Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

jueves, 16 de julio de 2009

Archivado en: , ,

Involución Humana

Comparte en
A veces me da gusto leer las intervenciones que se dan en las discusiones del congreso en Chile, especialmente por lo que se dice, y que en la mayoría de las ocasiones cae en grandes y graves contradicciones. También esto se ha dado en diversos discursos de gente especialista. Hoy en día las principales discusiones a nivel país han sido en torno al tema de la "Píldora del día después" sobre el uso y distribución pública, pero el tema no ha sido ése, sino más bien, si es ético o no administrarlo públicamente y sin restricciones.

Muchos han dicho "Yo decido", en el fondo buscando justificar que el uso de tal "medicamento" es simplemente un acto consciente de la persona que quiere, como quiera y cuando quiera. Pero no es tan así, ya que en esta simple frase, se esconde la frialdad de una maquinaria deshumanizadora, y que depreda todas las conquistas que los seres humanos hemos tratado de conseguir a lo largo de la historia que se ha desarrollado desde que pusimos pies en este mundo.

El tema del aborto es una de las grandes discusiones, varios han argumentado que es el derecho del útero de la mujer, por otra parte varios grupos pro aborto dicen que el bebé no tiene conciencia de su muerte, como si fuera simplemente un saquito de órganos que son desechados tal como si fuese un tumor o una masa de células. Por ahí existen varios artículos que ven a este tipo de tratamientos como un mecanismo que no es abortista, pero me llama la atención que estos mismos doctores, al momento de argumentar dicen: "pero si no sabemos si esos seres que vienen pueden ser Hitler o una Madre Teresa de Calcuta". La pregunta que viene es ¿acaso un niño de un año también lo puede ser? Una lástima, pero borramos de un plumazo todo aquello que nos ha hecho definirnos como humanos, al tapar con una bruma de desinformación ilustrada todo el drama del ser humano que está por nacer no sentimos empatía.

Defendamos la vida, defendamos a la humanidad, simplemente porque cada vez que defendemos el derecho a la muerte estamos defendiendo la muerte del ser humano y de la humanidad.

0 han dado su opinión:

Publicar un comentario

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.