Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

sábado, 12 de agosto de 2006

Archivado en: ,

Doctrina de la Justificación y el Espíritu Capitalista

Comparte en

Miguelius, me dejó una serie de preguntas en torno a la doctrina de la justificación, y qué visión tenía la Iglesia Luterana sobre las obras, y cómo opera la justificación según su visión "soteriológica" (de la salvación).


Pues para Miguelius, la salvación opera en una adhesión de fe -porque le creo a Jesús, quien es causa de la salvación, soy salvo- soy justo por la justicia de Cristo, y de nadie más. Por mi sola fe me salvo, no por mis obras. Esa sería la justificación que haría Martín Lutero sobre la justificación.


Max WeberPero también esta respuesta me llevó a pensar en un trabajo de un economista, político y sociólogo alemán, Max Weber, en su libro "Die protestantische Ethik und der 'Geist' des Kapitalismus" ("La ética protestante y el Espíritu del Capitalismo"). Pues la tesis principal de el trabajo que presentó este pensador fue el siguiente: ¿Por qué los países protestantes, haciendo hincapié en el calvinismo, tienen más éxito económico que los países católicos?


El autor alemán, haciendo un gran análisis se da cuenta de lo siguiente:


a)    La Ética de los países protestantes, en un principio se basó en la doctrina de la justificación, ya que dejaba la siguiente duda el pensamiento de la sola fe: ¿qué me garantiza que soy salvo? ¿Hay alguna garantía? Aparentemente no aparece nada que pudiera dar esta garantía. Pero la misma sagrada Escritura dio pie para entender quiénes eran los salvos: Dios premia en esta vida al hombre que va a ser salvo; por ende que la salvación es sinónimo de bienestar económico y de prosperidad, uno de las bases del pensamiento de la doctrina de la predestinación.


b)  Por esta misma visión los países protestantes, especialmente los países calvinistas, fueron desarrollando más y más su fuerza de trabajo, su desarrollo económico y comercial. Todo en vistas a garantizar, sea cual fuera el método, la salvación de las personas. De ahí que también el pensamiento generalizado de encontrar que una persona que se levanta temprano, hace sus labores y es responsable es sinónimo de una persona honrada y honesta, que es valorada por los hombres y apreciada por Dios. Se traslada la vida de los monjes, que se levantan muy temprano para glorificar a Dios, a la vida de las personas laicas, viviendo de forma austera, reinvirtiendo su dinero, y produciendo más bienes.


c)    De ahí que Weber pusiera el énfasis del desarrollo económico de los países protestantes, sustentado por la invención de maquinarias que ayudaran a producir más y mejor, ahorrando tiempo y costos; en cambio los países católicos son más dados a la reflexión y a la investigación. El materialismo no es la base del comportamiento capitalista, sino más bien, el impulso religioso (!)


d)   Con el paso del tiempo, y el vaciamiento de la religión en los países de Europa, se dio el fenómeno de la privatización de la fe, quedan las costumbres, los hábitos casi monacales de la gente de hoy, para realizar sus actividades; ya no es la búsqueda y garantía de la salvación, sino más bien, el hecho de producir por producir, y que continúe de forma constante este círculo virtuoso del crecimiento económico y social.


Esto mismo se puede ver ahora en nuestra cultura local, en Latinoamérica vemos el ingreso de muchas iglesias que propugnan la doctrina de la predestinación, y que la bendición de Dios va de la mano con el bienestar económico ¿qué habría pensado el justo de Job el día de hoy?


Powered by Qumana


3 han dado su opinión:

  1. Creo que debe existir una revisión de la tesis de Weber, y si no la hay, debería escibirse.
    Básicamente, es contradictorio afirmar que la teoría de la salvación sólo por la fe te lleve a realizar obras para asegurar tu salvación.
    Segundo, la reforma protestante no se reduce al calvinismo, sino que comprende países de muy diversa raíz cristiana y que también se industrializaron: Francia, de tradición católica, Alemania, luterana y católica, sólo marginalmente calvinista, e Inglaterra, cuya Iglesia anglicana era muchísimo más cercana al catolicismo que al calvinismo.
    Creo que hay mucho paño que cortar al respecto, sobre todo en los antecedentes colonialistas de las naciones que luego se industrializaron.

    ResponderEliminar
  2. Patricio, claro que la investigación de Max Weber hizo énfasis en el estudio del calvinismo, y de ramas que se extendieron en otros países (como lo es el caso de Estados Unidos). Y también el fenómeno del Colonialismo lo llevaron empresas de familias que no eran católicas, sino más bien, protestantes.

    El estudio y análisis, la reflexión y el pensamiento, fue llevado por los católicos. Pero el progreso fue llevado principalmente por los calvinistas.

    Tienes razón en decir que hay que seguir profundizando en aquellos contenidos y volver a reformular muchas de las tesis de Weber.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días.
    A sido un placer consultar tu blog.
    Muy interesante.
    Un abrazo,


    Nuevo artículo en EG.

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.