Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

lunes, 10 de abril de 2006

Archivado en:

Gnosticismo ¿Cristiano?

Comparte en


Pues como se ha hablado tanto del evangelio de Judas, con visiones acerca del mismo, esto queda muy claro para los que han tenido conocimiento y desarrollo sobre este tema: comentarios, alocuciones a padres de la Iglesia, e incluso opiniones expertas (de las cuales incluso este escritor no se ha excluido de hacer). Pero para un lector que está viendo, una y otra vez contenidos como gnosticismo, evangelios apócrifos, y teologías de Jesús ¿qué peso puede tener para la fe de la Iglesia? y si esto es un tema de controversia.

Gnosticismo
Comencemos con el concepto de gnosticismo está la definición que se da en la página de corazones.org




"El gnosticismo es la creencia en la posibilidad de ascender a una esfera oculta por medio de los conocimientos de verdades filosófica o religiosas a las que sólo una minoría selecta puede acceder. Surgió a partir del segundo siglo de la era cristiana y se propago formando numerosos grupos con diversas creencias. Se trata de una mística secreta acerca de la salvación que se enseña por grados. Conocer dicha mística sería suficiente para salvarse, sin necesidad de aplicación a la vida. Mezcla la revelación y doctrinas cristianas con creencias judaicas y de otras religiones. Pretende poseer un conocimiento intuitivo de los misterios divinos.

Se les llaman gnósticos porque afirmaban tener conocimientos especiales y exclusivos para un elite. No como el cristianismo cuya doctrina es abierta para que todos la conozcan.

Profesaban un dualismo en el que identificaban el mal con la materia, la carne o las pasiones, y el bien con una sustancia poemática o espíritu. La figura de Cristo era para los gnósticos un mito mas en su visión del universo. Creen en una enorme jerarquía de seres. Las Personas de la Trinidad, según los gnósticos, son diferentes seres de relativo bajo rango en dicha jerarquía."

Otros profesores decían lo siguiente respecto al gnosticismo: "No es tanta la importancia hacia lo espiritual, sino su desprecio a la corporeidad. No entendían que Dios usara una apariencia humana, y que la mejor manera de despreciar este cuerpo era mortificándolo, y para otros tenía tan poca importancia que se dejaban llevar por los placeres "carnales".

Sobre el tema de los evangelios apócrifos

Originalmente se llamaban apócrifos aquellos libros sagrados cuyo contenido era demasiado sublime para que lo comprendiera el público en general. Pero término "apócrifo" fue tomando un matiz peyorativo, pues con mucha frecuencia resultaba discutible la ortodoxia de estos libros.

Dado que estos libros secretos eran a menudo muy valorados, e incluso escritos, entre los herejes, los Padres de la Iglesia llegaron a aplicar el término "apócrifo" a las obras heréticas cuya lectura era prohibida.

En tiempos de San Jerónimo (c.400), el término "apócrifo" adquirió un nuevo sentido. Desde entonces se llaman apócrifos los libros que pretenden ser revelados pero que no forman parte del canon bíblico.

Se consideran como "apócrifos" una serie de libros judíos o de otros grupos pertenecientes al período bíblico (desde las primeras cartas escritas por San Pablo hasta la muerte del último apóstol) pero que no han sido aceptados por la Iglesia como parte de las Sagradas Escrituras. Se trata de muchos libros. Entre ellos hay evangelios pseudónimos que llevan nombres de personajes famosos de la Iglesia primitiva (Apóstoles, La Virgen María, Nicodemo, etc.); otras veces, el título se refiere al contenido de la obra (Evangelio de la Verdad).

Estos evangelios pertenecen a distintas categorías y tratan de varios temas. Uno de los favoritos temas de los círculos gnósticos es una aparición de Jesús resucitado a algún personaje famoso de la Iglesia, normalmente un apóstol, a través del cual Jesús revela un camino secreto de perfección. Por regla general, la revelación tiene poca semejanza con el pensamiento de Jesús que nos presentan los evangelios canónicos.

Otros libros apócrifos buscan suplir por los detalles de la vida de Jesús que no aparecen en los Evangelios canónicos. La curiosidad de la gente hace que estos sean muy famosos (en vez de ocultos) y de gran venta."

¿Son tema de controversia?

Personalmente se pueden presentar posturas contrarias sobre este punto, por una parte el pensa que cambian los cimientos de la fe de la Iglesia es una afirmación demasiado tajante, y no debería provocar dudas, sí en pensar, reflexionar y profundizar en los orígenes de la Iglesia. Que un evangelio sea auténtico no quiere decir que sea veraz, además muchos han hablado que es gnóstico (pensamiento que se fue desarrollando a partir del siglo II, y que Jesús no tuvo mucho conocimiento del tema, por ello que hable de un lenguaje de "revelación faltante" es algo muy común en los primeros siglos). La teología de las comunidades cristianas fue viendo el valor de ir a las propias enseñanzas de Jesús, y fue valorando aquellos escritos que eran importantes para su vida. De ahí que los evangelios canónicos son reconocidos por toda la Iglesia Universal.

¿Qué puede ocurrir con esta aparición de un texto gnóstico? Para mí, es que veamos nuevamente el camino que ha recorrido la Iglesia en los primeros siglos para descubrir en su interior quién era Jesús de Nazaret, el Cristo, el Hijo de Dios Vivo.



Powered by Qumana


6 han dado su opinión:

  1. Cristián: Juan Ignacio ha pedido ¡un teólogo, por favor! y como creo que está interesante lo que hemos venido hablando en mi blog, te invito a contestarle si lo desearas. Por ahora, te dejo en el punto en que van las cosas, ¿qué te parece? :)
    Saludos
    *******

    Es todo un tema, amigo Juan Ignacio...la mortificación es algo de lo que se habla poco o nada hoy porque escandaliza, pero fue el método elegido por Nuestro Señor Jesucristo para redimirnos. Los santos la han practicado en forma eminente voluntariamente, o soportando con paciencia las adversidades conque Dios los ha probado, y ejemplos hay muchos. Yo ahora estoy pensando en san Pedro de Alcántara, santa Teresa de Ávila, san Josemaría Escrivá, santa Catalina de Siena y ¡todos!, en el que piense ha sido mortificado...¡para qué hablar de el Santo Cura de Ars! o san Francisco etc.....

    Ante la aparente contradicción entre la redención sobreabundante de Cristo en la cruz y "completar lo que falta de la redención en mí..." es donde pienso, y otros piensan -¡la Iglesia piensa!- que es necesario y de ahí el ayuno, la limosna, la abstinencia, la ascetica cristiana y todas las manifestaciones de mortificación, que, como únicas condiciones: deben ser unidas a Cristo, proporcionadas para no pecar contra el mandamiento del respeto a la vida y salud de "NO MATARÁS", y con rectitud de intención pienso que tiene que ver con eso de "Tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, de modo que nadie note tu ayuno, excepto tu Padre, que está en lo escondido. Y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará”

    ResponderEliminar
  2. Es interesante el análisis, aunque difiero en mucho. En lo que sí parece que estamos de acuerdo es en que nada de esto es realmente nuevo para el que sigue estos temas.

    ResponderEliminar
  3. Aquí les dejo un enlace con algunos pasajes del evangelio de Judas en Bec Multimedios. Ahí con una simple lectura y sin mucha formación nos iremos dando cuenta del carácter gnóstico de este Evangelio.

    ResponderEliminar
  4. Hola hola Cristián! Te puse un enlace! Gracias por tus excelentes artículos!

    ResponderEliminar
  5. Estimado Cristián.

    Gracias por tu hipervínculo a mi guarida. Nos leemos.

    saludos.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante toda esta documentación que va dando claridad sobre los orígenes del Cristianismo. Muchas gracias.

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.