Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

lunes, 12 de diciembre de 2011

, , ,

La salvación de las almas debe ser siempre la ley suprema de la Iglesia

Fuente: caraacara.blogspot.com
Así es el último cánon del Código de Derecho Canónico (c.1752). Me acuerdo que mis queridos profesores de Derecho Canónico nos lo recalcaban al finalizar los cursos (Introducción al Derecho, Derecho Matrimonial, Orden, Derecho Sacramental). En latín dice así: "servata aequitate canonica et prae oculis habita salute animarum, quae in Ecclesia suprema semper lex esse debet", una traducción literal diría: Observando la equidad canónica para la salvación de las almas, que es el deber como norma suprema para la Iglesia.

El derecho puede ser muy frío, pero en la Ley de la Iglesia (desde su promulgación en 1983), la caridad pastoral supera a las normas, ya que Dios no se encasilla en las normas, sino que busca el deseo de que todos los hombres y mujeres se salven. 
Escrito por: Cristian Ahumada - 20:44

viernes, 18 de noviembre de 2011

, ,

Peregrinar

He visto a varios amigos que han comentado que la visita que tienen los católicos a los santuarios marianos por la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, fue multitudinaria. Solamente en la Quinta Región de Valparaíso, en la Comuna de Casablanca, en una pequeña localidad llamada Lo Vásquez, se reunieron más de un millón de personas. ¿Simple casualidad? Creo que no.
Escrito por: Cristian Ahumada - 20:35

martes, 1 de noviembre de 2011

, ,

Dios secará todas sus lágrimas

Después de esto vi a mucha gente de todos los países, y de todas las razas, idiomas y pueblos. ¡Eran tantos que nadie los podía contar! Estaban de pie, delante del trono y del Cordero, vestidos con ropas blancas. En sus manos llevaban ramas de palma, y gritaban con fuerte voz: Nos ha salvado nuestro Dios, que está sentado en el trono, y también el Cordero.
 Todos los ángeles estaban de pie alrededor del trono, y alrededor de los ancianos y de los cuatro seres vivientes. Ellos se inclinaron delante del trono, hasta tocar el suelo con la frente, y adoraron a Dios diciendo:  ¡Alabemos a nuestro Dios! ¡Así sea!Admiremos su fama y sabiduría,  su poder y fortaleza.  Demos a nuestro Dios,  gracias y honor por siempre. ¡Así sea!
Entonces, uno de los ancianos me preguntó:  —¿Quiénes son los que están vestidos de blanco? ¿De dónde vienen?  Yo le respondí: —Señor, usted lo sabe.  Y él me dijo:  —Son los que no murieron durante el tiempo de gran sufrimiento que hubo en la tierra. Ellos confiaron en Dios, y él les perdonó sus pecados por medio de la muerte del Cordero.
Por eso están ahora delante del trono de Dios,  y día y noche le sirven en su templo. Dios estará con ellos, y los protegerá.  Ya no tendrán hambre ni sed,  ni los quemará el sol ni los molestará el calor. Dios secará todas sus lágrimas,  y los cuidará el Cordero que está en medio del trono,  así como el pastor cuida sus ovejas  y las lleva a manantiales de agua que da vida.
El texto es de Apocalipsis capítulo 7.

Gentileza FotoBazar.com
El día 2 de noviembre celebramos el día de todos los fieles difuntos. Más que una reflexión teológica, sería bueno vivir esta experiencia desde las virtudes teologales, en este caso la esperanza cristiana.

Muchos cristianos durante estos días de noviembre tenemos claridad de los recuerdos de nuestros parientes que han partido ya "al encuentro del Señor", los lloramos cuando no nos hemos despedido de manera adecuada, otros buscaremos los mejores recuerdos que vivimos junto a ellos (es increíblemente nos olvidaremos de las cosas malas que han hecho con nosotros), todo esto es propio de la experiencia humana.

Todo lo que he enunciado anteriormente es cierto, y más de alguno, cuando lee esto, se acordará de su padre, madre, amigos, esposos, hacemos un bello ejercicio de la memoria, que mantiene vivo la experiencia de esa persona que no es un simple número en la estadística de los habitantes que han pisado nuestro planeta, es una historia que se hace memorial en nuestras experiencias. Ellos no son simplemente un recuerdo, sino también son quienes nos han hecho lo que somos al día de hoy, en otras palabras su vida vive en nosotros, somos deudores de lo que han vivido ellos y que nos han transmitido en ese contacto diario, si por ello la palabra humano cobra un valor y un sentido más profundo, ese barro (humus) se va moldeando a lo largo que experimentamos ese extraño misterio de la convivencia humana.

Muchas de las personas que han vivido y experimentado el dolor humano el mayor reflejo de éste son las lágrimas, una de las mayores expresiones de sinceridad se dan con las lágrimas, pero no cualquier lágrima. El llanto puede darse desde la mayor impotencias, por no poder lograr algo, pasando por aquellas lágrimas falsas de aquellos que lloran para no ser acusados o sorprendidos por el daño que han hecho a otros, hasta la mayor expresión de las lágrimas que brotan de la sinceridad del corazón, cuando toca aquello que no es posible medir, pero sí se puede manifestar, sea la alegría más profunda o el dolor más intenso.

A este dolor intenso, que no es provocado por alguna lesión física, sino que afecta el aquí y ahora de los hombre y mujeres que han querido luchar por tener algo mejor en sus vidas, pero que no es posible acceder a ello. Ese dolor de la indiferencia, de la injusticia de encontrarse con personas que por medio del mal consiguen el bienestar que el justo no alcanza son su trabajo honesto. Ese dolor que se muestra presente hoy en día con más fuerza, hacen que estas lágrimas de impotencia por la injusticia que se vive, sean escatológicas, sean muestra de la esperanza.

En esta frase del Apocalipsis "Dios secará todas sus lágrimas", hay un mensaje de consuelo y de esperanza. Todos aquellos que han vivido el dolor desde la experiencia cristiana, tienen la promesa de que el mismo Dios los consolará, hace referencia a las bienaventuranzas "Felices los que lloran, porque recibirán consuelo"(Mt 5,4) La palabra consuelo (παρακληθήσονται) el gesto de Dios es tener presente que él es la garantía y apoyo de aquel que cae por el peso del dolor. Las lágrimas del presente son para el cristiano, aquel soporte que da y dará Dios en el futuro.

Los 144000 no es lo esencial de este texto, sino más bien son todos aquellos que han vivido la alianza de Dios, es la señal de la fidelidad y del encuentro profundo y sincero con Dios, somos aquellos que esperamos, entre medio de lágrimas, que el Señor las seque, y con la mirada limpia, lo podamos ver cara a cara, tal cual es.

Vivamos nuestra esperanza, si bien es cierto que con muchas incomprensiones y lágrimas, con la alegre recompensa de los hijos que estarán junto al Cordero que recoge nuestros dolores y los hace redención en su persona.
Escrito por: Cristian Ahumada - 11:48

domingo, 11 de septiembre de 2011

Septiembre 11

¿Hasta cuánto tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?

No te digo hasta siete veces, sino setenta veces siete.

Para Chile, para el mundo, la paz que viene del perdón, no de la soberbia.
Escrito por: Cristian Ahumada - 09:52

domingo, 28 de agosto de 2011

, , ,

Familia

Hace un par de días estaba refrescando mi memoria con el texto de Génesis 1,1-2,4a que nos narra en forma de prosa poética la belleza de la creación de Dios. El relato corresponde a toda una preparación que justifica la presencia del hombre en el mundo y cuál es su misión, junto con expresarnos de manera sintética cuál es la razón de la relación que tenemos con Dios. Bueno, ya sabemos que más adelante el hombre, por querer ser como Dios comete una desobediencia que le cierra su relación, deformándola de tal manera que necesitamos la mediación de Jesucristo (pero esto da para otro escrito). Lo que quiero compartir es el concepto que también hay de fondo en todo este relato: La Familia.

Escrito por: Cristian Ahumada - 19:29

lunes, 22 de agosto de 2011

, ,

Todo es espiritual

Rob Bell, (nacido el 23 de agosto de 1970) es un escritor y conferencista cristiano estadounidense y pastor fundador de la Iglesia Bíblica de la Colina de Marte en Grand Rapids, Michigan. He visto algunos vídeos sobre sus predicaciones y desde una perspectiva eminentemente bíblica (sin caer en un panteísmo) hace notar la presencia de Dios en la vida.

Esta charla, llamada Everything is spiritual es una belleza de enseñanza, espero que la disfruten.

Escrito por: Cristian Ahumada - 23:23

martes, 29 de marzo de 2011

,

Desde el dolor de la Iglesia

Dios siempre es misericordioso
Escribo artículo a causa de los hechos que han ocurrido durante estas semanas, meses en la Iglesia Chilena a causa de los escándalos por abusos de menores por parte del Padre Fernando Karadima. Son verdaderos, dolorosos y, usando un término evangélico, "escandalosos". Es el punto de partida de lo que ha ocurrido, y es lo que más me duele, nos hemos quedado en esta declaración que ha sido escandalosa. Muchos hemos escuchado estos comentarios, que ha sido lo más sano, pues otros han llegado a increpar a los que son consagrados, la gran mayoría de ellos son muy buenos y muy santos.

El pecado aquí del que se acusa a la jerarquía eclesial es de omisión, pero también existe una omisión que, como pueblo hemos también olvidado: cuidar, custodiar y demandar que nuestros pastores sean santos. Nos hemos quedado callados, y ese ha sido el dolor más grande; Gandhi lo decía de la siguiente manera: "Lo peor de la gente mala es el silencio de la gente buena". Hoy nos quedamos en los comentarios, y hablamos del "gran daño" que están provocando los hombres que dicen ser "representantes de Cristo", pero se nos ha olvidado que, como bautizados, todos formamos parte de este Cuerpo; por eso comparto la frase "el fracaso de la Iglesia es también el mío".
Escrito por: Cristian Ahumada - 23:02

martes, 15 de marzo de 2011

,

La Cuaresma del Teólogo

Un día de estos mientras caminaba para llegar a mi casa, me vino una chispa de inspiración, y todo porque en la Cuaresma, tiempo que estamos viviendo hoy los católicos, se nos invita a la Reconciliación y a la Penitencia. Lo llamativo de esto fue este momento de inspiración que me llevó a redactar este artículo: ¿Qué cuaresma estamos viviendo los teólogos hoy en día? Sé que varios de mis hermanos dirán que es la que viven todos los cristianos, pero esto tiene más que ver con la propia experiencia de fe, un caminar junto al pueblo de Dios, en el desierto. Y de ahí lo que quiero contar.

Un teólogo por más que escriba, y haga referencias a muchos pensadores y/o situaciones actuales tiene que volver siempre al marco de referencia único e indescriptible de la fe: El encuentro con Jesucristo; para varios esta simple aseveración la considerarán como es: simple, mas es en esta simpleza donde no hemos depositado nuestra experiencia básica. Siempre el teólogo tiene que ser la "punta de lanza" con respecto al diálogo entre Dios y los hombres en situaciones que se van suscitando día a día, pero es bueno que como hombres de diálogo entremos en el más profundo de todos: el desierto.

La experiencia que vive el pueblo de Israel, y la experiencia que vive Jesús debería ser, a mi juicio, también la experiencia del teólogo. Si mal no me equivoco la palabra desierto en hebreo es "midbara" que viene de la raíz "dabar", por tanto es el lugar lleno de palabras, porque se entra en diálogo con nosotros mismos, con Dios y con las tentaciones. Mucho tiempo los teólogos dialogamos con el mundo, pero muy poco tiempo le dedicamos a dialogar con nosotros mismos y con la fuente de quien manan todas la gracias. Hoy la cuaresma del teólogo también es el pasar por este silencio, el cual es el único que posibilita preparar el corazón y ponerse de rodillas ante quien nos da la palabra para poder subsistir, movernos y existir.
Escrito por: Cristian Ahumada - 12:27

jueves, 10 de febrero de 2011

,

Sanidad Espiritual, Sanidad Interpersonal

Imagen: DiarioExtra.com
Tanto revuelo ha causado en Internet la aparición de "Confession: A Roman Catholic App", una aplicación para Iphone e Ipad, que supuestamente, para cualquier católico/a le permitiría confesarse sin mediación de un sacerdote. A primera vista pareciera una utilidad para aquellos que, debido a su vida atareada no tienen tiempo para encontrarse con un sacerdote para limpiar de sí el corazón dividido por el pecado. Pero no puedo dejar de pensar en las razones que se han esgrimido de parte del Vaticano, siento que no son las correctas, yo también estoy en desacuerdo de esta utilidad, si es que está propiciando el no encuentro con el Sacerdote para poder recibir el perdón de los pecados.
Escrito por: Cristian Ahumada - 15:27