Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

sábado, 6 de mayo de 2006

Archivado en:

El Catecismo del Código da Vinci

Comparte en

Del Blog Marta Salazar: Alemania, Economía y Sociedad, me tomé el trabajo de hacer una libre traducción del artículo y lo publico aquí en mi blog. Aquí entrego la traducción del original de John Wauck que está en la página The Da Vinci Code Cathecism.


1. ¿Verdaderamente se casó Jesucristo?

Sí. Jesús se casó con la Iglesia. El Nuevo Testamento nos menciona con frecuencia que es el Novio, y San Pablo nos dice: “POR ESTO EL HOMBRE DEJARA A SU PADRE Y A SU MADRE, Y SE UNIRA A SU MUJER, Y LOS DOS SERAN UNA SOLA CARNE. Grande es este misterio, pero hablo con referencia a Cristo y a la iglesia.” (Efesios 5, 31-32). De hecho, la vocación cristiana no es más que una invitación para el eterno “banquete nupcial” (Ap 19,9) de Cristo y su Esposa, La Iglesia.


2. ¿La Iglesia fue quien creó el Nuevo Testamento?

Sí. Sin la Iglesia, nosotros no podríamos conocer lo que muchos de los textos antiguos hablan acerca de Jesús, los cuales fueron inspirados por Dios; nosotros no podríamos tener el Nuevo Testamento. Jesucristo dio esta autoridad divina no a un grupo de textos que no existían en su tiempo, pero sí a un grupo de hombres, los doce apóstoles y a sus sucesores (los obispos), quienes enseñan en su nombre y con su autoridad.


3. ¿El sexo tiene verdaderamente un sentido de santidad?

Sí. Esto es porque es uno de los siete sacramentos cristianos que llamamos Santo Matrimonio (el sentido literal de “hieros gamos”). El Matrimonio cristiano y el sacerdocio son santos y vocaciones santificantes, elevados a la calidad de Sacramentos (Santo Matrimonio y Orden Sagrado respectivamente). Todos los sacramentos – como el Bautismo o la Eucaristía, por ejemplo – son signos externos instituidos por la gracia de Cristo, y, de hecho los ministros de este sacramento son los mismos novios.

4. ¿Dejó Jesús descendencia?

Sí. Jesús es Dios, y el dejó a todos los que creían en él el poder de ser hijos de Dios. En resumen, somos sus descendientes: “Mirad cuán gran amor nos ha otorgado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; y eso somos. Por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a El. Amados, ahora somos hijos de Dios” (1 Jn 3,1-2). Así que olvídese de los Merovingios. Somos la línea de la sangre real de Jesucristo: “Ustedes son una raza elegida, sacerdocio real, y una nación santa” (1 Pe 2,9).

5. ¿Nuestra cultura perdió la figura femenina de Santidad?

Sí, En el mundo de hoy hay una mujer que se ha perdido. Su nombre es María, y ella no podría ser venerada como una esposa de un hombre mortal pero sí por ser la Madre de Dios. Felizmente, a ella no es difícil de encontrar. Ella es la imagen femenina más familiar en la historia, representada en incontables trabajos de arte. El mejor lugar en el mundo para encontrar hombres maduros y mujeres rezando de rodillas a una mujer, quizás rezando el rosario de la Santa Virgen María, es en una Iglesia Cristiana.

6. ¿Podemos orar sobre los restos de María Magdalena?

Sí. Santa María Magdalena es honrada por incontables iglesias y hay mujeres bautizadas con este nombre después de ella, además existe una misa especial para el día de su fiesta (22 de julio). De hecho, por más de mil años, los cristianos han hecho peregrinación a una basílica para orar, es la Basílica de San Máximo, al sur de Francia, donde la tradición cuenta que está enterrada María Magdalena.

7. ¿Existe el Santo Grial?

Sí. La popular historia del Santo Grial es una leyenda medieval, pero un Santo Grial que no es ficticio puede ser encontrado en el altar de cada Misa. De hecho el cáliz de la última cena es santo porque contiene la Sangre de Cristo, y en la santa Misa, esa sangre se hace presente. Esto significa que en cada cáliz de cada misa es verdaderamente el Santo Grial.

8. ¿La matriz de una mujer realmente llevó la sangre de Jesús Cristo, el hijo del Dios?

Sí. El útero de la Bendita Virgen María llevó no sólo la sangre sino que el cuerpo entero de Cristo por nueve meses. Por ello es que, cuando nosotros oramos el “Ave María”, los cristianos nos referimos a Jesús como el fruto bendito de tu vientre y honramos a María como el más honorable “recipiente”.





Powered by Qumana

5 han dado su opinión:

  1. Muy buena traduccion, pero creo que usted tiene que cita la fuente de la orginal en ingles, que es el blog de Fr. John Wauck (http://davincicode-opusdei.com/?p=94).

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la acotación, no lo hice tal, por un lapsus, además que tomé el artículo del blog de Marta Salazar, quien sí hace el vínculo con el original, pero me emocioné al leerlo y querer hacer una buena traducción que se me olvidó hacer el enlace, lo voy a corregir.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, muchas gracias por tu esfuerzo ! Ojala que se lea mucho !

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:06 p.m.

    muchas gracias por traducirlo. es fantástico.

    ResponderEliminar
  5. Es realmente estupendo. Verdades de fe resumidas en preguntas que, obviamente, el "Código" manipula. Encontrar decodificadores, empero, no es difícil. A la vista está.

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.