Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

jueves, 27 de septiembre de 2007

Archivado en: , ,

Tengamos espacio para la intimidad

Comparte en

En Chile ha causado bastante revuelo la publicación de un video donde una escolar practica sexo oral a un joven. Los medios de comunicación han llamado la atención sobre la práctica sexual de los jóvenes en edad de su "despertar sexual", dan como argumento la poca información que dan los padres y los organismos educacionales sobre la sexualidad. Pero creo que hay otros temas que van de por medio, y uno de ellos es el espacio de la intimidad.

Intimidad según la RAE es la zona espiritual íntima y reservada de una persona o de un grupo, especialmente de una familia. Si lo llevamos al ámbito de la sexualidad, es aquella zona propia de la persona en que muestra su ser a través de la vivencia de su ser hombre o su ser mujer. De ahí que la genitalidad también es un espacio de intimidad. En el desarrollo humano se nos olvida este desarrollo de un espacio que no puede ser invadido por nada ni por nadie, buscamos más la publicidad que la privacidad, y a nivel general por defender el derecho de informar pasamos a llevar el derecho de la privacidad.

Lo que pudo haber ocurrido con esta joven es un claro atentado a la privacidad, alguno de ustedes se dirá: "pero si es responsabilidad de ella, nadie le mandó que hiciera esto y la grabaran en video para ser publicado." Pero el punto es la siguiente pregunta: ¿Sabrá el valor de cuidar su intimidad para defender su propia fama? Hoy en día los colegios poco formamos sobre el valor que significa la intimidad y que lleva a defender y a cuidar la sexualidad de cada uno. El amor humano se desarrolla en el espacio de la intimidad, no de la publicidad, ya que cuando se hace público todos creen tener derecho a opinar y a invadir nuestra propia experiencia afectiva.

En el fondo lo que nos falta es descubrir nuevamente la riqueza que tiene que entre nosotros haya respeto.

Para complementar:

No Invadir Ni Dejarse Invadir. Artículo de Carmen Pérez Rodríguez, imperdible.

0 han dado su opinión:

Publicar un comentario

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.