Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

miércoles, 22 de agosto de 2007

Archivado en: , ,

A mí no me afecta

Comparte en
Ayer en clases, con mis alumnos de octavo básico, estábamos viendo el fenómeno de la economía en nuestra cultura, y cómo esta ciencia simplemente ve números y fluctuaciones, pero no se preocupa de las personas. Continuaba hablando cuando una alumna me dijo: "¿Por qué no habla de Dios en la clase y estamos hablando de las personas?" Me quedé callado por un momento, y su pregunta me estaba haciendo eco. Le respondí con la frase de Pablo VI en su "Mensaje a la Humanidad" del Concilio Vaticano II:

"El pasado, porque está aquí reunida la Iglesia de Cristo, con su tradición, su historia, sus concilios, sus doctores, sus santos. El presente, porque abandonamos Roma para ir al mundo de hoy, con sus miserias, sus dolores, sus pecados, pero también con los prodigios conseguidos, sus valores, sus virtudes. El porvenir está allí, en fin, en el llamamiento imperioso de los pueblos para una mayor justicia, en su voluntad de paz, en sus sed, consciente o inconsciente, de una vida más elevada; esto es precisamente lo que la Iglesia de Cristo puede y debe dar a los pueblos".
Después de la respuesta, alguien comentó lo siguiente: "Pero profe, si nos preocupamos de los demás, ¿cómo quiere que mi papá nos ayude a nosotros?" Es una de las razones por las que los católicos perdemos credibilidad, porque cuando hablamos de los problemas sociales, viene la frase "¿Y a mí qué?" Es algo que deja lleno de impotencia y dolor, no tan sólo por lo que no se hace, sino por la insensibilidad que se da ante la miseria humana. Dios se encarna en la historia para que el hombre viva y viva bien, Dios se hace pobre para redimir al hombre. La pobreza no es buena para nadie, por ello es que el misterio de la encarnación de Cristo es el misterio de Dios que asume nuestras miserias para rescatarnos de esta situación. Es la misión de Jesús de Nazaret, y es la misión de la Iglesia de Cristo.

Como cristiano ¿qué misión estás llevando a tu vida? ¿Humanizar o responder, como hace la mayoría, ignorar pensando que no afecta?


0 han dado su opinión:

Publicar un comentario

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.