martes, 7 de febrero de 2006

EL SIGNIFICADO DE LA PALABRA MÁRTIR

La martyria, también es una de las características de la Iglesia (no hablo de las notas características de la Iglesia, que son Una, Santa, Católica y Apostólica, que sería harina de otro costal), junto con la diakonía, la leiturgia, kerigma y catequesis. Es algo que me quedó dando vuelta en torno a los acontecimientos acaecidos el día de ayer, con la muerte del sacerdote en Turquía y con las muertes de cristianos en Filipinas, hay que ser claros, cada vez que es derramada sangre por la fe se está hablando de martirio, y que "la sangre derramada es semilla para nuevos cristianos".

La palabra "Mártir" significa literalmente "Testigo", el significado de esta palabra no era, necesariamente, el hecho de haber muerto por mantener el testimonio de la fe en el Señor Jesús, aunque con el tiempo solamente dar testimonio con las palabras no sería suficiente. Habría que mostrarlo con la propia sangre.

Cuando el libro de los Hechos nos presenta al primer mártir: Esteban (Hechos 22:18-20) se está tomando de modelo referente para cualquier cristiano, ya que su testimonio por confesarse seguidor de Cristo, es ratificado y sellado con su propia sangre.

A fines del siglo I d.C. Clemente de Roma escribe una carta a los Corintios, poco después de la persecución de Domiciano. En el capítulo V se refiere sin duda alguna a la persecución de Nerón, cuyas más famosas víctimas fueron los apóstoles Pedro y Pablo, quienes por medio de su muerte, ratificaron con su sangre su testimonio. En este escrito la palabra "Martirio" tiene ya su pleno significado de "Sufrir el martirio" o mejor aún "Dar Testimonio por medio del Martirio".

Será pues, en el siglo II, la palabra "confesión" (homología) ya usada por el Nuevo testamento, la que sustituya y llene el vacío dejado por el término "mártir" al llenarse éste del significado de tormento, muerte y sufrimiento. El título de mártir sólo se lo daban a Cristo, testigo verdadero y fiel, primogénito de los muertos y principio y autor de la vida divina. También concedían este título a aquellos que habían muerto en la confesión de la fe.

Si en la Iglesia hoy en día no existieran mártires, estaríamos frente a un laxismo muy profundo de la fe, y es muy llamativo que el martirio se dé en el Tercer Mundo, eso remece los cimientos más profundos de los podemos tener una vida más "acomodada" pues no deja tranquilo a nadie, la sangre de nuestros hermanos mártires nos recuerda que el seguimiento de Cristo implica burlas, rechazo, y lo peor de todo indiferencia (incluso de los que profesamos una misma fe). Que la muerte de los cristianos nos sirva para confesar a Cristo en nuestras vidas.

4 han dado su opinión:

  1. Muy bueno tu blog!!!
    pero te recomiendo que escribas más corto en extensión, y que si tienes mucho que escribir hazlo en partes.
    Saludos!!!
    pronto te haré preguntas

    ResponderEliminar
  2. tengo bien claro que hay algunos documentos que son largos, y me he medido a la hora de escribir, todo consejo es bien recibido.

    Gracias

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:54 a. m.

    bueno para mi hay persona que piensan en sacrificar la vida de otras personas para que estas entren en un estado de trancicion, para que en ese momento convertirce en martir, y puedan ver algo que para estas personas es inportante, osea saber que hay despues de la muerte.
    mi en lo personal el unico que pudo ver loq hay despues de la muerte fue el hijo de jehova y es jesus mas nadie lo puede hacer entendido

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:28 p. m.

    Esta bien gracias a ello e podido hacer el trabajo de religión muchas gracias y ya se más palabras que no entendia

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.