Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

jueves, 27 de septiembre de 2007

, ,

Tengamos espacio para la intimidad

En Chile ha causado bastante revuelo la publicación de un video donde una escolar practica sexo oral a un joven. Los medios de comunicación han llamado la atención sobre la práctica sexual de los jóvenes en edad de su "despertar sexual", dan como argumento la poca información que dan los padres y los organismos educacionales sobre la sexualidad. Pero creo que hay otros temas que van de por medio, y uno de ellos es el espacio de la intimidad.

Intimidad según la RAE es la zona espiritual íntima y reservada de una persona o de un grupo, especialmente de una familia. Si lo llevamos al ámbito de la sexualidad, es aquella zona propia de la persona en que muestra su ser a través de la vivencia de su ser hombre o su ser mujer. De ahí que la genitalidad también es un espacio de intimidad. En el desarrollo humano se nos olvida este desarrollo de un espacio que no puede ser invadido por nada ni por nadie, buscamos más la publicidad que la privacidad, y a nivel general por defender el derecho de informar pasamos a llevar el derecho de la privacidad.

Lo que pudo haber ocurrido con esta joven es un claro atentado a la privacidad, alguno de ustedes se dirá: "pero si es responsabilidad de ella, nadie le mandó que hiciera esto y la grabaran en video para ser publicado." Pero el punto es la siguiente pregunta: ¿Sabrá el valor de cuidar su intimidad para defender su propia fama? Hoy en día los colegios poco formamos sobre el valor que significa la intimidad y que lleva a defender y a cuidar la sexualidad de cada uno. El amor humano se desarrolla en el espacio de la intimidad, no de la publicidad, ya que cuando se hace público todos creen tener derecho a opinar y a invadir nuestra propia experiencia afectiva.

En el fondo lo que nos falta es descubrir nuevamente la riqueza que tiene que entre nosotros haya respeto.

Para complementar:

No Invadir Ni Dejarse Invadir. Artículo de Carmen Pérez Rodríguez, imperdible.

Escrito por: Cristian Ahumada - 13:18

sábado, 22 de septiembre de 2007

, , ,

El Regreso del Misal de Pío V

Si bien es cierto han habido algunos comentario sobre el Muto Propio del Papa Benedicto XVI, acerca de la celebración de las misas en Latín: SUMMORUM PONTIFICUM (el texto está obviamente en la lengua oficial del Vaticano). Esta acción ha dejado descontentos tanto a los que son progresistas como a los ultraconservadores que querían de vuelta las eucaristías de los sacerdotes vueltos al pueblo.

Pues leyendo por la Internet, me encontré con un artículo que hace referencia a esta decisión del Santo Padre, léanlo, y espero traducir luego el texto completo a la lengua de Cervantes.

El regreso del Misal de Pío V, algo más que una cuestión de idioma, el autor es el Padre Mark R. Francis, Superior General de los Clérigo de San Viator, profesor de Liturgia.

Personalmente, pienso que en vistas a los grandes relativismos es necesario buscar formas de unificar nuestros contenidos de fe, y también va por unificar los criterios de las celebraciones, pero siempre adecuándonos a los contextos culturales. De ahí que es importante la inculturación del evangelio y de las vivencias que llevamos a la liturgia, especialmente la Eucaristía, sin pasar a llevar el tronco que une a todas estas celebraciones: Cristo.

Feliz domingo.

Escrito por: Cristian Ahumada - 21:32
,

Documento de Aparecida: Cristo Jesús, el mejor regalo de nuestra vida, (Fuente Zenit.org)

Un artículo del obispo de Tehuacán, Monseñor Rodrigo Aguilar Martínez, publicado por Zenit.org, que profundiza en la Cristología vista desde la gracia (ya que habla en el documento de Aparecida de Cristo como el mejor regalo para la vida.


Continua la lectura...

Vuelvo al Documento de Aparecida, el cual es fruto de la V Conferencia General de los Obispos de Latinoamérica y el Caribe, que tuvo lugar en Aparecida, Brasil, el pasado mes de mayo.

El tema central del Documento es que por el bautismo estamos llamados a ser discípulos y misioneros de Jesucristo, para que nuestros pueblos en Él tengan vida.

Entresaco y comento algunos números del Documento, que sirva como una motivación para que usted acuda a dicho documento y lo lea de manera íntegra, con mucho provecho.

“Conocer a Jesús es el mejor regalo que puede recibir cualquier persona; haberlo encontrado nosotros es lo mejor que nos ha ocurrido en la vida, y darlo a conocer con nuestra palabra y obras es nuestro gozo.” (DA 29).

“En el encuentro con Cristo queremos expresar la alegría de ser discípulos del Señor y de haber sido enviados con el tesoro del Evangelio. Ser cristiano no es una carga sino un don: Dios Padre nos ha bendecido en Jesucristo su Hijo, Salvador del mundo.” (DA 28).

“La alegría que hemos recibido en el encuentro con Jesucristo, a quien reconocemos como el Hijo de Dios encarnado y redentor, deseamos que llegue a todos los hombres y mujeres heridos por las adversidades; deseamos que la alegría de la buena noticia del Reino de Dios, de Jesucristo vencedor del pecado y de la muerte, llegue a todos cuantos yacen al borde del camino, pidiendo limosna y compasión (cf. Lc 10,29-37; 18,25-43). La alegría del discípulo es antídoto frente a un mundo atemorizado por el futuro y agobiado por la violencia y el odio. La alegría del discípulo no es un sentimiento de bienestar egoísta sino una certeza que brota de la fe, que serena el corazón y capacita para anunciar la buena noticia del amor de Dios.” (DA 29).

“Creemos y anunciamos ´la buena noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios´(Mc 1,1). Como hijos obedientes a la voz del Padre, queremos escuchar a Jesús (cf. Lc 9,35) porque Él es el único Maestro (cf. Mt 23,8). Como discípulos suyos, sabemos que sus palabras son Espíritu y Vida (cf. Jn 6,63.68). Con la alegría de la fe, somos misioneros para proclamar el Evangelio de Jesucristo y, en Él, la buena nueva de la dignidad humana, de la vida, de la familia, del trabajo, de la ciencia y de la solidaridad con la creación.” (DA 103)

Si nos hemos encontrado verdaderamente con Cristo Jesús, no podemos quedar indiferentes ante su presencia. Por principio de cuentas, eso nos lleva a dejarnos amar, porque Él nos ha amado aun siendo nosotros pecadores. Reconociéndonos amados por Cristo Jesús, Quien nos trae el amor de Dios Padre, nos sentimos impulsados a amarle de la misma manera. Esto es la conversión: dejarnos amar y amar, cambiando nuestra forma de pensar y de vivir, aceptando a Cristo totalmente, de manera especial su cruz y su resurrección.

Por lo mismo, nos vemos motivados a cultivar nuestra relación con Cristo Jesús como discípulos y misioneros. El Papa Benedicto XVI ha dicho, gráficamente, que “discipulado y misión son como las dos caras de una misma medalla: cuando el discípulo está enamorado de Cristo, no puede dejar de anunciar al mundo que sólo Él nos salva.” (Discurso inaugural a la V conferencia)

Nos ayuda a crecer como discípulos misioneros la preparación y la celebración de los sacramentos. Las pláticas que se dan en este sentido, no son como una camisa de fuerza que se tenga que poner para poder recibir el sacramento, sino una magnífica oportunidad para incrementar nuestra conciencia y vivencia de discípulos misioneros. Lo mismo podemos decir de la catequesis permanente, que no ha de estar reducida a la edad infantil, sino que debe prolongarse toda la vida. Lo digo pensando especialmente en los jóvenes y los adultos.

Por otro lado, esta formación constante o permanente como discípulos misioneros, que no sea sólo de manera individual, sino en comunión, puesto que los discípulos misioneros de Cristo Jesús somos hijos del mismo Padre Dios, por lo mismo hermanos entre nosotros. Al respecto, recordamos lo que nos decía el Papa Juan Pablo II al inicio de este milenio sobre la espiritualidad de la comunión, que es:

• “Una mirada del corazón sobre todo hacia el misterio de la Trinidad que habita en nosotros, y cuya luz ha de ser reconocida también en el rostro de los hermanos que están a nuestro lado”.

• “Capacidad de sentir al hermano de fe en la unidad profunda del Cuerpo místico y, por tanto, como ‘uno que me pertenece’”.

• “Capacidad de ver ante todo lo que hay de positivo en el otro, para acogerlo y valorarlo como regalo de Dios: ‘un don para mí’”.

• “Saber ‘dar espacio’ al hermano, llevando mutuamente la carga de los otros (cfr. Ga 6,2). (NMI 43).

Que la vivencia, la relación y las actividades de que usted tenga este día, sean disfrutando y compartiendo el máximo regalo de Cristo Jesús en nuestra vida.

+ Rodrigo Aguilar Martínez
Obispo de Tehuacán

Escrito por: Cristian Ahumada - 08:02

martes, 18 de septiembre de 2007

,

Historia del dogma cristológico: II Concilio de Constantinopla (553) y III Concilio de Constantinopla (681)

Si Jesús tiene dos naturalezas, una humana y otra divina, en que el Verbo asume nuestra condición humana, entonces debe tener dos voluntades, dos decisiones, o ¿nuestra condición humana tiene que ser subsumida ante la condición divina?


Continúa la lectura...




En el año 553, aún habiendo solucionado el problema del monofisismo con el Concilio de Calcedonia (año 451), quedaban resabios del Nestorianismo y de la discusiones políticas que emanaban de estos temas. Una de las principales discusiones, a nivel teológico era la siguiente: si Jesús tiene dos naturalezas, también tiene dos decisiones (0peraciones), dos voluntades ¿cómo se compatibilizan éstas? Pues el error que se empezó a difundir en esta época era que en Cristo, sí habían dos naturalezas, pero sólo una voluntad: La divina, que hacía las veces de la voluntad humana.

Nuevamente se presenta un grave problema (o como diría San Ireneo: "lo que no es asumido no es salvado"), es gracias a la voluntad humana por la que el hombre decide apartarse de Dios (cayendo en el pecado), y también acercarse a Él. La primera parte del concilio condena los textos de Teodoro de Mopsuestia, que hablan de dos personas (voluntades y pensamientos propios) separadas, y que por tanto reciben una adoración y veneración distintos. Y que en la vida simulan ser uno solo, y en que la voluntad divina se complace de lo que hace la voluntad humana, esto es un anatema. Recuerda lo que se habló en el Nestorianismo, en que la persona que hace los milagros es el Verbo de Dios, pero la persona que sufre en la cruz es Jesús de Nazaret.


Esta idea quedaría condenada, volviendo a afirmar que en Cristo, existe plenamente la naturaleza divina, y plenamente la naturaleza humana, unidas por la hipóstasis del Verbo que hace de alma humana.

La otra idea (que es atribuida al Patriarca Sergio), es pensar que sí habían dos voluntades en un principio, pero que la voluntad humana, ante la voluntad divina, es subsumida por la segunda. Quedando solamente el deseo de Dios, con esta idea el patriarca de Constantinopla pensaba atraer a los monofisistas al alero de la Iglesia, salvando el problema de la unión de las naturalezas en la hipóstasis del Verbo. Pero se presenta la siguiente duda: si no está la voluntad humana en Jesús, teniendo como "sucedáneo" la voluntad divina, nuestra salvación no es completa. A esta herejía se le ha conocido con el nombre de monotelismo (la cual va a ser más desarrollada en el Concilio III de Constantinopla).

El Concilio afirmaría que están plenamente ambas voluntades, pero que la voluntad humana, conociendo el bien último de la voluntad divina, sigue a ésta:

Y predicamos igualmente en Él dos voluntades naturales o: quereres y dos operaciones naturales, sin división, sin conmutación, sin separación, sin confusión, según la enseñanza de los Santos Padres; y dos voluntades, no contrarias ¡Dios nos libre!, como dijeron los impíos herejes, sino que su voluntad humana sigue a su voluntad divina y omnipotente, sin oponérsele ni combatirla, antes bien, enteramente sometida a ella. Era, en efecto, menester que la voluntad de la carne se moviera, pero tenía que estar sujeta a la voluntad divina del mismo, según el sapientísimo Atanasio. Porque a la manera que su carne se dice g es carne de Dios Verbo, así la voluntad natural de su carne se dice y es propia de Dios Verbo, como Él mismo dice: Porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del Padre, que me ha enviado [Ioh, 6, 38], llamando suya la voluntad de la carne, puesto que la carne fue también suya. Porque a la manera que su carne animada santísima e inmaculada, no por estar divinizada quedó suprimida, sino que permaneció en su propio término y razón, así tampoco su voluntad quedó suprimida por estar divinizada, como dice Gregorio el Teólogo: "Porque el querer de Él, del Salvador decimos, no es contrario a Dios, como quiera que todo Él está divinizado".


Es la voluntad del hombre, que sin la corrupción del pecado original, la que sigue de forma cierta y libre la voluntad del creador.

El monotelismo es un serio peligro hoy en día, porque si Jesús no hubiese tenido voluntad humana, nosotros mismos podríamos negar algo que es esencial a nuestra naturaleza: La libertad, porque Jesús es un hombre libre, él nos viene a hacer libres. Que haga la voluntad de su Padre, es porque esa opción le hace más pleno y completo. Ser libre significa hacer lo bueno en mi vida, para llegar a la felicidad. Es lo mismo que el amor verdadero: las opciones no desaparecen, sólo es que hay una única fuente de felicidad frente a ti.

Para profundizar:

Documento del II Concilio Ecuménico de Constantinopla
Documento del III Concilio Ecuménico de Constantinopla
Escrito por: Cristian Ahumada - 08:40

lunes, 17 de septiembre de 2007

, ,

Creacionismo y Evolución

Hace un par de días, en un comentario que escribí en el blog de Patricio Acevedo me enfrasqué en un pequeño debate sobre la autoridad del libro del Génesis, y claro. Todo tema que se sigue profundizando lleva a confusiones y a nuevas aclaraciones. Estamos claro que al día de hoy se ha llegado a afirmar que creacionismo y evolucionismo no se contraponen, y que cada uno de ellos tiene su razón de ser a la hora de entender el para qué estamos aquí.

Pues bien, me he encontrado con una entrevista en Zenit.org y que tiene relación con lo que hemos ido viendo a lo largo de este tiempo.

«Lo que está en juego en este debate es una opción entre lo irracional y la razón y, al fin y al cabo, el Cristianismo es la religión del Logos, o sea de la razón, una religión que mira siempre hacia la verdad»

Para ver el artículo haz clic aquí

Escrito por: Cristian Ahumada - 22:35

lunes, 10 de septiembre de 2007

Thinking Blogger Award

Thinking Blogger Award

Muchas gracias Marta, por tu nominación a los Thinking blogger award.

Siguiendo las instrucciones, nomino a los siguientes bloggeros

  1. Aeronauta, por sus reflexiones, y por ayudarme a darme cuenta de los pasos sencillos que presenta la fe para vivirse con alegría y sinceridad.
  2. Desde mi roble, página que me lleva a reflexionar en torno a lo cotidiano y a la vida que es tan agitada, su sombra refresca el alma y me reanima.
  3. Apologética Histórica, para una buena reflexión teológica son necesarias las fuentes históricas que la sustenten, y reflexionar...
  4. Padre Cristián, por su voz de pastor y pensamiento fresco, que hace falta en la vida cristiana hoy en día.
  5. Y, aunque sea super-ficial, el blog de Verónica Reyes, que me deja pensando un buen rato, con anécdotas de la vida, que, quizá, a más de uno nos ha pasado.

No olviden las reglas del premio:

1. Si fuiste uno de los premiados, escribe un post e incluye en él 5 blogs que te hacen pensar, (con enlace, link, a cada uno de ellos para que puedan ser visitados.)
2. Haz en tu post un link al post de
Ilker para que se pueda encontrar el origen de este premio.
3. Muestra con orgullo el “Thinking Blogger Award” con un link al post que tu escribiste.

Creo que escribir este post ha sido el que más me ha costado pensar... uf.

Gracias nuevamente.

Escrito por: Cristian Ahumada - 17:02

domingo, 9 de septiembre de 2007

, ,

La Inquisición contra el pueblo y contra la Iglesia

Bien es sabida la fama que tiene la Santa Inquisición en nuestros días, si revisáramos la lista de libros publicados en este último tiempo, nos daríamos cuenta de los comentarios y afirmaciones "históricas" que se han dado, especialmente en la Edad Media.

También es sabido que la Santa Inquisición pasó a ser, en nuestros días, la Congregación para la doctrina de la fe, que hace unos años atrás dirigió el Cardenal Joseph Ratzinger, hoy Benedicto XVI. Y ahí tiene otros comentarios como si fuese "la CIA" del Vaticano (tal como se presentó en la Película Stigmata), en torno a las reflexiones de algunos teólogos (cabe recordar el caso de Jon Sobrino, o de Leonardo Boff), o de corrientes teológicas. Ahora si bien es cierto que siempre han habido críticas, quisiera hacer una referencia a su necesidad, aclarar algunos puntos sobre los orígenes, y que cabe diferenciar entre el Sagrado Index y la Santa Inquisición, en que ya se dio un indicio de la separación de Iglesia y Estado.

Puntos que todos conocemos

La inquisición, tal como la conocemos, surge como una respuesta a la Reforma Luterana (1516) en Alemania, como una necesidad de contrarrestar el avance de nuevas ideas que parecían contrarias a la fe de la Iglesia. Esto nos lleva a decir que es posterior al descubrimiento de América, idea que popularmente se ha relacionado con nuestro continente es que con la llegada de los españoles venía la Santa Inquisición. Antes lo que se realizaban eran correcciones por parte de los obispos a hombres y mujeres que habían cometido actos de herejía o de brujería (que antes ya eran condenados en otros cultos - incluso paganos -), y que ese tipo de inquisición surgió en ciertos sectores de Europa, a finales del siglo XII y comienzos del siglo XIII.

A su vez, surgió el Sagrado Index, un compilado de títulos de libros que era prohibida su lectura por parte de los cristianos de la época, para que no llevara a confusiones o ideas contrarias a la fe (tratando de evitar los errores vividos en épocas pasadas y que tuvieron que resolver los Concilios Ecuménicos).

En Estados Unidos también hubo inquisición, quema de brujas y su persecusión, pero ésta fue llevada a cabo por los Puritanos que llegaron desde Inglaterra expulsados de su país, buscando una nueva tierra que sería el Nuevo Reino de Dios (suena al "Nuevo Orden Mundial").

Puntos que deberíamos conocer

La inquisición va como una reacción del poder político hacia los hombres y mujeres que dejan la fe católica y acogen la fe luterana. El origen de la Santa Inquisición está de la mano se restringió en Aragón y Alemania en 1231. Con Carlos V, emperador alemán, (Carlos I de España) quien veía que sus territorios se veían mermados por las conversiones de los Principes de su imperio al luteranismo, dejando de lado también los tributos y riquezas que conllevaba. Dicho emperador, exigió al Papa una institución que la Santa Inquisición se hiciera cargo de la "fuga de fieles" que se estaba dando, encargando a los Padres Dominicos la defensa de la fe y de la doctrina de la Iglesia en los territorios cristianos, pero esto no queda así. Fue el mismo poder político (reyes, emperadores católicos) los que llevaron a la inquisición hasta los extremos que conocemos: las acusaciones fueron arbitrarias y hasta sin fundamento, para torturarlo hasta que confesara su falta, y si no la confesaba se purificaba hasta el momento de su muerte con la pena aplicada. Cualquier persona, ya sea por envidia o venganza, podía acusar a cualquiera de apostasía o de ir en contra de la Doctrina, o de practicar magia o brujería. Las penas no las imponía un sacerdote que vigilaba (si es que los había), sino que el inquisidor, asesorado por hombres y mujeres del lugar, generalmente los más poderosos.

Otra cosa que debemos conocer es la cantidad de personas que fueron castigados por tema de la fe, si se realizara una estadística veríamos que por caso de acusaciones de la misma Iglesia, es mínimo. Lo que se da son sospechas de terceras personas, que se encargan de llevar y torturar a los acusados (de ahí el horror que se muestra en películas con el tema de la "Edad Media" -cosa que no tiene nada que ver con el medioevo, ya que estamos hablando de la época moderna-).

También es una exageración pensar que la Inquisición es un fenómeno exclusivo del catolicismo, hay que fijarse bien, este fenómeno se dio con mayor fuerza en las iglesias que son posteriores a la reforma de Lutero (Calvinista, Anglicana), que aplican con mayor rigor el temor a la fe que el amor a la Iglesia, ello derivará posteriormente, en el deseo de salvación enfermiza que desencadenó, a posteriori, el espíritu del capitalismo.

Cabe más que decir lo siguiente: "La fe es la respuesta del hombre a la revelación divina", pero esta respuesta va cambiando conforme el hombre mismo evoluciona, de ahí que en algunos casos la brutalidad con que se llevó esto a cabo, cause rechazo el día de hoy. Pero lo que hayque dejar claro es que la Inquisición fue llevada por el poder político del pueblo o ciudad, con el objetivo de la ganancia, del beneficio, en perjuicio de la Iglesia y de los Pobres (que eran los más ignorantes y desplazados, por tanto desechables).

Hoy tenemos casos de hombres y mujeres que por defender "enfermizamente" la fe, más que acercar y educar los espanta, con las condenas que se dan o con sus prácticas que alejan a hombres y mujeres que buscan el perdón, la misericordia y la acogida.

Para ver y estudiar más analíticamente

La Inquisición (blog Historia de la Educación)

Congregación para la Doctrina de la Fe

Etiquetas de Technorati: ,
Escrito por: Cristian Ahumada - 20:39

sábado, 8 de septiembre de 2007

, ,

Chile y el Catolicismo

Muchos han pensado que, al igual que en Europa, los orígenes de nuestra patria tienen que ver con los valores libertarios de la Ilustración Francesa, dejando de lado los valores que han inculcado en nuestra cultura la fe cristiana.

Pero parece que se nos olvida lo siguiente: "El cristianismo es la muestra más grande de humanismo", y todo lo realmente trascendente (el amor, el sacrificio, y la solidaridad) que vivimos en nuestras culturas, están a la base de la persona de Jesucristo, y los valores de las culturas que entran en contacto con el evangelio de Jesús se ven iluminados y perfeccionados en el amor de Dios hacia los hombres. Ahora si desoímos los valores que nos han ido inculcando en este proceso, estamos perdiendo verdaderamente nuestras tradiciones, costumbres y actitudes.

Recordando la Constitución Pastoral de la Iglesia en el mundo GAUDIUM ET SPES:

La orientación del hombre hacia el bien sólo se logra con el uso de la libertad, la cual posee un valor que nuestros contemporáneos ensalzan con entusiasmo. Y con toda razón. Con frecuencia, sin embargo, la fomentan de forma depravada, como si fuera pura licencia para hacer cualquier cosa, con tal que deleite, aunque sea mala. La verdadera libertad es signo eminente de la imagen divina en el hombre. Dios ha querido dejar al hombre en manos de su propia decisión para que así busque espontáneamente a su Creador y, adhiriéndose libremente a éste, alcance la plena y bienaventurada perfección. La dignidad humana requiere, por tanto, que el hombre actúe según su conciencia y libre elección, es decir, movido e inducido por convicción interna personal y no bajo la presión de un ciego impulso interior o de la mera coacción externa. El hombre logra esta dignidad cuando, liberado totalmente de la cautividad de las pasiones, tiende a su fin con la libre elección del bien y se procura medios adecuados para ello con eficacia y esfuerzo crecientes. La libertad humana, herida por el pecado, para dar la máxima eficacia a esta ordenación a Dios, ha de apoyarse necesariamente en la gracia de Dios. Cada cual tendrá que dar cuanta de su vida ante el tribunal de Dios según la conducta buena o mala que haya observado.

n. 17

Dios, que cuida de todos con paterna solicitud, ha querido que los hombres constituyan una sola familia y se traten entre sí con espíritu de hermanos. Todos han sido creados a imagen y semejanza de Dios, quien hizo de uno todo el linaje humano y para poblar toda la haz de la tierra (Act 17,26), y todos son llamados a un solo e idéntico fin, esto es, Dios mismo.

Por lo cual, el amor de Dios y del prójimo es el primero y el mayor mandamiento. La Sagrada Escritura nos enseña que el amor de Dios no puede separarse del amor del prójimo: ... cualquier otro precepto en esta sentencia se resume : Amarás al prójimo como a ti mismo ... El amor es el cumplimiento de la ley (Rom 13,9-10; cf. 1 Io 4,20). Esta doctrina posee hoy extraordinaria importancia a causa de dos hechos: la creciente interdependencia mutua de los hombres y la unificación asimismo creciente del mundo.

Más aún, el Señor, cuando ruega al Padre que todos sean uno, como nosotros también somos uno (Io 17,21-22), abriendo perspectivas cerradas a la razón humana, sugiere una cierta semejanza entre la unión de las personas divinas y la unión de los hijos de Dios en la verdad y en la caridad. Esta semejanza demuestra que el hombre, única criatura terrestre a la que Dios ha amado por sí mismo, no puede encontrar su propia plenitud si no es en la entrega sincera de sí mismo a los demás.

n. 24

Es importante valorar lo que tenemos como un regalo de nuestros padres fundadores, y no lo tomemos a futuro como un reclamo, por el derecho de identidad y valores patrios, que de a poco se desdibujan y toman otros rumbos.

 

Etiquetas de Technorati: ,

 

Escrito por: Cristian Ahumada - 19:29
,

Teresa de Calcuta: Luz en la Oscuridad

Me he encontrado con una entrevista del postulador de la causa de Canonización de Madre Teresa, sobre la experiencia de la "Noche Oscura" que tanto se ha dicho en este último tiempo. En Zenit.org están las dos partes de esta entrevista.

El padre Kolodiejchuk acaba de publicar el libro «Come Be My Light» («Ven, sé mi luz»), en el que recoge escritos de la beata, en parte inéditos, que revelan cómo durante largos años de su vida experimentó el terrible sufrimiento de no experimentar el amor de Dios.

--La extraordinaria vida interior de la madre Teresa ha sido descubierta después de su muerte. Según sus directores espirituales, ¿cómo era su vida, especialmente su sufrimiento de oscuridad espiritual, oculto a todos los que la conocieron?

--Padre Kolodiejchuk: Nadie tenía ni la menor idea de lo que vivía interiormente, pues sus directores espirituales conservaban estas cartas. Los jesuitas conservan algunas, otras están en el arzobispado, y el padre Joseph Neuner, otro de sus directores espirituales, tiene algunas.

Estas cartas fueron descubiertas cuando buscábamos los documentos para la causa.

Cuando vivía, la madre Teresa pidió que su información biográfica no se diera a conocer.

Pidió al arzobispo Ferdinand Périer de Calcuta que no dijera a ningún otro obispo cómo empezó todo. Le dijo: «Por favor no les dé nada de los inicios porque, una vez que la gente conozca los inicios, cuando oigan hablar de las locuciones interiores, entonces la atención se centrará en mí y no en Jesús». Ella siempre decía: «Obra de Dios. Esta es la obra de Dios».

Incluso las hermanas más cercanas a ella no tenían ni idea de su vida interior. Muchos podrían haber pensado que ella tenía una gran intimidad con Dios y que ésta iluminaba su camino en medio de dificultades de la Orden o de la pobreza material que sufrió.

--El libro habla el voto secreto que ella hizo al principio de su vocación por el que prometió no negar a Dios nada que tuviera que ver con el dolor provocado por el pecado mortal. ¿Qué papel desempeñó este voto en su vida?

--Padre Kolodiejchuk: La madre Teresa hizo el voto, en 1942, de no negar nada a Dios.
Sus cartas inspiradas por Jesús llegaron enseguida. En varias cartas, Jesús le pregunta, comentando su voto: «¿Dejarás de hacer esto por mí?».

Por tanto su voto es el sustrato de su vocación. Luego, en las cartas inspiradas, se ve que Jesús le explica su llamamiento.

Ella entonces sigue adelante porque sabe que Jesús lo quiere. Está motivada por el pensamiento del dolor de Jesús porque los pobres no le conocen y, por tanto, no le aman.

Este fue uno de los pilares que la mantuvo en su camino a través de la prueba de la oscuridad. Gracias a la certeza de su llamamiento y a este voto, en una de las cartas escribe: «Estuve a punto de dejarlo y entonces recordé el voto, y esto me hizo levantarme».

Para las dos entrevistas:

Primera Parte

Segunda Parte
Escrito por: Cristian Ahumada - 08:18

miércoles, 5 de septiembre de 2007

A diez años




"Nuestros sufrimientos son caricias bondadosas de Dios, llamándonos para que nos volvamos a Él, y para hacernos reconocer que no somos nosotros los que controlamos nuestras vidas, sino que es Dios quien tiene el control, y podemos confiar plenamente en Él."


Se cumplen diez años de la partida a los brazos del Padre de la Beata Madre Teresa de Calcuta, tan humana, y tan de Dios. Que Dios nos bendiga.
Escrito por: Cristian Ahumada - 07:22

martes, 4 de septiembre de 2007

, ,

Declaración de los derechos humanos del no concebido (fuente: Zenit.org)

Presentada en México el 28 de agosto

MÉXICO, lunes, 3 septiembre 2007 (ZENIT.org-El Observador).- Un centenar de especialistas en derecho, bioética, medicina, educadores y otros actores sociales se estuvieron reuniendo a raíz de que el pasado 6 de junio, a título personal como químico y sacerdote, como ciudadano mexicano y católico, monseñor. Pedro Agustín Rivera Díaz presentara ante los medios de comunicación social una propuesta de «Declaración de los Derechos Humanos del Concebido».

Con este esfuerzo conjunto se llegó a una nueva redacción de aquel documento, que fue presentada en la ciudad de México el 28 de agosto pasado.

La declaración será presentada ante las Cámaras de Diputados y Senadores, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, la Suprema Corte de Justicia, la Procuraduría General de la República, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la Conferencia del Episcopado Mexicano, la Organización de las Naciones Unidas, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y otros organismos, hasta obtener un aval universal.

En la definición de términos se señala cómo a partir de la evidencia científica se puede determinar con exactitud el momento del inicio del embarazo, que coincide con el inicio de la vida. La promoción de tan importante documento fue asumida por la Asociación Derechos del Concebido (Comunicación con Criterio A.C.).

Monseñor Pedro Agustín Rivera Díaz en la presentación de la Declaración reconoce que «anteriormente no se planteaba el deber de reconocer los derechos del concebido, dado que, en términos generales, éste no corría más riesgo que el derivado de su viabilidad biológica dentro del seno materno, es decir, de su capacidad innata, así como de las condiciones prenatales».

«Las circunstancias han cambiado y ahora parecen existir derechos a la salud y a la vida de los concebidos que no coinciden con los correspondientes derechos de sus madres --añade--. Es necesario que los derechos del concebido prevalezcan sobre otros intereses, sobre todo si entran en conflicto con ellos».

Publicamos el texto de la Declaración.

Declaración de los derechos humanos del no concebido

Principio 1.- Todo Concebido, varón o mujer, discapacitado o no, disfrutará de los derechos enunciados en esta Declaración.

Principio 2.- Todo Concebido tiene derecho a que se le reconozca como un individuo de la especie humana y, por lo mismo, cuenta con todos los derechos humanos reconocidos por la ONU, por los organismos internacionales y por las constituciones de los Estados.

Principio 3.- Todo Concebido tiene derecho a que se le reconozca su individualidad, en tanto que su código genético propio es único e irrepetible y, por lo mismo, diferente al de sus progenitores.

Principio 4.- Todo Concebido tiene derecho a que se reconozca y respete en él, el valor supremo de la vida, desde el momento de la concepción hasta su muerte natural y, por lo mismo, deberá ser respetado y cuidado este derecho a lo largo de todo su proceso de vida en el seno materno y, una vez nacido, fuera de él.

Principio 5.- El valor supremo de la vida del Concebido debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de velar por su desarrollo integral. Dicha responsabilidad recae, en primer término, en su padres, y de manera subsidiaria en sus demás familiares, en la sociedad y en el Estado.

Principio 6.- Todo Concebido deberá ser protegido de cualquier tipo de discriminación por motivo de raza, etnia, condición genética, sexo, origen social, situación económica, de él o de sus progenitores.

Principio 7.- El Concebido es un individuo en desarrollo, con sus derechos específicos, que no puede reclamarlos ni exigirlos por razones propias de esta etapa de su vida, por lo que se impone a sus padres, a la sociedad y al Estado la obligación irrenunciable de velar por su respeto.

Principio 8.- Todo Concebido, para el pleno y armonioso desarrollo de su individualidad, deberá hacerlo bajo el amparo y responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad. La mujer embarazada deberá contar con los cuidados propios y atenciones especiales de este periodo.

Principio 9.- Todo Concebido dispondrá de las oportunidades y servicios dispensados por la ley y por otros medios, en condiciones de libertad y dignidad, para que pueda desarrollarse física, mental, espiritual y socialmente, en forma integral; con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, cuidados especiales.

Principio 10.- Todo Concebido tiene derecho a una nacionalidad, y el Estado deberá reconocer y proteger todos sus derechos.

Más información en www.derechosdelconcebido.org.mx

Esperemos que se haga universal esta declaración en defensa de los niños que están por nacer.
Escrito por: Cristian Ahumada - 07:03

lunes, 3 de septiembre de 2007

,

¿Qué se entiende por herejía?

Las herejías por lo general las entendemos como cualquier afirmación que atente contra la fe de la Iglesia (católica). El diccionario de la RAE dice sobre la palabra:

  1. En relación con una doctrina religiosa, error sostenido con pertinacia.
  2. Sentencia errónea contra los principios ciertos de una ciencia o arte.
  3. Disparate, acción desacertada.
  4. Palabra gravemente injuriosa contra uno.
  5. Daño o tormento grandes infligidos injustamente a una persona o animal.

Pero el concepto mismo ha ido reduciendo la riqueza del mismo significado y el sentido que hubo desde el inicio de la fe cristiana en torno a los herejes. Una herejía era una visión errónea de la doctrina de la fe, la cual podía ser corregida, y se invitaba a quien la formulaba a cambiar de parecer. Ahora bien, si la persona persistía en su error se aplicaba la "ley del anatema" porque se sale de la comunión de la Iglesia.

Ahora bien, por qué se ha dado tanta fuerza a la palabra y que va relacionado directamente con la Inquisición (tema al que haré referencia en un post muy luego), por un pecado que le es propio a la Iglesia: el poder político. Ya con el Imperio Romano vinieron los temas de unificar la doctrina, pero no tan sólo a la base del diálogo y la comunicación de la fe, sino que con la fuerza de las armas. Muchas doctrinas o pensamientos fueron acallados por medio de las presiones políticas de la época. Un ejemplo es el gran cisma que hubo entre las Iglesias de Oriente y Occidente por el concepto de Filioque, en que el Patriarca de Constantinopla y el Sumo Pontífice se excomulgaron mutuamente; y otro que es más trascendente el tema de Martín Lutero y su doctrina de la justificación, que llevó a la Reforma y Contrarreforma, siendo que la tesis de Lutero hoy en día son valoradas por ambas iglesias.

Ahora bien, eso no se condice con lo que ha vivido la Iglesia de nuestro tiempo, volviéndose a la esencia del fundador, que si bien es cierto llama la atención de hombres y mujeres para volverse hacia Dios, los acoge y perdona para llegar a la comunión. En este sentido se puede pensar que ha sido algo que la Iglesia ha tenido que hacer por obligación, pero es bueno confiar en la sinceridad con que se ha dado, puesto que se han dado varios pasos en busca de la unidad y del diálogo.

Más de alguno pensará ¿qué pasa con los temas de moral (especialmente sexual)? Si siempre critica y "condena" las actitudes de las personas. Pues bien, no es herejía, sino que se busca una orientación en la vida. Además, si leyéramos con atención la doctrina cristiana veríamos que no existe ningún dogma relacionado con la moral y las buenas costumbres, ya que es dinámica la experiencia humana, pero siempre se defenderá la dignidad de todo hombre y mujer por ser hijo e hija de Dios y hermanos/as en Cristo.

Escrito por: Cristian Ahumada - 23:21

domingo, 2 de septiembre de 2007

, ,

La Lectura orante de la Biblia (Monseñor Santiago Silva)

He aquí la transcripción de un documento de Monseñor Santiago Silva, un hombre que junto con haber sido mi maestro en la lectura de los profetas, nos enseña ahora a valorar la Palabra de Dios, como fuente de nuestra vida espiritual.

1)- El camino de la lectura orante

La lectura orante de la Palabra de Dios nos exige un camino que recorrer… y todo camino tiene un inicio y un final, un lugar desde donde se sale y un lugar a donde se llega. En la lectura orante de la Palabra de Dios se sale de la lectura del texto bíblico y se llega a la comprensión del mensaje divino, a su aceptación de corazón y al compromiso de construir el Reino del Padre. Se lee la Sagrada Escritura (inicio) para comprender lo que Dios quiso revelarnos acerca de sí, de nosotros y del mundo, para orarla y poner en práctica su enseñanza (meta).

Todo camino tiene sus características: es angosto o amplio, hay subidas y bajadas, piedras, agua, arena… que un buen viajero sabe sortear. Al igual en la lectura orante de la Palabra de Dios. No basta leer para comprender el mensaje divino ni tampoco basta leer para aceptarlo de corazón.

A veces nos ocurre lo que el apóstol Santiago le decía a su comunidad: «No se contenten con oír la Palabra engañándose a ustedes mismos. Pues el que la oye y no la cumple se parece al hombre que contempla su rostro en un espejo y después de haberse mirado, se va, olvidándose en seguida de cómo era» (Sant 1,22-24).

Para conocer y vivir el mensaje de Dios contenido en la Sagrada Escritura hay que recorrer el camino de la lectura orante de la Palabra de Dios que requiere dar los pasos adecuados que ahora aprenderemos.


2)- Leer y orar la Sagrada Escritura

2.1- El camino a recorrer

Para hacer el camino de la lectura orante de la Palabra de Dios nos dejamos guiar por la naturaleza y función de la Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia. La constitución conciliar Dei Verbum del CONCILIO VATICANO II (nsº 9.11.21) nos enseña que la Sagrada Escritura es: «Palabra de Dios escrita por inspiración del Espíritu Santo confiada a la Iglesia para la salvación de todos los hombres».

Esta descripción contiene los tres elementos principales que hacen de la Palabra la «fuerza de Dios para la salvación del que cree» (Dei Verbum, 17).



2.2- La Palabra de Dios escrita…

La palabra humana, oral y escrita, esta llamada a ser vehículo de comunión y de amor. Por la palabra nos comunicamos, salimos de nosotros mismos y ofrecemos nuestra interioridad al amigo que nos escucha. Así también el Padre que condesciende, se revela y «sale amorosamente al encuentro de sus hijos para conversar con ellos» (Dei Verbum, 21). Y lo hace «por medio de hombres y en lenguaje humano» (Dei Verbum, 12), es decir, escoge la palabra para revelarnos su intimidad y su querer. Pero Dios personaliza su obra y envía a su Hijo Jesús, Palabra eterna, como Palabra hecha carne para que habitara entre nosotros y nos hablara de su Padre, de su amor y de su proyecto de salvación a favor nuestro (cfr. Jn 1,14; Heb 1,1-2). El Padre se ofrece en amistad mediante su Verbo eterno, Jesucristo, y quien lo escuche con fe y conversión tendrá vida eterna (Jn 20,30-31).

Cuando el lector creyente interpreta correctamente, descubriendo los sentidos genuinos de los dichos y obras de Jesús de Nazaret que los autores bíblicos consignaron en la lengua que emplearon en el contexto socio-cultural del siglo I (Lc 1,1-4), tiene acceso a la intimidad de Jesucristo y por él conoce la intimidad y la voluntad del Padre.

Porque la Biblia es Palabra de Dios escrita…

Es una obra literaria, es decir, libros escritos por medio de hombres y en lenguaje humano. De aquí su nombre: Sagrada Escritura o Biblia que en griego significa “libros” (en plural).

Sin embargo, como la Biblia fue escrita hace ya muchos años y por hombres que, inspirados por Dios, no perdieron su libertad ni su cultura, exige por parte del lector moderno un esfuerzo de interpretación y de inculturación:

  • De interpretación porque los vocablos y los géneros literarios que emplearon los autores bíblicos deben comprenderse según los significados y modos con que ellos los usaban.
  • De inculturación porque hay que leerla desde la mentalidad o cultura de los autores sagrados y del mundo al que pertenecían. Sólo así accedemos al mensaje revelado por Dios.
  • Ambos acercamientos requieren de conocimientos básicos sobre el mundo de la Biblia (geografía e historia), los autores y destinatarios de cada libro de la Sagrada Escritura, el modo de pensar y comportarse en tiempo de Jesús, el mensaje teológico que contiene cada libro...
Descarga todo el documento aquí



Escrito por: Cristian Ahumada - 17:53
,

El Día del Migrante

Hoy domingo, se celebra la misa por los migrantes, hombres y mujeres que han salido de su tierra, en busca de nuevas expectativas, por necesidades, por el exilio, y por muchos otros motivos.

En un mundo cada vez más globalizado, y que se hace tan pequeño a pesar de lo inmenso que lo vemos, seguimos definiendo nuestros límites, y las restricciones de entrada a nuestras naciones. Los nacionalismos enfermizos nos hacen ver que nuestro forastero es alguien del cual debemos desconfiar, sin preguntar ni siquiera su nombre, y lo que primero se pide es el pasaporte y la visa que indica el motivo de su visita. Cuando vienen a trabajar vienen las resistencias de los compañeros. Pero a los productos y a las cosas no les ponemos restricciones y discriminaciones, pasan libremente por nuestras fronteras, y los productos de nuestras naciones salen (vía de comercio electrónico) de nuestros países. Esto no es de Dios, en que son más dignos y sin limitaciones de desplazarse por el mundo las cosas que las personas.

Es interesante saber que EL DIA DEL MIGRANTE fue instituido por el Papa Benedicto XV, en 1914. Cada Conferencia Episcopal elige el día apropiado para recordar a los Migrantes y a sus Familias, para crear conciencia del fenómeno migratorio; pues tiene sentido que, tanto la Sociedad como la Iglesia, se detengan a profundizar en esta realidad con el fin de acoger, de apoyar, para un mutuo intercambio.

Algunas Conferencias hacen una Colecta con el fin de colaborar y solidarizar ante las necesidades de los migrantes, también promueven actividades en su beneficio.

La mayoría de los países de América Latina eligieron el mes de Septiembre para celebrar este día, porque se asocia al Mes de la Biblia, puesto que el Pueblo de Israel fue peregrino y vivió la experiencia de ser extranjero. Así el Día del Migrante viene a resaltar la urgencia de considerar a las personas que emigran, quienes, desde la iluminación bíblica, son las más necesitadas: los pobres, las viudas y los extranjeros.

Profundizando en la razón de ser del DIA DEL MIGRANTE, podemos decir que, inscrito en un planteamiento de la Caridad Cristiana, este día encuentra su sentido en la llamada que Dios hace resonar en el corazón de cada persona, es en efecto la ocasión de llevar este día hacia una atención más especial para con todos los emigrantes. Teniendo en cuenta que “las migraciones forman parte integrante de la vida de la Iglesia, expresan la profunda universalidad, favorecen la comunión, influyen en el crecimiento. Las migraciones brindan a la Iglesia la ocasión de hacer la experiencia de las propias características”. (Instrucción Pontificia Erga Migrantes Caritas Christi, Nº 97).

Por ello en este día es bueno:
  • Detenernos a pensar un poco en el que es distinto y que vive entre nosotros. Que la Sociedad en que vivimos está conformada en distintos lugares y espacios, para no olvidar que la diversidad cultural, proveniente de estas distintas personas que conforman la Sociedad, es motivo de riqueza y nos da la oportunidad de aprender unos de otros. Es la ocasión de tomar conciencia de las distintas facetas que toma hoy el fenómeno de la migración, de las dificultades tanto de los países de acogida como de los de procedencia de quienes emigran, y también de las riquezas que conlleva la migración, tales como el intercambio de las culturas y el compartir material, intelectual y espiritual.
  • Detenernos a pensar en el extranjero con todo lo que implica su persona, sin importar el status que se tenga y que, por esta razón, este concepto de igualdad trae consigo el saber que cada persona aporta, que cada persona trae algo que entregar a la Sociedad, con sus propias características sociales y culturales; ésto, para superar el que nos vayamos acostumbrando a un estilo de vida en el que no las consideramos como tales.
  • Detenerse y recapacitar que el extranjero, con su ser distinto, tiene una gran riqueza para aportar. Observar humanamente y en la fe la vida de los emigrantes, aceptando buscar juntos los caminos de vida suscitados por ellos, por sus valores culturales, por su trabajo diario, por su testimonio de fe en nuestra Sociedad y en nuestras Comunidades Cristianas.
  • De igual modo, celebrar un día del migrante es para dar la oportunidad a aquellos que profesan un mismo Credo, de celebrar juntos la fe y orar unos por otros.
Jesús también fue extranjero en Egipto y vivió como uno más con su familia en un lugar que no fue suyo, pero que lo acogió.
Escrito por: Cristian Ahumada - 07:49