Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

viernes, 17 de julio de 2009

, ,

Con Su Permiso

Los casos de influenza humana no han sido ajenos a nuestra realidad de país, en Chile hace un par de semanas se estuvo incluso postulando la necesidad de suspender las clases en los colegios para que no siguieran los contagios. Además de instrucciones para evitar actos públicos o masivos, cosa que es entendible. Pero llama la atención que, durante el mes de julio las autoridades de salud suspendieran el acto que celebra a la Virgen del Carmen de la Tirana en la Comuna de Pozo al Monte, en el norte; la justificación: evitar los posibles contagios que puede provocar tal envergadura de celebración (aproximadamente trescientas mil peregrinos). Hago esta observación, porque las mismas autoridades de salud no impidieron una maratón musical que se daba el sábado anterior al 16 de julio, y que eran cerca de 12 horas de música ininterrumpida, en que asistieron cerca de 40 mil personas, al ritmo del baile, y también, cabe decir, de medidas higiénicas (alcohol gel). Comparando una con otra no hay gran diferencia, pero ¿por qué no se prohibió?

Con su permiso, pero aquí hay cosas que no comprendo, ya que si el objetivo era velar por la salud física de las personas no se dio un trato igualitario. Y si se refiere a la salud espiritual de un país menos ¿cuál es el fin de las autoridades sino que el de servir a quienes los eligieron democráticamente? Y aquí se da una señal contradictoria, en que cualquiera desde lejos ve que se privilegian los actos foráneos en que hay millones invertidos, antes que las costumbres de un país. Simplemente recordar que para los chilenos el 16 de julio es como si fuera el día de la madre, ya que en las tradiciones patrias la virgen del Carmen ha sido parte constituyente de nuestra tradición republicana.

Oración a la Virgen del Carmen de "La Tirana"

Dios misericordioso:
Al reunirnos para honrar a nuestra madre,
bajo su advocación de Virgen del Carmen
de La Tirana, venimos con fe y esperanza
a pedirte salud y salvación.

Madre del Carmelo, Virgen de La Tirana,
que la pasión de Cristo nos hermane y
nos ayude a servir con alegría

Ruega por nosotros pecadores,
para que el Señor resucitado
viva en nuestros corazones

Enséñanos a imitar tu propia vida;
a creer fielmente en la palabra de Jesús y
a ponerla en práctica, sin temor.

Une a todos tus hijos que te buscan,
en el único pueblo de Dios que peregrina
hacia la patria del cielo.

Que contigo construyamos
un mundo de paz
en la justicia

Que el Espíritu santo nos guíe,
y en la hora de muerte nos reciba
en la casa del Padre bondadoso. Amén
Escrito por: Cristian Ahumada - 09:00

jueves, 16 de julio de 2009

, ,

Involución Humana

A veces me da gusto leer las intervenciones que se dan en las discusiones del congreso en Chile, especialmente por lo que se dice, y que en la mayoría de las ocasiones cae en grandes y graves contradicciones. También esto se ha dado en diversos discursos de gente especialista. Hoy en día las principales discusiones a nivel país han sido en torno al tema de la "Píldora del día después" sobre el uso y distribución pública, pero el tema no ha sido ése, sino más bien, si es ético o no administrarlo públicamente y sin restricciones.

Muchos han dicho "Yo decido", en el fondo buscando justificar que el uso de tal "medicamento" es simplemente un acto consciente de la persona que quiere, como quiera y cuando quiera. Pero no es tan así, ya que en esta simple frase, se esconde la frialdad de una maquinaria deshumanizadora, y que depreda todas las conquistas que los seres humanos hemos tratado de conseguir a lo largo de la historia que se ha desarrollado desde que pusimos pies en este mundo.

El tema del aborto es una de las grandes discusiones, varios han argumentado que es el derecho del útero de la mujer, por otra parte varios grupos pro aborto dicen que el bebé no tiene conciencia de su muerte, como si fuera simplemente un saquito de órganos que son desechados tal como si fuese un tumor o una masa de células. Por ahí existen varios artículos que ven a este tipo de tratamientos como un mecanismo que no es abortista, pero me llama la atención que estos mismos doctores, al momento de argumentar dicen: "pero si no sabemos si esos seres que vienen pueden ser Hitler o una Madre Teresa de Calcuta". La pregunta que viene es ¿acaso un niño de un año también lo puede ser? Una lástima, pero borramos de un plumazo todo aquello que nos ha hecho definirnos como humanos, al tapar con una bruma de desinformación ilustrada todo el drama del ser humano que está por nacer no sentimos empatía.

Defendamos la vida, defendamos a la humanidad, simplemente porque cada vez que defendemos el derecho a la muerte estamos defendiendo la muerte del ser humano y de la humanidad.
Escrito por: Cristian Ahumada - 15:26