Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

lunes, 22 de septiembre de 2008

Archivado en:

Espejo de Cristo

Comparte en
Simplemente quiero hacer una mención a un hombre que en Chile fue sinónimo de la lucha por los derechos humanos, y fue voz de los que no tenían voz en el período de la Dictadura Militar que vivimos en Chile (si bien es cierto no había nacido para el Golpe del 11 de Septiembre, soy nacido y criado en esa época), Monseñor Carlos González.

Hoy en clases con mis alumnos tuvimos que ver el tema de la consistencia de la credibilidad de los cristianos en el mundo de hoy, más que nada ver cómo por la congruencia entre lo que se cree, vive y celebra. Y partía con la pregunta "¿Cuántos hombres y mujeres dejan de creer por el escándalo que hace un personaje público?", y les daba a conocer cómo es que en el mundo de hoy los escándalos relacionados con los abusos de menores cometidos por los sacerdotes son muy comunes, y que tienen semanas de comentarios y análisis de todo tipo. Pero cuando hay que hablar de aquellos hombres que por su fe han defendido incluso a sus enemigos simplemente se cae en un buen recuerdo que pronto se olvida.

De ahí que aproveché de contarles de Monseñor Carlos González, quien fuese presidente de la Conferencia Episcopal de Chile.

En esta época fue la misma Iglesia Católica Chilena quien cuidó de muchos perseguidos políticos con la creación de instituciones que defendían y protegían sus derechos (por ejemplo la Vicaría de la Solidaridad). Fueron esas acciones simples, concretas, en que la voz se levantaba por los que no podían reclamar sus derechos, lo que gatilló a que muchos chilenos y chilenas tuvieran fe y confianza en los sacerdotes. Y fue un bono para la "cuenta corriente" de adherentes a la Iglesia, por algo es que todavía existe -y a diferencia de otros países en América Latina- en que la Iglesia Católica es voz autorizada en los temas sociales, y no una simple fuente de opinión.

Espero que a lo largo de nuestra experiencia y vivencia de la fe también seamos testigos creíbles ante los hombres y mujeres que desean ver un rostro de Cristo más cercano, comprensivo y acogedor siendo sus espejos, reflejando su amor a los demás.

Biografía de Monseñor Carlos González

0 han dado su opinión:

Publicar un comentario

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.