Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

miércoles, 12 de julio de 2006

Archivado en: ,

Teología y Política

Comparte en

PobrezaCada vez que tenemos en nuestra mente la palabra política se nos viene el concepto de poder, y con ello también se nos vienen las ideas de dominio y de soberanía. De hecho la etimología de la palabra política nos indica que es el asunto de la "polis", de la ciudad; pero una ciudad en la antigüedad era el lugar donde el hombre vivía su seguridad, que los resguardaba de los bandidos, un lugar en que se recibía la educación y se construía no tan solo edificios, sino que también la cultura. En cambio la teología tiene que ver sobre la reflexión en torno a Dios, al hombre y al mundo.


¿Cuál es la relación entre la teología y la política? Pues bien, es una palabra la que tienen estas dos ciencias en común: El factor Esperanza.


La fe cristiana es eminentemente una religión que va hacia un fin: el reino de Dios anunciado por Jesucristo, continuado por la predicación apostólica continuada por la Iglesia, y la esperanza de una Pascua que se ha iniciado con Jesucristo y que ha de concluir con la recapitulación de toda la creación en las manos de Dios Padre, en una palabra: Salvación.


La Salvación generalmente la entendemos como "resguardar la vida", "cuidar nuestra alma de las llamas del infierno". Pero no es tan sólo este concepto, sería ver la salvación como "un seguro de vida", la salvación tiene que ver con que podamos vivir más y mejor, compartir la vida.


Es desde aquí donde se empieza a realizar toda una reflexión acerca de la seguridad, del diálogo y del encuentro, pues la salvación que ofrece Jesucristo es la del reinado de Dios. Este reinado se asemeja a un concepto que es propioi de la cultura judeo cristiana: La ciudad, que es un espacio de encuentro y diálogo, y también con un reino, donde se nos muestra la seguridad y la defensa, la identidad y la realización. Por tanto es una cuestión política.


Toda cuestión relacionada con la política compete a la teología, ya que el servicio no es a una construcción, sino que a las personas, y por tanto no se puede reducir la teología a una ideología, a una corriente de pensamiento que mira al hombre desde una óptica propia, la teología mira a la política desde la esperanza, en el ideal de construir aquí el reino de Dios que está ya presente, pero no se ha hecho patente de forma explícita, por eso es una semilla en constante crecimiento, que nadie ve, pero que va a llegar un momento en que se manifieste totalmente.


La principal preocupación de la teología es dar una voz de esperanza en la reflexión que se realiza y da sentido al quehacer de hombre en sus distintos ámbitos. Por eso es que Pablo VI dice que la Iglesia es "experta en humanidad"


Powered by Qumana


0 han dado su opinión:

Publicar un comentario

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.