Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

domingo, 28 de octubre de 2007

Archivado en: , ,

All Hallow's Eve

Comparte en

Después de varios (demasiados) días sin escribir, debido a la cantidad de actividades y trabajos que he tenido, quiero contarles algo que me ocurrió en una clase: algunos jóvenes decidieron adornar su sala con motivos de Halloween, tradición y costumbre foránea y que a más de uno le ha traído una compra adicional por la célebre (y no muy querida) frase "Dulce o Travesura". Pues bien, estos jóvenes decidieron adornar su sala con motivos de ése día. Hubo, claramente, que explicarles que ésa no es la intención de un colegio con inspiración católica. Pero me llamó mucho la atención de que después los mimos jóvenes estuviesen buscando el significado de la fiesta.

Eso me lleva a pensar de tantas ideas y comentarios que se han hecho sobre una fiesta que, con el paso de los años, se ha instaurado en Chile, y en otros países es algo natural a su gente.

Por una parte todos recordamos a los seres que ha pasado por este mundo y que, como si fuese una simple visita en el jardín del tiempo, ya nos han dejado para ir al paraíso de lo eterno.

El origen de las fiestas de los muertos, se remontan a la tradición celta. Se piensa que el 31 de octubre era la noche en que el velo los espíritus de los muertos y los vivos era más delgado. Había que aplacarlos o "hacerles un regalo", pues de otro modo les harían diabluras a los vivos. En las cimas de las colinas se encendían grandes hogueras para ahuyentar a los espíritus malos y aplacar a las potestades sobrenaturales que regían los procesos de la naturaleza. este dia se escogio la fecha del 31 de octubre. no es mera coincidencia.

El cristianismo quizo cristianizar esta fiesta, por ello es que tenemos el día 1 de noviembre la fiesta de Todos los Santos, siendo, en Irlanda (zona del origen de la fiesta de los muertos), el día 31 de octubre la fiesta de All Hallow's eve (víspera de todos los Santos), que con las contracciones gramaticales que derivó en lo que conocemos Halloween.

Algunos piensan que la fiesta de Halloween tiene que ver con prácticas satánicas, en otros casos piensan que no tiene que ver con la cristianidad, pero vemos ya que la misma palabra tiene que ver: CELEBREMOS A NUESTROS SANTOS.

¿Qué hacer entonces para educar a nuestros niños? (tomado de Aciprensa)

¿Cómo darle a los hijos una enseñanza auténtica de la fe católica en estas fechas? ¿Cómo hacer que se diviertan con un propósito verdaderamente católico y cristiano? ¿Qué podemos enseñarles a los niños sobre esta fiesta?

Ante la realidad que inunda nuestro medio y que es promovida sin medida por el consumismo nos preguntamos ¿qué hacer? ¿Taparnos los ojos para no ver la realidad? ¿Buscar buenas excusas para justificar su presencia y no darle mayor importancia a este "juego"? ¿Debemos prohibirles a nuestros hijos participar en el halloween mientras que sus vecinos y amigos se "divierten"? ¿Serían capaces los niños de entender todos los peligros que corren y por qué de nuestra negativa a participar en esto?

La respuesta no es sencilla, sin embargo creemos que sí hay algunas cosas que podemos hacer:

Lo primero es organizar una catequesis con los niños en los días anteriores al halloween, con el objeto de enseñarles el por qué de la festividad católica de Todos los Santos y los Fieles Difuntos, haciéndoles ver la importancia de celebrar nuestros Santos, como modelos de la fe, como verdaderos seguidores de Cristo.

En las catequesis y actividades previas a estas fechas, es buena idea que nuestros hijos inviten a sus amigos, para que se atenúe el impacto de rechazo social y sus compañeros entiendan por qué no participan de la misma forma que todo el mundo.

Debemos explicarles de manera sencilla y clara, pero firme, lo negativo que hay en el Halloween y la manera en que se festeja. Es necesario explicarles que Dios quiere que seamos buenos y que no nos identifiquemos ni con las brujas ni con los monstruos, pues nosotros somos hijos de Dios.

Proponemos a los padres de familia una opción para sus hijos, pues seguramente los niños querrán salir con sus amigos en la noche del Halloween: Los niños pueden disfrazarse de ángeles y preparar pequeñas bolsas con dulces, regalos o tarjetitas con mensajes y pasar de casa en casa, y en lugar de hacer el "obsequio o truco" o de pedir dulces, regalarlos a los hogares que visiten y que expliquen que entregan dulces porque la Iglesia Católica tendrá muy pronto una fiesta muy importante en la que se celebra a todos aquellos que fueron como nosotros deberíamos ser: los Santos.

Aunque este cambio no será sencillo para los niños, es necesario vivir congruentemente con nuestra fe, y no permitir que los más pequeños tomen como algo natural la connotación negativa del halloween. Con valor y sentido cristiano, los católicos podemos dar a estas fechas, el significado que tienen en el marco de nuestra fe.

0 han dado su opinión:

Publicar un comentario

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.