Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

domingo, 26 de febrero de 2006

Archivado en:

Nuevos tiempos, viejas preguntas

Comparte en
Me ha llamado la atención el interés de grupos de personas que han ido y paseado por la página viendo las preguntas que nos vamos planteando, y caí en la cuenta de que mis preguntas son antiguas ¿por qué tratamos de seguir dando respuestas?

Y me di cuenta de lo siguiente, nos hemos volcado a lo accesorio y no a lo esencial. Hay dudas y preguntas que desde pequeños no nos han respondido (¿cómo es Dios?), o por no tener una respuesta satisfactoria (y hay muchas de estas que nos desilusionan). Y lo que me ha dado otra causa del ateísmo actual: "Los cristianos no saben dar razón de su fe, porque no tienen claro los contenidos de ésta". Desde los agentes pastorales hacia abajo hay muchas debilidades, sobra corazón, pero falta razón. Grave para los que somos católicos, e irrisorio para los hermanos que se aprenden de memoria citas bíblicas (a mí me pasó los primeros años de teología y cuando estuve en el seminario, pero después tenía que dar razón razonable de mi esperanza).

Les invito a escribirme qué preguntas tienen sobre el tema de fe, para eso está la teología para dar razón de la esperanza. Tengo claro que no todo lo sé, pero para eso está la investigación (y también Google y Wikipedia). El teólogo tratará de responder y preguntar.

4 han dado su opinión:

  1. Por lo demás, una simple mirada a la historia antigua muestra con claridad como en distintas partes de la tierra, marcadas por culturas diferentes, brotan al mismo tiempo las preguntas de fondo que caracterizan el recorrido de la existencia humana: ¿quién soy? ¿de dónde vengo y a dónde voy? ¿por qué existe el mal? ¿qué hay después de esta vida? Estas mismas preguntas las encontramos en los escritos sagrados de Israel, pero aparecen también en los Veda y en los Avesta; las encontramos en los escritos de Confucio e Lao-Tze y en la predicación de los Tirthankara y de Buda; asimismo se encuentran en los poemas de Homero y en las tragedias de Eurípides y Sófocles, así como en los tratados filosóficos de Platón y Aristóteles. Son preguntas que tienen su origen común en la necesidad de sentido que desde siempre acucia el corazón del hombre: de la respuesta que se dé a tales preguntas, en efecto, depende la orientación que se dé a la existencia.

    ResponderEliminar
  2. Soy tan trucho que me olvidé de citar y decir que lo anterior es de la Fides et ratio.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esa encíclica, pero le ha faltado varios puntos por desarrollar, es algo que la Iglesia le debe al pensamiento moderno. ¿Será porque no existe un lenguaje que sea capaz de dar razón de la razón moderna?

    ResponderEliminar
  4. ¿Cómo es eso?

    No sé si entiendo pero la Encíclica deja el tema a otros autores que propone (como que las Encíclicas con "generales" y luego debe desarrollarse el pensamiento en los pensadores cristianos).

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.