Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

miércoles, 23 de abril de 2008

Archivado en:

Fallos en torno a la vida

Comparte en
Con tanta controversia sobre la píldora del día después, vinieron los argumentos sobre que se había hablado del "individuo en gestación", y se habían olvidado de la principal "persona", en este caso, la mujer -que además tiene el derecho a su útero-. ¿Por qué el trato diferenciado de llamar a uno individuo, y a la otra persona?

Es simplemente una cuestión de gramática española dirán algunos, pero ello encierra algo que va más allá del simple uso de las palabras. Individuo es cualquier ser que está en medio de un colectivo. uno entre tantos. En cambio cuando hablamos de persona nos referimos a ese mismo individuo, pero con una dignidad especial, no es igual a otros, es único, y por lo tanto con derechos que "deben" ser respetados.

Es importante recoger dos datos que saco a colación a continuación. Si bien no me fallan las clases de moral de la vida, desde el momento mismo de la fecundación comienzan una serie de alteraciones hormonales que le indican al cuerpo de la mujer que está en un nuevo proceso (el embarazo), ella no tiene control sobre ese cambio, pero el óvulo fecundado sí. Otra cosa, que también leí en un artículo hace varios años atrás fue lo siguiente: el mismo óvulo fecundado ya tiene características de individuo cuando comienza la primera replicación del genoma, pero entra en la dinámica de ser persona, porque en todo su proceso de desarrollo entra en diálogo con otro, que lo acoge dentro de sí para desarrollarse.

Si tanto protestamos por la defensa de los derechos humanos, estamos también siendo inconsecuentes al no darle un lugar digno a alguien que no tiene voz para reclamar su derecho a existir.

1 han dado su opinión:

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.