Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

lunes, 3 de septiembre de 2007

Archivado en: ,

¿Qué se entiende por herejía?

Comparte en
Las herejías por lo general las entendemos como cualquier afirmación que atente contra la fe de la Iglesia (católica). El diccionario de la RAE dice sobre la palabra:

  1. En relación con una doctrina religiosa, error sostenido con pertinacia.
  2. Sentencia errónea contra los principios ciertos de una ciencia o arte.
  3. Disparate, acción desacertada.
  4. Palabra gravemente injuriosa contra uno.
  5. Daño o tormento grandes infligidos injustamente a una persona o animal.

Pero el concepto mismo ha ido reduciendo la riqueza del mismo significado y el sentido que hubo desde el inicio de la fe cristiana en torno a los herejes. Una herejía era una visión errónea de la doctrina de la fe, la cual podía ser corregida, y se invitaba a quien la formulaba a cambiar de parecer. Ahora bien, si la persona persistía en su error se aplicaba la "ley del anatema" porque se sale de la comunión de la Iglesia.

Ahora bien, por qué se ha dado tanta fuerza a la palabra y que va relacionado directamente con la Inquisición (tema al que haré referencia en un post muy luego), por un pecado que le es propio a la Iglesia: el poder político. Ya con el Imperio Romano vinieron los temas de unificar la doctrina, pero no tan sólo a la base del diálogo y la comunicación de la fe, sino que con la fuerza de las armas. Muchas doctrinas o pensamientos fueron acallados por medio de las presiones políticas de la época. Un ejemplo es el gran cisma que hubo entre las Iglesias de Oriente y Occidente por el concepto de Filioque, en que el Patriarca de Constantinopla y el Sumo Pontífice se excomulgaron mutuamente; y otro que es más trascendente el tema de Martín Lutero y su doctrina de la justificación, que llevó a la Reforma y Contrarreforma, siendo que la tesis de Lutero hoy en día son valoradas por ambas iglesias.

Ahora bien, eso no se condice con lo que ha vivido la Iglesia de nuestro tiempo, volviéndose a la esencia del fundador, que si bien es cierto llama la atención de hombres y mujeres para volverse hacia Dios, los acoge y perdona para llegar a la comunión. En este sentido se puede pensar que ha sido algo que la Iglesia ha tenido que hacer por obligación, pero es bueno confiar en la sinceridad con que se ha dado, puesto que se han dado varios pasos en busca de la unidad y del diálogo.

Más de alguno pensará ¿qué pasa con los temas de moral (especialmente sexual)? Si siempre critica y "condena" las actitudes de las personas. Pues bien, no es herejía, sino que se busca una orientación en la vida. Además, si leyéramos con atención la doctrina cristiana veríamos que no existe ningún dogma relacionado con la moral y las buenas costumbres, ya que es dinámica la experiencia humana, pero siempre se defenderá la dignidad de todo hombre y mujer por ser hijo e hija de Dios y hermanos/as en Cristo.

0 han dado su opinión:

Publicar un comentario

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.