Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

sábado, 11 de noviembre de 2006

Archivado en:

Mes de María

Comparte en

Este es uno de los post que me gusta hacer, especialmente en relación con temas que van con la devoción y la religiosidad popular: El Mes de María.

La página de Iglesia.cl ha publicado material para la oración y la meditación personal, que puede ser muy útil para reflexionar sobre la Madre de Dios y Madre de la Iglesia.

Un aspecto importante que quisiera rescatar durante este mes es la figura de María en nuestro caminar como cristianos; si bien es cierto que para muchos hermanos de las iglesias protestantes ha sido la piedra de tope del diálogo, por nuestra muestras de afecto y devoción hacia la Madre de Nuestro Señor, también es importante clarificar dos conceptos: La adoración y la veneración.

Por adoración hemos de entender cualquier tipo de reverencia que sólo pertenece a Dios, hacia él dirigimos nuestras oraciones y ponemos nuestra confianza. La adoración es la actitud de la criatura frente al creador, nos reconocemos limitados y dependientes de él. Por ello cuando mostramos adoración hacia una criatura (o cualquier objeto) estamos cayendo en lo que denuncia constantemente el Antiguo Testamento: la idolatría. De ahí que muchos hermanos separados digan que nosotros "adoramos imágenes" o que "hacemos prácticas de idolatría".

Los cristianos tenemos frente los santos y santas de Dios la veneración, que es el recuerdo vivo y presente de sus acciones en vistas a alcanzar la gloria de Dios. Ellos vivieron su vida conforme al Evangelio, y son ejemplo y modelo a seguir. Así como nosotros hoy en día tenemos figuras que nos representan e identifican por su logros, así también lo son los santos y santas. María es nuestra Madre, y el mejor modelo, después de Jesucristo, a seguir en la vida. ¿Cómo orar? Acudamos a María, ¿cómo actuar? acudamos a María, ¿cómo afrontar la muerte? Acudamos a María. Es ella un modelo a seguir, y por tanto digna de veneración en nuestro caminar como creyentes, ella fue la primera en decir sí, nosotros somos, como María, hombres y mujeres que dan una respuesta creyente a Dios.

El enlace se encuentra aquí

1 han dado su opinión:

  1. Saludos, Cristián, estoy de regreso a mi blog. No había recordado el mes de María, y cuando fui a misa el viernes, caí en la cuenta de que estamos en medio de esta devoción tan nuestra que creo que ha protegido a nuestra Patria de muchos males, cosa de las que me vengo enterando recién también. Qué pena.

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.