Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

jueves, 30 de marzo de 2006

Archivado en:

Primer Aniversario de la partida de Juan Pablo II

Comparte en

Conversando con mis alumnos les comentaba que vamos a cumplir, el día tres de abril, un año del fallecimiento del Papa Juan Pablo II. Y uno de los niños me dijo ¿Tan rápido pasó el tiempo?


Claro que ha pasado tan rápido el tiempo que no nos hemos dado cuenta del paso de éste. Mientras escribo estas líneas me acuerdo de lo que les explicaba a mis alumnos: nunca habían visto el cambio de Pontífices en su vida (yo ya llevaba el cambio de Pablo VI, Juan Pablo I, y Juan Pablo II), y ahora con Benedicto XVI; qué veloz ha pasado este periplo y qué imágenes se me ha venido a la memoria con Juan Pablo II.


Juan Pablo IICon la muerte de Juan Pablo II se han generado muchos cambios en la visión de la figura de la Iglesia y del Pontificado, se ha visto una iglesia que sigue en marcha, caminando hacia el encuentro del Padre. Con Benedicto XVI nuestra Iglesia vive un tiempo de profecía y de cambio, que ante la experiencia misma de la sociedad cambiante, sigue el esfuerzo del diálogo ante el mundo. No se puede negar que cuando se habló de Joseph Ratzinger como el nuevo vicario de Cristo en la Tierra, se pensó en un retroceso, de un dinosaurio conservador que no daría impulso al Espíritu de Dios. Todo lo contario, como una visión renovada del amor de Dios hacia el hombre nos hemos sorprendido con el corazón de un hombre de razones y fe.


Juan Pablo II fue el iniciador de los cambios estructurales de nuestra cultura occidental, un cambio necesario en la configuración de la sociedad. Su figura mediática encendió muchos corazones en el mundo, pero también marcó a muchos hombres, como a aquel que está escribiendo estas líneas, con su oración, su dedicación hacia el perdón y cercanía mostró el rostro amoroso del Padre.


Gracias Señor por el don de Pedro en Nuestra Iglesia, que nos hace ver un signo de unidad y de amor en un mundo dividido por el odio y la desconfianza. La llamada de Juan Pablo II a la casa del Padre, ha sido un hermoso peregrinar que todos debemos algún día cumplir.


Powered by Qumana


3 han dado su opinión:

  1. ...y mañana de la muerte de la pobre Terry Schiavo que Juan Pablo II enfermo y todo trató de salvar hasta el último aliento de ambos...
    ¡Saludos!
    Te leo, como dicen por ahí otros blogeros :)

    ¿Sabías que tengo un hijo en tercer año de estudios eclesiásticos con miras al sacerdocio? No está en Chile, eso sí.

    Por ahí leí que fuiste seminarista y hoy es jueves, día de las vocaciones, te encomiendo al mío y a todos, que sean muchos y santos.

    ResponderEliminar
  2. a todos nos dolio mucho su regreso con Dios Nuestro Señor, y yo tambien digo, tan rapido paso un año?

    ResponderEliminar
  3. Es increíble como ha pasado el tiempo -desde la muerte de Juan Pablo II, y desde la última vez que comenté en tu blog (lo que no significa que no lea tus escritos)

    Lo recuerdo como algo super fuerte -para mí también era el único Papa-, un recogimiento super especial y profundo, y por otro lado la oportunidad de presenciar en vivo y en directo como se escribe la historia.

    Cariños

    Patty Vera M.

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.