Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

martes, 19 de junio de 2012

, ,

Respiración

Suena extraño, pero a veces no nos percatamos de la gracia del aire limpio en las grandes ciudades, sólo nos percatamos de ello cuando nos falta tan precioso elemento; y junto a ello el regalo de la respiración.

He visto varios amigos míos que, siendo muy creyentes y católicos han "descubierto" la novedad de las oraciones o mantras que vienen de las religiones orientales, especialmente aquellos que se han hecho tan populares por los movimientos y corrientes de la nueva era. Al verme envuelto con tales comentarios se me hace difícil recordarles que la oración cristiana (y no tan sólo la recitación) es un canto de la respiración del cuerpo, ya que la misma Biblia nos recuerda que Dios sopla en nosotros su aliento de vida (Génesis 2,7:  וַיִּיצֶר֩ יְהוָ֨ה אֱלֹהִ֜ים אֶת־הָֽאָדָ֗ם עָפָר֙ מִן־הָ֣אֲדָמָ֔ה וַיִּפַּ֥ח בְּאַפָּ֖יו נִשְׁמַ֣ת חַיִּ֑ים וַֽיְהִ֥י הָֽאָדָ֖ם לְנֶ֥פֶשׁ חַיָּֽה׃).

No hay que ir muy lejos para buscar los ejercicios de respiración, la oración de la Iglesia ha tenido la tradición milenaria del canto en la oración, y éste ha sido el canto gregoriano, que con su ritmo nos muestra la experiencia de la oración. Es fácil conectarse con la oración de tradición monástica, sin saber, se entra en contacto con la experiencia de Dios. "Suba a Ti, Señor mi oración, como incienso en tu presencia, el alzar de mis manos como ofrenda de la tarde". 


Por eso no es de extrañar que si vas a un monasterio, muchas personas van a participar de las oraciones de los monjes.

Hoy este tipo de canto se ha hecho una voz del ecumenismo, en un pueblo de Francia, Taizé, son cientos los jóvenes que se unen en oración, que buscan la unidad de la persona con Dios y con los demás, es un movimiento hacia el encuentro con el Dios que también es uno y a la vez comunidad.



Si has escuchado alguna de estas dos preciosas meditaciones, que son oraciones del alma (que eso es lo que significa la palabra mantra), habrás entrado en contacto con la respiración de la oración, la que conduce a la paz, y que hace que puedas centrarte en lo es verdaderamente importante, lo bueno, lo que agrada, lo perfecto.

Dios te bendiga.

Imagen: Fuente Flickr.com
Escrito por: Cristian Ahumada - 21:52