Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

miércoles, 8 de febrero de 2006

Archivado en:

Una fe "razonable" y una razón "confiada" (parte III)

Comparte en

Creyendo Piensa

Esta es la tercera parte de la frase de San Agustín, pero no de la reflexión que estoy tratando de esbozar en torno a la relación entre lo razonable que puede ser la fe. Repasemos un poco, la fe, de cualquier confesión religiosa, en sus contenidos y misterios, tiene que ser razonable, para que los principios en los cuales se cree y por los que se vive sean comprensibles y dialogables, no sólo por los que confiesan tal o cual religión, sino que por los que "están fuera". Los contenidos de fe, no son los que motivan a la fe, sino los que me hacen profundizar en el misterio del encuentro con Dios.

El acto de fe, no es una actitud pasiva, de simple recepción. La fe es dinámica, se va desarrollando y se va profundizando cada vez que surgen dudas, preguntas del mundo a la esfera religiosa, e incluso cuando alguien dentro de las mismas comunidades difiere de la fomra de entender fe "ortodoxa", y exige por parte de todos los miembros de la comunidad vayan aclarando tales dudas o confusiones. Por ello en la fe católica ha evolucionado. El encuentro con la persona de Jesucristo y su Evanglio, con toda la fuerza del anuncio, ha llevado según el paso de la historia, a que conforme se avanza, la interpretación de los dogmas y de cómo ha tratado de explicarlos a las distintas culturas en las que ha entrado en diálogo.

Una fe que no reflexiona por lo que cree, y por quien cree, es muy difícil que pueda desarrollarse, y dar razones por las que cree. Una fe que es simplemente una adhesión afectiva, no se mantiene por mucho tiempo. La fe razonable es la fe dialogable, y vuelvo a insistir, no necesariamente tiene que ser comprensible, porque entonces perderíamos la categoría de "Misterio", un misterio es una realidad que no podemos abarcar, mas sí podemos hablar de ella y desarrollar algunos elementos, pero nunca la podremos abarcar en profundidad.

Creyendo podemos pensar, y desarrollar nuestro pensamiento, con nuevas ideas y conceptos, para poder también comprender el misterio del mundo y del ser humano.

0 han dado su opinión:

Publicar un comentario

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.