Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

miércoles, 28 de mayo de 2014

Archivado en:

Dios Contrario

Comparte en
Llegan los espacios para descubrir que la teodicea roza algunos puntos de la fe revelada llegando incluso a hermosas paradojas.

El Dios cristiano es un eterno sí hacia su creación, así es cómo se ha revelado tanto en Antiguo y Nuevo Testamento, desde una mentalidad semítica concreta y poética. Este enunciado no había sido problema hasta el encuentro con la filosofía platónica y aristotélica, que han desarrollado toda una corriente teológica en que lo que hablamos de Dios es negación de lo que es la existencia misma de la creación: los prefijos in (-mutable, -dolente, -menso, -mortal) son esa barrera distante y que distingue a la criatura de su Creador.  Todo ante Dios es simplemente negación.

Pero se nos olvida, en nuestro limitado raciocinio, que el sí viene y comienza desde Dios, y que los que hacemos negación somos nosotros que reflexionamos sobre el sí de Dios.

Claro, esta es la paradoja del lenguaje de Dios versus el limitado barruntar de los hombres que queremos decir una palabra imprecisa de aquel que es la Palabra. Nos quedamos pensando en un Dios Contrario, siendo que nuestro lenguaje y reflexión es el que nos provoca esta escisión en vez de un encuentro.


0 han dado su opinión:

Publicar un comentario

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.