Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

viernes, 25 de diciembre de 2009

, ,

Ha Fallecido Edward Schillebeeckx


Uno de los teólogos del Concilio Vaticano II, sus textos son fuente de inspiración para comprender el misterio de la Iglesia, de la Orden de los Predicadores, Holandés y de una lucidez extraordinaria, Edward Schillebeecks falleció a la edad de 95 años.

A continuación una oración, en forma de salmo, en que muestra su comprensión del misterio de Dios y el hombre.
NO TENGÁIS MIEDO!
(El salmo oración):

¿Eres un Dios cercano
y no un Dios distante? Jer 23, 23

Verdaderamente
tú eres un Dios escondido. Is 45, 15

¿O acaso nos ocultas tu rostro
para ver, así, cuál será nuestra suerte? Dt 32, 20

Sin embargo,
tú no te complaces en castigar
y afligir a los hombres. Lam 3, 33

Das respuesta
a los que no te preguntan;
vas al encuentro
de los que no te buscan;
dices «aquí estoy»
a quien no te invoca. Is 65, 1

Y yo ¿te busco en el vacío? Is 45, 19b

Oigo tu voz, Señor, que dice:
«Yo soy el Señor,
que digo lo que es justo
y proclamo lo que es recto» Is 45, 19c

Pero los desvalidos y los pobres
buscan agua y no la encuentran;
su lengua está reseca por la sed. Is, 41, 17

¿Cómo puedo esperar en silencio
tu llegada, ¡oh Dios!, mi salvación? Sal 62, 1

Acoge, Señor, a quien actúa rectamente. Is 64, 4

Entonces podremos decir a todos:
Tú eres nuestro Dios,
tú haces libres a los hombres.
Tú has escuchado mi grito.

Tú te me has acercado
y me has dicho: «¡No temas!» Lam 3, 57

«Mira, voy a hacer algo nuevo,
ya está brotando, ¿no lo notas?» Is 43, 19

Creo, Señor,
pero ayúdame a tener más fe. Mc 9, 24

Soy un pobre ser, Señor,
¡enséñame a orar!

Escrito por: Cristian Ahumada - 14:19

jueves, 24 de diciembre de 2009

Navidad 2009




Gloria in excelsis Deo, et in terra pax hominibus bonae voluntatis!
(Gloria a Dios en el Cielo, y Paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad)
Escrito por: Cristian Ahumada - 16:24

domingo, 22 de noviembre de 2009

,

Una fe como la piedra

En estas últimas semanas en que todo se llena con el trabajo diario, corriendo en medio de la vorágine de la vida moderna en que todo es para ayer, y en que surgen de los inconscientes diálogos y discursos de pasillos y de comedor frases como: "Yo creo ciegamente lo que dice la Iglesia, por eso es que no tengo dudas y mi fe es firme como una piedra..." Son pensamientos que en el fondo me asustan grandemente, por lo que se dice y cómo se dicen. ¿No estará queriendo dar a entenderse como una persona que nunca ha dudado de Dios o simplemente que no ha hecho el ejercicio de vivir su fe?
Hablar de una fe firme como piedra me invita a reflexionar sobre la fe como respuesta a la revelación, la experiencia humana en relación a la divinidad es un diálogo que busca un sentido para la vida. ¿Acaso la vida no es dinámica? La relación con Dios no es un constructo terminado o un simple monolito inconmovible. Entrar en el discurso de una experiencia de Dios cerrada, en que lo que se vive es una monotonía monumental causa una experiencia de iglesia encerrada, o de la persona que se cierra a aceptar los cambios.

La fe, encerrada en conceptos, deja de ser fe y pasa a ser una ideología, ya que las ideas encerradas no llevan a un crecimiento, sino que todo lo contrario, se empobrece aquella experiencia primera que llevó al encuentro con Dios. Aquellos hombres y mujeres que pregonan que no tienen dudas de fe, porque todo está claro, son los mejores ejemplos de aquello que llamamos fariseismo (se preocupan más de la forma que del fondo de su fe), pensando que todo aquello que hacen les garantiza una salvación automática.

De ahí que caigan mal algunas de mis reflexiones para los que se consideran conservadores, ortodoxos y/o "momios", como transgresoras y progresistas; y a otras personas estas mismas ideas propuestas se califican de conservadoras o ultra conservadoras. Si es que incomodan, tanto para bien como para mal, me alegro, porque, así como hicieron algunos profetas, lo escrito es para que esa fe inconmovible como piedra tiene que ser un movimiento.

La fe no son contenidos, reitero, es una razón razonable, que busca respuestas, pero también son dudas que buscan una palabra.

Escrito por: Cristian Ahumada - 23:08

domingo, 8 de noviembre de 2009

, ,

Creer que se cree

Hoy en día la fe se ha ido privatizando en la medida de las desilusiones en torno a las instituciones de cualquier tipo. Hoy, se da más bien creer en las convicciones que se dan a partir de las experiencias personales, y de las opiniones que se generan de las mismas. En el fondo se dan una serie de sistemas de creencias a partir de las experiencias, no importando si estas sean ciertas o ficticias.

En estas semanas me he visto invadido por una serie de comentarios de amigos, colegas y alumnos que me expresan con frases como "yo sigo a mi iglesia, pero...", "soy creyente de todo lo que me dicta mis pastores, pero..." es aquella partícula "pero", la que me ha dado para pensar... Así como Octavio Paz daba una cátedra acerca de la partícula "como" como aquella que nos abre el mundo de la analogía en nuestro lenguaje. La partícula pero nos abre al mundo de la disyuntiva y de la esquizofrenia en el orden de las cosas, y en especial cuando hablamos de nuestro sistema de creencias.

El pero nos expresa que no todo está concluso o que hay algo que no convence, que es una especie de espina clavada en la conciencia vital que no nos deja estar tranquilos. Ante tal soliloquio mental ante el cual no encontramos solución seguimos esperando una que otra iluminación divina (que difícilmente verá la luz si es que no abrimos los ojos). Entonces queremos seguir creyendo que creemos.

La base de la teología no es la repetición de artículos o verdades como si fuesen ladrillos monolíticos que están ahí para ser respetados, sino que todo lo contrario, tal como lo dije acerca de los dogmas de fe, siguen siendo dinámicos vitales. La fe tampoco puede ser estanca, lo que sí es ir buscando las verdades conforme el impulso de cada uno de nosotros, nunca conformándose y pensar que por cumplir con normativas se tiene la fe asegurada.

Si alguien esperaba que hablara de Gianni Vattimo, comparando su necesidad deconstrutiva de esquemas de creencias y la frugalidad de la experiencia del ser humano post moderno se equivocó. Simplemente coincido con el título, ya que el ser humano siempre va a buscar algo en qué y en quién creer, a pesar de las desiluciones. El punto es, si se cree por conformismo, o por una búsqueda incesante del sentido para vivir.

Escrito por: Cristian Ahumada - 18:24

sábado, 31 de octubre de 2009

,

Todos los Santos



Todos los Santos y Santas de Dios, Bendecid al Señor.

Feliz día para todos los que, siguiendo a Cristo quieren ser Santos, y no malentender que por querer ser santos siguen a Cristo.
Escrito por: Cristian Ahumada - 20:20

miércoles, 14 de octubre de 2009

,

300 Artículos y Una Oración

Padre nuestro que estás en los cielos,
con las golondrinas y con los misiles,
quiero que vuelvas antes de que olvides
cómo se llega al sur de Río Grande.

Padre nuestro que estás en el exilio,
casi nunca te acuerdas de los míos,
de todos modos, dondequiera que estés,
santificado sea tu nombre
no quienes santifican en tu nombre
cerrando un ojo para no ver las uñas sucias de la miseria.

En junio de mil nueve setenta y cinco
ya no sirve pedirte venga a nos el tu reino,
porque tu reino también está aquí abajo,
metido en los rencores y en el miedo,
en las vacilaciones y en la mugre,
en la desilusión y en la modorra,
en este ansia de verte pese a todo.

Cuando hablaste del rico, la aguja y el camello
y te votamos todos, por unanimidad, para la gloria,
también alzó la mano el indio silencioso
que te respetaba pero se resistía a pensar hágase tu voluntad.
Sin embargo una vez cada tanto
tu vountad se mezcla con la mía,
la domina, la enciende ,la duplica,
más arduo es conocer cuál es mi voluntad
cuando creo de veras lo que digo creer,
así en tu omnipresencia como en mi soledad,
así en la tierra como en el cielo,
siempre estaré más segura de la tierra que piso
que del cielo intratable que me ignora.

Pero, quién sabe, no voy a decidir
que tu poder se haga o se deshaga.
Tu voluntad igual se está haciendo en el viento,
en el Ande de nieve,
en el pájaro que fecunda a su pájara,
en los cancilleres que murmuran "Yes sir",
en cada mano que se convierte en puño.

Claro, no estoy segura si me gusta el estilo
que tu voluntad elige para hacerse;
lo digo con irreverencia y gratitud,
dos emblemas que pronto serán la misma cosa.
Lo digo, sobre todo, pensando en el pan nuestro de cada día
y de cada pedacito de día.
Ayer nos lo quitaste, dánosle hoy.
O al menos el derecho de darnos nuestro pan,
no sólo el que era símbolo de algo,
sino el de miga y cáscara,
el pan nuestro.

Y ya que nos quedan pocas esperanzas y deudas
perdónanos, si puedes, nuestras deudas,
pero no nos perdones la esperanza;
no nos perdones nunca nuestros créditos.
A más tardar mañana saldremos a cobrar a los fallutos,
tangibles y sonrientes forajidos.
A los que tienen garras para el arpa.
Poco importa que nuestros acreedores perdonen
así como nosotros, una vez, por error,
perdonamos a nuestros deudores.
Todavía nos deben como un siglo de insomnios y garrote,
como tres mil kilómetros de injurias,
como veinte medallas a Somoza,
como una sola Guatemala muerta.

Y no nos dejes caer en la tentación
de olvidar o vender este pasado,
o arrendar una sola hectárea de su olvido,
ahora que es la hora de saber quiénes somos
y han de curzar el río el dolar y su amor contra-reembolso
arráncanos el alma el último mendigo
y líbranos de todo mal de conciencia.

Amén.

Una oración escrita por Benedetti y Favero, que he escuchado varias veces de la voz de Nacha Guevara, y que hasta el día de hoy me eriza los pelos simplemente porque son aquellos rostros que veo en el día a día.
Escrito por: Cristian Ahumada - 08:23

domingo, 11 de octubre de 2009

, ,

Teo-discencracia ... y seguimos

En América Latina seguimos entendiendo que la independencia y la búsqueda de originalidad en la reflexión, de cualquier tipo y de cualquier índole, tiene que dejar de lado las bases "colonialistas" (sinónimo de europeas) ¿será tan cierta este argumento?

Por cómo se ha dado esto, y desde la experticia de la reflexión teológica la gran mayoría de los textos y autores contemporáneos han venido desde el Viejo Continente, figuras de la talla de Walter Kasper, Karl Barth, Hans Urs Von Balthazar, y el mismo Karl Rahner, pasando por la figura de dos monumentos de la reflexión teológica actual como lo han sido los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI, se podría decir que sí, es cierto sigue habiendo un colonialismo intelectual. Pero la pregunta de fondo, y es a mi parecer la esencia de este artículo, es ¿a qué colonialismo nos estamos refiriendo?
En algunas partes la referencia a colonialismo nos lo explican como la influencia o la dominación de un país por otro más poderoso de una forma violenta, a través de una invasión militar, o sutil, sin que intervenga la fuerza. Esta dominación puede ser política, militar, informativa, cultural, económica o étnica. Ya como había escrito anteriormente hay una imagen de Cristo que apareció en la época del Descubrimiento y Conquista de nuestro continente, que fue plasmada de forma violenta, llegando a los extremos de relacionar al cristianismo con el sufrimiento y el abandono de millones a causa de la fe importada.
No creo que sea suficiente decir que hoy algunos círculos nos hablen todavía de colonialismo intelectual, mas hoy existen modos más sutiles de colonialismos, que se ejercen con violencia sostenida y sistemática, que vienen al interior de nuestros propios círculos, de personas que dicen ser hermanos, correligionarios, camaradas que vienen a hablarnos de lo que se debe o no hacer, como guías y/o pastores de ovejas que vamos pensando desde otra óptica. 

El colonialismo actual no es porque una cultura quiere compartir su visión de mundo y pontificar que es la única forma de ver o de barruntar la fe, si fuera por eso habría que hacer dogma de fe que la única manera de realizar reflexión teológica es por el método aristotélico tomista (adiós a la filosofía moderna y contemporánea). Eso, ya muchos años que se ha ido dejando de lado y se han buscado nuevas formas de acercar a Dios a la reflexión actual y a las ciencias humanas emergentes. El colonialismo actual viene de personas que no entienden que es necesario reflexionar la fe para entrar en diálogo con los demás, se ha llegado a elaborar incluso nuevas apologías, a partir de la descalificación de la persona y no de su pensamiento. 

Sí tengo que recordar un elemento esencia de nuestra naturaleza, es cierto que en nosotros convive la agresividad (que es algo natural, un mecanismo para defendernos, pero es distinto a la agresión, que es la capacidad de herir a otros) y la ternura (que es el mecanismo que tenemos para socializar con los otros de nuestra especie), por eso como especie hemos sobrevivido más que por la capacidad de adaptación, pero cuando la agresividad se transforma en una agresión deliberada y sistemática, que nos lleva a negar la posibilidad de enterarnos y comunicarnos hacia nuevas referencias semánticas y nuevos espacios de relación, estamos negando nuestro capacidad más grandiosa que la humanización.
Se supone que somos Iglesia (Ekklesia), reunión de convocados, no de excluidos por el mero hecho de pensar de otra forma ¿acaso la esencia de Di-s no es el amor, y el amor en sí es comunicación que convoca a la unidad? No veamos en el pensamiento o reflexiones nuevas que aparecen en nuestro continente demonios heréticos, sino que nuevos espacios para seguir reflexionando y que amplían la visión que tenemos de la fe que no es estática, sino que, todo lo contrario, dinámica.
Escrito por: Cristian Ahumada - 11:02

domingo, 4 de octubre de 2009

, ,

Duerme, duerme, negrita

Duerme, duerme, Negrita,...

Negra, que con tu voz levantaste a un pueblo y a todo un continente.
Que en el exilio rechazaste el impulso de la muerte destructora y sombría
que se cernía sobre tantos hombres dejados al olvido.

Hoy agradecido de la vida, de tu paso cósmico y universal
Te dedico estas palabras, que barruntan al mismo Dios,
al cual verás ahora cara a cara.

Escrito por: Cristian Ahumada - 09:41

miércoles, 30 de septiembre de 2009

, ,

El Pecado Original

Este artículo no pretende ser un tratado sobre hamartología, sino que más bien es una sencilla reflexión acerca de nuestra condición humana, que por más buenas intenciones tiene por realizar acciones que vayan en la consecución de los más nobles ideales, con el paso del tiempo, se degeneran y, en algunos casos pasa a ser peor que el problema que vino a solucionar. ¿Por qué ocurre eso en todo orden de cosas? A eso tengo una sencilla respuesta: el pecado original.

Aunque suene extraño, cada día estoy más convencido que en nuestra vida, la gran originalidad del cristianismo, junto con el mensaje salvífico de Jesús como Señor y Mesías salvador, es el mensaje que va de la mano del mismo: "El ser humano, por sí solo no puede salvarse, ya que está tocado por el pecado original". G.K. Chesterton ya hacía referencia en su libro "San Francisco de Asis":
La gran novedad que trajo el cristianismo a la cultura griega fue el pecado original.
No es de extrañar, pues, que en nuestra vida nos vamos encontrando cada vez, con proyectos muy nobles, motivadores que sueñan con cambiar el mundo -o a lo menos el entorno- y, al final, son peores que el mal que querían cambiar. San Pablo constata eso en la vida de los hombres y mujeres de su época:
Porque yo sé que en mí, es decir, en mi carne, no habita nada bueno; porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no. Pues no hago el bien que deseo, sino que el mal que no quiero, eso practico. Y si lo que no quiero hacer, eso hago, ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí.
(Rom 7,18-20)
Reitero que no es mi intención explicar o desarrollar una reflexión teológica sobre la hamartología, sino que es una breve constatación de la experiencia de los hombres.

El pecado original, en el fondo, es el pecado de "la carne" (sarx en griego), no se debería entender por el tema de la sexualidad humana, sino que más bien, como la degeneración misma de nuestra condición alejada de Dios. Si vemos la lectura del libro del Génesis, que es por antonomasia el texto que nos narra el pecado original, notamos que Adán y Eva se cubren para no ser vistos por Dios "Y oyeron al SEÑOR Dios que se paseaba en el huerto al fresco del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia del SEÑOR Dios entre los árboles del huerto. Y el SEÑOR Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás? Y él respondió: Te oí en el huerto, y tuve miedo porque estaba desnudo, y me escondí". La actitud de alejarse de Dios, es simplemente una consecuencia de la calidad pecaminosa originada, que lleva al hombre a pensar que puede vivir sin trascendencia. El pecado original, por tanto, lleva a entender que el hombre por querer endiosarse a sí mismo y deja claro que sus obras, a la larga, se vuelven en su contra.

Ahora bien, el punto central, está en la discusión de si el pecado original deforma (pensamiento católico) o si destruye (pensamiento protestante) la naturaleza humana. Ése es un tema que ha de ser tratado en otro escrito.

Escrito por: Cristian Ahumada - 06:08

sábado, 19 de septiembre de 2009

, ,

Teo-discencracia

No es de extrañar para muchos que en estas fechas en América Latina se recuerdan los aires y aniversarios independentistas, bicentenarios, y de la mano de estos los típicos discursos del "rescate de tradiciones culturales", de la "valoración de las etnias y las minorías". Ellos marcan muchos de los elementos constituyentes para diferenciarnos de los países vecinos y, por añadidura, conformar la identidad nacional. La pregunta en estos días es ¿cuál ha sido el aporte real y concreto de la evangelización en estos países bicentenarios?


Si comenzásemos a analizar la evangelización en América fue valiente, el mensaje de Jesucristo iluminador para todos y todas las personas que recibieron el mensaje, claro eso sería muy ingenuo y a la vez superficial. El contenido siempre ha sido el mismo, Jesucristo muerto y resucitado, salvador de los hombres, el problema fue quien contenía el anuncio, o mejor dicho quién anunció este mensaje, si vemos con detención la cruz fue de la mano con la espada, la imposición nos llevó a la visión de un Cristo humillado y resignado, siervo sufriente y doloroso, esa imagen sigue presente hasta el día de hoy. Muchas de las órdenes mendicantes venían, de buena fe, a ayudar a aquellos que son postergados, pero también reforzaron la imagen del sufrimiento, dolor y pobreza, dejando a las clases dominantes, aristócratas, con aquellos beneficios que traía el poseer territorios.

Esta historia es la que se repite a lo largo del pasar del tiempo. Ahora bien, con los aires independentistas del siglo XIX se mantuvo, lamentablemente la dependencia de las imágenes de autoridad y de dependencia (patrón - peón, señora - criada). Puede que esta imagen se siga replicando hasta el día de hoy, de forma más sutil, pero en que Di-s acompañe a los más favorecidos.

Si ese Di-s es que se hace presente en América no es el Di-s de Jesucristo. Las ideas sobre Di-s son más grandes que Di-s mismo en nuestra cultura ¿hasta cuándo seguiremos endiosando ideas?



Escrito por: Cristian Ahumada - 16:24

lunes, 14 de septiembre de 2009

, , ,

Decálogo para Leer con Provecho la Biblia

Nunca está demás, y de verdad este texto me ayuda a expresar que la fuente de la reflexión teológica y de la oración está en la Palabra de Dios, tanto en las Sagradas Escrituras como en la Tradición misma de la Iglesia.


Decálogo para Leer con Provecho La Biblia

1. Nunca creer que somos los primeros que han leído la Santa Escritura. Muchos, muchísimos a través de los siglos la han leído, meditado, vivido, transmitido. Los mejores intérpretes de la Biblia son los santos.

2. La Escritura es el libro de la comunidad eclesial. Nuestra lectura, aunque sea a solas, jamás podrá ser en solitario. Para leerla con provecho, hay que insertarse en la gran corriente eclesial que conduce y guía el Espíritu Santo.

3. La Biblia es "Alguien". Por eso se lee y celebra a la vez. La lectura mejor de la Biblia es la que se hace en la Liturgia.

4. El centro de la Santa Escritura es Cristo; por eso, todo debe leerse bajo la mirada de Cristo y cumplido en Cristo. Cristo es la clave interpretativa de la Santa Escritura.

5. Nunca olvidar que en la Biblia encontramos hechos y dichos, obras y palabras íntimamente unidas unas con otras; las palabras anuncian e iluminan los hechos, y los hechos realizan y confirman las palabras.

6. Una manera práctica y provechosa de leer la Escritura es comenzar con los santos Evangelios, seguir con los Hechos y las Cartas e ir entreverando con algún libro del Antiguo Testamento: Génesis, Éxodo, Jueces, Samuel, etcétera... No querer leer el libro del Levítico de corrido, por ejemplo. Los Salmos deben ser el libro de oración de los grupos bíblicos. Los profetas son el "alma del Antiguo Testamento: hay que dedicarles un estudio especial.

7. La Biblia se conquista como la ciudad de Jericó: dándole vueltas. Por eso, es bueno leer los lugares paralelos. Es un método entretenido, pero muy provechoso. Un texto esclarece al otro, según aquello de San Agustín: "El Antiguo Testamento queda patente en el Nuevo y el Nuevo está latente en el Antiguo".

8. La Biblia debe leerse y meditarse con el mismo Espíritu con que fue escrita. El Espíritu Santo es su autor principal y es su principal intérprete. Hay que invocarlo siempre antes de comenzar a leerla y al final, dar gracias.

9. Nunca debe utilizarse la Santa Biblia para criticar y condenar a los demás.

10. Todo texto bíblico tiene un contexto histórico donde se originó y un contexto literario donde se escribió. Un texto bíblico, fuera de su contexto histórico y literario, es un pretexto para manipular la Palabra de Dios. Esto es tomar el nombre de Dios en vano.
Escrito por: Cristian Ahumada - 22:53

domingo, 30 de agosto de 2009

Dios y mi perro

Reconozco que este vídeo lo vi en el blog de Mark Shea, me conmovió porque tiene que ver con lo que había vivido con mi perrito, fallecido hace ya años, pero que me mostraba la cara de Dios.

Wendy Francisco, con una canción sencilla muestra el regalo de Dios en los animales, que en ellos Dios da una parte de él.

Escrito por: Cristian Ahumada - 22:03

domingo, 23 de agosto de 2009

, , ,

Caritas In Veritate (A Todo el Hombre y a Todos los Hombres)

Si se pudiese resumir el primer capítulo de la Encíclica Social de Benedicto XVI, recordando a la Encíclica Populorum Progressio de Pablo VI, es la esencia del mensaje de la misma: El desarrollo humano es respuesta a la vocación que Dios le ha dado al hombre:

En los designios de Dios, cada hombre está llamado a desarrollarse, porque toda vida es una vocación. Desde su nacimiento, ha sido dado a todos como un germen, un conjunto de aptitudes y de cualidades para hacerlas fructificar: su floración, fruto de la educación recibida en el propio ambiente y del esfuerzo personal, permitirá a cada uno orientarse hacia el destino, que le ha sido propuesto por el Creador.


Benedicto XVI profundiza en este mensaje y desarrolla la esencia de una frase que ha sido muy importante para entender el destino de toda reflexión social de la Iglesia: "A todo el hombre y a todos los hombres".

Caritas in Veritate, en su primer capítulo da cuenta de la continuidad de todo el pensamiento de la Iglesia anterior al Concilio Vaticano II, y en concordancia con el mensaje y la tradición apostólica actual. Si la vocación de la humanidad es el desarrollo, éste no se queda simplemente en una constante evolución de la técnica o de la ciencia, sino que también busca la trascendencia, más allá de nuestra propia contingencia. Por ello es que los valores de la libertad, de la verdad y de la caridad también lleva a la humanidad entera a no ser excluyentes, y por otra parte a ser responsables de los que no participan directamente del progreso o, simplemente han sido excluidos del carro del progreso.

La respuesta ante esta exclusión es el ejercicio de la caridad, ya que, tal como lo expresó Pablo VI, el subdesarrollo no es tan sólo de un orden material, sino que va de la mano de no practicar la solidaridad ante los más necesitados, también cuando se alcanza los bienes no son bien encausados y mal administrados. El verdadero desarrollo se ve iluminado por el evangelio, que nos muestra a Cristo, el hombre verdadero que ha alcanzado y realizado plenamente su vocación, completando su camino de encuentro con el Creador.

"Todo hombre" en la Doctrina Social de la Iglesia da a entender que el mensaje de Cristo a la persona es completo, en todas sus dimensiones, no se ocupa simplemente del tema espiritual, sino que también de su contingencia, ya que el evangelio busca la salvación del hombre completo. Por otra parte la frase "a todos los hombres" hace referencia a su carácter universal, inclusivo y no excluyente, en todo tiempo y en todo lugar.
Escrito por: Cristian Ahumada - 08:46

jueves, 13 de agosto de 2009

, , ,

Pensar la Fe

En estas semanas he tenido algunas dudas acerca del planteamiento que fundamenta el Documento de la V Conferencia Episcopal de Latinoamérica y el Caribe de Aparecida, no sobre su mensaje, sino que cuando se lee con atención y detenimiento, y en amor hacia la Iglesia en el siglo XXI, se percibe que no hay un equilibrio entre el mensaje que se anuncia y su reflexión y profundización. San Agustín decía: "Todo el que cree piensa, pensando cree y creyendo piensa", no es un simple juego de palabras, sino que es más bien el corazón de la vocación de todo creyente, que en su vida tiene que dar razón de su esperanza (1P 3,19).


Es raro que un teólogo diga esto, pero es verdad, un simple análisis, las palabras evangelio, evangelizar o evangelizador aparecen cerca de 110 veces en el documento de Aparecida, pero la palabra teología sólo 24 en el mismo documento. El énfasis en la Evangelización es importante, pero no puede ser simplemente un medio propagandístico de la Iglesia, y se quedaría en eso si no está en el corazón de la misma el motor de la reflexión teológica.

Por lo mismo, la reflexión teológica no es una mera repetición de los conceptos que se han ido acuñando y estableciendo a lo largo de la historia, sino que contextualiza y actualiza las verdades al mundo de hoy, iluminando a los hombres y mujeres para dar respuesta a aquellas emergencias que se van suscitando. Todo ello en vista al encuentro del Dios que nos convoca a su reinado.

El teólogo Juan Noemi Callejas hace poco tiempo escribió un artículo que puede iluminar esta reflexión, les invito a leerlo y comentarlo: ¿Por qué pensar la fe?

Para descargar el artículo de Juan Noemi
Escrito por: Cristian Ahumada - 19:59

sábado, 8 de agosto de 2009

, , , , ,

Caritas in Veritate (Primera Parte) - Introducción

El Amor en la Verdad, vendría siendo un título adecuado en español para la nueva carta encíclica de Benedicto XVI, siendo la primera de carácter social en su pontificado.

Muchos habrán escuchado y leído en otras páginas que ésta iba a ser presentada en 2007, como un homenaje a los 40 años de la Carta Encíclica Popolorum Progressio de Pablo VI, actualizando el diagnóstico a nuestra contingencia, pero debido a la coyuntura vivida por esta crisis global fue necesario dar una nueva y fuerte reflexión en torno al actuar de la economía en un mundo cada vez global.

Tal como se ha hecho en los documentos magisteriales sobre la doctrina social de la Iglesia, la lectura de esta carta encíclica va de la mano con un reconocimiento histórico doctrinal, sobre la labor que han hecho los pontífices, desde León XIII hasta el día de hoy, de dar cuenta acerca de la realidad del trabajo y de la sociedad, junto con iluminar a partir del Evangelio el actuar del hombre conforme al plan salvífico de Dios, quien da cuenta que el trabajo es parte esencial de la vida del hombre, sustento de su dignidad y base para la sana convivencia. Pero ya desde la introducción Benedicto XVI introduce un giro en el pensamiento de la doctrina social.

El compendio de la doctrina social de la Iglesia, en su capítulo IV, aparecen los principios que mueven a la doctrina social, a saber, el Principio del Bien Común, el Destino Universal de los Bienes, El Principio de Subsidiariedad, La Participación, la Solidaridad, Los Valores de la Acción Social, y finalizando, El Principio de Caridad. Si aquí, la Caridad aparece en último término, Benedicto XVI quiere dar un giro, casi alejandrino, diciendo que el trabajo de la doctrina social parte del radical amor que Dios nos ha manifestado y que es el motor que mueve a la fraternidad, el amor, la solidaridad, participación en los bienes de todos nosotros.


La caridad es la vía maestra de la doctrina social de la Iglesia. Todas las responsabilidades y compromisos trazados por esta doctrina provienen de la caridad que, según la enseñanza de Jesús, es la síntesis de toda la Ley (cf. Mt 22,36-40). Ella da verdadera sustancia a la relación personal con Dios y con el prójimo; no es sólo el principio de las micro-relaciones, como en las amistades, la familia, el pequeño grupo, sino también de las macro-relaciones, como las relaciones sociales, económicas y políticas. Para la Iglesia —aleccionada por el Evangelio—, la caridad es todo porque, como enseña San Juan (cf. 1 Jn 4,8.16) y como he recordado en mi primera Carta encíclica « Dios es caridad » ( Deus caritas est ): todo proviene de la caridad de Dios, todo adquiere forma por ella, y a ella tiende todo . La caridad es el don más grande que Dios ha dado a los hombres, es su promesa y nuestra esperanza.

Soy consciente de las desviaciones y la pérdida de sentido que ha sufrido y sufre la caridad, con el consiguiente riesgo de ser mal entendida, o excluida de la ética vivida y, en cualquier caso, de impedir su correcta valoración. En el ámbito social, jurídico, cultural, político y económico, es decir, en los contextos más expuestos a dicho peligro, se afirma fácilmente su irrelevancia para interpretar y orientar las responsabilidades morales. De aquí la necesidad de unir no sólo la caridad con la verdad, en el sentido señalado por San Pablo de la « veritas in caritate » ( Ef 4,15), sino también en el sentido, inverso y complementario, de « caritas in veritate ». Se ha de buscar, encontrar y expresar la verdad en la « economía » de la caridad, pero, a su vez, se ha de entender, valorar y practicar la caridad a la luz de la verdad. De este modo, no sólo prestaremos un servicio a la caridad, iluminada por la verdad, sino que contribuiremos a dar fuerza a la verdad, mostrando su capacidad de autentificar y persuadir en la concreción de la vida social. Y esto no es algo de poca importancia hoy, en un contexto social y cultural, que con frecuencia relativiza la verdad, bien desentendiéndose de ella, bien rechazándola.
(CIV 2)

A partir del número dos de esta Encíclica vemos que será nuevamente importante reflexionar sobre nuestro actuar solidario no como una simple respuesta a las necesidades de nuestros hermanos, sino que esa respuesta está movida por el amor y misericordia de Dios que me amó y se entregó por mí.
Escrito por: Cristian Ahumada - 10:45

viernes, 17 de julio de 2009

, ,

Con Su Permiso

Los casos de influenza humana no han sido ajenos a nuestra realidad de país, en Chile hace un par de semanas se estuvo incluso postulando la necesidad de suspender las clases en los colegios para que no siguieran los contagios. Además de instrucciones para evitar actos públicos o masivos, cosa que es entendible. Pero llama la atención que, durante el mes de julio las autoridades de salud suspendieran el acto que celebra a la Virgen del Carmen de la Tirana en la Comuna de Pozo al Monte, en el norte; la justificación: evitar los posibles contagios que puede provocar tal envergadura de celebración (aproximadamente trescientas mil peregrinos). Hago esta observación, porque las mismas autoridades de salud no impidieron una maratón musical que se daba el sábado anterior al 16 de julio, y que eran cerca de 12 horas de música ininterrumpida, en que asistieron cerca de 40 mil personas, al ritmo del baile, y también, cabe decir, de medidas higiénicas (alcohol gel). Comparando una con otra no hay gran diferencia, pero ¿por qué no se prohibió?

Con su permiso, pero aquí hay cosas que no comprendo, ya que si el objetivo era velar por la salud física de las personas no se dio un trato igualitario. Y si se refiere a la salud espiritual de un país menos ¿cuál es el fin de las autoridades sino que el de servir a quienes los eligieron democráticamente? Y aquí se da una señal contradictoria, en que cualquiera desde lejos ve que se privilegian los actos foráneos en que hay millones invertidos, antes que las costumbres de un país. Simplemente recordar que para los chilenos el 16 de julio es como si fuera el día de la madre, ya que en las tradiciones patrias la virgen del Carmen ha sido parte constituyente de nuestra tradición republicana.

Oración a la Virgen del Carmen de "La Tirana"

Dios misericordioso:
Al reunirnos para honrar a nuestra madre,
bajo su advocación de Virgen del Carmen
de La Tirana, venimos con fe y esperanza
a pedirte salud y salvación.

Madre del Carmelo, Virgen de La Tirana,
que la pasión de Cristo nos hermane y
nos ayude a servir con alegría

Ruega por nosotros pecadores,
para que el Señor resucitado
viva en nuestros corazones

Enséñanos a imitar tu propia vida;
a creer fielmente en la palabra de Jesús y
a ponerla en práctica, sin temor.

Une a todos tus hijos que te buscan,
en el único pueblo de Dios que peregrina
hacia la patria del cielo.

Que contigo construyamos
un mundo de paz
en la justicia

Que el Espíritu santo nos guíe,
y en la hora de muerte nos reciba
en la casa del Padre bondadoso. Amén
Escrito por: Cristian Ahumada - 09:00

jueves, 16 de julio de 2009

, ,

Involución Humana

A veces me da gusto leer las intervenciones que se dan en las discusiones del congreso en Chile, especialmente por lo que se dice, y que en la mayoría de las ocasiones cae en grandes y graves contradicciones. También esto se ha dado en diversos discursos de gente especialista. Hoy en día las principales discusiones a nivel país han sido en torno al tema de la "Píldora del día después" sobre el uso y distribución pública, pero el tema no ha sido ése, sino más bien, si es ético o no administrarlo públicamente y sin restricciones.

Muchos han dicho "Yo decido", en el fondo buscando justificar que el uso de tal "medicamento" es simplemente un acto consciente de la persona que quiere, como quiera y cuando quiera. Pero no es tan así, ya que en esta simple frase, se esconde la frialdad de una maquinaria deshumanizadora, y que depreda todas las conquistas que los seres humanos hemos tratado de conseguir a lo largo de la historia que se ha desarrollado desde que pusimos pies en este mundo.

El tema del aborto es una de las grandes discusiones, varios han argumentado que es el derecho del útero de la mujer, por otra parte varios grupos pro aborto dicen que el bebé no tiene conciencia de su muerte, como si fuera simplemente un saquito de órganos que son desechados tal como si fuese un tumor o una masa de células. Por ahí existen varios artículos que ven a este tipo de tratamientos como un mecanismo que no es abortista, pero me llama la atención que estos mismos doctores, al momento de argumentar dicen: "pero si no sabemos si esos seres que vienen pueden ser Hitler o una Madre Teresa de Calcuta". La pregunta que viene es ¿acaso un niño de un año también lo puede ser? Una lástima, pero borramos de un plumazo todo aquello que nos ha hecho definirnos como humanos, al tapar con una bruma de desinformación ilustrada todo el drama del ser humano que está por nacer no sentimos empatía.

Defendamos la vida, defendamos a la humanidad, simplemente porque cada vez que defendemos el derecho a la muerte estamos defendiendo la muerte del ser humano y de la humanidad.
Escrito por: Cristian Ahumada - 15:26

viernes, 26 de junio de 2009

,

¿Exagerados?

A partir del fallecimiento de Michael Jackson se han empezado a desarrollar varias tramas para dilucidar las causas de su muerte, más aún cuando estaba a punto de lanzar su carrera dando una cincuentena de conciertos con el fin de llenar sus alicaídas arcas financieras. Más me ha llamado la atención en este último tiempo que se empezase a dar en las encuestas de opinión si la reacción de la gente ha sido exagerada a causa del revuelo mediático y la reacción de sus seguidores. Pues este es un fenómeno que da para pensar desde la teología.

Hace mucho tiempo que no se había dado que un personaje que ha sido objeto de venerable respeto y admiración llegue a un final tan abrupto, más aún pensando que había buscado las formas de conservar su juventud, sea el precio que fuese necesario pagar.

Hoy más que nunca los seres humanos referentes que nos lleven a soñar más alto y más grande, la imagen de este cantante del pop ha llevado a varios a imitar su estilo de baile, canciones, pero también a criticarlo por conductas no muy correctas, que lo llevaron al escándalo público, y por consiguiente, al juicio de los mismos que, a su vez, lo admiran. Pero aún así sigue siendo un objeto de admiración y de culto, cual semidios que puede hacer posible los sueños de miles. Pero la realidad, y la historia de la salvación nos dicen lo contrario.

Muchas de las historias de la Biblia nos hablan de personas que han querido alcanzar el grado de admiración y veneración, incluso pensando que son más grandes y poderosos que Dios. Pero nunca nos hemos percatado de dónde viene este deseo, generalmente en las Sagradas Escrituras este endiosamiento viene de las mismas personas, quienes buscan satisfacer las necesidades más fundamentales, e inician la búsqueda de aquel héroe que lleve a cabo estos sueños. Jesús mismo, en muchas ocasiones rechazó la oferta que le hizo la gente, sabiendo muy claramente que el endiosamiento lleva a la soberbia, y lamentablemente al olvido de sabernos seres humanos (del latín humus que significa tierra), por lo mismo nos recuerdan constantemente la precaución de los ídolos (palabra griega que significa imagen), y una imagen nunca va a superar a la misma realidad.

Exageración es cuando endiosamos nuestros sueños y perdemos el referente de nuestra humanidad, exageración es más bien pensar que los sueños se pierden cuando se muere una persona, sigue y pervive el recuerdo de las cosas buenas que ha hecho por otros. Exagerado es abusar de la memoria de un hombre, que al final de sus vidas se vio obligado, a causa de su endiosada soberbia que no le hizo vivir con moderación, a volver a trabajar y a sobreexigirse como si fuese un joven de 20 años.

La vida sin la muerte no se entiende, y cuando exageramos la vida la muerte nos golpea y duele por ser frustrante, pero cuando exageramos la muerte la vida se ensombrece y pierde perspectiva, y eso es doblemente frustrante.
Escrito por: Cristian Ahumada - 19:40

sábado, 30 de mayo de 2009

, , , ,

Pneumatología e Iglesia

Una de las deficiencias del estudio sistemático de la teología en general ha sido relegar la acción del Espíritu Santo en la vivencia eclesial. Me explico, el desarrollo principal ha sido desde un orden hacia el interior de la vida misma de la Iglesia, destacando sus notas, características, funciones y misiones que cumple (ya sea en su relación con el mundo o con Dios mismo), pero nunca ha sido debidamente profundizada en relación con su motor y fundamento, el abogado que Jesucristo nos dejó como garante de nuestro seguimiento, el Espíritu Santo.

Si bien es cierto la gran novedad de la religión cristiana es que Dios e hace hombre y vive junto a nosotros, poniendo su morada entre nosotros (Jn 1,14), mas ahora tenemos que seguir profundizando en la acción del Espíritu Santo que nos dejó Jesús que es nuestro consolador (entiéndase consolador no como aquel que es una especie de "paño de lágrimas", sino más bien en el sentido de la palabra consola, aquella base por la que podemos caminar con seguridad). El Espíritu Santo dado en Pentecostés y quien es el principal protagonista de la acción de la Iglesia en el libro de los Hechos de los Apóstoles; demás está decir que en los primeros siete capítulos de Hechos nos muestra la acción misma del mismo, desde donde se podría reconocer quién es este abogado nuestro. En el fondo el apoyo que Dios nos otorga va de la comunicación misma de la esencia de Dios: Amor, pero en este caso comunicado, vivido y celebrado en aquel que nos deja para estar en medio de nosotros: Jesús.

En el Evangelio de Juan, en los capítulos 16 y 17 se desarrolla la teología más sintética y poética de la acción del Espíritu, y cómo debería ser vivida en nuestras comunidades: La verdad del amor nos hará entender las cosas de Dios, y el mundo se dará cuenta que en la unidad del amor se extiende la acción del Padre, por medio de Jesucristo en la acción del Espíritu Santo.

¿No es hoy lo que llamamos testimonio eclesial? Pero cuando la acción del Espíritu Santo se reemplaza por el juego del mercado, viendo los costos y las ganancias desaparece la acción de la Iglesia y se reduce a ser simplemente una empresa humana más, ¿qué nos ha dado garantía de seguir adelante? Las teologías, las filosofías de vida, la autoridad política, sinceramente nada de eso. Ha sido simplemente la vida en el Espíritu. Hoy lo llamamos espiritualidad, hay muchas en nuestra cultura y sociedad actual, pero uno solo es el motor que hace que siga hacia el futuro y se proyecte. Esperemos que Dios siga moviendo nuestros corazones para profundizar en la unidad de los hijos e hijas de Dios. Que junto a ello mueva a los hombres a la consecución de la solidaridad, de la justicia y de la paz.

Sigamos profundizando en aquel que cambió a los apóstoles de cobardes a profundos testigos de la fe, oremos en Dios que se comunica a nuestros corazones, fortaleza de los débiles y motor de las obras más osadas en nombre de Dios.
Escrito por: Cristian Ahumada - 09:54

domingo, 17 de mayo de 2009

, ,

Vergüenza

El pasado 15 de mayo, mientras Benedicto XVI hablaba al pueblo de Israel de la vergüenza del muro que separaba a israelíes y palestinos, ocurrió algo inusitado en la Universidad de Notre Dame en Estados Unidos, el Padre Norman Weslin, junto con un grupo hacía una procesión en defensa de los no nacidos. En aquel instante fue arrestado, maniatado, y llevado cual delincuente. La causa: hacer una oración en vía pública, algo que se ha hecho en esta universidad desde 1842. ¡Estamos hablando del derecho que tiene cada ciudadano a expresar sus convicciones en el país que garantiza las libertades de las personas! Somos iguales, pero cuando las políticas de un gobierno van en contra de las creencias, hay que defenderse de esas injusticias.

He aquí el video:


Si la defensa de los derechos nos va a llevar a la cárcel, bendito sean los que son perseguidos a causa de la justicia. Vergüenza me da pensar que los hombres rebajamos a nuestro hermano simplemente por pensar distinto.
Escrito por: Cristian Ahumada - 18:17

domingo, 10 de mayo de 2009

Mexico Lindo

Un saludo de fe y esperanza a los hermanos mexicanos, quienes son fieles seguidores de este blog. Frente a todos los rechazos que han hecho varios países por causa de una gripe desconocida, un mensaje de esperanza, son bienaventurados, ya que han sido rechazados, y son momentos de alegrarse porque ahí están siendo verdaderos Cristos. Escrito por: Cristian Ahumada - 21:28
, ,

La adhesión al evangelio

"La religión no es una ideología política", es una frase que me ha estado dando vueltas durante este fin de semana, con todas las noticias que he recibido de la visita de Benedicto XVI a la Tierra Prometida, junto con la polémica que está desarrollando la noticia por las fotografías del Padre Alberto, quien tenía un programa de televisión en Miami. ¿Cuál es la relación entre una peregrinación por la paz y un escándalo de carácter farandulero? Simple, la adhesión al evangelio.

El Padre Alberto después de este escándalo ha tratado de dar explicaciones de su actuar, que quiéralo o no, lleva implicaciones en la práctica de la vida de las personas, está haciendo de su hecho personal un hecho político (no estoy hablando de una política partidista o similar), el hecho es que implica a la vida de las demás personas, por los actos dichos y palabras de hombres que son públicos -lo mismo pienso todas las mañanas, porque la vocación de profesor, es también una vocación política-. Pero esta vocación no está motivada por ideologías, sino que por una convicción, de un encuentro con alguien que transforma la vida y el entorno en que se vive. Parece que eso es lo que se le olvida al Padre suspendido, ya que sus actos son escandalosos, lleva a otras personas a pensar que la jerarquía eclesiástica no sirve y que la tradición de la Iglesia es poco actualizada. Cosa que no es así.

Benedicto XVI nos da esa lección, su humildad frente a la visita a Medio Oriente fue uno de los signos más explícitos de la actitud de un sacerdote ante Dios, el respeto por la vida y el valor de las otras religiones en la cultura actual, de ahí que nuevamente diga la frase "la religión no es una ideología política", no son ideas las que están como base de la doctrina, sino es el actuar del Hijo de Dios en medio de los hombres, inclusivo y no excluyente, viviendo la humildad y, en cierto sentido el vaciamiento, volcándose hacia otros, en el servicio sin perder su identidad (ese es el valor de la palabra católico). En una visita a una mezquita el sumo pontífice había accedido a sacarse los zapatos para respetar las tradiciones de la religión islámica. ¿No es eso callar tal como lo hizo Jesús? De ese acto se manifiesta la grandeza del Vicario, que no es más que su Maestro.

En el fondo la adhesión al Evangelio no es un acto de soberbia y discurso dolido frente a un error personal, sino que más bien es un acto de humildad y vaciamiento, esos actos son los que de verdad transforma la política, sin discursos ni ideologías.
Escrito por: Cristian Ahumada - 21:06

lunes, 27 de abril de 2009

, ,

Pan Demia

La voz pandemia hace alusión a aquello que afecta a la totalidad, se relaciona en torno a las enfermedades. Hoy lo vemos en el caso de la gripe porcina gripe norteamericana o humana. Y la globalización facilita que las pandemias se expandan con mayor rapidez y con vías expeditas.

Hoy, el pánico se hace presente, y la incertidumbre hace que se provoque la psicosis colectiva. ¿Desconfianza?, ¿temor?, pues sí, cuando se viene abajo todas nuestras seguridades y nuestros esquemas se desmoronan viene la pérdida de las confianzas establecidas en cosas que son tan frágiles, que nos llevan a aferrarnos a lo que es más sencillo y humilde. Pequeñas prácticas que nos llevan a levantar nuevas barreras, para protegernos. Es tan humano lo que está ocurriendo, que no hay que taparlo.

Simplemente nos damos cuenta que nuestra existencia es precaria, contingente y que nos lleva a reconocer que simplemente somos polvo providencial dotado de vida. Gracias Señor porque nos das la vida, y gracias Señor que en los acontecimientos nos llevas a reconocer nuestra precariedad. Simplemente, te pido por aquellos que están sufriendo a causa de las pandemias que vivimos hoy. Líbranos de la pandemia de la indiferencia, del egoísmo y de la injusticia.
Escrito por: Cristian Ahumada - 21:06

domingo, 19 de abril de 2009

, , , ,

Cuasi modo

"Cuasi modo genetis infantis..." reza la primera parte de la oración colecta de la eucaristía del segundo domingo de Pascua. Domingo en que también celebramos el domingo de la misericordia divina. Hoy en Chile se celebra la "Fiesta de Cuasimodo", de orígenes centenario los campesinos acompañaban a los sacerdotes a dar la comunión a los enfermos el segundo domingo de Pascua, para evitar así los robos y asaltos de sus pastores.

Es un feliz encuentro de estas dos fiestas, la primera a nivel local, y la segunda a nivel del mundo. Cuasimodo recuerda en los campos de nuestro país que Cristo llega a todos, incluso los que están postrados en sus camas. Las aclamaciones que hacen los campesinos, y sus pañuelos blancos tapando sus cabezas indican que no vienen en son de guerra, sino en una actitud de protección y compañía, aunque ahora no hay bandoleros que asalten en los caminos sí lo son hoy, podríamos decir, los carteles de narcotraficantes y asaltantes inescrupulosos operan en nuestra ciudad andan intimidando. El amor de los hombres y mujeres de fe que quieren acompañar al sacerdote en su camino anunciando con sus monturas que el Señor va en camino de los más postergados.

Juan Pablo II, de feliz memoria, instituyó la fiesta de la Misericordia Divina, recordándonos que Dios por su infinito amor nos entregó a Jesucristo, y que el mensaje del Evangelio es Mensaje de Misericordia, Dios que nos acompaña en nuestra vida, y que da su vida para que en él tengamos la suya. Por ello cada cristiano tendría que reconocer que es por misericordia amorosa que Dios nos da de suyo lo que a nosotros no nos pertenece, pero que nos lo entrega por gracia. Y también es una llamada de atención a cada uno de nosotros que vivimos en un mundo en que el criterio es la competencia, el éxito, el placer, sin compartir.

Hoy segundo domingo de Pascua sería bueno recordar en qué sentido nosotros vivimos la misericordia de Dios, y también en qué profundidad compartimos la alegría y el gozo de que Cristo, nuestra pascua, haya querido compartirse con cada uno de nosotros por amor.
Escrito por: Cristian Ahumada - 09:30

viernes, 10 de abril de 2009

, ,

Paradojas

El Diccionario de la RAE define la voz paradoja como Idea extraña u opuesta a la común opinión y al sentir de las personas". Esta semana de oración me acordaba de las imágenes que se dan en Semana Santa, y todas me llevan a relacionar con esta palabra que, en muchas reflexiones se concluye con la "Paradoja de Dios en la Cruz". Tan ausente se ve a Jesús en la cruz, y ahí se concentra la fuerza salvífica para el mundo.

Nos encontramos en la historia de la pasión de Cristo con las paradojas del amor, la libertad, y la presencia de Dios, imágenes que se repiten constantemente en las últimas horas de Jesús.

Amor:
Ya el mismo discurso de Jesús en el evangelio de Juan nos remite al mandamiento mismo: "Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos", pero se cierne entre la indiferencia, el egoísmo y el miedo. No hay amor verdadero cuando la duda y el temor egoísta se cierne en el corazón de las personas. Jesús mismo se da cuenta de que este momento que está viviendo se da esta paradoja tan profunda. El miedo que se cierne a lo largo del juicio a Jesús, sus dolores, y su llegada a la cruz, en que los mismos discípulos se asustan, quieren salvar la vida, no buscan darla o morir por aquel que nos enseña que el amor más grande es darse por otros.

Libertad:
Jesús murió para que nosotros fuéramos libres, es una frase que leemos en los textos paulinos, mas las imágenes que vemos en que Judas, coludiéndose con los Sacerdotes y enemigos de Jesús, lo vende por treinta monedas de plata, el valor que tiene un esclavo en la época. Jesús es entregado para los sumos sacerdotes y al Sanedrín como un esclavo, al cual le quitan la libertad. Para los romanos es entregado como reo, con ello nos damos cuenta que no son sus captores los que lo llevan al patíbulo de la muerte, sino que es Cristo quien se entrega a este momento.

La palabra entregar en latín se dice tradere, la misma para tradición y traición, en ese juego nos damos cuenta que es Jesús quien transforma la traición en entrega amorosa y salvífica. Jesús no rehuye al dolor y al sufrimiento, sino que lo asume como la consecuencia del amor de Dios al mundo, que vive este sufrimiento sin darse cuenta del mismo.

La presencia de Dios:
Ha de ser uno de los momentos más fuertes en la historia de la Salvación, la frase de Jesús: "Elí, Elí, lamma sabactani", muestra la fuerza del silencio de Dios, que viendo el dolor humano se ha quedado en silencio, humanamente estamos viendo en la cruz a un hombre desnudo, humillado en su honda intimidad, no queda nada más que mostrar, simplemente la humillación del dolor, de los espasmos de su cuerpo, y la burla de los que no están en ese suplicio. Pero ahí es donde brilla la presencia del Dios que se hace solidario en el sufrimiento más profundo del ser humano, que tapa su pecado, la desnudez de Dios hecho hombre, que no ve al cuerpo sino que ve a la persona, volviendo a la inocencia de Adán. Restituye a todo hombre y a todo el hombre. Es la mayor paradoja, pues Dios se hace presente en la mayor ausencia, Dios no teme ver al hombre desnudo, pero el hombre por su desnudez no quiere ver a Dios. Es en Jesús cuando el hombre vuelve inocentemente su mirada hacia Dios.

Todo esto no tiene sentido, sin el grito de Dios que hace a su creación resucitando a Jesús, quien inaugura el cielo y saca de los infiernos a todos los justos que esperaron ver cumplida la promesa de Dios.

Pues bien, esas son tres paradojas que se viven en los últimos instantes de Jesús, pero también ese día muere otro hombre en un madero, Judas; también otro hombre se le hace juicio y rechaza el reconocer a Dios con su palabra, Pedro. Si nos fijásemos bien en la esencia de estos días podríamos incluso ver la belleza de ese Dios que es absurdo para la sabiduría de los hombres y así superar el mayor trauma que vivimos los cristianos hasta el día de hoy, pensar que la cruz es sinónimo única y exclusivamente de dolor, sino que es redención amorosa y presencia privilegiada de este Dios solidario en la soledad.
Escrito por: Cristian Ahumada - 19:30

lunes, 6 de abril de 2009

, ,

Un Corazón Ausente que Late Más Fuerte

Fue impactante conocer la noticia del fallecimiento de Felipe Cruzat, un niño de 10 años que sufrió de una enfermedad al corazón, que lo tuvo varios meses en el Hospital a la espera de un trasplante que nunca se concretó. El viernes 3 de abril, después de dos semanas de haber sido intervenido quirúrjicamente para implantarle un corazón artificial, dejó de estar junto a nosotros y estar en los brazos del Padre Dios.

Durante estos días me he puesto a comparar el calvario que sufrió Felipe, y la paz con que lo llevó. Un hecho digno de manifestar es su gran madurez para reconocer a la muerte como un paso, sus palabras son un ejemplo: "Esto es voluntad de Dios", son muestras del abandono gratuito que vivió durante el periplo que lo condujo a vivir con más ánimo que nunca su fe en aquel que todo lo puede. Estas sencillas palabras pueden sonar muy para los diarios y revistas, pero entiendo que son sinceras, sacadas de la profundidad de la mente y el corazón de un niño que ha experimentado en carne propia cómo le es arrebatada la vida, aquella que él mismo no eligió, sino que fue dada por gracia de Dios; es aquella gracia que se descubre cuando no hay nada a qué o a quién asirse, simplemente abrir los brazos a aquello que no vemos, pero en quién están puestas todas las esperanzas.

Si bien es cierto, durante estas dos semanas estuvo trabajando su organismo con un corazón que era artificial, su corazón (LEB como se dice en hebreo al ánimo vital que mueve a la criatura) movió con más fuerza no sólo a su alicaído cuerpo, sino que fueron miles de conciencias las que remeció, porque el tema de la donación de órganos aquí en Chile se ha hecho escasa, el miedo y el egoísmo, e incluso el dolor, hacen que no seamos capaces de ver la vida que se da a partir de la partida de un ser querido. Desde siempre la donación de órganos ha sido una de las formas en que la vida perdura y se dan nuevas oportunidades para otras personas que sufren.

Felipe, tu corazón ausente hoy más que nunca seguirá latiendo en el alma de los chilenos, y de aquellos hombres y mujeres que buscan el bienestar para sus familias. Dios te haya abierto las puertas del cielo de par en par, ante tantas que en esta vida se fueron cerrando lentamente.

Felipe Cruzat
Escrito por: Cristian Ahumada - 20:59

viernes, 20 de marzo de 2009

, ,

Benedicto y África

Durante estos días, con la cantidad y calidad de trabajo realizado en el Colegio en que trabajo, no me he dado tanto trabajo para ver el viaje de Benedicto XVI a África. Mas me he dado cuenta de la potencia de su ida al Continente más despreciado y depredado de la modernidad, cuna del hombre que ha sido dejada de aquella humanidad que se dice "madura".

En las primeras apreciaciones de los discursos dados por Benedicto tanto en Camerún como en Angola, me ha llamado la atención que la tónica del viaje ha sido llevar un mensaje de consuelo y esperanza, pero a la vez de denuncia y de búsqueda de la justicia (tal como es la misión profética que tiene que vivir la Iglesia que quiere ser discípula y misionera), y que durante esta semana se ha dado con mayor fuerza.

Consuelo

El mensaje de Benedicto va de la mano con los gestos que ha hecho, acercándose a aquellos que son postergados, especialmente los enfermos de SIDA, ya que este continente alberga gran parte de los portadores de VIH. Las palabras de venir a traer un mensaje de consuelo en medio del sufrimiento y de la enfermedad fueron acompañadas de tocar a aquellos que son considerados los nuevos leprosos en el mundo.

Esperanza

La llegada del vicario de Cristo es una llamada a la esperanza, la cercanía de Dios cambia el eje de los que son postergados. La invitación hacia las autoridades es a respetar los derechos humanos, y también a que la actitud de los gobernantes tiene que ser más humanitaria y digna ante las personas que han sufrido los constantes cambios por la lucha del poder.

Denuncia

El mensaje de Benedicto no ha sido un discurso políticamente correcto, no se ha querido enmascarar la verdad con eufemismos. La denuncia que se ha hecho frente a las multinacionales que explotan los recursos naturales frente a la gente que ha sido explotada como un bien material, y no como el fin que busca el desarrollo en medio de los avances de la humanidad. Si bien es cierto algunos pueden catalogar de vagos los indicios de la explotación en África cabe destacar que la Iglesia se ha hecho cargo de asumir con valor estas denuncias, puesto que el dolor de la pérdida de seres humanos no es un mero dato estadístico contra el lucro con que se llenan los bolsillos compañías sin rostros y anónimas en el silencio de sus ganancias.

Búsqueda de la Justicia

Levantar a África no es simplemente con el aporte de dineros para los gobiernos de turno, sino que también exige un cambio en la actitud de los mismos. La justicia no es simplemente dar a cada uno lo que corresponde (definición de Ulpiano), sino que la vivencia de la justicia evangélica es más bien, la búsqueda de aquellas condiciones para que los hombres y mujeres puedan vivir y vivir bien.

Es bueno que podamos seguir viendo el periplo que Benedicto XVI haga hacia tierra Santa, en que más de alguna sorpresa en sus reflexiones.
Escrito por: Cristian Ahumada - 19:55

viernes, 13 de marzo de 2009

Esclerocardia

Cuando escuché por primera vez de la palabra esclerocardia (cuando el corazón se vuelve duro), me llamó mucho la atención, porque el ser humano busca su paz interior y sentirse acogido, recibiendo el afecto de otros, pero cuando el dolor humano llega a los límites más insospechado cae en la búsqueda de armarse para no recibir más dolor; pero también llega de la mano a no recibir más cariño.

A nosotros nos cuesta más volver a confiar, y es que en las experiencias del afecto vamos aprendiendo, a fuerza del dolor mismo, a no confiar en el resto de las personas. No me puedo quitar de la mente, que en mi labor de docente, cómo los niños van evolucionando y dejando de lado su inocencia para pasar a vivir como "adultos". A veces el dolor de los mismos niños se expresa en el gran número de las desilusiones, para sacar como consecuencia que nunca más volverán a arriesgarse y cometer semejante error. Y es aquí dónde radica el gran error, porque al dejar que nuestro corazón se endurezca desencadenamos también el no querer amar en profundidad, perdonando siempre.

El corazón (en el sentido bíblico), busca el rostro de la persona amada, para ser cuidado y cuidarlo, no es raro que en Dios se encuentre este rostro, ya que el Amor de Dios procura sanar estas heridas, que han provocado que se vaya encerrando la persona en máscaras que no dejan ver la realidad en la cual Dios mismo quiere que el corazón del hombre viva. ¿Acaso los mismos niños cuando se pelean vuelven a ser amigos instantes más tarde?

En este proceso de reconciliación del corazón, se torna humanamente complicado volver a esta pureza del mismo, es simplemente porque la búsqueda de la verdadera felicidad se va nublando con tanta expectativas y desilusiones. Es necesario hacer una apuesta, de volver a confiar, de dar espacio a reencontrarse. La esclerocardia se torna en temor, vergüenza, y en el fondo paralizarse.

Para un hombre y una mujer de fe la esclerocardia del corazón significa cerrarse a la gracia de Dios, no reconocer esta acción en la vida de la gracia.

La única forma del reencuentro es simplemente una palabra: humildad y reconocerse como dependiente de Dios.
Escrito por: Cristian Ahumada - 20:37

viernes, 27 de febrero de 2009

Nuevo Año Laboral

Ya se están acercando las postrimerías del verano en el hemisferio sur. De lado van a quedar aquellos desarreglos que nos llevaban a levantarse a horas regaladas, o incluso a hacer lo que se nos venía en regalada gana. Comienza en Chile el masivo cambio de actividades para más de dos millones de personas: inicio a clases. Coincide con el nuevo año laboral para mí, siendo profesor todas las planificaciones, proyectos y tareas vienen adelante.

Tal como decía un director que conocí y que aprecio mucho: "Este barco no atraca hasta diciembre", y es una gran verdad. Hoy en día los ritmos de vida se hacen cada vez más y más vertiginosos, no nos damos pausa ni siquiera en vacaciones, con nuestra mente ocupada en mil y una cosas, ya es tiempo de ordenarse, por eso la palabra vacaciones (vacances=vacío, disponible). Lo mismo hoy ocurre con nuestro tiempo de cuaresma. Este tiempo, a pesar del trabajo que se inicia, es un tiempo de disponibilidad, de orden de vida, de mirar, reflexionar, de simplicidad y sencillez, de ser tal cual somos.

En este tiempo, que en el mundo católico llamamos de preparación, nos lleve también a ordenar, darnos un espacio, una vacante para estar con Dios, no aparentando ser, sino que siendo de verdad.

Escrito por: Cristian Ahumada - 17:18

domingo, 22 de febrero de 2009

Cuaresma (textos escritos anteriormente)

A continuación pongo los artículos que he escrito referente a la cuaresma, puede que sirva para la reflexión en este tiempo de ayuno, oración y limosna (ojalá que nunca se nos olviden estos tres elementos, que son fruto del reconocimiento de nuestra condición).

Carnavales y Cuaresma
Teología Del Gusano
San José
Mirarán Al Que Traspasaron
¿Dónde Está Tu Dios?
El Tiempo Futuro



Escrito por: Cristian Ahumada - 15:04

jueves, 19 de febrero de 2009

,

El milagro de la vida

Estoy temprano en la mañana leyendo los diarios de circulación nacional, y en su gran mayoría hacen referencia al accidente que tuvo la hija del ministro de Economía, Andrés Velasco, y su señora, la periodista Consuelo Saavedra, ya que se encuentra con un coma inducido, para prevenir algún daño neuronal, si es que lo tiene. Muchos preocupados por el tema de la seguridad que hay que tener en vacaciones, especialmente por el peligro que se corre con las piscinas para los menores de cinco años (Ema, la hija de este matrimonio, tiene dos). Pero me llamó la atención la columna de un escritor, Cristián Warnken que el año pasado perdió a su hijo de la misma manera, la columna del día de hoy lleva por nombre "Página en Blanco", la transcribo en parte, para que la puedan leer, es preciosa, especialmente porque hace referencia a lo que hemos vivido durante este tiempo con el tema del Derecho a Vivir.

Página en blanco

(A Ema, Consuelo y Andrés, con todo nuestro amor).

Estoy frente a la página en blanco, tratando de escribir esta columna en este día de febrero, mientras veo al sol derramarse minuto a minuto en mi jardín. El sol no deja de aparecer, pase lo que pase, todos los días, para entibiar las hojas y los pájaros. Antes, escuchaba el monótono sonido del filtro del agua en la piscina, que me acunaba, como música de fuente.

Hoy, ese sonido ya no está: la piscina de mi casa está clausurada, pero presiento que un agua subterránea, invisible, sigue sonando en otro jardín, frente a otra ventana.

(...)
No puedo dejar de mirar ese pequeño barco ebrio, que volcó un niño -quizás mi niño muerto- al pasar. Que nadie lo toque, que nadie lo saque de su abandono sagrado a orillas de un puerto que no vemos. Cada niño es un capitán de un barco que no vemos. Los niños viven de milagro. Cada niño que camina, respira, juega, es un niño que para llegar ahí tuvo que sortear miles de pequeños grandes peligros, desde que fue semilla, desde que salió de la nada, chispa de luz que se encendió en la inmensa noche del azar. Escaleras abruptas, calles violentas, millones de virus y bacterias, enchufes, piscinas... Los niños viven de milagro y son un milagro.
(...)

Que hoy fuera un día de tregua, que la muerte dejara de buscar a los niños en todos los rincones de la tierra, que todos los padres del mundo sintieran la seguridad de que sus niños serán eternos, que estarán siempre jugando, saltando, cantando, llorando, para que nosotros podamos vivir. Porque sin esos niños que corren y saltan sobre el abismo de cada día, no podríamos vivir. Estaríamos muertos: de tedio, de vacío, de cinismo, de desesperanza. ¿Podemos imaginar un mundo sin niños?

Pero los niños viven de milagro y están revoloteando alrededor nuestro para gritarnos que la vida es un milagro, que cada minuto de sobrevida es un niño que con una espada de plástico o una niña con una muñeca-hada mantuvieron a raya a la vieja muerte. Nosotros ya fuimos derrotados: somos los muertos que vemos a los niños vivir, héroes de pequeñas batallas inmensas, que se dan en el aire, el agua, la luz.

(...)
¿No sabíamos, acaso, que hasta en lo más diminuto late un corazón? No lo sabremos si no nos hacemos pequeños, tan pequeños que quepamos en la lágrima de un niño, y naveguemos con él en ese barco "de mentira" que nos espera para partir, al fondo de nuestro jardín.


No me queda más que decir, que nuestra vida es el mejor milagro.

Lee todo el artículo
Escrito por: Cristian Ahumada - 09:39

miércoles, 11 de febrero de 2009

Derecho a la Vida

Con el debate generado por la "buena muerte" aplicada a Eluana Englaro, se ha venido generando todo un debate en torno al "Derecho a Morir". Muchos comienzan argumentando que si la vida es un don, que nadie ha reclamado para sí, tampoco nadie puede determinar cuándo se acaba (de ahí que digan que los suicidas se van directo al infierno -ja, como si muchos de ellos lo único que querían era salir del suyo propio-). Pero en este caso no vale hacerse la pena la siguiente pregunta ¿hasta dónde podemos preservar la vida? Si en Italia están los medios como para mantener con vida a alguien, como se da en la mayoría de los países del primer mundo, se supone que va a haber una mejoría o que la persona se va a autovaler en sus funciones vitales.

Algunos me tacharán de poco ético, pero de qué ética estamos hablando de mantener con vida a una persona, que a pesar de estar conectadas a medios mecánicos, se va deteriorando poco a poco. La misma teología moral ha dicho y establecido que hay que analizar estos casos:

1. La extensión y costo (humano) de mantener a una persona con vida.
2. Si esta persona es "viable de autovalencia" (hubo casos de personas conectadas a ventilador mecánico que después de cuatro años comenzaron a valerse por sí mismas, antes ningún signo de vida autónoma).

Por eso qué determina la continuidad o no de la vida es muy fuerte y trágica.

Pero la forma de eutanasia que se aplicó a esta ciudadana italiana fue cruel: la inanición y deshidratación. Eso mata a cualquier ser humano, de ahí la crítica que se hace a la clínica.

Muy en lo profundo, me duele que haya muerto de esta manera, siendo que la vida misma engendra más vida, quienes le damos un valor vital a la muerte somos los que deshumanizamos el momento más culminante de nuestra existencia con la soledad, la indiferencia, con la legalidad.

Autopsia de Eluana


Escrito por: Cristian Ahumada - 12:17

sábado, 7 de febrero de 2009

, ,

Dimes y Diretes

Otra palabra para hablar de Holocausto (todo quemado) es el término Shoah, que literalmente significa catástrofe, y que habla de la muerte de los 6 millones de judíos que murieron a manos de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Personalmente he estado trabajando junto a mi colega de religión en el colegio que trabajo con el proyecto de Educando por la Paz, y en el que nos referimos al tema de la Shoah, para que nunca más se produzcan este tipo de barbaries que nos deshumanizan. Durante esta semana se ha dado el caso de dichos de unos de los obispos lefebvristas que se le levantó la excomunión, el Obispo Williamson, quien dijo públicamente que dudaba acerca de la función que cumplían las cámaras de gases (que pensaba en que servían para desinfectar antes de exterminar).

Esto causó un revuelo de carácter planetario, y no es para menos, todos nos sentimos tocados por el hecho de ver herida la memoria de millones de hombres, que a causa de su raza, religión (también hubo persecusión a los Testigos de Jehová), y pensamiento, fueron procesados en estos Guetos. Estas declaraciones le cuestan a williamson la posibilidad de ejercer funciones episcopales al interior de la Iglesia Católica. Cabe recordar que Richard Williamson fue recientemente vuelto a la comunión eclesial después de 20 años. He aquí que la opinión que se desarrolló ha vuelto uno de los temas más sensibles de la humanidad, pero del cual todavía no nos hacemos cargo: el respeto por la dignidad de la persona, sea quien fuera y del lugar en que proviene.

Si hoy somos sensibles frente al tema del holocausto judío ¿por qué no recordamos junto con ésta, la shoah que están viviendo los palestinos inocentes en la Franja de Gaza? El Gobierno Alemán reaccionó ante tales palabras; el Rabinato inmediatamente exigió al Benedicto XVI que tomara cartas en el asunto, ya que los dichos fueron inmediatamente comunicados a la velocidad de Internet. ¿Y qué hacemos con aquellos que siguen sufriendo los horrores de una "Guerra Justa"?

Lo mismo aconteció con las últimas noticias del P. Maciel quien fuera suspendido de sus funciones ministeriales por Benedicto XVI, y a quien se le descubrió que tenía un hijo durante esta última semana. Las disculpas públicas hechas por el superior, por la vergüenza vivida se han hecho pocas, pero los comentarios se han hecho muchos, un ejemplo el blog de un chileno que hizo este artículo y la cantidad de comentarios generados, a la lectura de ellos vemos cómo se repiten las palabras corruptos, mentiras, invenciones, secretos.

Los seres humanos somos por naturaleza inteligentes, pero por el pecado somos soberbios, no nos damos cuenta de la capacidad que tiene nuestro pensamiento y nuestra voz para destruir, e incluso para crear nuevas cosas para hundir a otros. ¿Dónde queda la caridad para poder levantar y educar a otros? Simplemente, como dice el Apóstol Santiago nos dejamos llevar por nuestra lengua, y no vamos más allá con nuestra inteligencia para descubrir la verdad.

En cuántos de estos dimes y diretes prima la opinión antes que la realidad misma, yo creo que en muchos casos ocurre, somos acusador, jurado y juez, y este es una de las consecuencias de ver lo que ocurre de forma ajena y no ver todo en su conjunto. Por si queda duda, cuando hacemos comentarios de otros sin conocimiento real de causa ¿no estamos humillando, como si estuviésemos mandando también a una cámara de gases, desnudos sin poder defenderse, y nos tapamos en el anonimato tras nuestra pantalla? ¡Vaya otra vez holocaustos!
Escrito por: Cristian Ahumada - 10:12

jueves, 5 de febrero de 2009

, , ,

Bajar de la Cruz a los Pobres



Esta imagen es de la portada del libro "Bajar de la Cruz de los Pobres: Cristología de la Liberación", es un libro de más de 300 páginas, en que se desarrolla la visión de la cristología en este último tiempo. Hoy simplemente quiero compartir el epílogo que lo escribió Jon Sobrino, algo fuerte y contundente para entender a partir de la portada por qué sigue siendo importante la teología hoy.

En el dibujo de Maximino los pobres, hombres y mujeres, cuelgan de una cruz. No es ésa metáfora de economistas, ni «pueblo crucificado» es lenguaje políticamente correcto. Colgar de la cruz puede ser lenguaje del arte. Y entre nosotros, no en todas partes, es también lenguaje de teólogos y teólogas. Pobres son los empobrecidos, y muchos de ellos mueren -lenta o violentamente- por serlo. De hambre mueren cien mil personas al día, y cada siete segundos un niño de menos de diez años. Y como el hambre puede ser superada, «un niño que muere de hambre hoy, muere asesinado». Lo dice Jean Ziegler, relator de la ONU para la alimentación.

La cruz es, pues, todo menos metáfora. Significa muerte y crueldad, a lo que la cruz de Jesús añade inocencia e indefensión. A los teólogos cristianos la cruz nos remite a Jesús de Nazaret. El es el crucificado. Por eso, al llamar a los pobres de este mundo pueblo crucificado se les saca del anonimato, y además se les otorga máxima dignidad. «Ustedes son el divino traspasado», dijo Monseñor Romero, a campesinos aterrorizados, sobrevivientes de la masacre de Aguilares. «El pueblo crucificado» es siempre «el» signo de los tiempos, escribió Ellacuría.
Y en el título también se dice lo que hay que hacer con ellos: «bajarlos de la cruz». San Ignacio de Loyola -celebramos ahora 450 años de su muerte- pedía al ejercitante que se reconocía como pecador que se hiciese tres preguntas ante el crucificado: «qué he hecho, qué hago y qué voy a hacer por Cristo». Entre nosotros -historizando esta tradición- nos preguntamos «qué hemos hecho para que nuestros pueblos estén crucificados, qué hacemos para bajarlos de la cruz y que vamos a hacer para resucitarlos». No hay aquí hybris de ninguna especie. Hay reconocimiento de nuestro pecado, hay expresión humilde de conversión y hay decisión, agradecida, de salvar. En filosofía a esto se llama «encargarse de la realidad». En teología expresa «la misión de los cristianos», la praxis.

Y hay que añadir algo más importante y más olvidado. Bajarlos de la cruz no es sólo compasión, opción por los pobres. Es devolver a ellos un poco de lo que ellos nos dan. Sin saberlo, por lo que son y muchas veces por los valores que poseen, nos salvan, nos humanizan, nos perdonan. Al cargar nosotros con su realidad, una pesada cruz, nos sentimos cargados por ellos. Son bendición.


La teología de la liberación elabora varios contenidos importantes. Sólo voy a recordar que habla de Dios como el misterio absoluto, e insiste en su novedad escandalosa y salvífica: la transcendencia se ha hecho trans-descendencia, en palabras de Leonardo Boff, para ser así condescendencia, acogida, perdón, amor, liberación.

Habla de Cristo, como el sacramento del Padre. En él se hace presente la divinidad a la manera de filiación. Y es liberador. Sobre esa tierra, liberador es su anuncio utópico del reino y su denuncia profética del antirreino. Liberador es su mensaje del Abba, el Dios que nos acoge y nos saca de nosotros mismos. Liberador es su amor hasta el final, en cruz, y la esperanza de que el verdugo no triunfará sobre la víctima. Liberador es su modo de ser, compasivo, respetuoso, dignificante. Y liberador es también que Jesús se deja evangelizar por una pobre viuda.

No voy a seguir con los contenidos, pero sí voy a comentar sobre algunas dimensiones formales de esa teología. Lo primero es que puede tener aciertos y errores, puede ofrecer salvación y peligros. Y sobre ello quiero hacer un breve comentario.
En lo personal estoy presto -y pienso que todos lo estamos- a enmendar lo que sea error. No veo aquí ningún problema. Lo que veo más necesario es la responsabilidad de todos, según la naturaleza de cada instancia, adminstrativo-jerárquica, intelectual, académica -y también el sensus fidei del pueblo de Dios-, para que la fe sea viva y vivificante, y para que la teología sea veraz, verdadera y salvífica.

Escrito por: Cristian Ahumada - 11:59

martes, 3 de febrero de 2009

, , , , ,

¿Qué cree la Iglesia?

Gracias a las exploraciones que hace Monjaguerrillera por el ciberespacio me dio la oportunidad de toparme con un documento de 1993, en que escribía Cardenal Joseph Ratzinger, hoy Benedicto XVI, el artículo se llama "Qué cree la Iglesia". Hoy quiero compartir con uds. algunos párrafos.

Aventurarse en nuevos campos era bueno y necesario, pero sólo a condición de que semejante aventura naciera de la luz central de la fe y estuviera sostenida por ella. La fe no tiene consistencia por sí misma. No se la puede presuponer como una cosa ya concluida en sí. Hay que revivirla continuamente. Y porque es un acto que abarca todas las dimensiones de nuestra existencia, hay que repensarla también constantemente y testimoniarla siempre de nuevo. Por eso los grandes temas de la fe (Dios, Cristo, Espíritu Santo, gracia y pecado, sacramentos e Iglesia, muerte y vida eterna) nunca son temas viejos. Son siempre temas que nos afectan en lo más profundo.

¿Qué cree la Iglesia? Esta pregunta incluye estas otras: ¿quién cree y cómo cree? El Catecismo ha tratado juntas ambas cuestiones fundamentales, la cuestión del qué y la del quién de la fe, como una unidad interior.(...)La fe es una orientación de toda nuestra existencia. Es una decisión fundamental que tiene efectos en todos los ámbitos de nuestra vida y que se realiza sólo si está sostenida por todas las fuerzas de nuestra existencia.

La fe no es un proceso sólo intelectual, ni sólo de la voluntad, ni sólo emocional; es todo esto a la vez. Es un acto de todo el yo, de toda la persona en su unidad e integridad. En este sentido en la Biblia aparece como un acto del "corazón" (Rm 10,9). Es un acto altamente personal. Pero precisamente porque es un acto personal, supera el yo, trasciende los límites del individuo. Nada nos pertenece tan poco como nuestro yo, decía San Agustín. Cuando está en juego el ser humano como un todo, el hombre se supera a sí mismo; un acto de todo el yo es al mismo tiempo también un abrirse a los demás, un acto del ser-con. Más aún: no puede realizarse sin que toquemos nuestro fundamento más profundo, el Dios vivo, que está presente en lo más profundo de nuestra existencia y la sostiene. Cuando está en juego el ser humano como un todo, junto con el yo está también en juego el nosotros y el tú del totalmente otro, el tú de Dios. Pero esto significa también que en semejante acto se supera el ámbito de la acción puramente personal. El ser humano en cuanto ser creado es en lo más profundo de sí mismo no sólo acción, sino también pasión, no sólo ser que da, sino también ser que acoge.

La fe cristiana es esencialmente encuentro con el Dios vivo. Dios es el verdadero y último contenido de nuestra fe. En este sentido el contenido de la fe es muy simple: creo en Dios. Pero la realidad más simple es también siempre la realidad más profunda y que abarca todo. Podemos creer en Dios porque Dios nos toca, porque El está en nosotros y porque El se acerca a nosotros desde fuera. Podemos creer en El porque existe Aquel que El ha enviado: él "ha visto al Padre" (Jn 6, 46), dice el Catecismo; "él es único en conocerlo y en poderlo revelar". Podemos decir que la fe es participación en la mirada de Jesús. En la fe él nos permite ver junto con él lo que él ha visto. En esta afirmación está incluida tanto la divinidad de Jesucristo como su humanidad: por ser el Hijo de Dios, él ve continuamente al Padre; por ser hombre, nosotros podemos mirar junto con él; y por ser ambas cosas al mismo tiempo, Dios y hombre, él ya no es una persona del pasado ni está solamente en la eternidad, sustraído a todo tiempo, sino que está siempre en el centro del tiempo, siempre vivo, siempre presente.

Si hablamos de la historia de Dios con la humanidad, se toca con ello también el problema del pecado y de la gracia. Si se toca el problema de cómo nos encontramos con Dios, hay que hablar del problema de la liturgia, de los sacramentos, de la oración, de la moral. Pero mi intención no es desarrollar ahora todo esto al detalle. Lo que me importa propiamente es la consideración de la unidad interior del acto de fe, que no es un conjunto de proposiciones, sino un acto simple e intenso en cuya simplicidad está contenida toda la profundidad y amplitud del ser. Quien habla de Dios habla del todo; aprende a distinguir lo esencial de lo accesorio y descubre algo de la lógica interna y de la unidad de todo lo real, aunque sea siempre "como en un espejo, de una manera confusa e imperfecta" (1 Cor 13,12), para que la fe sea fe y no se convierta en visión.

Es propio de la catequesis el itinerario interior hacia Dios. San Ireneo dice en este sentido que debemos acostumbrarnos a Dios, como Dios se ha acostumbrado a nosotros, los hombres, en la encarnación. Debemos familiarizarnos con el estilo de Dios, aprender a llevar en nosotros su presencia. Dicho con una expresión teológica: debe liberarse en nosotros la imagen de Dios, lo que nos hace capaces de una comunión de vida con El.(...)El proceso del conocimiento es un proceso de asimilación, un proceso vital. El nosotros, el qué y el cómo de la fe están estrechamente unidos. Ahora se hace visible también la dimensión moral del acto de fe: éste implica un estilo de existencia humana que no producimos nosotros mismos, sino que aprendemos lentamente mediante la inmersión en nuestro ser de bautizados. El sacramento de la penitencia es ese siempre renovado sumergirnos en las aguas del bautismo, en el que continuamente Dios actúa en nosotros y nos atrae nuevamente hacia El. La moral forma parte del cristianismo, pero esta moral es siempre parte del proceso sacramental que nos convierte en cristianos y en el que nosotros no somos solamente actores, sino siempre en primer lugar receptores, en una recepción que significa transformación.

Quien encuentra a Dios, ha encontrado todo. Pero nosotros podemos encontrar a Dios porque El se ha acercado a nosotros primero y se ha dejado encontrar. El es el que actúa en primer lugar y por eso la fe en Dios es inseparable del misterio de la encarnación, de la Iglesia, de los sacramentos. Todo lo que se dice en la catequesis es explicitación de la única verdad que es Dios mismo: el amor que mueve el sol y las demás estrellas (Dante, Paraíso, 33,145).
Escrito por: Cristian Ahumada - 10:33

lunes, 26 de enero de 2009

, , ,

Lefebvrismo e Historia (II)

Nunca pensé en seguir este el post anterior (que está un poco más abajo), pero creo que merece una aproximación para ver cuáles han sido los motivos del desarrollo de este acercamiento, que ha desencadenado el levantamiento de la excomunión de los cuatro obispos ordenados por Mons. Lefebvre en 1988.

Esto no quiere decir que se haya reconocido al Lefebvrismo en su totalidad, o que se esté dando pie a que las tradiciones pre-conciliares sean más importantes que las resoluciones del Concilio Vaticano II. Cabe aquí recordar que el Lefebvrismo no reconoce aquellas resoluciones tomadas por los obispos en el Concilio Vaticano II, y que se mantienen fieles a las doctrinas de San Pío X, por consiguiente condenando todo lo que está relacionado con la modernidad, asimismo asumen una sola postura filosófica (aristotélico tomista). Por ello es que en algunos lugares de América y de Europa veremos misas dichas en Latín y de espaldas a la gente (tradición Tridentina como se le conoce).

Ahora, cuáles han sido las razones para levanta la excomunión de los obispos, es bueno leer el documento:
La excomunión de los obispos consagrados por S. E. Mons. Marcel Lefebvre el 30 de junio de 1988, que había sido declarada por la Sagrada Congregación para los Obispos por un decreto del 1º de julio de 1988 y que nosotros siempre negamos, ha sido retirada por otro decreto de la misma Congregación fechado el 21 de enero de 2009 por mandato del Papa Benedicto XVI.
Expresamos nuestra gratitud filial al Santo Padre por este acto que, más allá de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, representará un beneficio para toda la Iglesia. Nuestra Fraternidad desea poder ayudar siempre al Papa a remediar la crisis sin precedentes que sacude actualmente al mundo católico, y que el Papa Juan Pablo II había calificado como un estado de "apostasía silenciosa".
Además de nuestro reconocimiento al Santo Padre, y a todos los que le ayudaron a realizar este valeroso acto, nos congratulamos que el decreto del 21 de enero juzgue necesarias la realización de "reuniones" con la Santa Sede, las cuales permitirán a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X exponer las razones doctrinales de fondo que ella estima ser el origen de las dificultades actuales de la Iglesia.
En este nuevo ambiente, tenemos la firme esperanza de arribar pronto a un reconocimiento de los derechos de la Tradición católica.
Menzingen, 24 de enero de 2009
+ Bernard Fellay


A partir de este documento se declara que siempre ha habido una fidelidad al Sumo Pontífice, con las constantes conversaciones que se han sostenido en la Santa Sede, a pesar de las diferencias de fondo que se expresan después (la crisis que sacude al mundo católico), siendo que el decreto aduce otros elementos.


Con la carta del 15 de diciembre de 2008 enviada a su eminencia el cardenal Darío Castrillón
Hoyos, presidente de la Comisión Pontificia Ecclesia Dei, monseñor Bernard Fellay, en su nombre y en el de los otros obispos consagrados el 30 de junio de 1988, volvía a solicitar el levantamiento de la excomunión latae sententiae formalmente declarada por decreto del prefecto de esta Congregación para los Obispos con fecha del 1 de julio de 1988.

En la mencionada carta, monseñor Fellay afirma entre otras cosas: "estamos siempre fervorosamente determinados en la voluntad de ser y permanecer católicos y de poner todas nuestras fuerzas al servicio del Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, que es la Iglesia católica romana. Nosotros aceptamos todas sus enseñanzas con ánimo filial. Creemos firmemente en el primado de Pedro y en sus prerrogativas y por ello nos hace sufrir tanto la actual situación".

Su Santidad Benedicto XVI, paternalmente sensible al malestar espiritual manifestado por los interesados a causa de la sanción de excomunión, y confiando en el compromiso expresado por ellos en la citada carta de no ahorrar esfuerzo alguno para profundizar en necesarias conversaciones con las autoridades de la Santa Sede en las cuestiones aún abiertas, y poder así llegar rápidamente a una plena y satisfactoria solución del problema existente en un principio, ha decidido reconsiderar la situación canónica de los obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta surgida con su consagración episcopal.

Con este acto se desea consolidar las relaciones recíprocas de confianza, intensificar y hacer más estables las relaciones de la Fraternidad San Pío X con la Sede Apostólica. Este don de paz, al final de las celebraciones de Navidad, quiere ser también un signo para promover la unidad en la caridad de la Iglesia universal, y por su medio, llegar a remover el escándalo de la división.

Se desea que este paso sea seguido por la solícita realización de la plena comunión con la Iglesia de toda la Fraternidad San Pío X, testimoniando así auténtica fidelidad y un verdadero reconocimiento del Magisterio y de la autoridad del Papa, con la prueba de la unidad visible.

En virtud de las facultades que me han sido expresamente concedidas por el Santo Padre, Benedicto XVI, en virtud del presente Decreto, levanto a los obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta la censura de excomunión latae sententiae declarada por esta Congregación el 1 de julio de 1988 y declaro privado de efectos jurídicos a partir del día de hoy el decreto entonces publicado.

Roma, Congregación para los Obispos, 21 de enero de 2009
Cardenal Giovanni Battista Re


Son aquellos obispos excomulgados los que, con ánimo filial han querido adherirse nuevamente a las enseñanzas y doctrinas de la Iglesia Romana. Nunca se menciona que la Iglesia católica esté viviendo una crisis, y de hecho, siempre la Iglesia ha de vivir y vivirá en crisis, que significa purificación y oportunidades.

En esta historia, hay varios elementos que hay que seguir observando, ya que el integrismo que propone un lefebvrismo extremo, negando la modernidad, negando los signos de los tiempos, también nos haría retroceder en el diálogo, o incluso al peligro de la encíclica Pascendi, a encerrarnos en el mundo, que es todo lo contrario que Vaticano II ha querido conseguir después de estos 50 años.
Escrito por: Cristian Ahumada - 18:26