Subscribe & Follow

Free counter and web stats

Sensus Fidelium

Una fe que no se piensa, es una fe muerta

Con tecnología de Blogger.

Bonjour & Welcome

Followers

Visitas

Archivo de historias

Pages

miércoles, 22 de febrero de 2006

Archivado en:

Sobre el alma del ser humano (III)

Comparte en
Y finalmente el alma ¿es creada o forma parte de la evolución? Pensaba no contar mi anécdota, pero para que vean que esta pregunta me persigue. En la Universidad los teólogos tenemos cursos que se llaman dogmáticos, y versan sobre las verdades fundamentales de la fe. La idea del alma se estudia en un curso llamado "CREACIÓN", muy ad hoc, cada curso tiene un examen ante comisión, pues bien yo lo único que no quería que me preguntaran era sobre creacionismo y evolucionismo, por el tema del alma, y justo me preguntan, ahí sentí por primera vez la frustración de no saber qué decir, porque no lo entendía. He de confesar que todavía tengo mis dudas y me surgen más preguntas (como ahora que estoy escribiendo). Ahora unos breves esbozos.

Ya sobre la dificultad escribí en el artículo anterior. Ahora la pregunta es ¿cómo conjugar las dos posturas? Se imaginan que algún científico empezara a decir: "si Dios crea las almas directamente de los hombres, ¿veamos cuán rápido es? clonemos para jugar con Dios." Uy, peligroso juego.

Humani Generis dice que las almas son creadas directamente por Dios, ¿entonces Dios se saltaría la evolución humana? creo que no, y lo pienso a partir de dos autores, que por sus ideas por separados no me convencen, pero conjugando sus dos respuestas dan una noción para hablar que Dios crea directamente las almas.

Partamos por lo siguiente: la evolución dice que el hombre, a través de la historia, ha manifestado un desarrollo moral, que lo distingue del resto de los animales, ha generado conceptos y valores, los cuales los animales no tienen. Ha desarrolado, lo que se llama un conciencia moral, lo cual nos distingue de los animales, además de su tendencia a perpetuarse o buscar la inmortalidad (los perros no buscan consuelo cuando se van a morir, ni tampoco tienen ritos mortourios). Ello debido a la evolución de nuestro cerebro nos ha posibilitado el desarrollo de una conciencia (que yo le pongo el calificativo de moral). Hay un teólogo que dice que Dios ha puesto en el desarrollo humano esta capacidad de la búsqueda de la trascendencia, y que a lo largo de la evolución de la historia del planeta iba a llegar un momento en que el primer homínido conciente iba a esbozar la pregunta por su muerte y por Dios, dándose cuenta que estaba dotado de alma, y que buscaría la inmortalidad. Pero esta afirmación no quita la idea de pensar en un alma que es meramente materialista.

Por eso es que a esta primera respuesta es necesaria la segunda: el alma es creada directamente por Dios en el momento de la concepción humana. Juan Luis Ruíz de la Peña, teólogo español fallecido ya hace varios años decía que para poder resolver el misterio de la pregunta de la creación de las almas tenemos que remitirnos al mismo tema de la concepción del hombre. Todos sabemos, y no es necesaria la teología para esto, que cada ser humano es único e irrepetible, pero que ese ser único e irrepetible no nos viene dado por nuestras características genéticas solamente, viene dada por nuestra historia y por nuestra identidad. Los humanos no se reproducen como el único fin de nuestra especie, no salen camadas de seres humanos. Los seres humanos procreamos, porque realizamos el acto de la creación de un nuevo ser que va desarrollando su conciencia a lo largo de su vida. En ese instante cuando es concebido se inicia todo un nuevo mundo, toda una nueva visión, toda una nueva creación. Allí es donde surge la intervención divina en que es dotado de alma, porque Dios es el único creador.

El alma humana es un acto generoso de la creación de Dios, que existe en una visión creyente y evolucionista, porque el hombre ha podido avanzar hasta ser capaz de recepcionar a Dios y porque esa recepción ha sido posible gracias a su originalidad, de ser único e irrepetible.

11 han dado su opinión:

  1. Nosotros ponemos "el barro" y el "sopla", ¿algo así?

    El que anda mucho con tema creación y evolución es Schonborn, ¿no? Lo he visto aquí.

    ResponderEliminar
  2. Sí, y es un tema que me preocupa mucho, porque le quitas, en sentido metafórico "el cielo a la tierra". Tendríamos que darnos cuenta que el tema de lo espiritual no existe ¿Te imaginas? Que la ciencia diga: "Hay cerca de seis mil millones de personas que creen que existe el alma, y están todas equivocadas por esta demostración de la evolución". De ahí que encontrar el justo equilibrio entre evolucionismo y creacionismo sea importante. Y dejo claro algo que no escribí porque lo encuentro muy extenso de abordar. La Iglesia no condena el evolucionismo, pero tampoco se ha casado con las teorías evolucionistas de Darwin por los "grandes vacíos" que presenta.

    ResponderEliminar
  3. Ni siquiera el barro ponemos nosotros, somos criaturas, cuando se dice que el Espíritu Sopla, es para comunicarnos la vida, y ahí nosotros nos "animamos" (alma como ánima). Para comunicarnos con él.

    ResponderEliminar
  4. Hola,
    ¿Qué tal?
    Me leí las tres partes de tu explicación de cómo el hombre llega a dotarse de cuerpo, alma y espíritu. Lo encontré es que interesantísimo.
    De la lectura me nace la siguiente conclusión:

    El hombre nace dotado de cuerpo y espíritu pero el alma la va adquiriendo en la vida terrenal a través de sus miles de experiencias, vivencias y de su cultura que van determinando sus rasgos y pensamientos.

    Ojalá me hayas entendido y ojalá haya entendido yo.

    Visítame. Adiós.

    P.S: Gracias por citar mi duda. me hiciste sentir halagado.

    ResponderEliminar
  5. El alma es dada por Dios, la cual se va desarrollando a lo largo de la experiencia. Pero es dotada por Dios, esa es la principal noción, el problema viene de cómo conjugar un alma que es "espiritual", y no material.

    ResponderEliminar
  6. Tal vez esté metiendo las patas al discutir esto a un teólogo, pero creo que no es tan claro el hecho de que la conciencia provenga de la evolución que ha sufrido el cerebro en tamaño y complejidad, porque hay animales como las ballenas o los delfines que tienen cerebros más grandes que el humano y cercanos en su complejidad, y sin embargo no presentan las capacidades que tiene el ser humano para el bien, el mal, el arte, etc.
    Es artículo de fe que Dios crea el alma humana directamente, pero no sé si se ha declarado que esa creación ocurre al momento de la concepción. Evidentemente, declarado el dogma de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, debe ser así, pero no estoy seguro que el Papa dijera eso ¿me lo puede aclarar?
    El principal problema al tema del alma inmortal es cómo subsiste la forma sin la materia. Desde un punto de vista aristotélico estricto es una contradicción y por lo tanto imposible incluso para Dios. Puesto que esto es contrario a la práctica de rezar a los santos, debemos admitir que de alguna forma nuestra alma permanece conciente y por lo mismo hay en ella un aspecto espiritual que es capaz de subsistir.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo sigo sin entender el problema que tiene o plantea Cristián; y quizás no sea adecuado para mí ponerme a ver eso.

    Aporto algo: hace poco salió esto en el mundo blog. Interesante artículo que, seré sincero, no leí completo.

    ResponderEliminar
  8. Patricio, vamos por partes, por eso decía que tema del alma humana es compleja, y para mí reaparecen un millón de ideas y de teólogos y sus pensamientos.

    Respecto al tema de la conciencia, si es producto de la evolución o no es tan así. Fisiológicamente hablando el ser humano tiene lo que llamamos corteza cerebral, un paso más en la evolución, el problema, es que como no sabemos comunicarnos con esos seres no tenemos la certeza de un esbozo de conciencia. Pero si la tuvieran tendrían una preocupación ante el tema de la muerte.

    Sobre la creación inmediata de las almas, el momento es desde dónde empieza el ser humano a serlo. El alma del ser humano, está desde su concepción. Por ello el dogma de la inmaculada concepción trae como repercusión la fuerza de la defensa de la vida, en todos sus momentos.

    Y sobre la inmortalidad del alma... uy, un tema que nos evoca a toda la filosofía, si el ser humano es uno, en cuerpo y alma (GS 14), su unidad refleja la vida. Pero cuando muere, algo de este ser perdura para poder resucitar. Karl Rahner dice que el alma está presente cósmicamente, en el universo hasta el fin de los tiempos, yo sigo más bien la idea de Ruiz de la Peña, en que inmediatamente después de la muerte ocurre la resurrección, ya que no existe el tiempo y ya ves la transformación cosmica. Bien, sólo es hasta aquí un acto de fe, reflexionado.

    ResponderEliminar
  9. Juan Ignacio, es que pareciera obvio pensar que el alma es producida por Dios y que el cuerpo es material, ¿pero qué ocurre? Hay personas dicen que el alma es producto de la evolución. Por lo tanto Dios no es un concepto necesario y sería irrelevante. Me entiendes, sería un paso para decir, Dios no existe porque nuestra alma es producto de la evolución. De ahí que hable de alma material (de la evolución) y alma espiritual (de la creación), pero no tenemos dos almas, es una o la otra. De ahí mi gran planteamiento y duda. ¿Creacionismo o Evolucionismo?

    ResponderEliminar
  10. Quizás los animales no tengan ritos para morir, pero igual distinguen a la muerte. Yo conozco a alguien que una vez mató sin querer con una honda a una mamá pájaro y todos sus pajaritos lloraron largamente sobre su cuerpecito muerto...
    Por otro lado se ha dicho que los animales tienen una conciencia grupal, por ejemplo las hormigas, todas juntas son como una sola entidad.
    Por último, una vez leí que a un sabio le preguntaron si los animales tenían alma, y él contestó: "todos los que han mirado a alguno a los ojos, lo saben" (considerando que tengan ojos jajaja).

    ResponderEliminar
  11. Hola Cristián, he llegado hasta aquí de casualidad y he leido, por el momento, este post aunque en cuanto tenga tiempo (ahora salgo al trabajo) leeré la serie. Soy biólogo y me llaman la atención varias cosas de las que comentas.
    Por un lado está el falso problema de evolucionismo versus creacionismo. De todas formas, este asunto lo trataré en otro momento porque es importante en estos tiempos y me gustaría que me explicaras algunas cosas. Para darte la información completa, he atacado el creacionismo radical en mi blog, así como la postura ambigua de la Iglesia Católica al respecto, incluyendo el debate absurdo entre Schönborn y Schuster que, obviamente, no llegó a nada.
    http://golemp.blogspot.com/2006/08/benedicto-xvi-y-la-evolucin-biolgica.html

    Lo que sí quisiera comentarte ahora brevemente es que los gemelos monocigóticos no existen en el momento de la concepción sino que se forman por división del embrión un tiempo más tarde. Según esta obviedad biológica y siguiendo tu hipótesis hay un alma que no estaría ahí desde la concepción sino que debería "aparecer" más tarde. Supongo que eso es algo incómodo y me gustaría que lo comentaras desde tu punto vista.

    Volveré por acá si no te importa
    Saludos
    Angel

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés, si quieres escribir y comentar, todo aporte es para crecer y dialogar.