Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

jueves, 24 de agosto de 2006

Archivado en: ,

Juan, el teólogo

Comparte en

Recientemente leí el comentario que hacía Benedicto XVI, en su catequesis de los días miércoles sobre el apóstol Juan, me gustó mucho que le llamara "el teólogo", y explicaré el porqué:


1. La motivadora finalización del libro de Apocalipsis: "ven, Señor Jesús", es una llamada a la esperanza del cristiano, busca ver más allá de las viscisitudes de la vida y apuntar hacia lo que es permanente y verdadero. Es también una misión del teólogo apuntar más allá de las apariencias a lo que es verdaderamente permanente, la presencia real, viva y que se da en abundancia.


2. La utilización de imágenes: El Cordero degollado, La mujer que se enfrenta al Dragón, el libro de los siete sellos; quizá no sean comprensibles, pero ellas nos muestran el camino que vive constantemente la Iglesia, y no ha de extrañarnos que debemos buscar el sentido de la vida más allá de los aparentes sufrimientos que vivimos.


3. El teólogo debería vivir esta experiencia y mostrar la esperanza, con un mensaje positivo al mundo de la experiencia de Cristo encarnado en la historia y que exprese en conceptos claros y entendibles el mensaje de su Evangelio. Es la transmisión actualizada de un mensaje permanente. Dando vida y sentido a un mundo que tiene sed de trascendencia.


Para ver el documento completo de la audiencia del miércoles 23 de agosto, haz clic aquí


0 han dado su opinión:

Publicar un comentario

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.