Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

sábado, 1 de julio de 2006

Archivado en: ,

Tú eres Pedro

Comparte en

El 29 de junio se celebró la solemnidad de San Pedro y San Pablo, apóstoles y mártires de la Iglesia de Roma, hoy quisiera compartir una reflexión de uno de los acontecimientos del proceso de la fundación de la Iglesia: La Confesión de fe de Pedro.


Hay dos pasajes en el nuevo testamento que nos hablan, por forma separada de la confesión de Pedro, por una parte el texto de Mt 16, 13-20, que nos muestra lo siguiente:


San Pedro"El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Y Jesús, respondiendo, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Yo te daré las llaves del reino de los cielos; y lo que ates en la tierra, será atado en los cielos; y lo que desates en la tierra, será desatado en los cielos."


Los evangelios sinópticos nos narran que Pedro, fue el primer apóstol en reconocer a Jesús como el Hijo de Dios, pero solamente Mateo desarrolla este misterio, ya que Marcos sigue su relato inmediatamente con la imposición de silencio, al igual que Lucas.


El Evangelio según Mateo nos muestra a Jesús como un rey, Señor, que entrega la administración de su Iglesia a un hombre de confianza, pero ¿por qué ahora? Hay que destacar lo siguiente:


a) El mismo relato del evangelio según Mateo nos muestra el desarrollo de la tensión del relato, todos discutían quién es Jesús, a lo cual nadie se atrevía a preguntar, y Jesús mismo lanza la pregunta para que respondan, primero de los comentarios de la gente, y luego de lo que ellos mismos pensaban. Es el primer paso para establecer un grupo ya afiatado y que supiera la misión de su Maestro.


b) Al momento de preguntar Jesús a sus discípulos "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?" se establece la tensión, el reconocimiento implica seguimiento. Por ello la respuesta de Pedro es tan fuerte y categórica: "Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios Viviente."


c) Con la respuesta de Simón, se dan dos características que son propias de Dios, y que un judío de la época hubiera reconocido inmediatamente, y por ello Mateo las pone de forma explícita, para que los destinatarios de su evangelio comprendieran que Jesús es Dios. Primero, da la bienaventuranza a aquel que lo ha reconocido porque su Padre se lo ha dado a conocer; segundo, le cambia el nombre, sólo Dios le cambia el nombre a las criaturas, y Jesús lo cambia por Kéfas (o Cefas) que significa Pedro, o sea piedra.


d) Jesús da a entender que sobre esta piedra iba a edificar a su Iglesia, y que las puertas del Hades (el reino inferior) no prevalecerán sobre ella. Y se dan las llaves del reino, para que todo lo que se ate en la tierra quede atado en el cielo, y lo que se desate en la tierra quede desatado en el cielo.


Este último punto ha tenido muchas interrogaciones y dudas, y me centraré en el tema de la frase "sobre esta piedra edificaré mi iglesia". Varios estudiosos en la antigüedad pensaban de qué piedra se estaba hablando, si de Pedro mismo o de otra piedar (algunos consideraban que era la misma confesión de fe), puesto que el nombre de Pedro es masculino, y luego se continuaba con un artículo que designa al género femenino (la piedra). Para algunos hermanos de Iglesias separadas fue esto motivo para justificar que el obispo de Roma no era la principal columna de la Iglesia y que no era "primus inter paris" (el primero entre los pares), y que cada pastor era su propia piedra.


Actualmente no se duda, en la exégesis moderna, y gracias a los estudios de semiótica y de lingüística que la confesión de fe de Pedro, tiene un doble componente: en primer punto que el discurso está referido a Simón, el Hijo del Dios viviente, ante el reconocimiento hace tres cosas que son propias de la divinidad (cambia el nombre -por tanto la esencia de la persona-, le da la misión ser la piedra de la Iglesia, junto con una propiedad -tener las llaves del Reino-). Entonces la piedra a la cual se está refiriendo Jesús es el mismo Pedro que ha dado con los cimientos para poder edificar la Iglesia, el reconocimiento de Jesús como el Hijo del Dios viviente.


De ahí que Pedro sea el primero entre los apóstoles. Veamos, por ejemplo, la oración especial que hace Cristo antes de ser entregado, sabiendo que lo iban a abandonar la misión de Pedro va a ser confirmar a los hermanos. Los relatos de la resurrección de Cristo, siempre es Pedro el primero que aparece viendo al Señor "Se le apareció a Pedro".


Pedro ApóstolPero hay otro pasaje en que se muestra la confesión de fe de Pedro, mucho más íntima, y que está fuera de los evangelios sinópticos, está en Juan. En la crisis que ocurre con la multiplicación de los panes (capítulo 6 de Juan), en que Jesús se llama a sí mismo el Pan de vida, y quien come de su cuerpo y bebe de su sangre tendrá vida. Lo cual fue escandaloso para la gente que lo escuchaba porque no entendían.


Ante esta situación "Jesús dijo a los doce: ¿Acaso queréis vosotros iros también? Simón Pedro le respondió: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Santo de Dios." (Juan 6, 67-69)


Powered by Qumana


1 han dado su opinión:

  1. Gracias, Cristian, por desmenuzar hasta hacerlo comprensible a los que no hemos profundizado en el estudio y el análisis propio de la Teología.

    Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.