Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

domingo, 23 de abril de 2006

Archivado en: ,

Los Grandes Retos de Benedicto XVI (fuente: Periodista Digital)

Comparte en

A un año del pontificado de Benedicto XVI se han ido marcando tendencias, pero también este hombre de fe ha mantenido una fuerte oración personal, buscando guiar a la Iglesia en este nuevo milenio. Aquí les entrego este artículo de Periodista Digital. Espero que podamos orar por nuestra iglesia y sus pastores en estos tiempos en que la indiferencia religiosa se ha vuelto una intolerancia religiosa que ha ido mermando la libertad de culto, no tan solo para las grandes minorías, sino que para las iglesias "tradicionales".


Los grandes retos de Benedicto XVI



"Cuenta Juan Vicente Boo en Abc que como sabe que ser Papa es una tarea «superior a las fuerzas humanas» de cualquiera, Benedicto XVI está dando prioridad absoluta a la oración personal y a mantener la calma en su jornada, mientras empuja en todos los frentes utilizando como grandes palancas la fuerza de la palabra de Dios y la fuerza de la razón. En cierto modo, transforma los retos en estrategias, que pasan a dar resultados por cuenta propia.

Familia. La fragilidad cultural del mundo rico ha dejado en manos de la Iglesia la defensa del amor exclusivo entre un hombre y una mujer con generosidad hacia el otro y hacia los hijos. Frente a los intereses comerciales y políticos que intentan desestructurar la sociedad, el Papa revaloriza el amor humano.

Laicos. Lavando los pies a doce laicos el Jueves Santo, el Papa subraya que todos los bautizados son «Apóstoles». Intenta realzar a la vez el papel del sacerdote y del laico, cada uno en su lugar, sin imitaciones recíprocas que desvirtuarían a ambos. Ha convocado a todos los movimientos a la vigilia de Pentecostés.

Iglesia local. La prioridad estratégica es reforzar cada diócesis para que sea una muestra de toda la Iglesia, sin necesidad de impulsos o de órdenes exteriores. Un obispo y un Evangelio bastan para que el cristianismo arraigue en cualquier lugar. El Papa concede a los obispos el tiempo que niega a los estadistas.

Colegialidad. La revalorización de cada obispo en su diócesis, de cada conferencia episcopal, del sínodo de obispos y del colegio de cardenales es una fuerza multiplicadora. Junto con el «adelgazamiento» de la Curia, el Papa promueve dar mayor responsabilidad a las personas y producir menos documentos.

Lefebvrianos. Benedicto XVI les ofrece «borrón y cuenta nueva» si aceptan el Concilio Vaticano II. Podría darles una estructura de administración apostólica y libre uso de la liturgia tradicional si dejan de atacar la libertad religiosa, el ecumenismo, la reforma litúrgica y otros pilares del último Concilio.

Ecumenismo. Es su «compromiso prioritario», en el que prometió «trabajar sin ahorrar energías» y lo está haciendo. Sus contactos con las Iglesias ortodoxas y evangélicas son continuos, siempre en un clima de respeto y fraternidad. El objetivo es trabajar juntos al servicio de las personas y recuperar la amistad.

Judaísmo. Las relaciones religiosas con el judaísmo se han intensificado hasta el punto de que los rabinos que participan en las consultas forman casi parte de la familia en el Vaticano. El redescubrimiento de las raíces y de la misión comunes purifica tanto a judíos como a cristianos en un mundo necesitado del testimonio auténtico de ambas religiones.

Islam. Implicar cada vez más al Islam en el diálogo de judíos y cristianos es un objetivo esencial, sobre todo cuando los intereses políticos o terroristas explotan y manipulan la religión musulmana. Según el Papa, «las tres religiones monoteístas estan llamadas a cooperar entre ellas por el bien de la humanidad». Las religiones deben expurgar el terrorismo."



Powered by Qumana


0 han dado su opinión:

Publicar un comentario

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.