Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Pages

sábado, 22 de marzo de 2008

Archivado en:

Nueva visión

Comparte en
Hace ya bastante tiempo que he dejado de escribir, pero eso no significa que me he retirado de la pasión que tengo de escribir. Debido a las actividades pastorales y que nuestro calendario litúrgico, a consecuencia del ritmo del calendario lunar, se ha adelantado notoriamente.


Seguir Leyendo...

Durante esta preparación de Semana Santa en el colegio hemos celebrado una actividad interreligiosa, ¡qué mejor manera de entender la raíz de la última cena, comprendiendo la riqueza de la Pascua Judía! Personalmente pensaba que iba a ser una oportunidad formativa muy rica para los jóvenes y los profesores, pero también fue una experiencia para compartir otras tantas reflexiones en torno a los misterios de esta Semana.

Cuando estuvimos hablando con miembros de la comunidad judía nos empezaron a explicar el carácter festivo del Séder de Pésaj. Fue una explicación particular que me ha dejado pensando en la profundidad del misterio de Semana Santa: La Cena que preparó Jesús tiene su fundamento en la esperanza festiva, de compartir y de servir, en que Dios se hace presente en nosotros y junto a nosotros, el paso salvador de Dios en Israel. Pero nosotros lo vivenciamos como una experiencia de dolorosa despedida, casi como la cena de un condenado a muerte. Y durante estos días sigo preguntándome ¿habrá sido Jesús quién le da un tinte de dolor, o los mismos discípulos quienes han impreso en su experiencia el dolor de la entrega de Jesús? No hay que negar que el viernes fue la experiencia de la traición y de la entrega, pero también hay que recordar que los hechos fueron escritos después de la experiencia de Resurrección.

Siento que hay aquí una nueva arista para explorar la misma experiencia cristiana, que en gran parte de sus liturgias se nos olvida la experiencia festiva, somos redimidos, pasamos nuevamente por un camino, y seguimos un éxodo hacia el reino del Padre.

Esperemos poder experimentar la alegría gozosa de la espera de la Resurrección de Jesús.

1 han dado su opinión:

  1. mil gracias, querido amigo, por compartir esta experiencia con nosotros!

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.