Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

sábado, 30 de mayo de 2009

, , , ,

Pneumatología e Iglesia

Una de las deficiencias del estudio sistemático de la teología en general ha sido relegar la acción del Espíritu Santo en la vivencia eclesial. Me explico, el desarrollo principal ha sido desde un orden hacia el interior de la vida misma de la Iglesia, destacando sus notas, características, funciones y misiones que cumple (ya sea en su relación con el mundo o con Dios mismo), pero nunca ha sido debidamente profundizada en relación con su motor y fundamento, el abogado que Jesucristo nos dejó como garante de nuestro seguimiento, el Espíritu Santo.

Si bien es cierto la gran novedad de la religión cristiana es que Dios e hace hombre y vive junto a nosotros, poniendo su morada entre nosotros (Jn 1,14), mas ahora tenemos que seguir profundizando en la acción del Espíritu Santo que nos dejó Jesús que es nuestro consolador (entiéndase consolador no como aquel que es una especie de "paño de lágrimas", sino más bien en el sentido de la palabra consola, aquella base por la que podemos caminar con seguridad). El Espíritu Santo dado en Pentecostés y quien es el principal protagonista de la acción de la Iglesia en el libro de los Hechos de los Apóstoles; demás está decir que en los primeros siete capítulos de Hechos nos muestra la acción misma del mismo, desde donde se podría reconocer quién es este abogado nuestro. En el fondo el apoyo que Dios nos otorga va de la comunicación misma de la esencia de Dios: Amor, pero en este caso comunicado, vivido y celebrado en aquel que nos deja para estar en medio de nosotros: Jesús.

En el Evangelio de Juan, en los capítulos 16 y 17 se desarrolla la teología más sintética y poética de la acción del Espíritu, y cómo debería ser vivida en nuestras comunidades: La verdad del amor nos hará entender las cosas de Dios, y el mundo se dará cuenta que en la unidad del amor se extiende la acción del Padre, por medio de Jesucristo en la acción del Espíritu Santo.

¿No es hoy lo que llamamos testimonio eclesial? Pero cuando la acción del Espíritu Santo se reemplaza por el juego del mercado, viendo los costos y las ganancias desaparece la acción de la Iglesia y se reduce a ser simplemente una empresa humana más, ¿qué nos ha dado garantía de seguir adelante? Las teologías, las filosofías de vida, la autoridad política, sinceramente nada de eso. Ha sido simplemente la vida en el Espíritu. Hoy lo llamamos espiritualidad, hay muchas en nuestra cultura y sociedad actual, pero uno solo es el motor que hace que siga hacia el futuro y se proyecte. Esperemos que Dios siga moviendo nuestros corazones para profundizar en la unidad de los hijos e hijas de Dios. Que junto a ello mueva a los hombres a la consecución de la solidaridad, de la justicia y de la paz.

Sigamos profundizando en aquel que cambió a los apóstoles de cobardes a profundos testigos de la fe, oremos en Dios que se comunica a nuestros corazones, fortaleza de los débiles y motor de las obras más osadas en nombre de Dios.
Escrito por: Cristian Ahumada - 09:54

domingo, 17 de mayo de 2009

, ,

Vergüenza

El pasado 15 de mayo, mientras Benedicto XVI hablaba al pueblo de Israel de la vergüenza del muro que separaba a israelíes y palestinos, ocurrió algo inusitado en la Universidad de Notre Dame en Estados Unidos, el Padre Norman Weslin, junto con un grupo hacía una procesión en defensa de los no nacidos. En aquel instante fue arrestado, maniatado, y llevado cual delincuente. La causa: hacer una oración en vía pública, algo que se ha hecho en esta universidad desde 1842. ¡Estamos hablando del derecho que tiene cada ciudadano a expresar sus convicciones en el país que garantiza las libertades de las personas! Somos iguales, pero cuando las políticas de un gobierno van en contra de las creencias, hay que defenderse de esas injusticias.

He aquí el video:


Si la defensa de los derechos nos va a llevar a la cárcel, bendito sean los que son perseguidos a causa de la justicia. Vergüenza me da pensar que los hombres rebajamos a nuestro hermano simplemente por pensar distinto.
Escrito por: Cristian Ahumada - 18:17

domingo, 10 de mayo de 2009

Mexico Lindo

Un saludo de fe y esperanza a los hermanos mexicanos, quienes son fieles seguidores de este blog. Frente a todos los rechazos que han hecho varios países por causa de una gripe desconocida, un mensaje de esperanza, son bienaventurados, ya que han sido rechazados, y son momentos de alegrarse porque ahí están siendo verdaderos Cristos. Escrito por: Cristian Ahumada - 21:28
, ,

La adhesión al evangelio

"La religión no es una ideología política", es una frase que me ha estado dando vueltas durante este fin de semana, con todas las noticias que he recibido de la visita de Benedicto XVI a la Tierra Prometida, junto con la polémica que está desarrollando la noticia por las fotografías del Padre Alberto, quien tenía un programa de televisión en Miami. ¿Cuál es la relación entre una peregrinación por la paz y un escándalo de carácter farandulero? Simple, la adhesión al evangelio.

El Padre Alberto después de este escándalo ha tratado de dar explicaciones de su actuar, que quiéralo o no, lleva implicaciones en la práctica de la vida de las personas, está haciendo de su hecho personal un hecho político (no estoy hablando de una política partidista o similar), el hecho es que implica a la vida de las demás personas, por los actos dichos y palabras de hombres que son públicos -lo mismo pienso todas las mañanas, porque la vocación de profesor, es también una vocación política-. Pero esta vocación no está motivada por ideologías, sino que por una convicción, de un encuentro con alguien que transforma la vida y el entorno en que se vive. Parece que eso es lo que se le olvida al Padre suspendido, ya que sus actos son escandalosos, lleva a otras personas a pensar que la jerarquía eclesiástica no sirve y que la tradición de la Iglesia es poco actualizada. Cosa que no es así.

Benedicto XVI nos da esa lección, su humildad frente a la visita a Medio Oriente fue uno de los signos más explícitos de la actitud de un sacerdote ante Dios, el respeto por la vida y el valor de las otras religiones en la cultura actual, de ahí que nuevamente diga la frase "la religión no es una ideología política", no son ideas las que están como base de la doctrina, sino es el actuar del Hijo de Dios en medio de los hombres, inclusivo y no excluyente, viviendo la humildad y, en cierto sentido el vaciamiento, volcándose hacia otros, en el servicio sin perder su identidad (ese es el valor de la palabra católico). En una visita a una mezquita el sumo pontífice había accedido a sacarse los zapatos para respetar las tradiciones de la religión islámica. ¿No es eso callar tal como lo hizo Jesús? De ese acto se manifiesta la grandeza del Vicario, que no es más que su Maestro.

En el fondo la adhesión al Evangelio no es un acto de soberbia y discurso dolido frente a un error personal, sino que más bien es un acto de humildad y vaciamiento, esos actos son los que de verdad transforma la política, sin discursos ni ideologías.
Escrito por: Cristian Ahumada - 21:06