Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

jueves, 26 de julio de 2007

, ,

El Papa ofrece la clave para distinguir el bien del mal (fuente Zenit.org)

En los comentarios que ofrece la agencia de noticias Zenit.org, hoy me llamó la atención el primer artículo -el cual es el título de este post-. Cuando se lee todo el artículo te das cuenta que empieza con un comentario, de un sacerdote, aduciendo que hoy no se hace la distinción entre bien y mal, sino más bien se da el decir "me siento mal o bien", habiendo una gran confusión.

El principal criterio para descubrir qué es bueno y qué es malo se da a partir de la escucha de la voz del Creador (de ahí viene la palabra obediencia -ob audire-). Para ello es bueno ver las actitudes que tuvo siempre Jesús. Pues bien, ese es un tema fascinante, pero ese no era el centro de lo que quería comentar, eso da para un artículo de cristología. Lo que quería comentar sobre el tema es la siguiente frase.

"Sólo si aparece Dios hay luz, hay esperanza --añadió--. Nuestra vida tiene un sentido que no podemos inventar nosotros, nos precede, nos lleva"

Me llama la atención que Benedicto XVI dijera una frase así, no es contraria a la doctrina, pero la fuerza con que la menciona es bien llamativa por los siguientes motivos:

a) Puede parecer determinismo cuando se lee "tiene un sentido que no podemos inventar nosotros", y muchos podrían pensar que de deja de lado la libertad humana. Pues no se pasa a llevar, la vida en sí tiene un sentido, nuestra propia existencia ya viene con un sentido que nosotros no le hemos dado, la tarea nuestra es descubrir éste en la vida que a cada uno de nosotros le ha tocado vivir (podríamos llamarlo vocación). Víctor Franckl tiene palabras similares ante este tema, en su libro "El hombre en búsqueda de Sentido", el hombre no tiene que darle sentido a la vida, sino que tiene que descubrirlo, para asumir su existencia y así vivir.

b) Además esta frase, en lo personal es una "bofetada fuerte" para que despertemos de la flojera que tenemos de asumir nuestra libertad, algo que cuesta, ya que ahí es dónde radica nuestras principales críticas a la Iglesia (que somos todos), pensamos que la libertad es hacer lo que a cada uno le da la gana, pues si así es la definición de la cultura actual estamos cayendo en el problema que se menciona al inicio de este artículo, sin conciencia que distinga el bien y el mal, difícilmente este mundo se lograría humanizar.

c) Sólo si Dios aparece hay luz, hay esperanza. Esa frase deja para pensar más en profundidad que el deseo del creador es la felicidad del hombre, como el destino de cada uno de nosotros. La plena realización de nuestro ser en el amor.

Sólo queda agregar que esta conversación del Papa, da para pensar en la situación actual de la sociedad y de la cultura, ya Juan Pablo II hablaba en Veritatis Splendor sobre el problema de relativizar la conciencia a una votación de las mayorías, en que la verdad está en las masas, y no en unos pocos, un peligro que podría llevarnos a nuestra propia degeneración, o como diría el anterior Papa, en la "Cultura de la Muerte".

Para leer el artículo haz clic aquí


Escrito por: Cristian Ahumada - 19:31

lunes, 16 de julio de 2007

,

Sin ánimo de ofender.

Este día ha sido bastante ajetreado, a pesar de ser feriado, he tenido algunas conversaciones que me han dado para pensar, y también para escribir en mi blog, y la razón de estas líneas fue una de estas conversaciones. Una amiga mía que profesa otra religión, ha tenido una serie de discusiones con amigos sobre que la religión (específicamente las iglesias) ocupan tácticas modernas de persuasión -empleadas en las empresas- para que sus adherentes no se vayan de "sus manos". Le expliqué que el esquema de cantar antes de escuchar la palabra (de Dios o de algún pastor) no ha sido una invención moderna de algún psicólogo, sino que ha sido la práctica de siglos y siglos, y que han sido las mismas empresas que se han percatado del poder que tiene este esquema de adhesión. Nada del otro mundo.

Ahora bien, esta conversación me dio para pensar el ánimo de desacreditar a todos los seguidores de Cristo, ya sea por el tema político, económico, o social. Siento que cuando los cristianos vamos por la dirección de nuestro Maestro, no nos toca otro desenlace que la cruz misma. "El discípulo no es mayor que su maestro", ya lo decía el mismo Jesús. ¿Cuántas cosas nos han dicho?, y nosotros sin ánimo de ofender, callamos y no denunciamos. Creo que como cristianos tenemos que poner los puntos sobre las íes, puesto que no es cualquier cosa la que defendemos, no es una idea o ideología, sino que es una persona, Jesucristo.

¿Qué ocurre cuando una persona te habla de su fe con fundamentos, que no son solamente bíblicos, sino que históricos y científicos? Pues bien, a las personas de alrededor las empieza a irritar, y los demás, al ver que no "te pillan", se dan como por ofendidos, para luego tratar de desacreditar, varias veces me ha pasado, porque para el otro no es simplemente una conversación, sino que se toma como una cruzada personal de llevar a su verdad. En esto no se puede caer en soberbia, sino que en una actitud humilde, de ayudar a llegar a un consenso.

Tenemos que cultivar nuestra fe, profundizando, orando, celebrando en comunidad, compartiendo. Sólo así podremos dar razón de nuestra esperanza.
Escrito por: Cristian Ahumada - 20:58
,

Diez años.

Quedé francamente impactado, cuando tomaba ese día sábado por la mañana el bus, con la noticia de la muerte de Diana de Gales (lady D). Los días posteriores fueron momentos de recuentos, de la sospecha sobre la causa del accidente, todo duró una semana y algo más. Recuerdo también que la cobertura de las noticias comenzó con cerca de cuarenta minutos (o más), y así siguió.

Luego, una semana después una mujer nacida en Albania, pero que vivió casi toda su vida en la India también fallecía, era Madre Teresa de Calcuta, que con su sencillez que le caracterizaba, se fue de este mundo, sonriente como siempre. Pero en silencio.


Hoy, a diez años de la muerte de Diana, se ha hecho un gran recital, con tantas estrellas juntas que el festival de Viña parece feria pobre, todo para recordar a esta mujer. También es importante recordar la labor de madre Teresa, y lo que ha significado para la evangelización. Un recuerdo es simplemente un acto de la memoria, pero cuando lo acompaña el corazón, la persona sigue viva en medio nuestro. El 5 de septiembre se cumple el décimo aniversario de su partida a los brazos del Padre.

He aquí un pequeño recuerdo de una Santa en vida.

Madre Teresa de Calcuta (Iglesia.cl)

Biografía (vatican.va)



Escrito por: Cristian Ahumada - 11:49

martes, 10 de julio de 2007

,

San Benito, abad

El día 11 de julio la Iglesia recuerda la memoria de San Benito, abad, quien, se podría decir, es el padre del monacato moderno. Pero más que el simple recuerdo de este hombre es la enseñanza que nos deja a nosotros que vivimos en un mundo colmado de ruidos y distracciones.

Hace ya un par de años, tuve la gracia de estar en la comunidad benedictina de Las Condes, fueron tres inolvidables días que agradezco para el resto de mi vida, ya que en ellos descubrí el valor del tiempo a "su ritmo", el tiempo que respira la naturaleza y todo el cosmos, ordenado por las oraciones de alabanza a Dios. Fue allí donde entendí el profundo significado de la frase: "ora et labora" (ora y trabaja), y que hasta el día de hoy siguen sonando fuerte en mi corazón. ¡Qué increíble que el ser humano pueda sintonizar con la naturaleza en perfecta armonía, y con Dios por medio de la oración!

Allí también entendí el sentido del servicio, y que el más pequeño tiene importancia, no por lo que tiene, sino por lo que es. Y que, a pesar del silencio sobrecogedor, que en algunos instantes te hacía zumbar los oídos (eso porque traemos mucho ruido -que a la vez nos agota-) que quieren su descanso, se manifestaba claramente el amor entre los hermanos.

Ojalá, que puedan leer el siguiente artículo que nos muestra la vida de San Benito, y que con su ejemplo llevemos la vida cristiana a nuestra cotidianidad.

San Benito, patrón principal de Europa
Monasterio Benedictino de la Santísima Trinidad de Las Condes
La fotografía está tomada de borghal

Escrito por: Cristian Ahumada - 21:12

lunes, 9 de julio de 2007

, ,

Discípulos Misioneros

Creo que es una deuda pendiente que traigo el no haber escrito algo sobre la V Conferencia Episcopal que se realizó en La Aparecida.

Es cierto que se ha desarrollado en un ambiente muy especial, ya que la tónica era ser "discípulos misioneros de Cristo", ya esta frase marca una gran novedad, ya que no lleva la cópula "y". Parece raro que haga esta observación, pues es esencial en la novedad que trae la reflexión de la Iglesia Latinoamericana. El cristiano tiene la misión de anunciar a Jesucristo y su evangelio, y no es raro pensar cuál es la novedad entonces. Pues hay que tener en cuenta algunas cosas:

a) En primer lugar América es el continente con más católicos en el planeta.

b) También es el continente en que han aparecido nuevas formas de vivir el cristianismo, en especial con el floreciente crecimiento de las iglesias bautistas, y la disminución, por tanto de católicos.

c) Junto a ello cobra con más fuerza el comentario que realizó Pablo VI, haciendo referencia que en América se evangelizó muy rápidamente pero no se puso énfasis en la catequesis de los primeros cristianos, vale decir que los fundamentos que tenemos no son lo suficientemente profundos.

El llamado a ser discípulo misionero va por esta necesidad de volver a evangelizar no a los que están fuera de la Iglesia, sino que a los que están dentro de la misma, redescubrir que estamos llamados a, que en todo orden de cosas, somos sal de la tierra y luz del mundo. La vocación del cristiano a la santidad conlleva a manifestar con su vida la vida de Cristo en el Mundo de hoy, misión que no es pequeña, y que tampoco se hace solo, sino que en comunidad. No significa encerrarse el día domingo en la capilla o parroquia, sino que desde la capilla o parroquia salgamos al encuentro de otros católicos que se sienten fuera, y que ven a la Iglesia como una institución ajena, antigua y que no tiene relación con ellos. Es volver a reencantar a esas personas que por desilusión han dejado la casa. Para nosotros es reanimarnos con la fuerza y el ímpetu que tuvieron los primeros misioneros que llegaron a América a hacer de este continente para Cristo y su Iglesia.

Hay tantas cosas por hacer en América y la primera es seguir este llamado que nos hace la Iglesia de volcarnos, como Cristo lo hace, hacia los más despreciados de nuestra sociedad, quizá sientas que también te has ido marginando de la Iglesia, por distintos motivos, pero hay que recordar que la Iglesia es firme en sus principios, pero misericordiosa en su actuar; si no fuera así no estaría escribiendo esto.


Escrito por: Cristian Ahumada - 17:51