Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

sábado, 11 de marzo de 2006

Archivado en:

Los desafíos pendientes

Comparte en

Cuando fui al blog de Me retiro indignada, y leí su artículo de 8 de marzo, me quedé pensando, sobre una cosas pendientes que el nuevo gobierno va a presentar a futuro. Suena raro lo que escribo ¿cómo cosas pendientes si todavía no comienza? ¿Está loco o qué? Estoy lo bastante lúcido para redactar lo escrito en este artículo. Creo que comenzando la presidencia de Michelle Bachelet se presentan temas pendientes:


1) El refuerzo del fenómeno de que una mujer asuma el poder. Creo que es valioso y válido que, en una cultura machista, una mujer asuma la responsabilidad de dirigir un país, pero me llama la atención que tanta publicidad por el momento ha reforzado mi idea de una tarea pendiente. Nuestra cultura no se acotumbra a ver mujeres con "altas responsabilidades", están las dudas sobre las capacidades y respuestas a situaciones claves. Pienso que cuando se acaben nuestras dudas, y se genere una corriente de pensamiento en que se diga: "mira, fulana de tal, se desempeña por tal o cual capacidades y estudios..." en vez de decir: "fulana de tal, es una  mujer que se ha ido desempeñando...", esa repetición "enclítica" que subyace nos hace pensar en decir... ah, es mujer, pero primero es una persona.


2) Las cosas tal como son. Ayer conversaba con mis alumnos sobre una entrevista a Carlos Ominami que mi amiga Aeronauta me mandó, y que quedé horrorizado por lo que su contenido decía, especialmente la frase "ejercicio de autocontención" ¿querer guardarse cosas o ideas para no perder una elección? Espero que, exista una mayor transparencia en lo que se piensa y se haga. Será tarea pendiente en cuatro años. Muchos reclamamos por la burocracia, la deformación del sistema organizado de un estamento, pero un mayor reclamo a futuro será el de la transparencia y el de la confianza. Muchos confiamos en la mirada y en los dichos de las mujeres, aquí este nuevo gobierno cuenta con un plus del gobierno anterior, creo que en política como lo dijo Benedicto XVI en su encíclica "Deus Caritas Est", citando a San Agustín: "Un Estado oque no se reigiera según la justicia se reduciría a una gran banda de ladrones"


3) Si aparece una ley de aborto, creo que la noción de doctora de nuestra presidenta, se dañaría mucho en nuestra cultura chilensis, y toda la defensa a los derechos humanos perdería credibilidad. Algunos dirán: "no, si en Chile ha cambiado la mentalidad, ahora somos más liberales, y esos son temas que competen a las religiones", creo que no es así, o si no, tendríamos que cambiar el himno nacional (... que te dio por baluarte el Señor...), y la constitución por defender la vida en todas sus etapas. Aunque sea sólo una justificación de bienestar por casos imposibles, siempre hay modos de defender la vida, no existen los imposibles, sí existen los incapaces.


Dios bendiga a Chile, y nos dé el don de discernimiento y de profecía para anunciar y denunciar con valentía las luces y las sombras que viviremos en un país que promete un "futuro esplendor".


2 han dado su opinión:

  1. He llegado por mis feeds en bloglines acá...siempre te leo, pero quizás no lo registres tú sino ese sitio. Hoy no podía menos que venir por la cita a esas declaraciones del senador Ominami que me dejaron peor de lo que estaba. ¡He rogado por Chile en esta nueva etapa.....!

    Dices bien que se fijan mucho en el hecho de que nos dirija una mujer subyaciendo el machismo, pero a mí no es eso lo que me pasa sino que pienso que quizás nos perderemos la sin par ocasión de aprovechar el plus femenino d Bachelet por implantar modelos que lo niegan de cuajo pues acoger y dar calidad a la vida es lo que singulariza la femineidad, y ahora la vida, cualquier vida-- y no sólo la con problemas-- está en peligro de acuerdo al programa de ella y a las inconcebibles declaraciones de Ominami.

    ¡Dios guarde a Chile! ¡Dios le de a ella la sabiduría que pidió el cardenal Errázuriz, que no es utilitarismo!

    ¡¡¡¡Ayayayay!!!!

    ResponderEliminar
  2. He vuelto a este post tuyo pues mis peores proyecciones se están cumpliendo al pié de la letra, por desgracia. ¿Qué opinas tú del asunto del reparto de anticonceptivos y píldoras casi con seguridad abortivas, como el Levonogestrel, a menores de edad sin el conocimiento ¡y menos consentimiento! de sus padres?
    Eres honesto y argumentas bien. Por favor dí algo, yo estoy pa´dentro. Sabía que copiaríamos a España en anti valores (por eso no voté por Bachelet), pero ¿tan rápido? ¡y sin usas ni una ley siquiera! nuevamente los resquicios legales que tanto daño han hecho a Chile.

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.