Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

lunes, 15 de septiembre de 2008

Archivado en: , ,

Cuando el dolor permanece

Comparte en
Este post lo escribo desde la perspectiva de un cristiano católico, que ha visto a varios amigos y conocidos cambiarse de iglesia, sin dejar de lado la fe en Jesucristo. He visto muchos cambios grandiosos, y bendito sea Dios porque ellos se han acercado a Jesús, ya que sea cualquier camino el que lleve a Cristo dando razón para su vida, dejando de lado todo indicio de egocentrismo y de etnocentrismo, es bienvenida. Pero también he visto a otros que el cambio de su fe ha sido también un desprecio a lo vivido anteriormente, casi expresando que la fe inculcada antes no les ayudaba a descubrir a Jesús.

Encuentro estas expresiones bastante similares a los actos y comentarios que hacen parejas que están al borde del divorcio, en que si se les pregunta a cualquiera de los dos sobre los recuerdos que tiene, todos ellos son negativos, y acaban con la pregunta ¿cómo es que fui a vivir con esta mujer (u hombre)? Siendo que el dolor mismo no es provocado ni por uno ni por otro, sino que es la sucesión de acontecimientos que los llevaron a tal desenlace. Haciendo analogía con lo anterior, la fe misma es un arma de doble filo, y por ello es que se dan responsabilidades compartidas, tanto de las personas, como de los sucesos que desencadenaron el abandono de la fe.

Como bien decía el don de la fe es un arma de doble filo, ya que ella nos puede transformar, pero la fidelidad y su ejercicio es un tema muy complejo, ya que es asentir con la razón, y es un asentir constante. ¿Qué pasa en la mente de aquellos que ven con reticencia su vida de fe anterior a su etapa de conversión? Es un misterio, ya que la psiquis humana juega un papel profundamente importante, para algunos el dejar de lado su antiguo sistema de creencias lleva a un choque profundo, del cual se quiere desligar, y no es por lo que han creído, sino más bien por aquellos a quienes siguieron en sus enseñanzas, sin tener un claro sentido de lo que vivieron en sus experiencias.

Culpables no existen en esta crisis de fe, sí lo que hay son (y somos) responsables, así como el Concilio Vaticano II habla de los causantes del ateísmo moderno, también hay responsables de las crisis de fe. Por una parte las experiencias de humillación y de dolor, provocados por hombres y mujeres a causa de ser "portadores de la verdad" causa desazón y desilusión, acumulando una serie de resentimientos y dolores.

Otra de las causas de la sensación del dolor que lleva a negar la anterior vida de fe es la mala conducta que llevó la persona, y relaciona ese dolor con las conductas dentro de su Iglesia, como si nadie se hubiese preocupado del dolor que ha vivido. A cuántos no se ha escuchado decir que eran alcohólicos y que cuando conocieron a Jesús pudieron cambiar, razonando que la fe anterior no era la correcta, y que incluso esa fe que vivió era falsa.

Puede que también el cambio de iglesia lleve, por motivos egoístas, ya sea del responsable de esa Iglesia a hacer pensar que el resto de los hombres y de las mujeres que no están dentro de la suya van a ser condenados, y que su visión de Dios es equivocada e incluso atente contra la verdadera doctrina que hablan ellos de Dios.

¿Tienen que ver estos tres esbozos de responsabilidad con la correcta visión que tiene el cristiano de Dios? Creo que sí, pero el referente para ver que la religión por la que opta el hombre que se abre a la revelación, tiene que ir cuestionada por toda referencia de egocentrismo de su fundador, Jesucristo no es excluyente, ni tampoco buscó para sí el derecho de exclusividad. Todo su actuar fue una puerta abierta al encuentro de los hombres con su Padre, inclusiva y una constante invitación a la conversión. De ahí que las visiones rupturistas que descartan todo la historia anterior, llegando al rechazo, provocan una serie de evaluaciones acerca de la actual vivencia de la fe.

Ya en la historia de la Iglesia Primitiva se ha visto este tipo de expresiones, y tenemos la experiencias de hombres y mujeres que lucharon contra de la ruptura, dos ejemplos:

Agustín de Hipona: Trató de combatir el Maniqueismo, en que hablaba de una división entre el antiguo Testamento y el nuevo, aduciendo que el Dios del antiguo Testamento era un Dios cruel y siniestro, que fue cancelado con la presentación del Dios de Jesucristo y presentado en el nuevo Testamento. Agustín, en cada referencia que hacía al antiguo Testamento nos recuerda que es la preparación a la revelación de Jesús, y en el caso del pecado él mismo lo nombra Bendito Pecado que nos regaló tal redentor.

Ireneo de Lyon: quien tiene la célebre frase "lo que no es asumido no es redimido", no se puede negar la vida anterior de la persona, ya que ella es llevada a su plenitud por medio de la redención de Cristo, la naturaleza y la historia de la persona no son negadas por Jesús, cabe recordar las genealogías de Jesús en los evangelios de Lucas y Mateo, quienes en sus árboles muestran grandes personajes, no sólo por el bien que han hecho, sino también por las atrocidades que cometieron.

Antes de terminar quiero recordar que este post es para aquellos, que como yo, han visto amigos y conocidos que han negado sus antiguas vidas de fe, para recordarnos a nosotros mismos que tenemos que reconocer en la fe esa respuesta a la revelación, pero también el trabajo que hemos de realizar ilustrándola, instruyéndola, y llevando a cabo el mayor acto de humildad, reconocer siempre a Jesús como aquel que nos invita a seguir Mar Adentro, sin miedo y con esperanza.

3 han dado su opinión:

  1. Mis saludos Cristián. He pasado para actualizarme con tus temas. También quería decirte que te he añadido a "Mis enlaces" en la parte de Variados.
    Un gran saludo, Martha

    ResponderEliminar
  2. Gracias Martha, yo también he seguido con atención tu página, ya que la contingencia es caldo de cultivo para la reflexión. En especial en estos días en que los conflictos y la desinformación en América Latina es pan de cada día.

    ResponderEliminar
  3. Excelente brother, muy racional, muy cierto lo que dices, Dios permita que este post sea leído por quienes al creer haber descubierto un camino mas real hieren a aquellos peregrinos que no comparten la misma ruta... (creen ellos) Saludos, exitos...

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.