Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

miércoles, 31 de enero de 2007

Tendencias globales en la familia (Fuente Zenit.org)

Datos recientes muestran que el matrimonio y la vida familiar están sufriendo presiones en diversos países. En Estados Unidos el 51% de las mujeres en 2005 afirmaban no tener marido en 2005, según el New York Times del 16 de enero. La cifra era del 49% hace cinco años.

El porcentaje de mujeres casadas que viven con su marido varía según la raza. Citando datos de la Oficina del Censo, el artículo afirmaba que sólo el 30% de las mujeres de color decían vivir con su marido, en contraposición del 60% de las mujeres asiáticas. En medio del espectro están las mujeres hispanas, con el 49%, y las mujeres blancas no hispanas, con el 55%.

Las estadísticas tienen en cuenta a las mujeres con más de 15 años, que suman 117 millones. De este total, 63 millones están casadas. Esta cifra desciende, sin embargo, hasta los 57,5 millones cuando se tiene en cuenta el número de mujeres separadas o el de aquellas cuyos maridos no viven en casa.

Esta afirmación del artículo del New York Times depende, no obstante, de cómo se interpreten las estadísticas. En el apartado de las mujeres sin maridos se incluyen a quines tienen esposos trabajando lejos de casa, y los que son militares. En el apartado de las mujeres cuyos maridos están lejos trabajando se incluyen los militares. Además, al incluir a todas las mujeres con más de 15 años, el número de no casadas se infla debido a las adolescentes, que normalmente se espera que se casen en el futuro.

La situación es peor en Inglaterra, según los datos publicados el año pasado. Actualmente, en Inglaterra y Gales hay más mujeres solteras, divorciadas y viudas que casadas, según la Oficina Nacional de Estadística (ONS), informaba el Telegraph el 19 de diciembre.

Los datos revelan que, entre 1996 y el 2004, el número de mujeres divorciadas y solteras subió en un millón y medio. Según la ONS, en el 2003 había 11 millones de mujeres casadas, en comparación con las 10,89 millones de solteras, divorciadas o viudas. Las cifras cambiaron al año siguiente. En el 2004 los datos oficiales muestran que el número de mujeres casadas descendió hasta los 10,93 millones, mientras que el de solteras, divorciadas o viudas subió hasta los 11,9 millones.

Los jóvenes, especialmente las mujeres, cada vez posponen más el matrimonio. A principios de los 70, informaba el artículo del Telegraph, el 85% de las mujeres se casaba antes de los 30, en comparación con las estadísticas actuales que muestran que menos del 33% de las mujeres están casadas antes de esa edad.

El índice de embarazos adolescentes también es muy alto en Gran Bretaña. Según un estudio publicado el año pasado por Trust for the Study of Adolescence, una de las razones podría ser que las chicas adolescentes ven el hecho de convertirse en madres como una alternativa al permanecer en la escuela, o a trabajar en un puesto de bajo salario.

Informando sobre el estudio el 16 de julio, el periódico británico Independent indicaba que el estudio desafía la idea de que los embarazos adolescentes se deben a la ignorancia sobre la anticoncepción.

De hecho, los nacimientos de adolescentes están estrechamente relacionados con factores socioeconómicos, con 10 veces más adolescentes madres entre las familias de bajo ingresos que entre las que tienen una situación económica saneada. Los resultados del estudio se basan en entrevistas con madres de entre 13 y 22 años que viven en seis zonas empobrecidas de Gran Bretaña. El Independent observaba que los beneficios sociales para las madres adolescentes cuestan al gobierno británicos cientos de millones de libras al año.

Estancamiento en los matrimonios
En Canadá el número de matrimonios se ha estancado, según los datos publicados por la agencia gubernamental Statistics Canada el 17 de enero. El organismo informaba de que en el 2003 el total de parejas que se casaron fue de 147.391. El número fue sólo de 653 más que el año anterior, y sólo 773 más que en el 2001.

Statistics Canada informaba de un índice de matrimonios del 4,7 por cada 1.000 personas en el 2003. Indicaba que era un índice mucho más bajo que el de Estados Unidos, que tiene un 7,5. El índice más bajo de matrimonios ha sido el de la provincia de Québec, con 2,8 por 1.000. El informe afirmaba que esto se debe en parte al alto número de cohabitaciones entre las parejas. Los datos del censo del 2001 indicaban que en Québec el 29,8% de todas las parejas son relaciones de hecho.

Las estadísticas del 2003 también mostraban que los solteros siguen posponiendo el matrimonio. En Canadá (excluyendo Ontario), la edad media de las personas que se casan por primera vez fue de 30,6 para los hombres y 28,5 para las mujeres. Comparada con la situación de hace 30 años, la media de edad para el primer matrimonio ha subido cinco años en ambos sexos.

La vida familiar también se tambalea en Francia, observaba un artículo publicado en el Washington Post el 21 de noviembre. En el 2004, el último año del que hay cifras disponibles, el índice de matrimonios en Francia fue de 4,3 por cada 1.000 personas. Los únicos países con índice más bajos que el de Francia fueron Bélgica, con 4,1, y Eslovenia, con 3,3, observaba el artículo.

Los nacimientos fuera del matrimonio superan la mitad de total, sumando el 59% de todos los niños franceses primogénitos nacidos en el 2005.

La información de Irlanda también revela problemas para las familias allí. Según un artículo publicado por la página web www.catholicireland.net el 4 de noviembre, el rápido crecimiento en riqueza y prosperidad del país en los últimos 15 años «está en paralelo con aumento del índice de divorcios, tasas de natalidad más bajas, y el incremento de niños nacidos fuera de matrimonio».

Los datos publicados sobre el país en el Central Statistics Office Yearbook para el año 2006 revelaban que el número de personas separadas (incluidas las divorciadas) aumentó de 87.800 en 1996 a 133.800 en el 2002. El divorcio se legalizó en 1997.

El número de parejas de hecho, todavía bajo con respecto a otros muchos países, se ha más que doblado. Las parejas de hecho sumaban el 8.4% de todas las unidades familiares en el 2002, por encima del 3,9% de 1996. Los nacimientos fuera del matrimonio también aumentaron, alcanzando el 32% de todos los nacimientos en el 2005, en comparación con el 25% de 1998.

Ventajas del matrimonio
El declive de la vida matrimonial tradicional tiene lugar en un momento en el que los estudios siguen confirmando las ventajas de familias casadas estables, tanto para los padres como para los hijos. Un estudio publicado en mayo de 2006 en la revista Demography observaba que las parejas de hecho tienden a ser de breve duración, con cerca de la mitad llegando a su fin en menos de un año.

Además, las parejas de hecho no suelen ser un paso antes del matrimonio, especialmente entre las mujeres con bajos ingresos, puesto que en los siguientes cinco años sólo se casará un tercio de dichas parejas.

Estar casado ayuda a vivir más, informaba el periódico Scotsman el 10 de agosto. Un estudio de casi 67.000 adultos descubrió que aquellos que nunca se casaron tienen una probabilidad más grande de sufrir de una muerte temprana.

El estudio, de Robert Kaplan y Richard Kronick de la Universidad de California, se publicó en el Journal of Epidemiology and Community Health.

Encontraron que las ventajas del matrimonio no podían explicarse por los hábitos personales, como el fumar o el beber. Afirmaron que el aislamiento social podría ser el culpable.

Un estudio de 20.000 australianos también encontró grandes ventajas para el matrimonio, informaba el periódico Sydney Morning Herald el 12 de abril. El estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Melbourne descubrió que una vida familiar estable conduce a una mejor educación, a una mayor riqueza en el hogar, y a menudo es una mejor oportunidad para que los hijos crezcan y tengan relaciones más felices ellos mismos.

Leah Ward Sear, presidenta del Tribunal Supremo de Georgia, también defendía el matrimonio, en un artículo de opinión publicado por el Washington Post el 30 de octubre.

Algunos expertos en legislación familiar, observaba, sostienen la necesidad de leyes que apoyen «una amplia variedad de formas familiares». No obstante, basándose en su experiencia judicial, Sears comentaba que la forma tradicional de matrimonio «se ha asociado siempre a un impresionante y amplio arsenal de frutos positivos tanto para los niños como para los adultos».

Los conflictos legales por motivo de la ruptura familiar son altísimos, añadía Sears. En Georgia, los casos de relaciones domésticas suman actualmente el 65% de todos los casos a nivel de Tribunal Supremo. Esto no sólo impone una pesada carga para los recursos judiciales y del gobierno sino que también es una «tragedia» para los niños.

«Aceptar el declive del matrimonio como inevitable significa abandonar a muchos de nuestros hijos», concluía Sears.

Por el padre John Flynn
Escrito por: Cristian Ahumada - 12:09

martes, 23 de enero de 2007

Todos los perritos se van al cielo...

En mis años de Universidad escuché a un profesor relatando una experiencia que había escuchado, y que era de un teólogo Alemán, el cual estaba hablando de la vida después de la vida, de cómo en las escrituras se habla de la resurrección y de cómo en el Concilio Vaticano II se explicaba el misterio más grande de nuestra fe: La Resurrección.

Al momento de las preguntas, sorprendió al expositor que un pequeño niño levantara su mano y preguntara "¿si yo me voy al cielo, voy a encontrar a mi perrito?" A lo que el teólogo mostró cara de sorpresa, y después de unos momentos de silencio contestara: "sí, tu perrito va a estar en el cielo". Consternados algunos colegas van donde él, y le preguntaban lo siguiente: "tú sabes que los animales no tienen alma como la nuestra, no tienen conciencia del cielo o del infierno o de la salvación, ¿cómo puedes entonces decir que ese animal va a estar en el cielo?" Tranquilamente, el teólogo responde con la siguiente afirmación: "Si el cielo es el lugar en donde se vive a plenitud el amor, en un grato encuentro entre Dios, que es amor, y el hombre que es amado y amante, todo lo que ha sido amado en este mundo estará en el Cielo, por tanto -prosiguió pacíficamente-, en el cielo va a estar ese animal que tanto ha amado ese niño". Todos quedaron sorprendidos ante la afirmación. También yo.

He querido contar esta anécdota, porque por muy teólogo que sea, por cuanto título y años de estudio que haya sacado, o por cuanto libro haya leído sobre teología, no me hace más sereno ante el tema de la muerte, y en especial de los seres queridos, hoy me está pasando. Y específicamente con mi mascota, un perrito de 16 años de edad, al cual lo he criado como si fuera mi propio hijo, tiene su historia, y como diría C.S. Lewis, conforme han pasado los años le hemos ido dotando de alma, tengo mucho dolor, porque siento que lo estamos perdiendo, tengo clara la esperanza cristiana, y con más fuerza repaso esta anécdota, teniendo la esperanza de que lo que alguna vez amamos en este mundo, en el venidero estará ahí presente, porque ha sido parte de nuestra felicidad y de nuestro amor. Ojalá que nunca dejemos de amar, y si hemos olvidado a alguien, no lo dejemos mucho tiempo de lado, tiempo para discutir y para perder hay mucho, pero para amar siempre es escaso.
Escrito por: Cristian Ahumada - 22:20

viernes, 19 de enero de 2007

CRISTO, ¿EL MÁS GRANDE SOCIALISTA? (Fuentes: ZENIT.org-El Observador)

Diversas reacciones ha producido en la Iglesia católica latinoamericana la postura del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, tras asumir por tercera ocasión la primera magistratura de su país al declarar que Cristo ha sido «el más grande socialista» de la historia.

A la reacción de la Conferencia Episcopal de Venezuela, se han unido voces de diferentes sectores de la Iglesia para matizar tanto ésta como otras afirmaciones de carácter religioso del mandatario venezolano. La mayor parte de ellas señala la experiencia que se ha tenido del socialismo real durante el siglo XX, sobre todo en la antigua Unión Soviética y los países de Europa del Este.

A las críticas se ha unido monseñor Felipe Arizmendi Esquivel, obispo de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, al sur de México, quien ha emitido un comunicado que reproducimos por la importancia que reviste el tema, sobre todo para la Iglesia y el futuro del catolicismo en América Latina.

CRISTO, ¿EL MÁS GRANDE SOCIALISTA?




VER

El pasado 11 de enero, el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, al jurar para un tercer mandato de seis años, con la posibilidad de promover una reelección sin límite, dijo que lo hacía en nombre de «Cristo, el más grande socialista de la historia».

Por la tarde del mismo día, Daniel Ortega, al asumir la presidencia de Nicaragua para los próximos cinco años, sostuvo que «debe imperar el reino de Cristo y no el reino de las guerras, del empobrecimiento o de la destrucción de la naturaleza». Es el mismo comandante que, hace años, cuando los obispos empezaron a criticar las desviaciones marxistas del sandinismo, afirmó: «Yo creo en Cristo, pero no en los Obispos».

No faltaron personas, en tiempos en que el marxismo estaba vigente, que sostenían: «Cristo fue el primer marxista de la historia».

¿Qué decir al respecto? ¿Se pueden sostener estas afirmaciones, según la doctrina católica?

JUZGAR

Ante todo, hay que distinguir qué se entiende por socialismo. Si se le hace equivalente al marxismo, que es un materialismo cerrado a la trascendencia, centrado en la economía y en la buena intención de hacer a todos iguales, obstruyendo las libertades individuales y la iniciativa personal, es obvio que este socialismo ya está superado por la historia. Si se pretendiera poner a Cuba como modelo de este sistema, habría que preguntar a los cubanos por qué tantos de ellos hacen angustiosos intentos por huir de su país. Son innegables algunos logros en salud, alfabetización, instrucción escolar, trabajo, aunque mal remunerado, y un mínimo de alimentos, racionados, pero a costa de derechos humanos fundamentales, sobre todo de la libertad religiosa. Es obvio, por tanto, que si al sistema socialista se le identifica con el marxismo, Cristo no es socialista.

En cambio, si por socialismo se entiende la lucha para que el sistema social, político y económico sea justo y solidario, sobre todo para que los pobres vivan con la dignidad que Dios quiere, eso está muy de acuerdo con lo que Cristo vino a enseñar. Su mayor preocupación fue que aprendiéramos a amarnos como hermanos, con una opción solidaria por los marginados. Esa es la prueba de que en verdad lo hemos comprendido y de que somos discípulos suyos. Por lo que hayamos hecho a favor de los excluidos, seremos evaluados al fin de nuestra historia, y mereceremos el cielo o el infierno.

Los primeros cristianos se distinguían por compartir fraternalmente sus bienes, de modo que entre ellos no había quien padeciera necesidad. Si esto es lo que se pretende poner en práctica cuando se habla de socialismo, ¡bienvenido! Y todos hemos de comprometernos en ponerlo en práctica, pues en ello se juega nuestra identidad cristiana. Sin embargo, esto no se puede lograr pisoteando derechos inalienables de las personas y de las sociedades.

Al respecto, es ilustrativo lo que acaba de expresar el Presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, monseñor Ubaldo Santana: «El presidente ha anunciado su decisión de impulsar a Venezuela por el camino del “socialismo del siglo XXI”. Este tema no debe dejar a nadie indiferente. La Iglesia tiene una palabra que ofrecer al respecto y está dispuesta a dar su contribución en el diseño de este proyecto, manteniéndose fiel a los postulados del Evangelio y de la Doctrina Social de la Iglesia: el reconocimiento de la unidad de la persona, de su trascendencia y de su libertad en sus múltiples dimensiones, defensa y garantía de sus derechos humanos, independencia y equilibrio de los poderes. Bien conocida es la posición de la Iglesia que considera contrarios al verdadero desarrollo humano tanto el sistema fundamentado en el neoliberalismo salvaje, como los sistemas socialistas que se fundamenten en el marxismo-leninismo. Al hablar de socialismo del siglo XXI, se puede entender que se quiere deslindar o por lo menos diferenciar de los socialismos reales del siglo pasado que tanto sufrimiento, dolor y muerte trajeron a la humanidad».

¿A qué se debe que propuestas, como las de Hugo Chávez, tengan tantos seguidores? Sigamos escuchando a monseñor Santana: «Las utopías de diversos cortes revolucionarios han vuelto por sus fueros luego de un largo eclipse en América Latina, montadas en la ola del desencanto provocado por el fracaso de democracias representativas, fundamentadas en modelos capitalistas neoliberales que no fueron capaces de eliminar las flagrantes desigualdades sociales y superar la grave lacra de la pobreza... Algunos de los cambios políticos que se están produciendo llevan en sus entrañas una poderosa aspiración de edificar un orden más justo de la sociedad y del Estado. Intentan darle voz y poder a los excluidos del mundo. La causa es legítima, pero ¿cómo saber si se están utilizando las estrategias adecuadas? El Estado no se puede encargar solo de tan compleja e ingente tarea. Lo que hace falta no es un Estado que regule y domine todo, sino que generosamente reconozca y apoye, de acuerdo al principio de subsidiaridad, las iniciativas que surgen de las diversas fuerzas sociales».

ACTUAR
Seamos críticos ante quienes invocan el nombre de Dios para justificar el terrorismo, las guerras, los sistemas explotadores de los pobres, los totalitarismos inhumanos, las represiones indebidas. De igual manera, sepamos discernir los hechos reales, no los discursos, de quienes invocan a Cristo para implantar sistemas distintos u opuestos. Jesús es muy claro: «No todo el que me llame ‘Señor, Señor’, entrará en el Reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial» (Mt 7,21). Y la voluntad de Dios Padre es la justicia, la opción por los pobres, el amor mutuo; no los insultos, la vanidad, el poner la confianza en los recursos económicos, la obstrucción de la justa libertad.


+ Felipe Arizmendi Esquivel
Obispo de San Cristóbal de Las Casas

Claro que el Señor Chávez es un personaje cuando habla, pero está mejor escuchar la voz de los que conocen verdaderamente la pobreza e inseguridad de Venezuela. De ahí que haya tanta necesidad de mesías y nuevas utopías.
Escrito por: Cristian Ahumada - 11:23

domingo, 14 de enero de 2007

La Iglesia Perseguida (Fuente: Abc)

250 millones de cristianos sufrirán persecución este año en diversos países del mundo, desde China al África subsahariana y, en particular, en la gran mayoría de los países islámicos. No se trata sólo de violencia física, sino también de coacciones, restricciones y otras múltiples vías indirectas para impedir la práctica personal de la fe cristiana o su expresión en el ámbito público.

Parece que el tiempo de las catacumbas y de las persecuciones sangrientas en el imperio romano es algo más que un capítulo de los libros de Historia. Con todos sus altibajos y limitaciones, Occidente ha logrado configurar un régimen de libertad religiosa que tuvo su primer reflejo en las colonias inglesas de América del Norte y fue recogido después por las declaraciones de derechos propias del Estado constitucional. Las ideas de tolerancia, primero, y de libertad plena, después, permitieron el despliegue de un modelo de cooperación entre el Estado y las diversas confesiones basado en el respeto a las creencias de cada persona. Por desgracia, no sucede lo mismo en otras muchas zonas del mundo, donde predomina la mezcla entre religión y política, que convierte a los disidentes de la religión oficial en enemigos a los que se debe reducir al silencio de forma implacable. El sectarismo conlleva la negación del derecho a existir de quienes no comparten los propios dogmas. Desde esa mentalidad, el cristianismo es una víctima propiciatoria para impedir no sólo su práctica, sino su expansión en países cuyos dirigentes lo consideran una peligrosa intromisión en un territorio acotado.


Sorprende, una vez más, la mala conciencia de algunos sectores del mundo occidental que reniegan de sí mismos y aceptan en cambio la más sangrienta tiranía cuando se practica en nombre de otras civilizaciones. El buenismo en política internacional, las ocurrencias al estilo de la Alianza de Civilizaciones o las dudas infundadas sobre los principios que inspiran nuestra convivencia en libertad son fiel reflejo de la enajenación moral que afecta a muchos políticos e intelectuales. Con sus deficiencias y servidumbres, Occidente es la civilización que mejor ha logrado garantizar la dignidad del ser humano y ha creado más prosperidad para más gente que ninguna otra. No cabe triunfalismo alguno, por supuesto, pero cualquier comparación le resulta abrumadoramente favorable, también en el ámbito de la libertad religiosa y de creencias. Mientras en Europa los estados desarrollan acuerdos de cooperación con los musulmanes, en el mundo islámico ser cristiano exige una actitud heroica, con grave riesgo a veces para la propia vida. Un observador imparcial podría determinar muy claramente de qué lado se sitúa la justicia. Sin embargo, muchos contemplan la situación con una óptica sesgada, dispuestos a asumir los más graves atentados a los derechos humanos en nombre de una falsa conciencia multicultural.
Escrito por: Cristian Ahumada - 16:26

viernes, 12 de enero de 2007

El Bautismo del Señor y Nuestro Bautismo

Hace varios años atrás cuando estaba misionando por Chiloé, en una de las catequesis que hacíamos en la Capilla P. Alberto Hurtado de Quellón, uno de los temas que tratamos fue el bautismo, y cuando estábamos hablando del Sacramento un hombre preguntó: ¿Cuál es la diferencia del bautismo de Jesús con nuestro Bautismo? Me sorprendió y alegró la pregunta, y la respuesta también quiero compartirla, ya que estamos en Chile cercanos a celebrar esta fiesta.

El bautismo es el primer sacramento, puerta de los demás sacramentos que vivimos en la comunidad de Santos y Santas que es la Iglesia, con el agua sobre nosotros y las palabras: "Yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo" quedamos incorporados a la familia de los Hijos e Hijas de Dios, se nos borra el pecado original, somos templo del Espíritu Santo, y miembros de la Iglesia (por ello es que hay certificado de bautismo), constituidos sacerdotes, profetas y reyes tal como Jesús mismo. Este bautismo que recibimos nos recuerda el paso de la muerte a la vida, morimos al pecado para nacer con Cristo, nos recuerda la pascua del Señor y el precio que pagó Jesús para llevarnos a Dios, es un signo de salvación y las llaves que nos abren las puertas de nuestro encuentro con el Padre de Jesús.

El bautismo de Jesús, nos recuerda muchas veces el bautismo que nosotros vivimos, claro está el agua, la presencia de Dios Padre en la voz que se escucha del cielo y al Espíritu Santo bajando en forma de Paloma, pero esta escena representada en los evangelios sinópticos, y mencionado en el Evangelio según san Juan, no tiene que ver propiamente con el sacramento que vivimos en la actualidad. La escena que nosotros vemos en los evangelios nos recuerda el inicio de la vida pública de Jesús, después de 30 años en que no se conocen muchos datos de su vida este momento marca el punto de partida del periplo que lo llevará a su pasión, muerte y resurrección.

Vayamos por parte, Jesús comienza su apostolado con el bautismo de Juan, que es un bautismo de conversión ¿por qué necesitaba convertirse si él es Santo? La respuesta nos va a decir quién es Jesús y cuál es su misión. Cuando Juan lo ve en el agua reconoce en Jesús al Mesías, y Juan mismo dice que no es capaz ni de desatarle la sandalia, y que lo que hace es un mero signo de lo que iba a venir (en este caso la presencia de Dios entre los hombres). Jesús al bautizarse por Juan nos muestra su misión: SOLIDARIDAD CON EL HOMBRE, no se hace superior a ninguno de nosotros sino que asume nuestra propia condición, precaria y pecadora, siendo él el Santo entre los Santos. Por otro lado la escena del bautismo nos dice quién es Jesús: con la frase que se escucha "Tu eres mi hijo amado en quien tengo mis complacencias" se nos revela a nosotros que Jesús es el portador del Espíritu Mesiánico, Jesús es el Mesías de Dios, a quién le es comunicado el Espíritu, para poder dar vida.

Esta escena nos revela también la acción de la Trinidad que nos salva, toda ella se hace presente en este momento, queriendo mostrar que Dios se hace solidario con cada uno de nosotros, asumiendo nuestra condición para levantarnos y llevarnos a compartir su propia intimidad como hijos en el Hijo.

Escrito por: Cristian Ahumada - 09:27

martes, 9 de enero de 2007

Las causas del alejamiento de Dios están en lo profundo del corazón humano (I), Fuente Zenit.org

Un muy buen artículo, de Agencias de noticias Zenit, aquí una parte del reportaje al Cardenal Poupard:

Es importante saber mirar la realidad actual, sin descuidar la verdad de los hechos. Es verdad que hay señales de secularización que no pueden ser ignoradas o escondidas y que consideramos importantes para una profunda reflexión teórica y pastoral, objeto de investigación del Consejo Pontificio de la Cultura desde hace varios años. Pero no podemos olvidar que hay múltiples señales de reflorecimiento de la fe y del compromiso espiritual personal y comunitario, sobre todo entre los jóvenes, deseosos de descubrir la realidad de los valores, Cristo como modelo de vida y fuente de inspiración.
Para leer todo el artículo haz clic aquí.
Escrito por: Cristian Ahumada - 14:35

domingo, 7 de enero de 2007

Epifanía y Epifanías


La palabra Epifanía significa "aparición", pero podría entenderse mejor, de un modo más profundo, como "la manifestación fuera de lo cotidiano de algo extraordinario". ¿Por qué en tiempo de Navidad, junto con celebrar el nacimiento de Jesús se celebra Epifanía?

La fiesta de Epifanía era en un principio una solemnidad celebrada en la Iglesia de Oriente, ya que se hace el reconocimiento de la manifestación de Dios en medio de los hombres, por ello es que celebramos también la "Pascua de los Negros" o "Fiesta de Reyes", en que unos magos de oriente vienen y presentan al niño recién nacido los presentes de Oro, Incienso y Mirra. Con el paso del tiempo las fiestas se fueron uniendo, y celebramos también en Occidente esta Fiesta.

Pero es la única epifanía que se ha vivido en la historia de la salvación, pienso que no, por el siguiente motivo: la misma palabra dice que es manifestación de Dios, cuáles serían entonces epifanías:
  • Los milagros de Jesús
  • Sus palabras
  • Sus acciones de perdón
  • Su resurrección
En el fondo todo acto que realiza Jesús en vistas de nuestra salvación, es el acto de la humildad de Dios, que se vacía de sí para darse a los demás, para que podamos tener vida, y vida en abundancia (ese es el concepto de una vida justa).

Hoy en día también vivimos nuestras experiencias de epifanía, y por qué no decirlo, también de estar cerca del infierno. Por hoy las experiencias de epifanía son esos encuentros amorosos y de perdón con el Dios de Jesucristo, alguna canción o algo en nuestra mente que nos hace cambiar de parecer y descubrir que los otros también tienen sed de Dios, es en el fondo estar dispuestos a la acción de Dios en medio de nuestra vida.

Ahora que estamos tan encerrados en nuestras propias ocupaciones y preocupaciones sería bueno, como lo hicieron los magos, a mirar más allá y descubrir que Dios quiere entregarnos algo distinto en este verano (en el hemisferio sur).
Escrito por: Cristian Ahumada - 20:21