Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

lunes, 2 de octubre de 2006

Archivado en: ,

Comentarios después de una semana...

Comparte en

He tenido varios problemas con mi computador, y hace ya bastante tiempo quería publicar mis comentarios ante la situación vivida por Benedicto XVI y el mundo islámico, primero lo quiero hacer desde un punto de vista de la situación misma, y luego quiero hacer el comentario acerca de la actitud misma del Papa, quien ha mostrado con su discurso, la actitud que deberíamos vivir como Iglesia en el Siglo XXI.


Siguiendo todos los comentarios que han aparecido en la Internet, me he dado cuenta del manejo que han hecho los Medios de Comunicación sobre este tema, partiendo de la información sesgada que se presentó en el mundo árabe, el cual ante tales dichos reaccionó de forma como lo harían frente a la figura del Profeta Mohamed y de su Dios, Alá. Luego, ver cómo la misma Iglesia, representada por su Santidad, hizo todo un esfuerzo comunicacional por aclarar todos estos malos entendidos, especialmente para defender la pluralidad religiosa y el valor de las verdades de fe en un mundo más privatizado en su experiencia de fe. Pero el tenor mismo de los medios de comunicación masivos no expresó todo el profundo pesar que se vivía en este tiempo, en que se perseguía el diálogo y el entendimiento. Cabe recordar las masivas protestas y actos contra los cristianos católicos en el mundo musulmán. También cabe notar que hubo varios líderes del mundo árabe que apoyaron las explicaciones, ya que estos líderes ¡leyeron el texto completo!


Con respecto a la actitud que mostró Benedicto XVI, cabe hacer la siguiente reflexión. Dado que la acción del Papa ha sido la actitud que como Iglesia deberíamos de tomar ante las situaciones que nos muestra la vida en que el diálogo se cierra por culpa de la desinformación y los prejuicios que son consecuencia de acciones del pasado. Las acciones de Benedicto muestran una forma de ser humilde, sin enjuiciar a nadie, sólo condenar el acto que iba en contra de la misma afirmación que presentó en su curso en la Universidad de Ratisbona: una religión que no va de la mano de la razón no puede ser una alternativa para este mundo. Los valores que afirma Benedicto con sus discursos, y que ha defendido con su actuar han sido los de la verdad, la unidad y reconciliación: no busca la ofensa ni el desentendimiento, actitudes que son políticamente usadas en la actualidad. ¡Qué diferencia es vivir el Evangelio de Jesucristo en la vida internacional! Buscando la verdad, la reconciliación, y la justicia. Creo que estos tres valores tendremos que seguirlos durante el pontificado del Sucesor de Pedro.


Powered by Qumana


2 han dado su opinión:

  1. hola tocayo:
    Te he escrito antes. Quiero preguntar si te puedo linkear en alguno de mis blogs... dime en cual, si es que aceptas (www.vengatureino.blogspot.com; www.cristianmoyahuerta.blogspot.com)Bendiciones.

    ResponderEliminar
  2. Cristian, Ningún problema, espero que sirva para la reflexión de otras personas. Me alegra servir con un propósito.

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.