Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

sábado, 13 de septiembre de 2008

Archivado en: , ,

Hadrones y La Partícula Divina

Comparte en
No sé qué haya estado haciendo a la hora en que se realizó el primer experimento en el CERN, y las "supuestas" consecuencias catastróficas que tendría el colisionar protones para descubrir el origen de la masa, y por tanto del Universo mismo.

La búsqueda de parte de la ciencia por el origen del Universo, y recrear las condiciones que dieron origen al Big Bang (Gran Explosión), son de por sí misterios que el ser humano de este tiempo se ha hecho, y se seguirá haciendo. Caben tantas preguntas y tanta admiración que desde la fe también se plantean nuevas exigencias, y al mismo tiempo serenidad.

El estudio y la ciencia van de la mano con el desarrollo mismo de la conciencia del ser humano de ir más alto y más lejos, pero también la ciencia no puede ir en contra del respeto a la vida y, fundamentalmente del respeto por la persona.


Los átomos no eran la partícula más pequeña...

La teología misma es una reflexión en torno al misterio de Dios, y la ciencia nos transporta al descubrimiento de fenómenos tan extraordinarios tanto a nivel macro como microscópico, llevando al ser humano a la sensación de indefensión y de admiración, pero también nos lleva al temor y a la desesperación, llegando a extremos como la histeria colectiva ante lo desconocido.

Tiempo atrás la misma Iglesia Católica iba en contra de la modernidad y de los límites que estaba rompiendo la ciencia, hoy en cambio la Iglesia misma apoya a la ciencia, pero siempre y cuando no pase a llevar al ser humano. Por eso es que me llama la atención que las revistas hablan de "La Partícula Divina", que sería la responsable de la creación de la masa y, por tanto de la creación de nueva materia en el espacio, de ahí que cabe la pregunta ¿será el hombre capaz de hacer materia nueva en este universo?, y como contrapartida ¿será ahora necesario Dios para la creación?

Es tanto el deseo de conocimiento, que la búsqueda de la verdad puede enceguecer los caminos y olvidarnos del horizonte que perseguimos: la realización plena de todos los hombres y de todo el hombre. No perdamos el horizonte de lo que estamos haciendo, cuando se extravía el porqué de los experimentos, tomando las precauciones necesarias para realizarlos.
Para ver sigue los siguientes enlaces:

El Gran Colisionador de hadrones
La hoja de ruta del Gran Colisionador de Hadrones
El LHC alumbra una explosión de aplicaciones

14 han dado su opinión:

  1. Cristián, lo de la "partícula divina" no lo dice ni la ciencia (que no puede decir nada) ni los científicos. Su nombre es el bosón de Higgs y no tiene nada que ver con la divinidad.
    El bosoón de Higgs es una partícula cuya existencia está predicha por la teoría actual, que intenta explicar la constitución de la materia de forma coherente. Punto final. No mezclemos las cosas que eso sólo siembre confusión.
    Uno de los experimentos del LHC buscará esa partícula. Tanto si se verifica su existencia como si no, los resultados eerán trascendente para la física, no para las religiones.
    Es un error monumental hablar de que la existencia o no del bosón de Higgs tiene consecuencias metafísicas. Sería, simplemente, un fuerte apoyo a la teoría que intenta explicar la constitución profunda de la materia con elegancia y coherencia. Dios no tiene nada que ver con todo esto. En cualquier caso, si existe será una realidad y, como tal, todo el mundo deberá adaptarse a ella.
    Una cosa más: los físicos no están extraviados en sus horizontes: quieren comprender el mundo en el que viven y esa curiosidad es la que nos hace humanos, no la cerrazón al saber.
    Cómo luego cada uno asimile los descubrimientos de la ciencia ya es cosa de cada cual.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ángel, gracias por tu comentario, y estoy totalmente de acuerdo con cada una de tus observaciones, pero quiero dejar claros algunos puntos:

    a) No he hablado mal de la ciencia, seré teólogo, pero el campo en que primeramente me inicié fue la matemática y te entiendo perfectamente. Lo que he criticado es la actitud de ciertos artículos y publicaciones y de las preguntas que se han hecho sobre la desaparición de Dios.

    b) En segundo lugar, cuando la ciencia explica los fenómenos de la naturaleza, todas sus explicaciones llevan a la admiración y fascinación, pero en otros casos lleva a la desesperación, y ahí sigo diciendo y defendiendo la función social que tiene la ciencia de explicar a todos los hombres de forma responsable sobre los misterios que se van descubriendo.

    c) No sé qué entiendes por consecuencias metafísicas, pero yo estoy hablando de consecuencias sociales, ya que ciencia y religión tienen más bien su responsabilidad ante los hombres.

    ResponderEliminar
  3. Hola de nuevo
    a) Estamos de acuerdo en la crítica a esos artículos que mezclan cosas que no tienen nada que ver entre sí.
    Respecto a la cuestión b) no entiendo bien como la ciencia puede llevar a la desesperación a nadie que no tenga previamente problemas psicológicos serios. Puede llevar, sin duda, a cuestionarse cuestiones fundamentales pero esa capacidad de pensar, rectificar y adaptarse a los descubrimientos es una de las propiedades maravillosas de nuestra mente. No deberíamos renunciar a ella.
    Y en c), también de acuerdo. Si se trata de repercusión social, la ciencia (los científicos, en realidad) tiene sus responsabilidades. La comunicación responsable debe ser una obligación fundamental pero no estoy seguro de que demos al término "responsable" el mismo significado. Seguiremos hablando de ello poco a poco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Perdón, no había visto, los dos últimos comentarios (monjaguerrillera y el tuyo). Quisiera dejar claro que no hay confrontación en este microdebate. Sólo que creo que el descubrimiento o no del bosón de Higgs no tendrá en la práctica ninguna repercusión social y el posible "debate" sobre la "divinidad" de la partícula famosa (entiéndase metafóricamente) es falso y así se ve tanto desde la religión como desde la ciencia. Saludos a los dos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu aclaración, y simplemente una rectificación más: Higgs, que está en controversia con Hawking durante estas semanas, nunca quiso ponerle a su descubrimiento matemático el nombre de "Partícula Divina" o de Dios, fue por un comentario que surgió hace más de una década:

    “El campo de Higgs, el modelo estándar y nuestra imagen de cómo Dios hizo el universo depende de encontrar el bosón de Higgs”, Leon Lederman.

    De ahí que en las revistas y comentarios afines haya surgido el nombre de la "Partícula divina o de Dios".

    ResponderEliminar
  6. Un artículo vale más que mil palabras, lamento únicamente que está en inglés
    Teen commits suicide after 'end of world' reports

    Aquí un pequeño sumario en español
    Adolescente india comete suicidio por histeria del lhc

    ResponderEliminar
  7. Sí, conocía esa noticia pero creo que esta chica entraba dentro de la categoría de personas con serios problemas previos. A nadie con plenas facultades mentales se le ocurre que lo mejor que puede hacer uno ante la posibilidad de morir (sólo una posibilidad) sea suicidarse (una certeza).

    Entiendo, de todas formas, que no se trata de un ejemplo de como la ciencia puede empujar a la desesperación. Esta pobre chica se dejó influir por una profecía apocalíptica propagada por periodistas que buscan el espectáculo, no por un descubrimiento científico.
    Lamento su absurdo final, a los 16 años se tiene mucho que hacer por delante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Cristian vengo del blog de Marta Salazar, precisamente del enlace que puso de tu post.

    Como se lo dije a ella, muy buen post el tuyo sobre todo por la reflexión. Cada vez que yo pienso en el colisionador de partículas y me viene a la cabeza el libro de Dan Brown (que veo en tu perfil está en tus favoritos) y el sueño del inventor de la máquina en el libro. Unir Ciencia y religion creo que sería hermoso pero tendría que tener bases bien firmes, por eso me quedo con una de tus frases:
    "Es tanto el deseo de conocimiento, que la búsqueda de la verdad puede enceguecer los caminos y olvidarnos del horizonte que perseguimos: la realización plena de todos los hombres y de todo el hombre. No perdamos el horizonte de lo que estamos haciendo, cuando se extravía el porqué de los experimentos, tomando las precauciones necesarias para realizarlos."

    Totalmente de acuerdo, ni tanto, ni tanto, en todos sentidos, tenemos que tener la cabeza muy fría para saber hasta donde llegar y no es tan fácil.

    Desde México. Hilda

    ResponderEliminar
  9. Gracias Hilda por tu apreciación, pero no me gustaría la fe mezclada con la ciencia, cada una es autónoma en su campo, lo que sí sería un paso importante es el diálogo entre la fe y la ciencia, que no se vean como enemigas, sino como portadoras de un lenguaje que lleva al conocimiento de la verdad.

    ResponderEliminar
  10. Hola Cristian, gracias por contestar, quizás no me di a entender, coincido contigo en que no se mezclen sino en que no se vean vistas como enemigas, sino como portadores de un lenguaje que lleva a la verdad, tal y como lo dices.
    Soy médico de profesión, doy clases de biología en secundaria, soy católica y trabajo en un colegio católico. Y es ahí precisamente cuando doy clases de biología cuando veo la necesidad mía y de los alumnos en que veamos a la ciencia como amiga de la fe, sin tener que mezclarlas, simplemente encontrarle un punto común. Donde la ciencia sirva para encontrar la verdad y el conocimiento y no en destruir. Donde la ciencia nos ayude en otro lenguaje a comprender lo que nuestra fe nos está diciendo.
    Diríamos en mi país "donde estén juntas pero no revueltas"
    No sé si logro darme a entender.

    Desde México. Hilda

    ResponderEliminar
  11. Hola nuevamente Hilda,

    sí es cierto lo que dices, y tienes razón, ambas, parafraseando a Juan Pablo II en "Fides et Ratio" razón y fe, son las alas por las que el hombre alcanza la verdad.

    Saludos y ánimo con tus clases de Biología, tan fascinante y profunda que lleva también a la contemplación.

    ResponderEliminar
  12. Gracias de nuevo Cristian. Esa es la idea y algo que los chicos me piden mucho ¿dónde entra en lo que usted nos explica, lo que nos enseñan las monjitas del colegio?
    Y créeme, no soy experta, me preparo, estudio y hago mi mejor esfuerzo y le pido a Dios me ilumine para no decir "burradas"
    Me encanta dar clases, orientar en valores y ciencia,en para mí igual, una de las materias más hermosas que nos ayuda a comprender no solo a otros seres vivos sino a nuestro propio cuerpo y cuidarlo tal y como lo quisiese nuestro Creador.
    Saludos desde México. Hilda

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.