Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

domingo, 26 de agosto de 2007

Archivado en: , ,

La Crisis de fe de Madre Teresa

Comparte en

Notoriedad ha tomado la publicación de cartas y documentos de Madre Teresa de Calcuta que serán publicadas en un Libro próximamente "Come Be My Light", que mostrarían las grandes crisis de fe que sufrió durante cincuenta años. He aquí un artículo se dan algunas pistas de estas crisis.

No sería raro pensar en algunas personas y reportajes de corte "periodístico" con frases que digan que Teresa de Calcuta fue pura "imagen", o simplemente un modelo de marketing de la Iglesia Católica, aseguro que no faltarán. Pero es bueno recordar que todos los santos tienen grandes crisis de fe y que llegan incluso a dudar de la existencia de Dios mismo. Es parte de la experiencia mística de los hombres y mujeres que viven su cercanía de Dios.

Por ejemplo comenzando con los padres de la mística de España: Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz, quienes vivieron años de sequía espiritual, y en sus escritos se muestra el deseo de volver a encontrarse con esa fuente viva que los animaba, la noche oscura es una frase que muestra ese deseo de encontrar esa luz que se abre paso en la oscuridad de la duda que los atormentaba.

La misma realidad podemos ver en la Biblia. Sí, en las sagradas Escrituras podemos encontrar textos que son realmente ¡ATEOS!, ya que niegan al Creador por la vida que se da en este mundo sin Dios (Eclesiastés es el libro ateo de la Biblia), en que la gente buena sufre, y en cambio la gente mala la pasa sin ningún problema que los atormente. Otro caso es el libro de Job, el personaje principal, al ver todo perdido -riquezas, familias, salud, y buena fama- duda de Dios, pero sigue siendo fiel a sus promesas: "El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó. Bendito sea el nombre del Señor".

Madre Teresa vive esta experiencia de soledad y abandono de la "ayuda divina", tal como Jesús mismo en la Cruz: "Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?"

Frente a esta noticia, me cabe una sola palabra: ¡Gracias Señor! Porque si Madre Teresa también vivió momentos de sequía espiritual, también yo puedo llegar a la santidad siendo fiel a tus caminos. No es de temer, sino que es fuente de gran alegría pensar que estos hombres y mujeres de Dios no lo tienen todo dado, sino que es también la constancia de la fe.

Para poder concluir este artículo refirámonos con altura de miras a la palabra fe y crisis: no sólo es confianza, sino que es una acción de libertad en que respondemos a las promesas de Dios, es la respuesta al amor que no vemos, pero que tenemos la certeza que nos acompaña. Fe es responder a ese "primer amor" que seguimos buscando en nuestro caminar. Por otra parte la palabra crisis viene de crisos (oro y purificación), por lo mismo es un momento en que los principios y motivaciones se van limpiando de todo lo que es ajeno a la esencia misma de algo. De ahí que más que un momento de dolor es también una oportunidad de madurar y crecer. Si las crisis de fe son buenas, sí lo son, ya que nos ayudan a madura en quien creemos y en lo que creemos: Jesús que nos amó hasta el extremo para llevarnos al Padre y vivir junto al Espíritu Santo en el misterio de la Trinidad.

Para recordar y Agradecer

2 han dado su opinión:

  1. buenísimo tu artículo! 1000 gracias!

    ResponderEliminar
  2. Ya hay quienes han empezado a decir linduras como que la Madre Teresa era Atea, maligna y embustera, hipócrita, etc, y todo en un parrafito acá: "Libertad de expresión" en Es justo y Necesario de Pato Acevedo

    Mucho tiempo sin visitarte. Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.