conforme a lo que la situación social exige. Significa por tanto justicia para el oprimido. Mishpat, sedaqah, heded-y-emeth (constante) y yeshuah (liberación salvación) pertenecen al campo semántico de sedeq, justicia. Explicitan uno o más aspectos de sedeq o matizan el concepto.
  2. Sedaqah significa un acto de bondad o compasión. En ese sentido sedaqah es liberar al oprimido, reivindicar al huérfano, a la viuda, al inmigrante, al pobre contra su opresores. En este sentido el antiguo Cántico de Débora habla también de las sidqoth (plural de sedaqah) de Yahvé Dios.
  3. Mishpat se traduce con frecuencia por derecho o justicia. Tiene matices jurídicos (regla, juicio, ley, proceso jurídico), pero estos son solo ampliaciones de su sentido primario: justicia liberadora, salvífica. De hecho lo que esta en el corazón de la Torah, consiste en hacer justicia allá donde reina lo contrario. Mishpat esta relacionado con amor y compasión, ya que la Biblia no reconoce justicia alguna sin amor y sin misericordia.
Podemos ver y entender que las relaciones que se producen al interior de nuestra sociedad nos invitan a dar a cada uno lo que corresponde, pero ¿por qué no verlas desde el sentido bíblico del concepto mismo de justicia? Dar un rescate en favor del otro, para que todos podamos vivir más y mejor. De ahí que no haya justicia en este mundo hasta que los pobres, que son los primeros oprimidos, no obtengan una verdadera redención. Rescatando una frase que ha dicho Benedicto XVI en el mensaje del Angelus de el domingo 12 de noviembre, nos puede iluminar la búsqueda y la conquista de la justicia en nuestros días de globalización y de grandes necesidades mundiales, especialmente ante el desarrollo global de las naciones: “Es necesario ‘convertir’ el modelo de desarrollo global; es necesario no sólo por el escándalo del hambre, sino también por las emergencias ambientales y energéticas”.

Ante esto, puede que nos ayude la comprensión de los autores sagrados sobre lo que se entiende por justicia.
Escrito por: Cristian Ahumada - 12:06

sábado, 11 de noviembre de 2006

Mes de María


Este es uno de los post que me gusta hacer, especialmente en relación con temas que van con la devoción y la religiosidad popular: El Mes de María.

La página de Iglesia.cl ha publicado material para la oración y la meditación personal, que puede ser muy útil para reflexionar sobre la Madre de Dios y Madre de la Iglesia.

Un aspecto importante que quisiera rescatar durante este mes es la figura de María en nuestro caminar como cristianos; si bien es cierto que para muchos hermanos de las iglesias protestantes ha sido la piedra de tope del diálogo, por nuestra muestras de afecto y devoción hacia la Madre de Nuestro Señor, también es importante clarificar dos conceptos: La adoración y la veneración.

Por adoración hemos de entender cualquier tipo de reverencia que sólo pertenece a Dios, hacia él dirigimos nuestras oraciones y ponemos nuestra confianza. La adoración es la actitud de la criatura frente al creador, nos reconocemos limitados y dependientes de él. Por ello cuando mostramos adoración hacia una criatura (o cualquier objeto) estamos cayendo en lo que denuncia constantemente el Antiguo Testamento: la idolatría. De ahí que muchos hermanos separados digan que nosotros "adoramos imágenes" o que "hacemos prácticas de idolatría".

Los cristianos tenemos frente los santos y santas de Dios la veneración, que es el recuerdo vivo y presente de sus acciones en vistas a alcanzar la gloria de Dios. Ellos vivieron su vida conforme al Evangelio, y son ejemplo y modelo a seguir. Así como nosotros hoy en día tenemos figuras que nos representan e identifican por su logros, así también lo son los santos y santas. María es nuestra Madre, y el mejor modelo, después de Jesucristo, a seguir en la vida. ¿Cómo orar? Acudamos a María, ¿cómo actuar? acudamos a María, ¿cómo afrontar la muerte? Acudamos a María. Es ella un modelo a seguir, y por tanto digna de veneración en nuestro caminar como creyentes, ella fue la primera en decir sí, nosotros somos, como María, hombres y mujeres que dan una respuesta creyente a Dios.

El enlace se encuentra aquí
Escrito por: Cristian Ahumada - 23:08

lunes, 6 de noviembre de 2006

,

El cristianismo «no postula un conflicto inevitable entre fe y progreso científico»


En el Angelus del día domingo recién pasado Benedicto XVI postuló esta frase, y en ella muestra el valor del diálogo entre la fe y el progreso científico. ¿Hasta dónde puede llegar el nivel de incomprensión de la gente al no poder entender que la religión (especilamente el cristianismo después del Concilio Vaticano II) apoya el estudio de la ciencia siempre y cuando no se pase a llevar la dignidad de la persona humana? Hemos de recordar que la persona es un fin en sí mismo, y no un medio para obtener resultados o respuestas a problemas que vamos viviendo.

La ciencia está al servicio del hombre, y no es un cúmulo de conocimientos que se albergan para un cierto grupo de personas o grupos de poder. La ciencia debe respetar el anhelo de trascendencia de todos los seres humanos, y a la vez, que el conocimiento lleve al bienestar de todos y no de unos pocos.

Les dejo el enlace tomado desde Radio Vaticano
Escrito por: Cristian Ahumada - 12:32

miércoles, 1 de noviembre de 2006

,

Felices de vivir junto a Dios. Homilía de Benedicto XVI en la Solemnidad de Todos los Santos.

Benedicto XVIUno de los momentos que nos lleva a la reflexión, a cuestionarnos es nuestro caminar por la vida. Estamos en este mundo en un "status viatoris", de paso por un instante en medio de la eternidad de Dios o, como diría Sartre, en medio de un absurdo, prefiero quedarme con la primera opción, es una apuesta que hago todos los días confiado en que lo que hago es cierto y me llena de felicidad.


Hoy recordamos a los Santos que están gozando ya de la presencia amorosa de Dios por toda la eternidad, pero ¿quiénes son santos? ¿cómo alcanzar la santidad?


Pues bien, hoy en su homilía el Papa hace una breve reseña sobre la santidad, y la vocación a la que somos llamados todos los cristianos, junto con invitarnos a poner nuestra confianza en Dios que hace posible lo imposible.


Entrego aquí el Enlace de Radio Vaticano.


(Fotografía de Revista Ecclesia)


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 19:36

sábado, 28 de octubre de 2006

Las celebraciones de todos los santos y de los fieles difuntos (Texto de Jesús de las Heras - Director de Ecclesia)

Estas dos populares celebraciones tienen lugar los días 1 y 2 de noviembre

Desde hace más de un milenio -a partir del siglo IX-, la Iglesia Católica celebra el 1 de noviembre la solemnidad litúrgica de Todos los Santos, día de precepto.

En ese mismo contexto celebrativo y temporal, los monjes benedictinos de la célebre abadía de Cluny, comenzaron también a celebrar al día siguiente -2 de noviembre- la conmemoración de los fieles difuntos, que pronto se extendió por toda la Iglesia y en el siglo XIV tenía también lugar en Roma.


         Ambas están unidas por el denominador común de la vida eterna después de la vida terrena. Ambas han sido y siguen siendo muy populares hasta el que punto que el mes de noviembre es el mes de las ánimas, tiempo propicio, pues, para rezar por los difuntos y para reflexionar sobre la llamada doctrina de la Iglesia de los "Novísimos" o Escatología, que no es sino el dogma cristiano de la resurrección de los muertos y la respuesta al sentido de la vida y de la muerte.


1 de noviembre: Todos los Santos


         El miércoles 1 de noviembre es la solemnidad litúrgica de Todos los Santos. Se trata de un popular y bien sentida fiesta cristiana, que al evocar a quienes nos han precedido en el camino de la fe y de la vida, gozan ya de la eterna bienaventuranza, son ya -por así decirlo- ciudadanos de pleno derecho del cielo, la patria común de toda la humanidad de todos los tiempos.


         Esta solemnidad litúrgica, la Iglesia englobaba a todos los santos. Si durante el resto del año litúrgico se nos ofrecen las memorias de distintos y conocidos santos, en la fiesta del 1 de noviembre protagonistas, sobre todo, los santos anónimos, los santos desconocidos, los santos del pueblo, los santos de nuestras familias; santos, en definitiva, con rostro tan cercano hasta el punto se que no hay duda de que entre los santos del 1 de noviembre se incluyen amigos, paisanos, conocidos y familiares.


         ¿Y qué es ser santo? Afirmaba días atrás el Papa Benedicto XVI: "El santo es aquel que está tan fascinado por la belleza de Dios y por su perfecta verdad que éstas lo irán progresivamente transformando. Por esta belleza y verdad está dispuesto a renunciar a todo, también a sí mismo. Le es suficiente el amor de Dios, que experimenta y transmite en el servicio humilde y desinteresado del prójimo".


Santos de carne y hueso


         Hace ya unos años el sacerdote y músico español Cesáreo Gabaraín, autor, por ejemplo, del popular "Tú has venido a la orillas", compuso una canción en la que nos describía lo que es la santidad. Decía la letra de la canción: "Un santo no es un ángel, es hombre de carne y hueso, que sabe levantarse y volver a caminar. El santo no se olvida del llanto de su hermano, ni piensa que más bueno subiéndose a un altar. Santo es el que vive su fe con alegría y lucha cada día pues vive para amar".


         Además, la fiesta de Todos los Santos, es también una llamada apremiante a que vivamos todos nuestra vocación a la santidad según nuestros propios estados de vida, de consagración y de servicio. En este tema insistió mucho el Concilio Vaticano II, de cuya clausura se celebran ahora los 40 años. El capítulo V de su Constitución dogmática "Lumen Gentium" lleva por título "Universal vocación a la santidad en la Iglesia".


         La santidad no es patrimonio de algunos pocos privilegiados. Es el destino de todos, como fue, como lo ha sido para esa multitud de santos anónimos a quienes hoy celebramos. Recordémoslo: "Un santo no es un ángel, es hombre de carne y hueso, que sabe levantarse y volver a caminar. El santo no se olvida del llanto de su hermano, ni piensa que más bueno subiéndose a un altar. Santo es el que vive su fe con alegría y lucha cada día pues vive para amar".


2 de noviembre: los fieles difuntos


         El jueves 2 de noviembre es el día de la conmemoración de los fieles difuntos. Nuestros cementerios y, sobre todo, nuestro recuerdo y nuestro corazón se llenan de la memoria, de la oración ofrenda agradecidas y emocionadas a nuestros familiares y amigos difuntos.


         La muerte es, sin duda, alguna la realidad más dolorosa, más misteriosa y, a la vez, más insoslayable de la condición humana. Como afirmara un célebre filósofo alemán del siglo XX, "el hombre es un ser para la muerte". Sin embargo, desde la fe cristiana, el fatalismo y pesimismo de esta afirmación existencialista y real, se ilumina y se llena de sentido. Dios, al encarnarse en Jesucristo, no sólo ha asumido la muerte como etapa necesaria de la existencia humana, sino que la ha transcendido, la ha vencido. Ha dado la respuesta que esperaban y siguen esperando los siglos y la humanidad entera a la nuestra condición pasajera y caduca. La muerte ya no es final del camino. No vivimos para morir, sino que la muerte es la llave de la vida eterna, el clamor más profundo y definitivo del hombre de todas las épocas, que lleva en lo más profundo de su corazón el anhelo de la inmortalidad.


         En el Evangelio y en todo el NT encontramos la luz y la respuesta a la muerte. Las vidas de los santos y su presencia tan viva y tan real entre nosotros, a pesar de haber fallecido, corroboran este dogma central del cristianismo que es la resurrección de la carne y la vida del mundo futuro, a imagen de Jesucristo, muerto y resucitado.


Morir se acaba


         Meses antes de fallecer, en junio de 1990, ya muy visitado por la hermana enfermedad, el periodista, sacerdote, escritor y poeta José Luis Martín Descalzo, escribió, con jirones de su propio cuerpo y de su propia alma, versos bellísimos y tan cristianos sobre la muerte.


         Dicen así: "Morir sólo es morir. Morir se acaba./Morir es una hoguera fugitiva./Es cruzar una puerta a la deriva/y encontrar lo que tanto se buscaba./Acabar de llorar y hacer preguntas,/ver al Amor sin enigmas ni espejos;/descansar de vivir en la ternura;/tener la paz , la luz, la casa juntas/y hallar, dejando los dolores lejos,/la Noche-luz tras tanta noche oscura".


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 21:58
,

Encuentro con el Mundo de la Cultura en la Universidad de Ratisbona (versión definitiva en Español)

Ya bastante tiempo ha pasado desde la controversia que se originó a partir de este discurso de Benedicto XVI, y por causa una lectura sesgada, ha llegado a ser motivo de discusión entre el mundo cristiano y el mundo islámico.


Hoy entrego en este enlace el texto definitivo en español, ya que se ha tomado un tiempo necesario para que la traducción no traicione el original en alemán.


Ver el documento


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 21:50
,

Re valorar el concepto de Mesías (Un Comentario a partir de la Cristología de Jon Sobrino)

Ya bastante tiempo que he querido publicar un artículo relacionado con la visión que tenemos de Mesías, a partir del Teólogo Jon Sobrino.


Sobrino parte haciendo un diagnóstico de la situación a la que se ha llegado a tener como horizonte la no-utopía mesiánica, ello dado por diversas causales, entre ellas la pos-modernidad, que ve a la utopía como algo que viene de las masas populares y que va en contra de la estabilidad, debido al temor de las dictaduras o movimientos populistas, fanáticos o paternalistas. Se ha ido ocultando el concepto de Mesías en nuestra cultura, por ello dice el teólogo vasco, citando a A. Salas: “El mesianismo siempre ha sido y será el mejor revulsivo para afrontar los problemas del presente, abriéndose a un futuro cuajado de esperanza”.


Este teólogo quiere salvar los dos conceptos que están de por medio en le pensamiento cristiano: la mediación (reino) y al mediador (Jesús), articulando su propuesta en la inclusión del mediador en la mediación y su real compromiso con los pobres. Y que también ahora el tercer Mundo sigue clamando por un la mediación. De ahí que acuñe el término re-mesianizar a Cristo, un mesías con un reino para los pobres.


Se comprende a Jesús como liberador y libre de toda connotación política y social como lo han presentado los sinópticos y que en América Latina, Puebla lo ha querido manifestar de igual forma como el encuentro con el Misterio de Jesús. Siguiendo, por tanto la experiencia del discipulado, descubriendo a Jesús como el cumplimiento de las expectativas del Antiguo Testamento, de la cercanía de Dios con los pobres y del Dios de las promesas. Además, una de las intuiciones que tiene Sobrino es que el término de Mesías debe tener sentido para los pobres ¿cómo el pobre puede centrar sus esperanzas en alguien a quien no conoce? De ahí la importancia de ver al Mesías como Liberador[1], pero comprendida desde un ámbito integral, de forma plena, en un constante proceso de liberación, omitiendo aquí todo lo que tenga relación con soluciones casi mágicas de los problemas. Por ello Sobrino centra su mirada en la comprensión de Jesús desde su misterio mesiánico y su concentración en la cruz. Esta imagen escandalosa ante el mundo “destroza la visión mágica del mesianismo”[2], que destruye toda construcción egoísta, avasalladora y mecánica, yendo al reverso de la misma historia, y el mismo mundo, creación de Dios, ve al mesías desde la óptica de la donación y entrega, de la denuncia y del acompañar a los marginados. El verdadero Mesías acaba en la cruz. No se parte del poder, sino desde los perdedores.


Dentro de la postura de Sobrino, hay que destacar algo que ha venido haciendo en este último tiempo, el volver a la reflexión del anuncio de Jesús a partir del Evangelio. ¿Es Jesús una buena noticia?[3], si seguimos su planteamiento hay una ortodoxia (lo que se predica y reflexiona acerca de Jesús) y una ortopraxis (lo que hacemos y seguimos), se agrega un tercer paso, que es el del ortopathos, que se basa en la pregunta necesaria para todo creyente ¿cómo afecta en mi vida la realidad de Cristo?, y ¿si fuera otra persona que no fuera Jesús de Nazaret? El problema central aquí es i la persona del mismo Jesús se muestra como buena noticia. Nuevamente nos vemos enfrentados a la significación que tiene para cada uno de nosotros el título de Mesías. La novedad cristiana de Jesús como Mesías la encontramos a partir de nuestra propia experiencia del encuentro, como peregrinos reconocemos a una persona que con sus obras y palabras va mostrando la bondad de Dios, también para descubrirlo como un hombre que es libre y que libera, y que por encima de todas las cosas busca para los hombres la conquista de su libertad. Jesús, buscando cumplir la voluntad del Padre también busca el gozo y la esperanza de los marginados, por ello cada encuentro con Jesús es un encuentro de gozo y liberación, sus bienaventuranzas van dirigidas hacia los que están al margen de la historia de poder y prestigio. Celebrando la vida con los que lo buscan, celebran la misma bondad de Dios Padre. La cercanía de Dios es lo que hace que la buena noticia impacte a los pobres y los que son despreciados.


De ahí que para los pobres la esperanza del Mesías está centrada en ese descubrimiento del reino cercano que es anunciado por Jesús, ya que la misma experiencia de Dios, ellos la viven en cercanía y compañía, y es en el testimonio de la misma Iglesia en que se juega la comprensión de ver a Jesús como Mesías del anuncio del Padre, lo que lleva a decir con un corazón abierto y sincero: Mesías, ¡ése es Jesús!






[1]  Sobrino, Jon. “La fe en Jesucristo: ensayo desde las víctimas”. Madrid, Trotta, 1999. p 219




[2] Ibíd. p. 220




[3] Sobrino, Jon. ¿Es Jesús Una Buena Noticia? En: http://www.servicioskoinonia.org/relat/070.htm





Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 19:10

domingo, 22 de octubre de 2006

,

Domingo Universal de las Misiones, mensaje de Benedicto XVI

Queridos hermanos y hermanas:


Celebramos hoy el octogésimo Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND). Fue instituido por el Papa Pío XI, quien dio un fuerte impulso a las misiones «ad gentes», y en el Jubileo de 1925 promovió una grandiosa exposición convertida después en la actual Colección Etnológico-Misionera e los Museos Vaticanos. Este año, en el acostumbrado mensaje con motivo de esta jornada, he propuesto como tema «La caridad, alma de la misión». De hecho, la misión, si no es alentada por el amor, queda reducida a actividad filantrópica y social. Para los cristianos, sin embargo, tienen vigor las palabras del apóstol Pablo: «el amor de Cristo nos apremia» (2 Corintios 5, 14).


La caridad que movió al Padre a enviar a su Hijo al mundo, y al Hijo a entregarse por nosotros hasta la muerte de cruz, esa misma caridad ha sido derramada por el Espíritu Santo en el corazón de los creyentes. Cada bautizado, como sarmiento unido a la vida, puede cooperar en la misión de Jesús, que se resume así: llevar a toda persona la buena noticia: «Dios es amor» y, precisamente por este motivo, quiere salvar al mundo.


La misión surge del corazón: cuando uno se detiene a rezar ante el Crucifijo, con la mirada puesta en ese costado traspasado, no se puede dejar de experimentar dentro de uno mismo la alegría de experimentar que se es amado y el deseo de amar y de hacerse instrumento de la misericordia y la reconciliación. Es lo que le sucedió, hace precisamente ochocientos años, al joven Francisco de Asís, en la pequeña iglesia de San Damián, que entonces estaba derruida. Desde lo alto del Crucifijo, custodiado ahora en la Basílica de Santa Clara, Francisco escuchó a Jesús que le decía: «Vete, repara mi casa, pues ya ves que está en ruinas». Aquella «casa» era ante todo su misma vida, que había que «reparar» mediante una auténtica conversión; era la Iglesia, no la que está hecha de ladrillos, sino de personas vivas, que siempre necesita purificación; era también toda la humanidad, en la que Dios quiere hacer su morada. La misión siempre nace del corazón transformado por el amor de Dios, como lo testimonian innumerables historias de santos y de mártires, que de diferentes maneras han gastado la vida al servicio del Evangelio.


La misión es, por tanto, una cantera en la que hay lugar para todos: para quien se compromete a realizar en su propia familia el Reino de Dios; para quien vive con espíritu cristiano el trabajo profesional; para quien se consagra totalmente al Señor; para quien sigue a Jesús Buen Pastor en el ministerio ordenado al Pueblo de Dios; para quien se va específicamente a anunciar a Cristo a quienes todavía no le conocen. Que María Santísima nos ayude a vivir con un nuevo empuje, cada quien en la situación en que le ha puesto la Providencia, la alegría y la valentía de la misión.



Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 23:55

lunes, 9 de octubre de 2006

,

La prostitución del teólogo: buscar los aplausos y no la verdad. (Fuente Zenit.org)

El teólogo se prostituye cuando, en vez de buscar la verdad, persigue los aplausos de la «dictadura de las opiniones comunes», explicó Benedicto XVI este viernes a los miembros de la Comisión Teológica Internacional.

El Papa presidió la eucaristía en la Capilla «Redemptoris Mater» del Palacio Apostólico Vaticano, junto a los teólogos y teólogas --eran menos de treinta, flor y nata de la teología católica--, y les dirigió una espontánea homilía de comentario a las lecturas litúrgicas de ese día.

«Hablar para encontrar los aplausos, hablar orientándose a lo que quieren escuchar los hombres, hablar obedeciendo a la dictadura de las opiniones comunes, es considerado como una especie de prostitución de la palabra y del alma», dijo citando el primer capítulo de la primera carta de San Pedro (versículo 22).

El teólogo necesita una forma de «castidad», afirmó, que implica «no someterse a estos estándares, no buscar los aplausos, sino buscar la obediencia a la verdad».

«Y creo que ésta es la virtud fundamental del teólogo --reconoció el Papa teólogo--, esta disciplina incluso dura de la obediencia a la verdad, que nos hace colaboradores de la verdad, boca de la verdad, para que no hablemos nosotros en este río de palabras de hoy, sino que realmente seamos purificados y castos por la obediencia a la verdad, que la verdad hable en nosotros».

El cardenal Joseph Ratzinger, quien fue durante muchos años presidente de la Comisión Teológica Internacioal, había escrito en su escudo arzobispal y cardenalicio el lema «Cooperatores Veritatis» («Colaboradores de la Verdad»). Permanece como su aspiración y programa personal, aunque no aparece en el escudo papal, según la tradición de los escudos pontificios de los últimos siglos.

Recordando una expresión de uno de los teólogos más grandes de todos los tiempos, san Tommaso d'Aquino (1221-1274) explicó que «en la teología, Dios no es el objeto del que hablamos. Esta es nuestra concepción normal. En realidad, Dios no es el objeto; Dios es el sujeto de la teología».

«Quien habla en la teología debería ser el mismo Dios. Y nuestro hablar y pensar sólo debería servir para que pueda ser escuchado, para que pueda encontrar espacio en el mundo la Palabra de Dios».

Para que los teólogos puedan alcanzar esta especie de purificación, el Papa les recomendó «silencio y contemplación», que «sirven para conservar, en la dispersión de la vida cotidiana, una permanente unión con Dios».

«Este es el objetivo: que en nuestra alma esté siempre presente la unión con Dios y transforme todo nuestro ser».

Silencio y contemplación, añadió, «sirven para poder encontrar en la dispersión de cada día esta profunda, continua, unión con Dios».

Ahora bien, reconoció, «la bella vocación del teólogo es hablar. Esta es su misión: en la locuacidad de nuestro tiempo, y de otros tiempos, en la inflación de las palabras, hacer presentes las palabras esenciales».

«En las palabras hacer presente la Palabra, la Palabra que procede de Dios, la Palabra que es Dios», concluyó.


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 21:41

lunes, 2 de octubre de 2006

,

Comentarios después de una semana...

He tenido varios problemas con mi computador, y hace ya bastante tiempo quería publicar mis comentarios ante la situación vivida por Benedicto XVI y el mundo islámico, primero lo quiero hacer desde un punto de vista de la situación misma, y luego quiero hacer el comentario acerca de la actitud misma del Papa, quien ha mostrado con su discurso, la actitud que deberíamos vivir como Iglesia en el Siglo XXI.


Siguiendo todos los comentarios que han aparecido en la Internet, me he dado cuenta del manejo que han hecho los Medios de Comunicación sobre este tema, partiendo de la información sesgada que se presentó en el mundo árabe, el cual ante tales dichos reaccionó de forma como lo harían frente a la figura del Profeta Mohamed y de su Dios, Alá. Luego, ver cómo la misma Iglesia, representada por su Santidad, hizo todo un esfuerzo comunicacional por aclarar todos estos malos entendidos, especialmente para defender la pluralidad religiosa y el valor de las verdades de fe en un mundo más privatizado en su experiencia de fe. Pero el tenor mismo de los medios de comunicación masivos no expresó todo el profundo pesar que se vivía en este tiempo, en que se perseguía el diálogo y el entendimiento. Cabe recordar las masivas protestas y actos contra los cristianos católicos en el mundo musulmán. También cabe notar que hubo varios líderes del mundo árabe que apoyaron las explicaciones, ya que estos líderes ¡leyeron el texto completo!


Con respecto a la actitud que mostró Benedicto XVI, cabe hacer la siguiente reflexión. Dado que la acción del Papa ha sido la actitud que como Iglesia deberíamos de tomar ante las situaciones que nos muestra la vida en que el diálogo se cierra por culpa de la desinformación y los prejuicios que son consecuencia de acciones del pasado. Las acciones de Benedicto muestran una forma de ser humilde, sin enjuiciar a nadie, sólo condenar el acto que iba en contra de la misma afirmación que presentó en su curso en la Universidad de Ratisbona: una religión que no va de la mano de la razón no puede ser una alternativa para este mundo. Los valores que afirma Benedicto con sus discursos, y que ha defendido con su actuar han sido los de la verdad, la unidad y reconciliación: no busca la ofensa ni el desentendimiento, actitudes que son políticamente usadas en la actualidad. ¡Qué diferencia es vivir el Evangelio de Jesucristo en la vida internacional! Buscando la verdad, la reconciliación, y la justicia. Creo que estos tres valores tendremos que seguirlos durante el pontificado del Sucesor de Pedro.


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 22:28

martes, 26 de septiembre de 2006

,

Discurso del Papa a exponentes del mundo islámico y a embajadores de países de mayoría islámica

Entrego aquí la copia traducida por Zenit.org, y que viene de un original francés. Dentro de la semana presentaré algunas reflexiones en torno al tema.


Señor cardinal,


señoras y señores embajadores,


queridos amigos musulmanes:


Con mucho gusto os doy la bienvenida en este encuentro que he deseado con el objetivo de consolidar los lazos de amistad y de solidaridad entre la Santa Sede y a las comunidades musulmanas del mundo. Doy las gracias al señor cardenal Paul Popuard, presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, por las palabras que me acaba de dirigir, así como a todos vosotros por haber respondido a mi invitación.


Las circunstancias que han suscitado nuestro encuentro son bien conocidas. Ya he tenido la oportunidad de hablar de ello en la semana pasada. En este contexto particular, quisiera hoy volver a expresar toda la estima y el profundo respeto que siento por los creyentes musulmanes, recordando las afirmaciones del Concilio Vaticano II que para la Iglesia católica constituyen la «Charta Magna» del diálogo islámico-cristiano: «La Iglesia mira también con aprecio a los musulmanes que adoran al único Dios, viviente y subsistente, misericordioso y todo poderoso, Creador del cielo y de la tierra, que habló a los hombres, a cuyos ocultos designios procuran someterse con toda el alma como se sometió a Dios Abraham, a quien la fe islámica mira con complacencia» (Declaración «Nostra Aetate», n.3).


Situándome con decisión en esta perspectiva, desde el inicio de mi pontificado he tenido la ocasión de manifestar mi deseo de seguir estableciendo puentes de amistad con los seguidores de todas las religiones, manifestando particularmente mi aprecio por el crecimiento del diálogo entre musulmanes y cristianos (Cf. Discurso a los representantes de las iglesias y comunidades cristianas y de otras religiones no cristianas, 25 de abril de 2005).


Como subrayé en Colonia, el año pasado, «el diálogo interreligioso e intercultural entre cristianos y musulmanes no puede reducirse a una opción temporánea. En efecto, es una necesidad vital, de la cual depende en gran parte nuestro futuro» (Discurso a los representantes de algunas comunidades musulmanas, 20 de agosto de 2005).


En un mundo caracterizado por el relativismo y que con demasiada frecuencia excluye la trascendencia de la universalidad de la razón necesitamos imperativamente un auténtico diálogo entre las religiones y entre las culturas capaz de ayudarnos a superar juntos todas las tensiones, con un espíritu de colaboración fecunda.


Continuando la obra emprendida por mi predecesor, el Papa Juan Pablo II, deseo por tanto vivamente que las relaciones de confianza, que se han desarrollado entre cristianos y musulmanes desde hace numerosos años, no sólo continúen, sino que se desarrollen en un espíritu de diálogo sincero y respetuoso, fundado en un conocimiento recíproco cada vez más verdadero que, con alegría, reconoce los valores religiosos que tenemos en común y que, con lealtad, respeta las diferencias.


El diálogo interreligioso e intercultural es una necesidad para construir juntos el mundo de paz y de fraternidad ardientemente deseado por todos los hombres de buena voluntad. En este sentido, nuestros contemporáneos esperan de nosotros un testimonio elocuente para mostrar a todos el valor de la dimensión religiosa de la existencia.


Fieles a las enseñanzas de sus propias tradiciones religiosas, cristianos y musulmanes tienen que aprender a trabajar juntos, como ya sucede con diversas experiencias comunes, para evitar toda forma de intolerancia y oponerse a toda manifestación de violencia; y nosotros, autoridades religiosas y responsables políticos tenemos, que guiarles y alentarles en esta dirección. En efecto, «si en el transcurso de los siglos surgieron no pocas desavenencias y enemistades entre cristianos y musulmanes, el Sagrado Concilio exhorta a todos a que, olvidando lo pasado, procuren y promuevan unidos la justicia social, los bienes morales, la paz y la libertad para todos los hombres» (Declaración «Nostra Aetate», n.3).


Por tanto, las lecciones del pasado tienen que ayudarnos a buscar caminos de reconciliación para vivir en el respeto de la identidad y de la libertad de cada quien, de cara a una colaboración fecunda al servicio de toda la humanidad. Como declaraba el Papa Juan Pablo II en su memorable discurso a los jóvenes en Casablanca (Marruecos), «el respeto y el diálogo exigen la reciprocidad en todos los campos, sobre todo en lo que afecta a las libertades fundamentales y más en particular a la libertad religiosa. Favorecen la paz y el entendimiento entre los pueblos» (n. 5).


Queridos amigos: estoy profundamente convencido de que, en la situación que hoy atraviesa el mundo, es un imperativo el que cristianos y musulmanes se comprometan juntos para afrontar los nuevos desafíos que se plantean a la humanidad, en particular, los que afectan a la defensa y a la promoción de la dignidad del ser humano, así como a los derechos que de ella se derivan. Cuando aumentan las amenazas contra el hombre y la paz, cristianos y musulmanes manifiestan su obediencia al Creador, que quiere que todos vivan con la dignidad que les ha otorgado, reconociendo el carácter central de la persona y trabajando con perseverancia para que su vida siempre sea respetada.


Queridos amigos: deseo de todo corazón que Dios misericordioso guíe nuestros pasos por los caminos de una comprensión recíproca cada vez más verdadera. En el momento en el que los musulmanes comienzan el itinerario espiritual de Ramadán, les hago llegar mis mejores deseos, esperando que el Todopoderoso les conceda una vida serena y tranquila. ¡Que el Dios de la paz os llene con la abundancia de sus bendiciones, al igual que a las comunidades que vosotros representáis!



Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 09:09

domingo, 24 de septiembre de 2006

,

El Papa se encontrará el lunes con exponentes musulmanes (Fuente: Zenit.org)

Benedicto XVI se encontrará este lunes, 25 de septiembre, en la residencia pontificia de Castel Gandolfo con exponentes de las comunidades musulmanas en Italia y con los embajadores de países de mayoría islámica, según confirmó este viernes la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

El encuentro busca continuar con los gestos ya mostrados por Benedicto XVI de aprecio a los creyentes en el Islam y de aclaración de las interpretaciones de su discurso pronunciado el 12 de septiembre en Ratisbona que provocaron duras reacciones de grupos musulmanes.

En el encuentro, que contará con la participación del cardenal Paul Poupard, presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso.

La invitación extendida a todos los embajadores de países de mayoría musulmana acreditados ante la Santa Sede constituye también una respuesta de aprecio y aclaración a aquellos países cuyos gobernantes protestaron contra las palabras del Papa.

La Santa Sede tiene el estatuto de observador ante la Liga Árabe (con sede en El Cairo) y mantiene relaciones diplomáticas con casi todos los países de mayoría musulmana. Entre los países con los que no ha entablado estas relaciones se encuentra Arabia Saudita.

Ahmad Faihma, número dos de la representación diplomática de Irán ante la Santa Sede ha confirmado: «Estamos contentos y tenemos sin duda la intención de participar».

«Es un señal positivo del Vaticano. Sé que esto mejorará las relaciones con el mundo islámico», ha añadido en declaraciones a la agencia Reuters.


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 08:43

miércoles, 20 de septiembre de 2006

,

Reacciones ante el discurso del Papa ¿Quién lo ha leido íntegro?

Del diario digital independiente ForumLibertas.com, una aproximación interesante ante lo que ha acontecido en estos último días.



Mientras la UE y el presidente iraní Ahmadineyad defienden a Benedicto XVI, gobiernos, políticos e intelectuales laicistas manipulan el mensaje o guardan silencio.



Sigan la lectura en este enlace.


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 19:36

El Dogma Cristiano

Con las controversias que ha surgido acerca de las Palabras de Benedicto XVI, me puse a pensar sobre uno de los temas que es criticable a los cristianos, y en particular a los católicos: la credibilidad de los dogmas. Por una parte desde los mismos cristianos no católicos hacen la diferencia entre lo que dice la Biblia y lo que los dogmas dicen, viendo a estos últimos como un ladrillo monolítico que no tiene asidero, y que, según algunos, son invenciones de la jerarquía; y por otra está la crítica que se hacen de ellos por ser incomprensibles a nuestra cultura actual, e inclusos anacrónicos y que encierran a la Iglesia en conceptos medievales.


Pero ¿qué deberíamos entender por dogma, y cuáles son sus fundamentos en la credibilidad de la Iglesia en el mundo moderno, para poder entablar un diálogo abierto, sin entrar en malos entendidos? Porque una fe que se autorresguarda, valiéndose de una indistinta negación de la razón, está contradiciendo la identidad del Dios Creador  y Salvador  y así establece una dicotomía que lo margina del monoteísmo judeo - cristiano.  Es que aquí donde el cristianismo se juega su credibilidad, en la congruencia y sintonía entre creyente y sus creencias.


Generalmente entendemos el dogma como sinónimo de inflexible, que no se puede cambiar y/o modificar en su estructura, es lo que cualquier diccionario pudiera decir, pues bien ese es un sentido peyorativo del concepto. Por eso es que en las facultades de teología no se habla mucho de teología dogmática, sino más bien de teología sistemática, haciendo hincapié de que la teología es dinámica y tiene que responder a las preguntas de su tiempo tomando el caracter evangélico de la fe que se está transmitiendo. La visión que nosotros tenemos de dogma lo tenemos que ver desde el punto de vista de una defensa contra todo lo que pudo haber cambiado el contenido de la fe, se reducjo de un concepto evangélico a un concepto jurídico del mismo. Dogma, siguiendo aquí al cardenal Walter Kasper viene a ser más bien un testimonio en la Iglesia del Evangelio, y por tanto un acontecer provisorio de la verdad definitiva.


Dónde entonces se da el dogma, en una sola persona, en Jesús el Cristo, es en él donde encontramos las verdades más profundas de Dios y del hombre, y es en él donde el creyente desarrolla su adhesión, y crece de forma dinámica. En el fondo nuestro contenido de fe no se reduce a enunciados sino que a una persona, y el desarrollo de la misma se hace en el acercamiento y en constante conocimiento de el Cristo. Jesucristo es el Evangelio de Dios.


El dogma es por tanto dinámico, nos lleva a no estancarnos, sino a profundizar en el conocimiento de Cristo, pero que no se queda en los enunciados, sino que va más allá, al encuentro final, en la Pascua de toda la creación, dónde finalmente lo podremos ver cara a cara tal cual es. Nuestras verdades son provisorias, son un mapa, un acercamiento, el cual es dinámico y que se va esclareciendo conforme el paso del tiempo y de las culturas.


En una cultura tan inmediatista e individualista sería necesario ver nuestra fe, y el contenido de la misma, la persona de Jesucristo, como una oferta de sentido, de encuentro y de cercanía, no es estático lo que creemos, sino todo lo contrario, dinámico y en constante movimiento hacia un más. De ahí que los cristianos vemos este mundo como provisorio, y las verdades que se nos dan como dogma son una ayuda, un camino para comprender y acercarnos más y más al misterio de Dios hecho hombre.



Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 19:05

martes, 19 de septiembre de 2006

,

Palabra y Religión

Me acuerdo que en clases a mis alumnos de segundo medio les hacía ver que cada religión tiene un texto sagrado (para los judíos será la Torá, para los cristianos la Biblia y para los islámicos es el Corán), y además que todas ellas tienen una visión oriental sobre el mundo y la sociedad, y por tanto conceptos que no son los nuestros ante algunas nociones que nosotros manejamos; un ejemplo de ello es a la pregunta ¿qué entendemos por Palabra de Dios?


Dios da su palabra a los hombres


Para cualquier persona, podríamos decir que la Palabra de Dios es un mensaje que ha dejado la divinidad para nosotros, que nos instruye, edifica y corrige en nuestra vida. Mas para la visión oriental la Palabra de Dios tiene otro significado, más profundo, y a la vez, que llena de una mística presencia al hombre que la lee. El biblista Carlos Mesters nos recuerda la siguiente referencia a la palabra de Dios, en su concepto hebreo Dabar:



"Una palabra vale no sólo por la idea que transmite, sino también por la fuerza que comunica. No sólo dice, también hace; no es sólo un medio para concientizar, sino también para transmitir el calor y la fuerza de la amistad y el amor ¡Luz y Fuerza! Estos dos aspectos de la Palabra de Dios, deben se activados por la lectura de la Biblia. El término hebreo Dabar, significa al mismo tiempo Palabra y Cosa: Dice y hace, anuncia y señala, enseña y anima, ilumina y fortalece, luz y fuerza. Palabra y Espíritu. En la historia de la Iglesia este tipo de lectura recibió el nombre de Lectio Divina, muy recomendada por el Concilio (Ver Dei Verbum N° 25)." (Sacado de la página del Centro Bíblico Claretiano)



De aquí podemos entender que cada vez que se lee la palabra de Dios se vuelve a la fuente misma, quien lo dice me está hablando a mí, aquí y ahora, y por tanto he de respetar su palabra, porque su palabra también es manifestación de su persona. Por ello es que Dios crea a partir de su palabra y todo lo que el dice es bueno.


Ahora ubiquémonos en el contexto del mundo islámico, ellos también viven en una cosmovisión que es común a la del mundo hebreo, donde la palabra de Dios escrita por el profeta en el Corán es la encarnación del mismo Alá, y toda ofensa al Libro es tomada con malestar. De ahí que ante las palabras dichas en occidente por su Santidad fueran tomadas como una ofensa, pues aunque no se hace comentario (ya que es una cita), y no existe un juicio de valor a lo que se enuncia, es más bien que se haya usado su nombre, y malentendido su intención. Valoro mucho el ejercicio de humildad del Sumo Pontífice y contextualizar lo que ha ocurrido, ahora falta que los hermanos musulmanes también practiquen la humildad ante el hombre que se equivoca y busca el diálogo y el respeto entre estas dos religiones y culturas.



Powered by Qumana

Escrito por: Cristian Ahumada - 21:10
,

Culturas y Religiones

Benedicto XVIAnte el discurso de Benedicto XVI se ha entrado en un entreverado tan grande y tan confuso que no pocas personas tienen claro el discurso que se dio en la Universidad de Ratisbona, en el cual, Su Santidad aludiendo a un texto de Manuel II el Paleólogo, habla sobre la relación entre religión y violencia, y hace un comentario este autor sobre una crítica a la orden del profeta Mahoma de «difundir la fe usando la espada».


El discurso, que no he encontrado completo en castellano, habla de razón y fe, tema favorito de Benedicto XVI como profesor universitario, y el punto del islam es tocado como un ejemplo para abordar la idea principal: la fe, que usa la violencia como motor de evangelización, es algo irracional, actuar sin razón va contra la naturaleza de Dios.


Ahora bien, es comprensible que el mundo islámico haya tenido una reacción ante la alusión al profeta, ya que toca su enseñanza, y de ahí que se exijan disculpas públicas por los dichos de Benedicto XVI, pero son visiones culturales distintas. En occidente la palabra vale por lo que se dice, es el valor de la palabra por la palabra misma; en cambio en oriente la palabra vale por quien la dice, es fuente de garantía y de credibilidad.


De ahí que la reacción haya sido tan violenta en algunos sectores, ya que según la visión islámica se toca la fuente misma de su fe, el profeta. Y algunas autoridades religiosas musulmanes, han dicho que la forma de reparación es que quien dijo esta ofensa pida disculpas públicas. No sería raro que el Papa pidiera perdón públicamente, ya que ha mostrado su dolor por este malentendido, y mostraría el rostro amoroso de Dios frente a los hermanos de otras culturas.


Sobre este tema, se puede consultar en los siguientes enlaces (Fuente: Zenit.org):


Benedicto XVI: Una invitación al diálogo


Apenado, el Papa aclara sus palabras sobre el islam


Declaración del cardenal Bertone, nuevo secretario de Estado, sobre las reacciones islámicas


Benedicto XVI ha sido portavoz de millones de musulmanes que rechazan la violencia


Portavoz vaticano: El Papa respeta el islam


Discurso de Benedicto XVI en la Universidad de Ratisbona


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 01:44

lunes, 11 de septiembre de 2006

,

La Credibilidad de la enseñanza de la Iglesia sobre la Sexualidad

 Este texto está tomado de un artículo de mi profesor Waldo Romo, y en ello quiero mostrar mi más grande aprecio a una de las personas que ha mostrado mayor preocupación de mostrar el mensaje de la Iglesia en torno al tema de la Sexualidad. He aquí un resumen:



Waldo RomoEl artículo presenta algunos de los desafíos contemporáneos a la credibilidad de la Iglesia sobre su enseñanza acerca de la sexualidad. Para iluminar estos desafíos los contextualiza al interior de una mirada histórica de cómo se ha desarrollado la enseñanza de la Iglesia desde sus orígenes hasta el Concilio Vaticano II. Enmarca, además, estos desafíos en una conceptualización integradora de la sexualidad humana, recurriendo para ello al aporte de diversas ciencias sociales. Reconociendo que los desafíos son muchos, privilegia algunos de ellos de cara a la cultura contemporánea: la necesidad de superar una visión maniquea pero también hedonista de la sexualidad, la valoración del placer sexual evitando hacerlo un absoluto, pero también sorteando una mirada negativa; aborda el problema del lenguaje como el Magisterio se ha referido a esta temática; se detiene en la significación de algunos comportamientos, especialmente en el mundo de la juventud, respecto a su comprensión de la sexualidad y la respuesta que recibe de la Iglesia en la materia.

Para leer el artículo completo descárguenlo en formato PDF desde aquí

Escrito por: Cristian Ahumada - 12:50

jueves, 7 de septiembre de 2006

¿Hacia Dónde Camina Chile?

Fecha: 2006-09-07
Ref. Cech: 325 / 2006
País: Chile
Ciudad: Santiago
Autor: Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile
Categoría documento:
Declaración

¿Hacia dónde camina Chile?

I. Entrega de las “Normas”

El Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile recibió el sábado 2 de septiembre, de manos de la Sra. Ministra de Salud, el documento titulado “Normas nacionales para la regulación de la fertilidad”. Ese mismo día, ella anunció públicamente una de las medidas contempladas en esta normativa: la distribución de la llamada “píldora del día después” en los consultorios a las menores de 14 años que la solicitaran.

A través de distintos medios de comunicación se han conocido opiniones diversas de personas, instituciones, partidos políticos y sectores culturales, en relación a este compuesto, considerado por las autoridades públicas un “anticonceptivo de emergencia”. Los Obispos del Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile, al igual que importante parte del cuerpo médico y científico del país, constatamos que son numerosas las instancias científicas que consideran que este compuesto puede tener efectos abortivos en alguno de sus niveles de acción; que su distribución puede revestir un atentado contra la vida que se inicia desde el instante mismo de la concepción. Esta medida, sin embargo, es sólo una de las comprendidas en la nueva normativa del Ministerio.

II. Llamado a estudiar las “Normas”

Consideramos de la mayor importancia toda norma en este ámbito, y por esto invitamos a todos a reflexionar sobre ellas a la luz de la naturaleza y la dignidad del ser humano.

Como pastores nos corresponde oír la opinión experta y fundada de los fieles laicos, sus comunidades y organizaciones. Estamos pidiendo a las Comisiones del episcopado e instituciones de Iglesia, a las Universidades Católicas y centros de pensamiento, y a otros expertos, un análisis exhaustivo de esta normativa. Queremos entregar a las familias, a la sociedad en su conjunto y a sus autoridades, un juicio profundo sobre estas “Normas”, acogiendo las miradas científica, social, jurídica, ética y moral, para comprender mejor los criterios planteados y los efectos dañinos de las Normas y considerar las acciones pertinentes con el fin de revertir dichas consecuencias negativas.

III. Valoración del Comité Permanente del Episcopado de Chile

Sin perjuicio de lo anterior, quisiéramos decir una primera palabra acerca de estas “Normas”.

1. No son éstas las políticas que los pastores esperábamos como buenos anuncios en el mes de la patria. No es éste el camino para el Chile que se apresta a celebrar su Bicentenario. Esperábamos buenas noticias en el ámbito de la justicia social y de la educación. Este camino escogido nos decepciona.

2. Nos parece necesario optar por la dignidad de la mujer, por lograr que su misión en la sociedad sea plenamente valorada, acabando con la discriminación social y económica que sufre, y con toda violencia intrafamiliar. Nos parece necesario asimismo insistir en la corresponsabilidad del varón en su relación con la mujer y con los hijos. Sin embargo, la opción por promover para esto la anticoncepción no es el camino adecuado; menos aún cuando conduce al ocaso de la maternidad.

3. El documento establece ciertas disposiciones para todo el país que no fueron sujetas a consultas ciudadanas o participación parlamentaria. Establecer “Normas” para “regular” la fertilidad debiera ser objeto de una discusión amplia y no una acción unilateral del Ministerio de Salud, en cuya elaboración colaboraron solamente dos organizaciones representativas de una determinada tendencia ideológica.

4. El documento normativo recuerda a políticas públicas fijadas en regímenes totalitarios que pretendían desde el Estado regular la vida íntima de las personas en función de criterios autoritarios, no consensuados, y reñidos con el respeto a la dignidad de la persona humana.

5. Estas Normas acogen realidades deplorables en el campo de la sexualidad. Y el Estado se dispone a facilitar, prescindiendo de los padres, las fórmulas –también las con riesgo abortivo- que promueven estas conductas.

6. A los jóvenes se les habla de libertad, pero de una libertad sin responsabilidades. Y a los padres se les priva de su sagrada obligación de educar, orientar y acompañar la vida de sus hijos en los momentos más aflictivos de su vida adolescente.

7. Los pastores levantamos hoy nuestra voz en favor de la dignidad de la vida, porque lo sentimos un imperativo moral irrenunciable. Lo hicimos en una época cuando se perseguía y se amenazaba la vida de los adversarios políticos, invocando equivocadamente fundamentos acerca del bienestar social. Lo hacemos hoy, cuando se margina a la familia, se facilita el quiebre de las relaciones intrafamiliares y a veces se cierra la puerta a los niños concebidos y por nacer.

8. Nuestras familias no merecen las “Normas nacionales sobre regulación de la fertilidad” emanadas del gobierno de Chile. Estamos con todas las familias que día a día hacen patria a pesar de tantas dificultades. Extendemos a los padres, hijos y abuelos nuestro especial afecto en esta hora. A todos los que trabajan y luchan por la vida, les animamos a continuar, sin descanso, en este propósito.

9. El Chile que anhelamos para el Bicentenario es aquel donde no hay discriminación contra la mujer; es aquel en el que no decrece la natalidad, convirtiéndonos en un país con pocos niños; es aquel donde las brechas sociales se cierren de modo que todos tengan derecho a nacer, sin importar el medio socioeconómico donde han sido concebidos. Es nuestra responsabilidad, como miembros de una sociedad, asegurar el desarrollo de la familia y de sus hijos, y no impedir que algunos no lleguen a nacer porque las injusticias les auguran un mal futuro. Ese futuro justo, equitativo y solidario lo podremos construir con miradas integrales, con valores humanos que respeten y promuevan la dignidad de las personas, y no con meras medidas de “emergencia”. Los creyentes en Cristo tienen una palabra que decir al respecto.

10. No podemos desalentarnos ni resignarnos frente a una política equivocada. Por eso queremos invitar a nuestros hermanos sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos y demás personas de buena voluntad, a informar y formar a las personas en su adhesión a la vida y a la promoción de la familia chilena, sobre todo con ocasión del aniversario de nuestra Independencia.

11. Encomendamos estas intenciones a Nuestra Señora del Carmen, Patrona de este Chile que formamos todos sus hijos, también los que han partido y aquéllos que tienen el sagrado derecho a nacer en esta tierra.


EL COMITÉ PERMANENTE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE CHILE



† Alejandro Goic Karmelic
Obispo de Rancagua
Presidente

† Francisco Javier Errázuriz Ossa Cardenal Arzobispo de Santiago

† Cristián Contreras Molina
Obispo de San Felipe
Sustituto

† Cristián Contreras Villarroel
Obispo Auxiliar de Santiago
Secretario General




Santiago, 7 de septiembre de 2006


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 21:11

miércoles, 6 de septiembre de 2006

,

De Dignitatis Humanae et Initium Vitae

En Castellano sería "Sobre la Dignidad Humana y el Inicio de la Vida", porque me han llamado para dar mi comentario como teólogo sobre el tema que hemos visto en Chile sobre el derecho que tienen las mujeres mayores de catorce años a pedir la llamada "píldora del día después" en los consultorios sin el consentimiento de sus padres.


Tengo que reconocer que nunca me he pronunciado por los temas de moral, ya que siguen siendo en Iglesia uno de los puntos más controversiales en la reflexión teológica, ya que todavía no tenemos claridad en varios aspectos, y según va evolucionando la ciencia también va avanzando la moral sobre esos temas. Pero sí es posible barruntar sobre algunos elementos que son esenciales a la hora de un diálogo, y que son los puntos fundamentales que defiende la fe cristiana, que es la dignidad de la persona humana.


En varios diarios, y correos electrónicos masivos que me han llegado, aparecen reclamos protestas, e incluso mandar cartas sobre este asunto pero ¿cuál es el fondo de este tema? ¿cuáles son las implicancias que pueden arrastrar? ¿quién tiene la autoridad para determinar estos puntos? Puedo atreverme a decir que lo primero que hemos de tener claro que lo que se busca por las personas, tanto a favor como en contra, es la defensa de la vida ¿vida de quién? ¿para quién?


Pongámonos a pensar que el primer valor que defienden todas las personas es el valor a la vida, nuestra constitución política del Estado defiende la vida en todas sus formas, ya que todo ser humano posee una dignidad especial. Los cristianos defendemos esa dignidad porque somos hijos e hijas de Dios, además somos hermanos en Cristo. Pero me cabe la pregunta sobre qué dignidad están defendiendo las personas que están a favor de darle el derecho a los menores de edad (que en algunos casos antes de los 14 años tienen discernimiento, y en otros no), de poder optar por un medicamento que evita la implantación del óvulo fecundado en el útero (razón por las cuales dicen que no es aborto ya que no se ha iniciado un embarazo -período de desarrollo del feto desde la implantación hasta que sale del útero- según la Organización Mundial de la Salud, y el aborto se define como la interrupción de este proceso de desarrollo.


Ahora bien, según la visión creyente, la persona surge a partir de la gestación, vale decir desde la primera fusión de los gametos, que permiten la replicación del nuevo genoma. Mas, pensar en esto me lleva a discutir sobre la dignidad misma del ser humano, partiendo por su derecho a la vida. Los embriones son proyectos, como todos nosotros en esta vida, que no han tenido la oportunidad de pronunciarse sobre su derecho a vivir, quizá no tienen nuestra forma, pero van camino a ser uno de los nuestros. Las mujeres que piensan que tienen derecho a plantear que es su útero, deberían también tener claro que desde el momento mismo de la fecundación su cuerpo experimenta el cambio de su cuerpo, a partir de una alteración hormonal, que le "avisa" a su cuerpo que está en proceso de gestación, ya pierden el dominio completo de su proceso, salvo que por una inducción a perder este embrión.


Otra cosa que me llama la atención es la defensa a que las adolescentes puedan realizar la compra o adquisición de la "píldora", sin el consentimiento de sus padres, pasando a llevar, en aras de la privacidad el valor de la comunicación ¿quién orienta a la joven? ¿el temor? ¿la vergüenza? ¿la misma desinformación? Antes de dar este tipo de soluciones, nos ahorraríamos muchos problemas si pudiéramos conversar estos temas con altura de miras. Estamos ante el umbral de experimentar la degradación del valor de la persona, puesto que ahora cualquiera ante el temor del embarazo pueda pedir una píldora, dejando de lado la responsabilidad de la pareja. En el fondo es la degradación misma de la humanización, puesto que en busca de defender algunos valores muy mal comprendidos, se violan los principales que ha desarrollado la humanidad.


Sobre la controversia del tema de la píldora, pueden visitar:


Comienzo de la Vida Humana


¿Cuándo Comienza de la Vida Humana?


La Píldora del Día Después


La Anticoncepción de Emergencia



Powered by Qumana

Escrito por: Cristian Ahumada - 20:31

sábado, 2 de septiembre de 2006

Judíos, musulmanes y cristianos bajo un mismo cielo.

Entrego aquí una entrevista que me ha gustado, y que también he visto en algunas páginas amigas, especialmente de Marta, creo que estamos nuevamente ante una discusión bastante antigua, como novedosa para nosotros.


Yo creo que el tema de la visión de un mismo Dios es común para las tres grandes religiones monoteistas, pienso más bien que la cuestión que nos separa es la visión que tenemos cada una de las creencias acerca de la visión y dignidad humana. Y de ahí también la visión de salvación que cada uno de nosotros, según nuestras creencias, tenemos de este mundo y de la relación con los demás.


Para leer la entrevista en Zenit.org, haz clic aquí.


Escrito por: Cristian Ahumada - 17:23

jueves, 31 de agosto de 2006

,

Mes de la Biblia en Chile

El discipulado inspira el Mes de la Biblia

Septiembre es el mes escogido por la Iglesia para acoger el regalo de la palabra de Dios y celebrar en comunidad el Mes de la Biblia.

Este año, la Comisión Nacional de Pastoral Bíblica de la Conferencia Episcopal de Chile pone a disposición de las comunidades un itinerario de lectura, reflexión y oración con una selección de textos bíblicos sobre el discipulado según san Marcos.
Dichas reflexiones forman parte de los materiales del Mes de la Biblia que ya se encuentran a disposición de las parroquias, colegios, movimientos y comunidades en la Librería Pastoral de la CECh.
"No habrá mejor forma de introducirnos en el discipulado que dejarnos acompañar por el evangelista Marcos de forma de encontrarnos de verdad con Jesús, imbuirnos de sus sentimientos y aprender de su ejemplo", afirma Mons. Santiago Silva, Obispo auxiliar de Valparaíso y Presidente de la Comisión Nacional de Pastoral Bíblica de la CECh.
También se ha preparado un Especial Web en el portal del Episcopado, www.iglesia.cl, que ofrece reflexiones, artículos de interés, Lectio Divina, recursos bíblicos y otros aportes para la vivencia de este mes en comunidad.
Ir a Especial Mes de la Biblia
Fuente: Pastoral Bíblica - Prensa CECh

Escrito por: Cristian Ahumada - 23:26

sábado, 26 de agosto de 2006

,

Pensar a Dios

Monasterio Desde el momento en que cada persona habla del concepto de "Dios" vienen las preguntas de su existencia o no existencia. José Menchón en su blog dejó una bella reflexión llamada "¿Crees en Dios?", la cual me dejó pensando en exactamente lo que quiero tratar: pensar a Dios.


Tanto quienes son creyentes, como los que no lo son, tan sólo por el hecho de la pregunta ¿crees en Dios? hacen un ejercicio de pensarlo, tanto para demostrar su existencia como su no existencia. Tan sólo en el hecho de buscar razones ocupamos nuestro pensamiento. Ya san Agustín decía: "Todo el que cree piensa, pensando cree y creyendo piensa." La gente que niega a Dios, también lo piensa, ya sea simplemente su concepto, pero está  el esfuerzo de demostrar por medio de la razón su no existencia. En el fondo el acto de nuestra razón siempre ha pensado a Dios.


Lo que hoy en día se ha hecho para dejar de pensar a Dios es "no hablar de él", no mostrarlo o, en algunos casos, dejarlo como pieza de museo que perteneció a culturas primitivas. Y a quienes siguen el esfuerzo de pensarlo como gente que no tiene otra cosa que hacer. Pero si dejamos de pensar a Dios, y pensar en él en el caso de los creyentes, este mundo pierde su norte, y la persona pierde su dignidad y trascendencia, y los valores como el amor, la dignidad de la persona, la justicia y la felicidad no tendrían simplemente límites y no trascenderían en las personas. No nos dejemos engañar con tantos discursos que hablan de la no existencia de Dios, ya que para hablar de su existencia es necesario conocerlo, amarlo y servirle.


Para profundizar:


Una fe razonable y una razón confiada (parte I)


Escrito por: Cristian Ahumada - 09:09

jueves, 24 de agosto de 2006

,

Benedicto XVI y La Iglesia en Alemania


Un enlace a la página de Alemania, Economía, Sociedad y Derecho, que muestra el profundo pensamiento de Benedicto XVI. Ante la entrevista se ve la visión global de un hombre que busca entregar un sentido a la experiencia humana.


Escrito por: Cristian Ahumada - 22:59
,

Juan, el teólogo

Recientemente leí el comentario que hacía Benedicto XVI, en su catequesis de los días miércoles sobre el apóstol Juan, me gustó mucho que le llamara "el teólogo", y explicaré el porqué:


1. La motivadora finalización del libro de Apocalipsis: "ven, Señor Jesús", es una llamada a la esperanza del cristiano, busca ver más allá de las viscisitudes de la vida y apuntar hacia lo que es permanente y verdadero. Es también una misión del teólogo apuntar más allá de las apariencias a lo que es verdaderamente permanente, la presencia real, viva y que se da en abundancia.


2. La utilización de imágenes: El Cordero degollado, La mujer que se enfrenta al Dragón, el libro de los siete sellos; quizá no sean comprensibles, pero ellas nos muestran el camino que vive constantemente la Iglesia, y no ha de extrañarnos que debemos buscar el sentido de la vida más allá de los aparentes sufrimientos que vivimos.


3. El teólogo debería vivir esta experiencia y mostrar la esperanza, con un mensaje positivo al mundo de la experiencia de Cristo encarnado en la historia y que exprese en conceptos claros y entendibles el mensaje de su Evangelio. Es la transmisión actualizada de un mensaje permanente. Dando vida y sentido a un mundo que tiene sed de trascendencia.


Para ver el documento completo de la audiencia del miércoles 23 de agosto, haz clic aquí


Escrito por: Cristian Ahumada - 22:19

domingo, 20 de agosto de 2006

Juan Pablo I, camino hacia los altares

Juan Pablo I


Un Potífice de apenas 33 días de servicio eclesial, hasta que la hermana muerte lo encontró en su lecho, pero que dejó profunda huella. Ahora su proceso de beatificación concluiría con un milagro que le ha sido atribuido.


El Artículo completo es de Periodista Digital (la foto también es del mismo sitio).


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 10:28
,

Entrevista del Papa Benedicto XVI a la Bayerischer Rundfunk, ZDF, Deutsche Welle.

Benedicto XVI (foto de revista ECCLESIA)Bastante tiempo me he tomado para escribir sobre esta entrevista realizada ya hace una semana, además de leer el buen comentario que hace Marta Salazar en su blog, me dio tiempo para meditarlo y encontrar alguna luces en el actuar de nuestro Papa, que quisiera compartir con ustedes, y que en lo personal, van a marcar un camino nuevo de Iglesia.


a) Una humanidad que va a tientas, no es nuevo lo que voy diciendo, pero me llama mucho la atención que Benedicto XVI hable mucho de los grandes avances en la ciencia y en la técnica que nos hemos olvidado de también avanzar en la moral de las personas, es algo que se ha dicho siempre que la técnica por si sola mejora la calidad de vida, ¿pero necesariamente humaniza? Sin un sentido de trascendencia, posiblemente no.


b) El valor de la educación de la persona, otra cosa que parece ya sacada de los libros más antiguos de nuestra humanidad. Pero nuevamente reitero, la única forma en que las personas son capaces de humanizar a nuestra sociedad es con la educación de personas; no una mera transmisión de conocimientos e información que hacen de nosotros un "valor agregado", con experticias y capacidades de desempeño en ciertas áreas del conocimiento, sino que una entrega de principios y valores humanos, que nos hacen ser lo que somos: comunicación.


c) Una Iglesia positiva, no impositiva. Fuera de todas las encuestas que hacen ver la Institución de la que es cabeza Benedicto XVI, como prohibitiva, y que limita la libertad y creación humana. El Papa manifiesta que la libertad es la esencia de la Iglesia, y es mucho más positiva que impositiva la visión que se debería tener.


d) Benedicto XVI es un hombre humilde ante Dios y ante los hombres, me llama mucho la atención, que le preguntaran si era abrumador el trabajo que llevaba sobre sus hombros. Y que la respuesta humilde que diera me hiciera pensar en el sacrificio que hace, pero que es llevado con la fe de un hombre que sabe seguir los pasos de su maestro. Creo que he ahí una de las claves para entender el ministerio de nuestro Pontífice, y una de las claves para entender a la Iglesia de hoy para que sea una oferta de sentido en nuestra cultura.


La entrevista completa está en este enlace, en RADIO VATICANA


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 10:08

martes, 15 de agosto de 2006

A un año de la partida del Hermano Roger

Hermano RogerEste 16 de agosto se conmemora un año más del fallecimiento del Hermano Roger, fundador de uno de los movimientos ecuménicos de oración más grandes que existen, Taizé; que en medio de tantas cicatrices y heridas que deja el odio y la discorida, busca por medio de la oración y de la comunidad el encuentro amoroso con Dios. Sin hacer distinción de credos o culturas, el Hermano Roger siempre vio más lo que nos une que lo que nos separa, motor de muchos jóvenes que buscan (buscamos) espiritualidad en medio de la modernidad. Hoy sólo puedo hacer memoria de él, para los que no han conocido la espiritualidad de Taizé o al hermano Roger, aquí les dejo una lista de enlaces relacionados:


Comunidad de Taizé


Primer aniversario de la muerte del hermano Roger de Taizé (revista Ecclesia)


Página del P. Diego Millán


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 12:20