Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

martes, 27 de junio de 2006

,

Fanáticos los hay en todas las religiones

Así se titula un artículo que he leído recientemente en la página de Periodista Digital, en el cual aparece la entrevista realizada al teólogo alemán Hans Küng, quien hace una muy buena referencia a que en todas las religiones hay elementos que pueden constituir a las personas, mediante temas contingentes en la historia, en verdaderos fanáticos.


Hans Küng"El verdadero problema estriba hoy en su relación conflictiva con su paradigma medieval, que sigue existiendo paralelamente al de la modernidad. Esto es origen de grandes tensiones. El consejo que les daría es que, en la actual transición hacia una época posterior a la modernidad -en la que la religión puede volver a desempeñar un papel constructivo-, cada una debe concentrarse en lo que es su sustancia, que ha de conservarse a toda costa, discriminando de esa sustancia lo que pertenece al paradigma histórico".


Esta es una de las afirmaciones que me ha dejado pensando durante un buen tiempo, ya que ante la problemática de los fundamentalismos religiosos, la solución es, paradojalmente, la religión.


El artículo completo lo pueden leer aquí


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 22:18

domingo, 25 de junio de 2006

La Ley Natural

Hoy estuve leyendo un artículo aparecido en Radio Vaticana, en donde aparecía la siguiente frase de Benedicto XVI:


"La Iglesia, maestra de vida, saca de la ley natural y de la palabra de Dios aquellos principios que indican las bases irrenunciables para edificar la familia, según el diseño del Creador."


Tengo que decir que, desde que inicié mis primeros estudios en la Universidad, no me convence un concepto que ha sido empleado desde el imperio romano y utilizado por muchos teólogos: Ley Natural.


Santo Tomás de AquinoLa ley natural se define como "La participación de la criatura racional en la ley eterna" Santo Tomás de Aquino. Summa Theologica, 1a, 2ae, quest. 91, art.2. En el Catecismo de la Iglesia se nos dice que:


"La ley es una regla de conducta proclamada por la autoridad competente para el bien común. La ley moral supone el orden racional establecido entre las criaturas, para su bien y con miras a su fin, por el poder, la sabiduría y la bondad del Creador. Toda ley tiene en la ley eterna su verdad primera y última. La ley es declarada y establecida por la razón como una participación en la providencia del Dios vivo, Creador y Redentor de todos. "Esta ordenación de la razón es lo que se llama la ley" (León XIII, enc. "Libertas praestantissimum" citando a S. Tomás de Aquino, s. th. 1-2, 90,1):

El hombre es el único entre todos los seres animados que puede gloriarse de haber sido digno de recibir de Dios una ley: Animal dotado de razón, capaz de comprender y de discernir, regular su conducta disponiendo de su libertad y de su razón, en la sumisión al que le ha entregado todo (Tertuliano, Marc. 2,4)."


Toda esta reflexión sobre una ley natural justifica un discernimiento en torno al deber del ser humano de realizar cosas por medio del discernimiento en su actuar, por ejemplo el incesto, la violación, el robo, la mentira son ejemplos de cómo el ser humano, gracias su discernimiento ha descubierto el valor del bien y del mal, en este caso del mal actuar, junto con los derechos que cada persona posee. El punto de discusión sobre este tema es la idea que Dios inscriba en nuestro corazón una ley que vamos descubriendo a lo largo de un proceso de desarrollo moral. ¿Es eso posible?


La pregunta viene desde el punto de vista de la misma naturaleza, si bien es cierto, tanto la filosofía aristotélica, como la filosofía platónica, establecían un orden (Kosmos), la naturaleza tiene un orden en sus tiempos -después del otoño viene el invierno y luego la primavera para que llegue el verano, así después siga nuevamente el ciclo-, y que ese orden también estaba aplicado en la estructura de la sociedad y en las personas, era el pensamiento de la época. Por ello se piensa que existen dos leyes que rigen a las personas: La ley Divina y la ley Natural, en que la ley natural sigue a la ley divina.


Hoy en día, apoyados por la ciencia, vemos que el orden y la estructura en la naturaleza siguen un orden, pero no dice nada sobre que haya una ley inscrita en ellos, y que más bien hay finalidades, metas que se cumplen a partir de ciertos elementos que generan ciertos efectos, y que en ningún caso son cien porciento replicables.


 La ley natural, tampoco se puede homologar, a lo que se da en la naturaleza, por el motivo de que en el hombre nuestro comportamiento viene dado por sistemas de creencias y de relaciones que han llevado miles de años en desarrollarse. Justificar la existencia de una ley natural es pensar que el hombre, no tiene en su ser mismo, la capacidad de poder establecer y descubrir cuáles son los verdaderos valores que lo humanizan.


Dejo aquí planteada esta idea para que la podamos discutir, reflexionar y aclarar.


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 21:13

sábado, 24 de junio de 2006

,

¿Qué significa "Católico"?

Después de mucho tiempo, propongo una reflexión fresca, que he llevado pensando durante estas últimas semanas, y que me ha llevado más de un malentendido con algunas personas cercanas y queridas. Hay un frase que se ocupa mucho para tener buenas relaciones con los vecinos: "Nunca hables de política, de fútbol, ni de religión", con esta frase yo estoy frito, porque me gustan estos tres ámbitos de la vida. Pero quiero compartir hoy algo que me ha llamado mucho la atención en los discursos públicos de gente famosa y de amigos.


Jesús Misionero"Yo soy cristiano", esa frase ha ido sonando alrededor de muchas personas del mundo del espectáculo y de la televisión, queriendo decir: "yo creo en Jesucristo que me salva", pero dando una distancia bien clara con respecto a qué participación tiene; si es protestante, metodista u otra confesión religiosa que sigue a Cristo, pero que no es por ningún motivo católico. Dando al concepto de "católico" un carácter peyorativo, de encerrado en las cuatro paredes de su templo, pegándose en el pecho, rezándole a imágenes y pidiendo perdón a Dios por sus faltas delante de sacerdotes que son hombres y no salvan. Y tomando, algunos hermanos más extremistas, el título de cristianos como el verdadero camino a la salvación (y por tanto los demás caminos son de perdición).


"Yo soy cristiano católico", lo digo con fuerza y alegría cada vez que me preguntan mis alumnos, porque se sorprenden que pueda orar y conversar con personas de otras religiones y visiones sobre Jesús, conocer lo que piensan y sus caminos de salvación. Soy católico, porque es una de las notas esenciales de la iglesia en que fui bautizado y en la que he ido profundizando la fe en el Dios que me salva y justifica.


Presencia de CristoVulgarmente el significado de Católico según la Real Academia de la Lengua Española, vendría a ser Universal, y un título que se da la misma Iglesia de Roma; pero en esencia la palabra, posee otro significado, más profundo, y que tiene que ver con la misión del mismo Jesucristo y que encomienda a los apóstoles y discípulos: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura." (Marcos 16,15). El mandato misionero de Cristo es Universal, comprende a toda la creación, no sólo a las personas. En el mundo griego tenía una palabra para designar un trabajo que abarcara a toda la creación: "kata holiké", que vendría a ser "según el todo", o mejor dicho "volcado hacia todos". Ser católico significa vivir en todos los ámbitos de la vida humana la fe, porque Cristo está presente en todos nuestros modos de desarrollo humano, porque el fin del Hijo de Dios es la salvación de todo el hombre y de todos los hombres. Por ello es que la Iglesia Católica y sus pastores, están al tanto de los distintos aspectos de la humanidad (desde la oración monástica hasta los partidos de fútbol) y dan una palabra sobre los distintos aspectos de la vida de la cultura y de la ecología, pues donde está el hombre habrá siempre una palabra de Dios para él. Pero ojo, no es una voz de autoritarismo y paterlalismo extremo, sino que es una voz que llama e invita a reflexionar sobre nuestro propio actuar siempre firme en sus principios, pero misericordiosa en su actuar, tal como Cristo lo ha hecho con su vida.


MisiónCatólico no significa diluirse, desaparecer, sino que vaciarse, entregarse por entero, sin perder la esencia de este vaciamiento, de ahí que es importante mantener clara nuestra identidad y nuestra razón de ser: Católico no es encerrarse, sino que poner nuestra presencia en el mundo, iluminando con la luz de Cristo y su Evangelio cada momento de nuestra vida. Que también promueva el desarrollo humano (para ello sería intersante volver a leer Evangelii Nuntiandi de Pablo VI, especialmente el Número 31). Es en el fondo tener la misma visión de Jesucristo: un servicio no excluyente que va hacia todos, para nuestra propia salvación.


Ya San Pablo, en la Carta a los Filipenses (2, 5-11), nos explicaba que el ser católico comporta, como cristianos en el mundo, tener los mismo sentimientos de Cristo:


"Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres.


Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz."


Por eso entristece cuando la gente piensa vulgarmente que el ser católico es encerrarse, o que digan que no tienen por qué meterse en la vida de las personas, siendo que la misión nuestra es siempre como dice san Pedro: "estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros, pero hacedlo con mansedumbre y reverencia" (1 Pe 3,15).



Las imágenes son de la Vicaría de Pastoral en México


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 09:17

miércoles, 21 de junio de 2006

,

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica

Un compendio, según el diccionario de la RAE, significa: "Breve y sumaria exposición, oral o escrita, de lo más sustancial de una materia expuesta latamente". Ya hace un par de días se hizo público en la Página oficial del Vaticano un compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, el cual por su extensión no ofrecía una síntesis para los cristianos para tener una mirada común. El mismo Papa Benedicto XVI escribe de muto propio:


Catecismo de la Iglesia Católica"El Compendio, que ahora presento a la Iglesia Universal, es una síntesis fiel y segura del Catecismo de la Iglesia Católica. Contiene, de modo conciso, todos los elementos esenciales y fundamentales de la fe de la Iglesia, de manera tal que constituye, como deseaba mi Predecesor, una especie de vademécum, a través del cual las personas, creyentes o no, pueden abarcar con una sola mirada de conjunto el panorama completo de la fe católica.


El Compendio refleja fielmente, en su estructura, contenidos y lenguaje, el Catecismo de la Iglesia Católica, que podrá ser mejor conocido y comprendido gracias a la ayuda y estímulo de esta síntesis."


El Enlace para esta página se encuentra aquí.


Espero que podamos seguir profundizando nuestra fe, para vivir una esperanza en el amor.


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 07:43

domingo, 18 de junio de 2006

,

Corpus Christi

"Adoremos, reverentes, al Señor Sacramentado..." con estás palabras en castellano se iniciaba la oración latina del "Tantum Ergo", que nos recordaba en la liturgia la presencia real de Cristo en la Sagrada Eucaristía. El día de hoy (domingo) celebramos la festividad de Corpus Christi, que nos recuerda la presencia de Cristo en medio de nosotros en el sacramento de la Eucaristía.


¿Qué nos quiere recordar la Iglesia con esta fiesta? A todos los cristianos nos quiere recordar, que la única fuente de vida es Cristo, que se nos da como alimento "espiritual" para que sigamos nuestro viaje por este mundo. También nos recuerda la fiesta de Corpus que este alimento que se nos es dado es un signo de la presencia permanente de Cristo, a quien no vemos tal cual es, pero que sí se nos entrega para darnos la vida y una vida en abundancia.


Pan y VinoEn ese trozo de pan, y en esa copa de vino, se concentra no sólo la experiencia del misterio de la muerte y resurrección de Cristo, sino que también están inserto en ambos alimentos tan sencillos y que tienen tan poca elaboración (bueno ahora ya tienen un valor agregado gracias a la técnica) la naturaleza (trigo y uvas), junto con el trabajo sencillo de hombres y mujeres. La alegría y el sacrificio de hombres y mujeres que hacen vino para alegrar la vida, y el pan para congregrar en una mesa a toda una familia. Algo tan humano se hace tan divino.


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 19:30
,

San Andrés Apóstol, según Benedicto XVI

San AndrésNuestra reflexión de hoy se centra en el apóstol san Andrés, el segundo entre los Doce. Su nombre griego es signo de una cierta apertura cultural de su familia. Fue el primero en ser llamado por Jesús. Después condujo ante Él a su hermano Simón Pedro diciéndole “Hemos encontrado al Mesías”, lo que demuestra su gran espíritu apostólico. Gozó de preciosos momentos de intimidad con Jesús.


Los evangelios lo citan particularmente en tres ocasiones: en la multiplicación de los panes, donde destaca por su  realismo, al indicar la insuficiencia de los pocos recursos de que disponían; escuchando las palabras del Maestro sobre el fin del mundo ante la vista de los muros del templo de Jerusalén; y antes de la Pasión, cuando con Felipe, hace de intérprete de la profecía sobre la extensión del Evangelio a los paganos, a un pequeño grupo de griegos.


La tradición relata su muerte en Patrás, donde sufrió el suplicio de la cruz, pidiendo al igual que Pedro, ser crucificado de manera diversa al Maestro, en una cruz en aspa, que por eso se llama cruz de San Andrés.



Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 19:10

martes, 13 de junio de 2006

,

San Antonio de Padua

Hoy la Iglesia recuerda a un Santo que es uno de los más conocidos a lo largo del mundo. Doctor de la Iglesia, predicador y hombre que vivió a fondo su evangelio, San Antonio de Padua. Para mí es uno de los santos que por su sencillez y estilo de vida muestra la vocación de un teólogo.


San Antonio de PaduaEn pocas líneas, San Antonio (de nombre Fernando) vivió su experiencia de Dios en forma sencilla, en el silencio de su oración, guardando todas estas cosas en su corazón. Hasta que los mismos hermanos le pidieron que les explicara las sagradas Escrituras, desde ahí se dio a la enseñanza y a las clases de teología en la Universidad de Bolonia, con autorización de San Francisco de Asís. Nunca presumió de su sabiduría, lo único que le llevaba a la predicación de la Biblia era su celo de anunciar a Jesús. Esto también le hace un incansable evangelizador que, si no era escuchado, iba a predicarle a los peces y éstos les escuchaban. San Antonio, también es un hombre que se preocupa de la solidaridad y de la ayuda a los pobres, hoy en todas las Iglesias que tienen a este santo como patrón celebran "el pan de San Antonio", que se comparte a las personas más necesitadas, que también nos invita a nosotros a ser solidarios con lo más sencillo que existe en nuestra vida: el pan.


He aquí las tres características de un teólogo: la profundidad en la oración, su amor por la sagrada escritura y los sacramentos, y el ejercicio de la caridad. Ojalá que todos pudiésemos profundizar en la vida de este santo, que en su sencillez de vida ya había sido catalogado como un santo. Feliz Fiesta de San Antonio


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 20:51

domingo, 11 de junio de 2006

Santísima Trinidad

Santísima Trinidad de Ruvlev


Hoy la Iglesia Celebra el Misterio de la Santísima Trinidad, verdad de la fe cristiana que se ha discutido y dialogado por toda la historia de la Iglesia, Dios no es solitario, es comunidad (diría Leonardo Boff), o como diría Benedicto XVI "no es soledad infinita, sino comunión de luz y de amor". Esta devoción se ha ido extendiendo a partir del Siglo X, pero ello no quiere decir que antes no existiera, ya las lecturas del día de hoy nos muestran el misterio de Dios Trino: Bauticen en el nombre del Padre, y de Hijo y del Espíritu Santo.


La liturgia del día de hoy nos lo recuerda: "Dios Padre, que al enviar al mundo al Verbo de verdad y al Espíritu de santidad, revelaste a los hombres tu misterio admirable, concédenos que al profesar la fe verdadera, reconozcamos la gloria de la eterna Trinidad y adoremos la unidad de su majestad omnipotente.
Por nuestro Señor Jesucristo.Amén.
"


Hoy tampoco quiero hacer una explicación del misterio de la Trinidad, a San Agustín también le era complicado poder explicar el misterio de Dios, uno y Trino, y les dejo la historia que se cuenta cuando San Agustín estaba pensando en explicarla (está tomada de EWTN).


La historia surge del mucho tiempo que dedicó este gran santo y teólogo a reflexionar  sobre el misterio de la Santísima Trinidad, de cómo tres personas diferentes podían constituir un único Dios.


Cuenta la historia que mientras Agustín paseaba un día por la playa, pensando en el misterio de la Trinidad, se encontró a un niño que había hecho un hoyo en la arena y con una concha llenaba el agujero con agua de mar. El niño corría hasta la orilla, llenaba la concha con agua de mar y depositaba el agua en el hoyo que había hecho en la arena. Viendo esto, San Agustín se detuvo y preguntó al niño por qué lo hacía, a lo que el pequeño le dijo que intentaba vaciar toda el agua del mar en el agujero en la arena. Al escucharlo, San Agustín le dijo al niño que eso era imposible, a lo que el niño respondió que si aquello era imposible hacer, más imposible aún era el tratar de decifrar el misterio de la Santísima Trinidad.



Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 12:42

sábado, 10 de junio de 2006

,

Palabra de la Iglesia sobre el fútbol

En la página de Iglesia.cl se están entregando algunas reflexiones sobre el Mundial de fútbol, junto con una buena didáctica que se puede aplicar en nuestra vida diaria. Aquí un escrito de Benedicto XVI sobre el fútbol.



Escritos de S.S. Benedicto XVI
Cita de Mitarbeiter der Wahrheit (Compañero de la verdad), 1990.

Cuando se hojea la prensa y se escucha la radio, se comprueba enseguida que hay un tema dominante: el fútbol y la liga de fútbol. Este deporte se ha convertido en un acontecimiento universal que une a los hombres de todo el mundo por encima de las fronteras nacionales, con un mismo sentir, con idénticas ilusiones, temores, pasiones y alegrías. Todo esto nos revela que nos encontramos frente a un fenómeno genuinamente humano.

Surge espontánea la pregunta sobre el por qué de la fascinación que ejerce este juego. El pesimista contestará que es una repetición más de lo que ya se experimentó en la antigua Roma: pan y circo; panem et circenses.

Pero, incluso si aceptáramos esta respuesta, tendríamos que preguntarnos: ¿y a qué se debe semejante fascinación, que lleva poner el juego junto al pan, y a darle la misma importancia?

Volviendo de nuevo en la antigua Roma, podríamos contestar a esta pregunta diciendo que aquel grito que pedía "pan y juego" era la expresión del deseo de una vida paradísiaca. En este sentido, el juego es se presenta como una especie de regreso al hogar primero, al paraíso; como una escapatoria de la existencia cotidiana, con su dureza esclavizante.

Sin embargo el juego tiene, sobre todo en los niños, un sentido distinto: es un entrenamiento para la vida.

A mi juicio, la fascinación por el fútbol consiste, esencialmente, en que sabe unir de forma convincente estos dos sentidos: ayuda al hombre a autodisciplinarse y le enseña a colaborar con los demás dentro de un equipo, mostrándole como puede enfrentarse con los otros de una forma noble.

Al contemplarlo, los hombres se identifican con ese juego, haciendo suyo ese espíritu de colaboración y de confrontación leal con los demás.

Desde luego, la seriedad sombría del dinero, unida a los intereses mercantiles, pueden echar todo esto a perder.

Al pensar detenidamente en todo esto, se plantea la posibilidad de aprender a vivir con el espíritu del juego, porque la libertad del hombre se alimenta también de reglas y de autodisciplina.

En todo caso, la visión de un mundo que vibra con el juego debiera servirnos para algo más que para el entretenernos, porque si fuéramos al fondo de la cuestión, el juego podría mostrarnos una nueva forma de entender la vida.


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 16:43

miércoles, 7 de junio de 2006

Historia del Dogma Cristológico: Monofisismo y Concilio de Calcedonia (451)

Fue después del Concilio de Éfeso cuando se estableció las dos naturalezas de Cristo, que están presentes en el actuar de Jesús de Nazaret. Pero cabían algunas preguntas, ¿cómo es que se relacionan estas dos naturalezas?, y también ¿cuál es la naturaleza que prevalece?, porque según el pensamiento helénico la naturaleza divina es más perfecta que la humana, y en sus dimensiones también.


En estas discusiones surgió la opinión de un monje, Eutiques, que hizo la siguiente aseveración: en un principio estuvieron actuando las dos naturalezas en Cristo, pero como la naturaleza divina es la más importante, en el momento de la encarnación ésta absorvió a la naturaleza humana, quedando una sola y en la cual no había distinción (mono - una, phisis - naturaleza). Esto afirmación aseguraba que todas las acciones de Cristo serían salvíficas, pero caemos en la pregunta que está en el fondo de nuestra salvación: ¿qué valor tiene entonces la condición humana para nuestra salvación? Según la propuesta de Eutiques, sería nula, y la participación humana también.


Ya con el Concilio de Calcedonia, y el trabajo de los padres conciliares que se logró la siguiente confesión de fe:


JesucristoUno y el mismo Hijo,


nuestro Señor Jesucristo, el mismo perfecto en Deidad y también perfecto en humanidad; verdadero Dios y verdadero hombre, de cuerpo y alma racional; cosustancial con el Padre de acuerdo a la Deidad, y cosustancial con nosotros de acuerdo a la Humanidad; en todas las cosas como nosotros, sin pecado; engendrado del Padre antes de todas las edades, de acuerdo a la Deidad; y en estos postreros días, para nosotros, y por nuestra salvación, nacido de la virgen María, de acuerdo a la Humanidad; uno y el mismo, Cristo, Hijo, Señor, Unigénito, para ser reconocido en dos naturalezas, inconfundibles, incambiables, indivisibles, inseparables; por ningún medio de distinción de naturalezas desaparece por la unión, más bien es preservada la propiedad de cada naturaleza y concurrentes en una Persona y una Sustancia, no partida ni dividida en dos personas, sino uno y el mismo Hijo, y Unigénito, Dios, la Palabra, el Señor Jesucristo; como los profetas desde el principio lo han declarado con respecto a Él, y como el Señor Jesucristo mismo nos lo ha enseñado, y el Credo de los Santos Padres que nos ha sido dado. AMEN


El Concilio de Calcedonia es un gran salto en el concepto de la religión en occidente, primero porque distingue entre la trascendencia divina y la inmanencia humana, dotándala de autonomía pero respetando el camino y desarrollo que tiene que seguir, ya que la trascendencia es la que otorga sentido a la existencia autónoma en este mundo a las persona; en segundo lugar, porque gracias a la unidad en la persona de Cristo también se respeta la historia y el desarrollo de nuestra salvación, tal como lo ha manifestado la fe bíblica, evitando toda huida espiritualista, y alienación de la realidad.




Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 00:03

martes, 6 de junio de 2006

,

6-6-6

La bestia


"¡Aquí está la sabiduría! Que el inteligente calcule la cifra de la Bestia; pues es la cifra de un hombre. Su cifra es 666".


Hoy que estamos a seis de junio del 2006, cifra catastróficas para algunos, que indicaría la fecha de la Bestia, me detengo a hacer una pequeña reflexión en torno a esta Bestia del libro del Apocalipsis y sobre este número.


Aclaremos algunas cosas sobre el libro del Apocalipsis:


a) La misma palabra apocalipsis significa revelación, y tiene un fondo literario que utiliza una serie de imágenes, números, colores y nombres que sólo son entendidos por los miembros de la Iglesia, de una cultura de origen hebreo que se desarrolla en el mundo helénico.


b) El libro no pretende hablar del futuro, como comunmente se entiende a este libro, sino que es un mensaje de esperanza a futuro para quienes viven la persecución en el imperio romano, utilizando imágenes que han sido ocupadas en el pasado, y quienes han leído al profeta Daniel, lo entenderán a la perfección.


c) El Apocalipsis es la gran epopeya de la esperanza cristiana, el cántico de triunfo de la Iglesia perseguida a través de los tiempos.


Volvamos ahora a imagen y el número de la Bestia. En el libro escrito por Juan, aparecen dos bestias (la primera es un dragón con siete cabezas, diez cuernos, y diez coronas), la segunda bestia viene de la tierra y tiene un poder seductor, convence y seduce a la gente (tal como se hizo con la divinización del césar en el imperio romano). La gente que sigue a esta bestia se hacen marcas y símbolos en su cuerpo que los hacen ver como superiores, y relacionados con las influencias del imperio, siendo aplaudidos, respetados, venerados y hasta temidos por los demás.


La conclusión de esta imagen termina con un texto que ha causado tantas preguntas como interpretaciones, se da a conocer el nombre del emperador que sería el prototipo y modelo de la Bestia, en la Roma imperial. Se usa para dar a conocer su nombre una "gematría", es decir, un procedimiento que consiste en darle valores numéricos a las letras que componen un nombre propio.


Se ha discutido siempre sobre la identidad de este personaje, y si el número sea el 666, ya que algunos manuscritos ponen el 606 o el 616 en vez del número inicial. La gente de pensamiento griego y pensamiento hebreo no tenía problema en identificar tal nombre, y al momento de leer este texto en griego lo conocerían inmediatamente. Se sabe que era un líder imperial y, en definitiva,  hay que señalar que se trata de una cifra que describe a un ser de la esfera "meramente humana" y no divina. Ese personaje podrá ser poderoso y podrá ser identificado como tal, sin embargo nos damos cuenta que está limitado por su calidad de ser humano, que es limitado y provisional.


Según el número y la lengua en que fue escrita podríamos dar algunos nombres de la Bestia:


616, en griego significaría "gaios Kaisar", y estaría en referencia a Calígula, que se llamaba realmente Gayo.


666, en hebreo resultaría "Neron Qesar", cosa, que personalmente el día de hoy no tiene gran importancia.


La verdadera importancia de este texto para hoy debería ser el reconocer que la Iglesia no puede mezclarse con los criterios y contenidos del mundo, ella tiene como misión iluminar con el anuncio del evangelio este mundo, sin perder su verdadero horizonte. Los cristianos estamos de paso en este mundo, y eso no se nos debe olvidar, y por ello también no debemos temer a estas dos Bestias que seducen a los hombre y mujeres en la vida. Es un llamado constante a la fidelidad en la fe y a dar testimonio de ella.


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 14:52

lunes, 5 de junio de 2006

La Cuestión Sinóptica

Este fue un correo en respuesta a una pregunta que me hizo Patricio Acevedo, del blog Es Justo y Necesario, quien luego de leerlo, me animó a publicarlo en un post, bueno, aquí profundizo un poco más en el tema.
1. La cuestión sinóptica (los tres primeros evangelios del nuevo testamento) se remonta a la observación de que entre Marcos (Mc), Mateo (Mt) y Lucas (Lc), hay una serie de elementos en la narración que son muy similares, tanto en el orden cronológico, como en las propias historias y su distribución de material escrito, y en el que el Evangelio según San Juan difiere completamente; a estos tres evangelios se les llamó sinópticos (del griego syn - una misma-, optis -visión-). Al darse cuenta de esta similitud de narración, empezó entre los cristianos la pregunta ¿quién escribió primero su evangelio? y, siguiendo a esta pregunta ¿cómo es que se parecen tanto entre sí? y la siguiente observación: ¿por qué no existe un solo evangelio para evitar otras interpretaciones de Jesús?

2. Por ello muchos estudiosos se preguntaron cuál era el primer evangelio, según algunos santos Padres de la Iglesia, como San Agustín, argumentaron que Mateo fue el primero en escribirse, debido a su jerarquía apostólica -era uno de los Doce-, que luego se dedicó a mostrar a Marcos y Lucas el orden de la predicación de Jesús, uno de forma más sencilla para la gente que no conocía el mundo judío, y otro de forma más elevada para el mundo culto del helenismo; de ahí que tengamos ese orden en el Canon del Nuevo Testamento (Mateo, Marcos y Lucas). Pero después, con un análisis literario desarrollado a partir del siglo XIX nos hemos dado cuenta que el primer evangelio en redactarse fue el de Marcos, y contrariamente a lo que pensaba San Agustín, Mateo y Lucas fueron redactados de forma posterior, en fechas muy cercanas entre sí. 3. Cabe señalar que Mt con Lc tienen una fuente común con la que redactan algunos elementos que no aparecen en el Evangelio de Mc, y que corresponde a una serie de discursos y parábolas que no son mencionadas en el primer evangelio. Según los estudiosos del Nuevo Testamento, esta fuente tuvo que ser escrita, ya que debido a la distancia geográfica entre Mt y Lc no pudieron establecer contactos para su redacción entre ellos Lo que indica que, probablemente, hubo un texto común, al cual se le conoce como Q. Un ejemplo de ello es que Marcos no menciona en ninguna parte de su evangelio el discurso más importante y grandioso de Jesús, que marca la vida de los cristianos: Las Bienaventuranzas. 4. Por tanto, siguiendo el orden de la teoría sinóptica sería la siguiente: Primero se redactó el evangelio según San Marcos, Mateo y Lucas utilizan este evangelio para redactar los suyos, y además utilizan a una fuente desconocida, que es conocida como Q (del alemán Quelle, que significa fuente), la cual contiene discursos y parábolas de Jesús para completar sus redacciones, y después existe un material propio de cada autor.


Aquí les entrego algunos datos de los evangelios sinópticos


Fecha Probable de su puesta por escrito y destinatarios.


Evangelio de Marcos:


El más antiguo y ha sido utilizado de base para los de Mateo y Lucas.


Se estima que fue escrito entre los años 64 y 70 d. C. Consta de 16 capítulos y 661 versículos en total. Su símbolo es el león.


Va dirigido a los cristianos no judíos de Roma, por eso se explican muy bien las costumbres judías y pone pocas citas del antiguo Testamento, desconocido para los romanos.


Evangelio de Mateo:


Toma como base el de Marcos, tiene una parte propia que consta de 330 versículos y una parte que sólo con Lucas, que se ha denominado fuente “Q”, porque es una fuente desconocida. Consta de 28 capítulos y 1068 versículos en total.


Su símbolo es el ángel, narra la genealogía de Jesús. Fue escrito entre los años 80 y 90 d. C.


Sus destinatarios son los creyentes venidos del judaísmo que conforma una comunidad bastante organizada en algún lugar de Siria – Palestina, Galilea o Antioquia.


Esa comunidad se reconoce como Nuevo Pueblo de Dios (nuevo Israel), apoyándose en las Sagradas Escrituras.


Es así como en este evangelio encontraríamos más de 130 citas del antiguo Testamento.


Evangelio de Lucas:


Al igual que Mateo, tiene de base a Marcos, a la fuente “Q” y 548 versículos de fuente propia.


Consta de 24 capítulos y 1150 versículos en total. Su símbolo es el toro, referido al simbolismo que tenía la sangre de este animal para curar a las personas, medicinal.


Fue escrito entre los años 80 – 90 d. C.


Sus destinatarios son los “cristianos no judíos”, de origen griego. Usan palabras muy cercanas a ellos y evita expresiones judías difíciles de entender para la mentalidad griega.


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 11:06

domingo, 4 de junio de 2006

Declaración de los obispos de Chile sobre las movilizaciones estudiantiles

Entrego aquí la declaración que hacen los obispos de Chile acerca de la situación que se ha vivido en estas últimas semanas con los estudiantes secundarios.


La hora del diálogo y de la confianza

1.- Los chilenos y las chilenas hemos sido y somos testigos de un movimiento estudiantil que, en las últimas semanas, ha acaparado la atención y la preocupación de todo el País. Entre otras cosas, lo que está sucediendo manifiesta un profundo y sentido malestar, que hunde sus raíces en la escandalosa brecha social que afecta nuestra convivencia.

2.- En esta hora particularmente desafiante para Chile, el Comité Permanente de la Conferencia Episcopal, de acuerdo a su tradición pastoral y social, invita a todas las partes a enfrentar con altura de miras la problemática que nos preocupa, buscando la verdad y la solución auténtica de los problemas, con una actitud de respeto y confianza entre todos los actores implicados.

3.- El tema de la educación, de su equidad y calidad, interesa a todos. Nos asiste la convicción que el presente y el futuro del País dependen de la buena educación, ofrecida a todos y con igualdad de oportunidades. Esta certeza, gracias a Dios, es largamente compartida. Ella exige, sin embargo, de parte de todos, la búsqueda de la verdad y la justicia, que ayude a superar reacciones instintivas, a rechazar toda forma de violencia o de exclusión, y a priorizar recursos para la educación. Resulta necesario adherir sincera y lealmente a la metodología del diálogo veraz y de la confianza recíproca. Es la hora del diálogo y de la confianza. A ello invitamos encarecidamente.

4.- Nuestro llamado quiere llegar, de manera especial, a las familias, recordando que los padres son los primeros y naturales responsables de la educación de sus hijos. En ellos, en efecto, reside este inalienable derecho que, además, no es transferible, como ha recordado recientemente el Papa Benedicto XVI, diciendo que se trata de “un principio que no es negociable” (Cf., Discurso ante Parlamentarios Europeos, del 30 de marzo de 2006).

5.- En la fiesta de Pentecostés, invitamos a todos los católicos a invocar para Chile los dones del Espíritu Santo. Él nos ayudará a discernir los signos de los tiempos y a interpretarlos a la luz del Evangelio. Como aconteció en Jerusalén, Él nos ayude también a reconocernos en el único lenguaje de la acogida y de la fraternidad, para caminar juntos hacia la paz y el progreso verdadero.

El Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile

† Alejandro Goic Karmelic
Obispo de Rancagua
Presidente

† Gonzalo Duarte García de Cortázar
Obispo de Valparaíso
Vicepresidente

† Francisco Javier Errazúriz Ossa
Cardenal Arzobispo de Santiago

† Ricardo Ezzati Andrello
Obispo Auxiliar de Santiago

† Cristián Contreras Villarroel
Obispo Auxiliar de Santiago
Secretario General


Santiago, 4 de Junio de 2006.
Solemnidad de Pentecostés


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 14:21

Un Fuego que enciende otros fuegos

PentecostésPentecostés es una Solemnidad en la Iglesia porque se recuerda el acontecimiento que marca el fin de la comunidad de discípulos y el inicio de la primera comunidad cristiana misionera, lo que conocemos como Iglesia. Fue todo un proceso iniciado por el llamado de Cristo a doce hombres para que estuvieran junto a él, luego les enseñara los misterios del reino de Dios, instituyó a Pedro como cabeza de esta Iglesia, luego les dio el memorial (anámnesis) de lo que tenían que celebrar durante su Última Cena, después de su pasión y resurrección les restituyó su autoridad frente a los hermanos, y con su Ascensión les dijo que permanecieran unidos y orantes hasta que viniera el Paráclito, el Espíritu Santo, para que sellara todo este proceso de nacimiento de la Iglesia.


Pentecostés también es la fiesta del Espíritu Santo, tercera persona de la Santísima Trinidad, "que, con el Padre y el Hijo, reciben la misma adoración", dice el Credo Niceno Constantinopolitano. ¿Cómo conocemos que el Espíritu Santo es Dios? Por la misión que cumple en la historia de nuestra salvación, y dentro del misterio mismo de Dios que se deja entrever por su actuar en nuestra historia.


La figura del Espíritu del Señor está presente en el actuar de Cristo, en varias partes que Jesús está movido por el Espíritu Santo, esta moción que hace es porque Cristo está lleno de él, como todo creyente hoy en día, porque el Espíritu Santo comunica a los corazones y voluntades de los creyentes las intenciones de Dios, nos inspira, por ello es que una de las misiones del Espíritu Santo en nuestra vida es comunicar, dar a conocer a otro lo que yo vivo, pienso y siento. Esa comunicación nos invita a ser uno, como lo son el Padre y el Hijo. Es este mismo Espíritu el que nos permite ser hijos en el Hijo. Es el Espíritu Santo quien nos diviniza, nos hace entrar en la esfera de Dios y conocer su misterio, por ello es que en el misterio de la fe, es el Espíritu Santo quien nos fortalece en nuestra debilidad, nos anima en nuestro cansancio, y nos llama para que volvamos hacia Jesús; de ahí que sea nuestro abogado, y cuide a la Iglesia que el Padre le ha encomendado a su Hijo. He aquí su actuar en nuestra historia.


Santísima TrinidadSi pudiésemos hablar de amor verdadero, tendríamos que referirnos al amor de la Trinidad, y el misterio de esa unión profunda entre personas estaría centrada en el misterio de la comunicación amorosa del Padre por el Hijo en el Espíritu Santo. Todo lo que he escrito anteriormente no puede salir sino sólo del misterio del amor que existe al interior de la Trinidad, y que nosotros apenas razonamos, y que mis palabras son una fotografía bien defectuosa del misterio perfecto que se haya en Dios, no es falsa humildad, sino que mis palabras traicionan lo que es el misterio del Espíritu Santo de Dios, un Fuego que enciende otros fuegos, que comunica la unión entre corazones, y nos llama a avivar entre los demás la esperanza de la unidad. Feliz Pentecostés.


Powered by Qumana


Escrito por: Cristian Ahumada - 08:35