Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

miércoles, 20 de junio de 2007

Decálogo del Buen Conductor


Interesante, simpático, pero necesario.

Los decálogos se proponen cuando las normas de buena convivencia se han dejado de lado. He aquí el decálogo del Buen Conductor (y con esto me acuerdo de varios amigos y amigas).

I. No matarás.

II. Que la carretera sea para ti un instrumento de comunión entre las personas, y no de daño mortal.

III. Que cortesía, corrección y prudencia te ayuden a superar los imprevistos.

IV. Sé caritativo y ayuda al prójimo en la necesidad, especialmente si es víctima de un accidente.

V. Que el automóvil no sea para ti expresión de poder y dominio, ni ocasión de pecado.

VI. Convence con caridad a los jóvenes, y a los que ya no lo son, para que no se pongan al volante cuando no estén en condiciones de hacerlo.

VII. Apoya a las familias de las víctimas de los accidentes.

VIII. Haz que se encuentre la víctima con el automovilista agresor en un momento oportuno, para que puedan vivir la experiencia liberadora del perdón.

IX. En la carretera, protege a la parte más débil.

X. Siéntete tú mismo responsable de los demás.

Pontificio Consejo para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes "Orientaciones para la Pastoral de la Carretera".
Fotografía de San Cristóbal.
Escrito por: Cristian Ahumada - 19:18

domingo, 17 de junio de 2007

, ,

Limbo

El concepto teológico del Limbo ha estado constante en el pensamiento de la Iglesia, como aquel lugar al que van las almas de los niños sin bautizar, y que por no conocer la verdad de la salvación de Jesucristo, permanecían allí hasta el final de los días. Esto no es una verdad teológica, sino que es una simple posibilidad.

En abril de este año salió el documento: "La Esperanza de Salvación para los niños que mueren sin bautismo" (el documento está en inglés e italiano -aún no aparece en lengua castellana-), el cual nos muestras cuál es la posición oficial de la Iglesias.

¿Por qué hablar del Limbo, un concepto medieval, en el período de la posmodernidad? La razón es sencilla, y también la comenta el documento: "La menor cantidad de niños que son bautizados por sus padres, y el gran número de abortos que se están generando en nuestra cultura. Un ejemplo de ello son los datos que se dan en Inglaterra sobre el debate del aborto.

Personalmente creo que el tema del aborto abarca muchas visiones, concepciones del ser humano, necesidades e intereses (demográficas, políticas y económicas). Pero pienso que sobre el aborto se ha tocado el tema desde las víctimas (tantos niños que no han alcanzado a respirar el aire con sus pulmones y contemplar las maravillas del mundo), pero también creo que se nos ha olvidado que, está de por medio la misma humanidad. Si encontrábamos cruel la costumbre espartana de tirar a los neonatos a los acantilados por haber nacido con malformaciones u otros defectos, aquí lo estamos realizando por justificaciones que van más allá del mismo entendimiento (porque el útero es un derecho de la mujer, y entender el embarazo como una "enfermedad"). En el fondo el aborto mismo es un atentado contra la cultura occidental, siempre se ha defendido la vida y su dignidad, por ello es que luchamos por nuestra libertad y respetar los valores de nuestras culturas, y cuando valoramos el aborto nos estamos dando cuenta de:

a) Estamos cruzando la última línea de una educación irresponsable, que aprecia más el placer que el compromiso con las personas. Es más fácil eliminar una vida que no conoceré a poder educarla amarla y comprometerme con ella.

b) Soterrada y silenciosamente, estamos cayendo y callando la dignidad de la persona. No hablamos ya de este concepto (persona), sino que utilizamos de forma más común individuo, sujeto. Porque individuo o sujeto también se aplican a cualquier conejillo de india con el cual se experimenta.

c) ¿Los grandes beneficiados con esto? Podríamos decir que la industria que hay detrás del aborto, las clínicas que apoyan su ejecución, y los políticos que por ideas "liberales" están ganando adeptos. ¿Por qué mejor no ven cómo es el proceso de un aborto, lo estudian y después dan su opinión?

Es particularmente bella la enseñanza que nos da la Iglesia atendiendo a los niños que mueren sin haberse bautizado, y el tema del Limbo da pie para poder recordar que todo niño sin bautizar tiene su dignidad.


Escrito por: Cristian Ahumada - 19:05

jueves, 14 de junio de 2007

, ,

TEÓLOGOS ESPAÑOLES CRITICAN LA CONDENA ROMANA A SOBRINO


Esta noticia está tomada de la página Reflexión y Liberación

Una veintena de teólogos españoles acusa al cazador, la Congregación vaticana para la Doctrina de la Fe (CF), de cometer errores. Porque su reciente notificación contra el cazado, el jesuita Jon Sobrino, es «fundamentalista», «escandalosa», «parcial» y contiene «defectos» de bulto.

Eso es, al menos, lo que sostienen 25 estudiosos de la Iglesia en un documento al que ha tenido acceso EL MUNDO y que verá la luz próximamente, editado por el centro de estudios Cristianismo y Justicia, de los padres jesuitas de Barcelona.

Entre los firmantes hay teólogos tan destacados como José Ignacio González-Faus, Javier Vitoria, Dolores Aleixandre, Xavier Alegre, Joaquín García Roca, Javier Melloni, Joseph Vives, Oriol Tuñí, Ignasi Salvat, José Sols, Llorenç Puig, Antoni Blanch o Joan Carrera.

El amplio documento hace un análisis pormenorizado de los seis capítulos de la Notificación sobre las obras de Jon Sobrino, que dirige el Cardenal Joseph Levada. En ella, el máximo guardián de la ortodoxia, tras analizar fundamentalmente dos obras del teólogo jesuita -Jesucristo liberador y La fe en Jesucristo-, concluye que «presentan en algunos puntos notables discrepancias con la fe de la Iglesia».

Los teólogos españoles no están de acuerdo. Y lo demuestran capítulo a capítulo. Por ejemplo, en cuanto a los presupuestos metodológicos, señalan categóricamente que «no hay nada contrario a la fe cristiana en la afirmación de los pobres como lugar teológico, no exclusivo, pero sí privilegiado».

En segundo lugar, los firmantes del documento aseguran que «tampoco se puede acusar a Sobrino de disminuir o no afirmar con suficiente claridad la divinidad de Jesucristo» y que el que lo haga está «calumniando» al teólogo de la Liberación vasco-salvadoreño.

Y es que las afirmaciones de Sobrino sobre la divinidad de Jesús no sólo son «fieles a los datos del Nuevo Testamento», sino que, además, «provienen de lo que hoy afirma la mayoría de los exegetas y profesionales de la Cristología». Y lo mismo sucede con las opiniones de Sobrino sobre «la fe de Jesús».

Y tras el análisis, las conclusiones fluyen en cascada. Primero, «la CF ha condenado a Sobrino desde una opinión teológica minoritaria y desde unos criterios exegéticos que no se atienen a lo recomendado por el magisterio».

Según los teólogos, «de las dos opiniones que aquí se enfrentan, una tiene en cuenta la investigación bíblica y la otra, no. Ambas son legítimas desde el punto de vista de la ortodoxia creyente. Pero lo que no cabe hacer es condenar la primera opinión desde la segunda. Porque eso equivaldría a sustituir la ciencia de la fe por un fundamentalismo creyente».

La CF abordó, además, el análisis de la obra de Sobrino sin «ese anticipo de simpatía» que el propio Papa pide para su obra sobre Jesús que acaba de publicar. Y para más inri, lo hizo «con escaso rigor». Por lo tanto, «estos defectos harán daño no sólo a Sobrino, sino a millones de personas que quieren vivir un cristianismo a tono con la época que les tocó vivir. Por eso podría resultar un escrito escandaloso».

Los teólogos españoles no son los únicos en criticar la notificación vaticana contra Sobrino. El alemán Peter Hünermann, presidente de la Sociedad europea de Teología Católica, asegura que la nota de Roma «sienta, junto a Sobrino, en el banquillo de los acusados a los exegetas y teólogos más respetados, tanto católicos como protestantes».

Otros dos prestigiosos teólogos, P. Sullivan y Peter Knauer, escribieron sendas cartas al Cardenal Levada, diciéndole que su nota contenía serios errores. De hecho, fuentes de la Compañía aseguran que el propio presidente del dicasterio de la Fe se resistió a firmar la controvertida notificatio.

Sobrino, que pronto visitará España, se mantiene en silencio. En cartas a amigos españoles les confiesa: «Lo importante es que esto sea ocasión para que todos hagan y hagamos mejor teología. Y también para revivir, en su mejor sentido, la Teología de la Liberación. Yo me estoy normalizando. El espíritu anda bastante bien y el cuerpo va un poquito más despacio».

Escrito por: Cristian Ahumada - 20:06